EL HI­JO ÚNI­CO DE GAR­CÍA MO­RENO

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

“Ga­brie­li­to, ¿quie­res es­te ju­gue­te? Sí pa­pá, con­tes­tó el chi­co y se aba­lan­zó con ex­ce­si­vo afán de co­ger­lo. En aquel mo­men­to don Ga­briel es­tru­jó en sus ma­nos el ju­gue­te y lo hi­zo añi­cos. El mu­cha­chi­to hi­zo ama­gos de llo­rar. Su pa­dre le re­con­vino: ¡Cui­da­do con llo­rar! To­mó en sus ma­nos otro y mos­trán­do­se­lo di­jo: ¿quie­res es­te ju­gue­te? Ga­brie­li­to con­tes­tó: sí pa­pá, pe­ro se que­dó tran­qui­lo en su pues­to. En­ton­ces Gar­cía Mo­reno ex­ten­dió su bra­zo y le dio el ju­gue­te”. Con tal me­di­da lo ha­cía des­con­fia­do y re­ce­lo­so. Es­te epi­so­dio es­tá na­rra­do en la obra del pa­dre Se­ve­ro Gó­mez Ju­ra­do, S.J.

El mis­mo au­tor ano­ta: “Una oca­sión el ra­paz co­rría por los trán­si­tos ja­lan­do con una cuer­da su ca­rri­to. Don Ga­briel mar­cha­ba en di­rec­ción con­tra­ria; si­mu­lan­do es­tar dis­traí­do, pi­só el ca­rri­to y lo hi­zo pe­da­zos. El ra­paz ex­ha­ló un gri­to de do­lor. Su pa­dre con tono im­pe­rio­so di­jo: ¡cui­da­do con gri­tar o llo­rar! El chi­cue­lo se do­mi­nó”.

“Cuan­do al­bo­ro­ta­ba en sus exi­gen­cias y en sus jue­gos, don Ga­briel, con voz ro­bus­ta y bien tim­bra­da pro­nun­cia­ba su te­rri­ble ¡si­len­cio! y en­ton­ces aquel en­mu­de­cía un ins­tan­te pa­ra pro­se­guir lue­go en voz ba­ja. Qui­zá al­gu­na vez le ases­tó un la­ti­ga­zo, si es que hi­zo fal­ta...”. ¡Qué iba a ha­cer fal­ta el la­ti­ga­zo con el te­rror que ha­bía sa­bi­do in­fun­dir­le des­de pe­que­ñi­to...!

En al­gu­nas oca­sio­nes lo con­du­cía a mi­sa pe­ro las más de las ve­ces lo lle­va­ba el sir­vien­te An­to­nio Ba­rri­ga (to­dos los do­min­gos y los días or­di­na­rios cuan­do el tem­po­ral fue­re bo­nan­ci­ble). Lus­tros des­pués Ba­rri­ga se ca­só y a uno de sus hi­jos le di­jo: “Su Ex­ce­len­cia es­ta­ba em­pe­ña­do en edu­car a su hi­jo de mo­do que es­te pu­die­ra ser un digno su­ce­sor su­yo en el go­bierno de la Re­pú­bli­ca”.

En otra oca­sión lo lle­vó a la es­cue­la de los her­ma­nos cris­tia­nos y al en­tre­gár­se­los di­jo de­lan­te del in­men­so en­jam­bre de pe­que­ños alum­nos que con­tem­pla­ban ab­sor­tos la es­ce­na: “Aquí es­tá mi hi­jo, tie­ne cua­tro años. Lo que de­seo es que ha­gáis de él un buen cris­tiano. La cien­cia y la vir­tud ha­rán de él un buen ciu­da­dano. No ten­gáis con­si­de­ra­ción con él, os lo rue­go, si es un es­tu­dian­te a quien es pre­ci­so en­de­re­zar”. Con ta­les alar­des y ex­hi­bi­cio­nis­mo Gar­cía Mo­reno le cohi­bía de­lan­te de quie­nes iban a ser sus com­pa­ñe­ri­tos.

El 6 de agos­to de 1875 a la una de la tar­de ocu­rrió su ase­si­na­to en la Pla­za Cen­tral de Qui­to. Ga­brie­li­to que­dó de cin­co años y sie­te me­ses aún no cum­pli­dos en ma­nos de su ma­dre y unas tías sol­te­ro­nas des­va­li­das y ate­rra­das por los es­pe­luz­nan­tes de­ta­lles del cri­men a ma­che­ta­zos. De­jó de sa­lir por mu­cho tiem­po a cau­sa de los nu­me­ro­sos enemi­gos de su pa­dre.

Ja­más le per­mi­tían es­tar so­lo, lle­ga­ron a ves­tir­lo con fal­das de mu­jer diz­que pa­ra con­fun­dir a sus po­si­bles rap­to­res y to- da pre­cau­ción era po­ca co­sa pa­ra pre­ser­var su in­te­gri­dad fí­si­ca, tal el de­li­rio per­se­cu­to­rio que las em­bar­ga­ba.

