Diag­nós­ti­co del desa­rro­llo ac­tual del Ecua­dor

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Al sa­ber que el ni­vel de vi­da en las co­lo­nias bri­tá­ni­cas de Nor­tea­mé­ri­ca has­ta fi­nes del si­glo XVII fue in­fe­rior al de las es­pa­ño­las en el mis­mo con­ti­nen­te, me in­tere­só co­no­cer qué ha­bía su­ce­di­do en las dos Amé­ri­cas y por qué se in­vir­tie­ron los pa­pe­les en si­glos pos­te­rio­res. Con es­ta in­ves­ti­ga­ción ha­llé cau­sas del len­to desa­rro­llo de la eco­no­mía ecua­to­ria­na. En­tre los 1980 y 1990 es­cri­bí va­rios li­bros so­bre el te­ma. La ex­pli­ca­ción al cró­ni­co mal an­dar se en­cuen­tra en, apar­te de otras fuen­tes, las Me­mo­rias del mi­nis­tro de Ha­cien­da, in­for­mes de cón­su­les y emi­sa­rios de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, cró­ni­cas de via­je­ros ex­tran­je­ros y ecua­to­ria­nos ob­ser­va­do­res de la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca. La gran tra­ge­dia ecua­to­ria­na es no ha­ber pues­to aten­ción a aque­lla fa­mo­sa fra­se de San­ta­ya­na que ad­vier­te: quien no co­no­ce la his­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la. La nues­tra es re­pe­ti­ción de erro­res y no apren­der de ex­pe­rien­cias fu­nes­tas.

Gua­ya­quil y res­to de Ecua­dor se in­de­pen­di­za­ron pa­ra cam­biar, no más de lo mis­mo, co­mo ha su­ce­di­do en ca­da si­glo: XIX, XX y XXI. Los go­ber­nan­tes, ex­cep­to muy po­cos, han que­ri­do ob­te­ner re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes ha­cien­do lo mis­mo. Nues­tros pa­dres de la pa­tria y pos­te­rio­res go­ber­nan­tes no han mi­ra­do ha­cia ade­lan­te, sino ha­cia atrás. Cuan­do Gua­ya­quil se In­de­pen­di­zó adop­tó el mis­mo có­di­go de co­mer­cio es­pa­ñol, sien­do el más atra­sa­do de Eu­ro­pa; cuan­do na­ció Ecua­dor, sus le­gis­la­do­res adop­ta­ron el mis­mo sis­te­ma fis­cal es­pa­ñol, el de ma­yo­res ex­ce­sos tri­bu­ta­rios en ese con­ti­nen­te: diezmo, con­tri­bu­ción in­dí­ge­na, al­ca­ba­la y es­tan­co; ave­ría y al­mo­ja­ri­faz­go; des­apa­re­cie­ron sus nom­bres, pe­ro se si­guie­ron co­bran­do en el co­mer­cio ex­te­rior y en el mo­vi­mien­to de car­ga. Ade­más es­ta­ban los prés­ta­mos for­zo­sos que nun­ca se pa­ga­ban, co­men­zan­do por los co­bra­dos por Si­món Bo­lí­var a los gua­ya­qui­le­ños pa­ra fi­nan­ciar la In­de­pen­den­cia del res­to de Ecua­dor. ¿Lo­grar cam­bios ha­cien­do más de lo mis­mo? Unos im­pues­tos co­lo­nia­les fue­ron eli­mi­na­dos has­ta fi­nes del si­glo XIX, otros en las pri­me­ras dé­ca­das del XX.