Co­mo con­se­cuen­cia em­pe­zó a su­frir de insegurida­d y ti­mi­dez, des­qui­cia­da­men­te, de or­den psí­qui­co, que con el pa­so de los años lo vol­vie­ron neu­ró­ti­co, de­pre­si­vo, mi­só­gino y hu­ra­ño. Ama­ba a su ma­dre y le obe­de­cía en to­do pe­ro por su na­tu­ral des­con­fian­za sen­tía di­fi­cul­tad pa­ra re­la­cio­nar­se con sus se­me­jan­tes, so­bre to­do con el se­xo opues­to. Y no es que no tu­vie­ra es­bel­tez y pre­sen­cia, pues era de buen ver y has­ta con­cu­rría a la sas­tre­ría de Ce­va­llos, sino que rehuía por sis­te­ma los con­vi­tes y pa­ra no que­dar mal en­via­ba a su so­brino se­gun­do, Ga­briel Gar­cía Mo­ra­les, (a) Melón Gar­cía, a quien tra­té mu­chí­si­mo en su an­cia­ni­dad y me re­fe­ría rién­do­se que por esa ra­zón ca­si se con­vir­tió en juer­guis­ta, pues ha­bía se­ma­nas que dis­fru­ta­ba de dos o tres fies­tas de pos­tín y a ve­ces has­ta de más.

A prin­ci­pio del si­glo XX la sas­tre­ría de Ce­va­llos era con­si­de­ra­da la me­jor de Qui­to y se de­cía que a ella en­tra­ba ves­ti­do un men­di­go y sa­lía to­do un caballero. El lo­cal era am­plí­si­mo y muy ra­ro, pues te­nía un sa­lón de ba­ño pa­ra que se asea­ran los clien­tes, lue­go ve­nía la pe­lu­que­ría Bo­lí­var, don­de se cor­ta­ban el pe­lo, bar­ba, bi­go­te, y uñas; des­pués lle­ga­ban a una bou­ti­que don­de ha­bía po­lai­na, bas­to­nes, som­bre­ros, cue­llos y pu­ños pa­ra ca­mi­sas y fi­nal­men­te, en­tra­ban al ta­ller de la sas­tre­ría, del que sa­lían con­ver­ti­dos en unos au­tén­ti­cos “gentle­men”. Es­te com­ple­jo de ele­gan­cia es­ta­ba ubi­ca­do en la Ca­sa Azul, que ha­bía per­te­ne­ci­do al ma­ris­cal Su­cre y en­tre tan­to per­so­na­je que tra­ji­nó por allí, se con­ta­ron dos hom­bres hos­cos, que ja­más es­bo­za­ban la más le­ve son­ri­sa: Ga­briel Gar­cía del Al­cá­zar y Nep­ta­lí Bo­ni­faz As­cá­zu­bi, pa­ra col­mos, pri­mos en­tre sí por As­cá­zu­bi.

Tam­po­co fal­ta­ban las “fa­mi­lias bien” que por cap­tar la hol­ga­da for­tu­na del jo­ven Gar­cía del Al­cá­zar so­ña­ban con ca­sar­lo con la jo­ven tal o cual y pa­ra el efec­to has­ta se las man­da­ban de vi­si­ta. Una de ellas pro­cu­ró ten­tar­lo pe­ro de­sen­ga­ña­da ex­cla­mo: “No es un hi­jo de Gar­cía Mo­reno sino un epi­ta­fio de Gar­cía Mo­reno” y se re­ti­ró.

En eso ad­vino la re­vo­lu­ción li­be­ral del 5 de ju­nio de 1895 en Gua­ya­quil y la aris­to­cra­cia con­ser­va­do­ra de Qui­to se ate­rró “an­te el avan­ce de la im­pie­dad y la ido­la­tría”. Mu­chas fa­mi­lias se re­ti­ra­ron a sus pro­pie­da­des en el cam­po, so­bre to­do a aque­llas que te­nían ha­cien­das en el nor­te. Otras se en­ce­rra­ron en sus ca­sas en es­pe­ra de lo peor, que sin em­bar­go no su­ce­dió; pe­ro fue­ron se­ma­nas de gra­ve ner­vio­sis­mo y atroz preo­cu­pa­ción, y cuan­do el go­bierno li­be­ral se asen­tó, co­men­zó la opo­si­ción a ha­cer­se sen­tir y un cli­ma de ge­ne­ral agi­ta­ción se vol­có so­bre la Re­pú­bli­ca.

Las nue­vas au­to­ri­da­des em­pe­za­ron a to­mar drás­ti­cas me­di­das, me­nu­dea­ban las pri­sio­nes, nu­me­ro­sos des­tie­rros fue­ron or­de­na­dos, las fies­tas so­cia­les de­ja­ron de rea­li­zar­se y el mundo has­ta en­ton­ces có­mo­do de Ga­briel Gar­cía del Al­cá­zar, jo­ven de 25 años, pa­re­ció ce­rrar­se pa­ra siem­pre.

Ga­briel Gar­cía del Al­cá­zar, hi­jo de Gra­cía Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.