Ha­ce 27 años el Ban­co Cen­tral de Ecua­dor pu­bli­có un li­bro de mi au­to­ría en el que ana­li­zo las Me­mo­rias del mi­nis­tro de Ha­cien­da du­ran­te el si­glo XIX y pri­me­ros de­ce­nios del XX. To­dos los de­sig­na­dos pa­ra tan de­li­ca­da fun­ción co­men­za­ban sus in­for­mes que­ján­do­se de có­mo en­con­tra­ban el país. El de 1832 co­men­tó: “En Gua­ya­quil, de re­sul­tas de la in­su­rrec­ción pro­mo­vi­da por el ge­ne­ral Luis Urdaneta que­dó el era­rio en tal si­tua­ción, que dos pre­fec­tos, obli­ga­dos de la ne­ce­si­dad, a ve­ces con la au­to­ri­za­ción del go­bierno, y otras sin ella, hu­bie­ron de le­van­tar prés­ta­mos one­ro­sos. Al­gu­nos de es­tos se rea­li­za­ron, com­pro­me­tien­do a va­rios ciu­da­da­nos a que ga­ran­ti­za­sen por el Es­ta­do, no so­lo el ca­pi­tal, sino los in­tere­ses”. Si­guien­do las crí­ti­cas de su in­for­me, agre­ga­ba: “El cri­mi­no­so al­za­mien­to del ba­ta­llón Flo­res col­mó la me­di­da del mal. Él fue cau­sa de que las ren­tas de aquel de­par­ta­men­to se em­pe­ña­sen en más de 75.000 pe­sos”. El he­cho his­tó­ri­co se re­pi­tió en ca­da dé­ca­da pos- te­rior. En su in­for­me de 1833, el mi­nis­tro de Ha­cien­da afir­ma­ba que no ha­bía in­gre­sos, to­dos se ha­bían ago­ta­do con an­te­la­ción; si­mi­lar a lo que ha ocu­rri­do ac­tual­men­te con las ven­tas an­ti­ci­pa­das de pe­tró­leo.

En 1837, al co­mer­cian­te sue­co Carl Au­gust Gos­sel­man en vi­si­ta a Ecua­dor le lla­mó la aten­ción la con­fu­sión rei­nan­te de la le­gis­la­ción co­mer­cial ecua­to­ria­na: “No existe to­da­vía nin­gún ver­da­de­ro có­di­go de co­mer­cio, sino que se uti­li­za has­ta la fe­cha, el vie­jo Re­gla­men­to de Co­mer­cio es­pa­ñol, mo­di­fi­ca­do por una pro­fu­sión de de­cre­tos-le­yes del Con­gre­so, los cua­les no se en­cuen­tran, sin em­bar­go, co­lec­cio­na­dos en nin­gu­na es­pe­cie de se­rie de le­yes, sino es­par­ci­dos acá y acu­llá en las ho­jas de los pe­rió­di­cos. Se es­tá tra­ba­jan­do aho­ra en un có­di­go de co­mer­cio, el que pron­to pon­drá or­den, pues, en es­te caos co­mer­cial; ad­jun­to, sin em­bar­go, un ex­trac­to de una dis­po­si­ción pu­bli­ca­da en un dia­rio de Gua­ya­quil, en la que se fi­jan los de­re­chos de adua­na pa­ra las prin­ci­pa­les mer­ca­de­rías”.

Más du­ras ex­pre­sio­nes fue­ron las de De­la­zon Smith, co­mi­sio­na­do es­pe­cial de Es­ta­dos Uni­dos en Qui­to, 1842-1845; es­cri­bió lo que vio y no fue pla­cen­te­ro: “Al re­co­rrer cer­ca de 500 mi­llas del te­rri­to­rio de es­ta re­pú­bli­ca, pre­sen­cié al­go me­nos que la in­do­len­cia, ba­je­za, picardía y mi­se­ria de par­te de una gran ma­sa del pue­blo, y egoís­mo, as­tu­cia, ar­te­ra, am­bi­ción sór­di­da, ava­ri­cia, cruel y ven­gan­za en aque­llos que di­ri­gen o do­mi­nan la mul­ti­tud in­cons­cien­te y es­tul­ta” ¿Te-

EN 1889 SE SUS­TI­TU­YÓ EL DIEZMO CON IM­PUES­TOS: 3XMIL PRE­DIAL Y 0.80 CEN­TA­VOS CA­DA 46 KI­LOS DE CA­CAO

ne­mos ac­tual­men­te po­pu­lis­tas que do­mi­nan la mul­ti­tud in­cons­cien­te y es­tul­ta? Smith con­ti­núa: “El país es ca­si tan mi­se­ra­ble co­mo los que lo ha­bi­tan. Cer­ca de una quin­ta par­te de su su­per­fi­cie no pue­de cul­ti­var­se, y ca­si la mi­tad de sus ha­bi­tan­tes no pue­den leer mien­tras apoyan a un go­bierno que gas­ta más de un mi­llón de dó­la­res al año con una en­tra­da que no ex­ce­de seis cien­tos mil dó­la­res…”. Son du­ras pa­la­bras al pé­si­mo ma­ne­jo pre­su­pues­ta­rio. Las ci­fras es­tán exa­ge­ra­das en in­gre­sos y egre­sos, lo real es que ca­si en to­dos los años hu­bo un ele­va­do dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio. En MP 29 pre­sen­té un cua­dro se­ña­lan­do los dé­fi­cits en la ma­yor par­te del si­glo XIX. Smith ter­mi­na sus co­men­ta­rios: “Un pue­blo ca­si cons­tan­te­men­te aco­sa­do por la discordia ci­vil y vio­len­tas re­vo­lu­cio­nes…”. Las ex­pre­sio­nes de Gos­sel­man y Smith son ofen­si­vas pe­ro no co­men­ta­ron to­do, co­mo que al no exis­tir sis­te­ma de aguas ser­vi­das, los ex­cre­men­tos se arro­ja­ron a la ca­lle y cuan­do se cul­tu­ri­zó la po­bla­ción, se los de­po­si­ta­ba en en­va­ses que se re­ti­ra­ban las tar­des.

La cró­ni­ca ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca fue otra gran tra­ge­dia; lle­gó al col­mo de te­ner tres go­bier­nos al mis­mo tiem­po en dos oca­sio­nes, la pri­me­ra du­ran­te la in­va­sión pe­rua­na en­tre 1858 y 1860, la se­gun­da en la caí­da de Ig­na­cio Vein­te­mi­lla. La Re­vis­ta del Ban­co de Cré­di­to Hi­po­te­ca­rio en 1887 co­men­ta: “...año te­rri­ble [...] la desas­tro­sa si­tua­ción po­lí­ti­ca del país, in­co­mu­ni­ca­da co­mo es­tu­vo du­ran­te ca­si me­dio año es­ta ciu­dad de las pro­vin­cias... la gue­rra ci­vil ha cau­sa­do da­ños a la ri­que­za pú­bli­ca y pri­va­da, di­fí­cil de ser re­pa­ra­dos en tiem­po cor­to”. La ci­ta­da pu­bli­ca­ción ad­ver­tía que las com­pa­ñías de se­gu­ro no cu­brían des­truc­ción de ac­ti­vos cau­sa­dos por dic­ta­du­ras mi­li­ta­res, gue­rras ci­vi­les, re­vo­lu­cio­nes e in­va­sión ex­ter­na. La ines­ta­bi­li­dad no era so­lo en los je­fes de Es­ta­do, tam­bién ocu­rría a ni­vel de mi­nis­te­rios. Co­mo men­cio­né en MP 29, su­ce­dió des­de la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Juan Jo­sé Flo­res. A 1832, Flo­res ha­bía te­ni­do dos per­so­nas en ese car­go: Jo­sé Fé­lix Val­di­vie­zo y Juan Gar­cía del Río. Más re­cien­te­men­te, Fausto Or­tiz, que ocu­pa­ba el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía se apre­su­ró en re­nun­ciar, él sa­bía que se­ría des­ti­tui­do por Ra­fael Co­rrea al ne­gar­se a acep­tar una or­den da­da por él. Des­pués de él desem­pe­ña­ron el car­go nu­me­ro­sos pro­fe­sio­na­les.

En el si­glo XIX quie­nes ocu­pa­ron ese pues­to fue­ron chi­vos ex­pia­to­rios del sis­te­ma po­lí­ti­co y de am­bi­cio­nes de quie­nes lle­ga­ban al po­der. Los mi­nis­tros de Ha­cien­da no po­dían ha­cer mi­la­gros pa­ra sa­tis­fa­cer los enor­mes gas­tos que re­pre­sen­ta­ron las re­vo­lu­cio­nes, gue­rras ci­vi­les y fron­te­ri­zas con Co­lom­bia y Pe­rú, adi­cio­nal­men­te ma­ne­jar la con­ta­bi­li­dad pú­bli­ca que no exis­tía, in­clu­so se des­co­no­cía el mon­to de la deu­da pú­bli­ca. Ro­ca­fuer­te pu­so or­den, pe­ro du­ró po­co. Es­te des­or­den y no ma­ne­jar el país con aus­te­ri­dad lle­vó al Es­ta­do a fi­nan­ciar­se con el sec­tor pri­va­do de to­do el país, pe­ro más que na­da de Gua­ya­quil, por exis­tir allí los ca­pi­ta­les más gran­des de Ecua­dor. No fue ini­cia­ti­va de los em­pre­sa­rios en­tre­gar cré­di­tos al Es­ta­do, na­ció del po­der Eje­cu­ti­vo. Si se hu­bie­ra ma­ne­ja­do co­rrec­ta­men­te el pre­su­pues­to, ja­más se hu­bie­se re­cu­rri­do a los pres­ta­mis­tas. En el XX, tam­bién hu­bo otras cau­sas de la ines­ta­bi­li­dad.

Cer­ca al nue­vo si­glo, la anar­quía no ha­bía va­ria­do. La pu­bli­ca­ción El Ecua­dor en Chica­go co­men­ta­ba en 1890: “… nues­tros le­gis­la­do­res pier­den el tiem­po en dis­qui­si­cio­nes fi­lo­só­fi­cas en ca­da oca­sión que se re­vi­san las ac­tas del Con­gre­so [...] no po­de­mos por me­nos que de­plo­rar los ex­tra­víos de tan­tos in­ge­nios so­bre­sa­lien­tes. Dis­cur­sos bri­llan­tes que no des­de­ña­ría el más re­mil­ga­do aca­dé­mi­co; arran­ques pa­trió­ti­cos que nos re­cuer­dan los tiem­pos de Es­pa­ña; na­da fal­ta, en su­ma, pa­ra ha­cer de nues­tros ora­do­res par­la­men­ta­rios, aca­ba­dos mo­de­los de eru­di­ción y amor a la pa­tria y sus li­ber­ta­des. ¿Pe­ro de qué ha ser­vi­do es­te de­rro­che de in­te­li­gen­cia, cuan­do se ha mi­ra­do con al­go pa­re­ci­do al des­pre­cio to­do lo que se re­la­cio­na con el pro­gre­so in­dus­trial en nues­tro país?”. ¿Aca­so la ac­ti­tud de nues­tros asam­bleís­tas no es igual ac­tual­men­te? Hoy no to­das las le­yes pro­mul­ga­das por el Le­gis­la­ti­vo be­ne­fi­cian a to­dos los ecua­to­ria­nos, al­gu­nas son di­ri­gi­das pa­ra cas­ti­gar a los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos. Ade­más, los asam­bleís­tas des­co­no­cen có­mo op­ti­mi­zar el tiem­po.

En 1898, el su­per­in­ten­den­te de Adua­nas afir­ma­ba “...en nues­tras adua­nas no hay sis­te­ma eco­nó­mi­co de cla­se al­gu­na, no so­mos ni li­bre-cam­bis­tas, ni pro­tec­cio­nis­tas, ni mix­tos, nues­tra ta­ri­fa es el re­sul­ta­do sin cré­di­to de la ob­ser­va­ción, po­co de­te­ni­da, de las que tie­nen nues­tros ve­ci­nos”. En el mis­mo año Agus­tín Ye­ro­vi, mi­nis­tro de Ha­cien­da, se que­ja­ba de que no se po­día or­ga­ni­zar la Ha­cien­da pú­bli­ca sin la ayu­da del Con­gre­so, “...bas­tan­te des­acre­di­ta­dos es­ta­mos fue­ra del país por fal­ta de se­rie­dad en el cum­pli­mien­to de nues­tras obli­ga­cio­nes...”. Otro im­pas­se sin su­pe­rar es la fal­ta de pen­sa­mien­to uni­ta­rio en­tre re­gio­nes del país. El cos­te­ño y se­rrano han te­ni­do di­fe­ren­te men­ta­li­dad des­de siem­pre. Tan atrás co­mo pri­me­ros años de la Re­pú­bli­ca, se crea­ron dos es­cue­las de pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co, los cos­te­ños por el li­be­ra­lis­mo y los se­rra­nos por el con­ser­va­do­ris­mo. Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te fue víc­ti­ma de las di­fe­ren­cias de mo­de­los eco­nó­mi­cos, cuan­do Fran­cis­co Ta­ma­riz, su mi­nis­tro de Ha­cien­da (eco­no­mía), fue des­ti­tui­do en 1837 por el Con­gre­so, al no ha­ber es­ta­do de acuer­do con la li­be­ra­li­za­ción del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal a tra­vés de una re­duc­ción de los aran­ce­les, ela­bo­ra­da por él y fir­ma­da por Ro­ca­fuer­te en 1836. Ecua­dor in­gre­só al si­glo XX con el mis­mo ni­vel de caos del si­glo an­te­rior, y hoy en el XXI, in­creí­ble­men­te, más de lo mis­mo.

Carl Au­gust Gos­sel­man. De­la­zon Smith. Co­mi­sio­na­do de EE.UU en Qui­to.

Re­gla­men­to de Co­mer­cio es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.