LA HIS­TO­RIA A TRA­VÉS DE LAS RE­VIS­TAS

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Por 1985 pa­sé un mes o más vi­si­tan­do dia­ria­men­te la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal; con la ayu­da de dos per­so­nas con­tra­ta­das, me pro­pu­se en­con­trar to­do lo es­cri­to so­bre las empresas ecua­to­ria­nas, par­ti­cu­lar­men­te gua­ya­qui­le­ñas, en pu­bli­ca­cio­nes des­de fi­nes del si­glo XIX has­ta la pri­me­ra mi­tad del XX. Me asom­bró co­no­cer las nu­me­ro­sas re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das en eco­no­mía y empresas que cir­cu­la­ban en Gua­ya­quil en épo­cas de nues­tros abue­los. Las que re­cuer­do son: Co­mer­cio Ex­te­rior Ecua­to­riano, Co­mer-cio Ecua­to­riano, Gua­ya­quil Co­mer­cial, Ell Eco In­dus­trial, Bol­sa Mer­can­til, Co­mer­cial, Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Fi­nan­cie­ra. Eran tiem­pos en que los ban­cos ha­cían pu­bli­ca­cio­nes men­sua­les. Hoy, con un nú­me­ro de empresas 200 ve­ces ma­yor, la di­fe­ren­cia enn nú­me­ro de re­vis­tas no es sig­ni­fi­ca­ti­va.

El Ecua­dor Co­mer­cial, fun­da­da en 1923,, de Teó­fi­lo Vi­var Cue­va, te­nía co­mo ma­trizz Qui­to; gran par­te del con­te­ni­do y pu­bli­ci­dad eran so­bre Gua­ya­quil y la cos­ta. La edi­ción nor­mal te­nía al­re­de­dor de 50 ca­ri­llas y las de aniver­sa­rio, más de 150. Pa­ra ser de los años vein­te era muy com­ple­ta: diez sec­cio­nes de­di­ca­das a ca­da una de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas: agri­cul­tu­ra, co­mer­cio, ban­ca e in­dus­tria. En su edi­ción #49, de ju­lio de 1927, el edi­to­rial era so­bre un nue­vo aniver­sa­rio de la pu­bli­ca­ción: “…nues­tra in­de­pen­den­cia de pro­ce­di­mien­tos si­gue sir­vien­do de marco a las pá­gi­nas de El Ecua­dor Co­mer­cial, por­que no he­mos lle­ga­do a aban­de­ri­zar-nos a círcu­lo al­guno; pues, si­guien­do nues­tro pro­gra­ma, no acos­tum­bra­mos a ofen­der a na­die y el aplau­so se lo pro­di­ga­mos al Es­ta­do y al Pue­blo, a las ins­ti­tu­cio­nes y a los in­di­vi­duos, cuan­do hay em­pe­ños sin­ce­ros, cuan­do hay he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vos, cuan­do hay hon­ra­dez de pro­ce­di­mien­tos en to­das las ac­cio­nes…”. Es un men­sa­je con ac­tua­li­dad pa­ra los que di­ri­gen los me­dios pú­bli­cos.

De la lec­tu­ra de la re­vis­ta se co­no­ce las empresas que fun­cio­na­ban, qué pro­du­cían, quié­nes eran los due­ños y ad­mi­nis­tra­do­res, los pro­ble­mas que te­nían, etc. El lec­tor se da cuen­ta de la cor­ta vida de las empresas, el 80 % de las que pu­bli­ci­ta­ban pro­duc­tos ya no exis­ten, des­apa­re­cie­ron ha­ce mu­cho tiem­po. Iró­ni­ca­men­te, los pro­duc­tos se si­guen ven­dien­do, pe­ro son otros los ven­de­do­res. Un ejem­plo es el au­to­mó­vil Ford, ha pa­sa­do por al­gu­nos dis­tri­bui­do­res a tra­vés de las dé­ca­das. Las es­ta­dís­ti­cas no fal­ta­ban, se pu­bli­ca­ba lo que Ecua­dor im­por­ta­ba y ex­por­ta­ba; ha­bía un de­ta­lle de ca­da pro­duc­to que en­tra­ba y sa­lía del país.

1927 no fue cual­quier año, el país es­ta­ba en cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, ha­bía ocu­rri­do un gol­pe de Es­ta­do en 1925 y en dos años, una Jun­ta de Go­bierno ha­bía re­em­pla­za­do a otra e Isi­dro Ayo­ra nom­bra­do pre­si­den­te; las epi­de­mias en las plan­ta­cio­nes de ca­cao con­ti­nua­ban y la in­fla­ción no lo­gra­ba de­te­ner­se. En la sec­ción so­bre eco­no­mía y co­mer­cio ex­te­rior, la re­vis­ta co­men­ta­ba: “…la ma­yor par­te de nues­tra si­tua­ción co­mer­cial en 1926 la de­be­mos a la ba­ja del vo­lu­men de ex­por­ta­ción de ca­cao que for­ma el más fuer­te ren­glón […]. La ta­gua pe­la­da y en cás­ca­ra, su­fre tam­bién una ba­ja tan­to en vo­lu­men co­mo en va­lor”. So­bre las im­por­ta­cio­nes, la re­vis­ta agre­ga­ba: “A sim­ple vis­ta pu­die­ra pa­re­cer que es­ta pér­di­da de nues­tro co­mer­cio ex­por­ta­dor es­tá reac­cio­na­da por es­ta que pu­die­ra su­po­ner­se ga­nan­cia del co­mer­cio im­por­ta­dor; por el con­tra­rio, el dé­fi­cit de im­por­ta­ción viene a com­pro­bar­nos la exis­ten­cia de anor­ma­li­dad de nues­tro co­mer­cio”; era evi­den­te que el con­su­mo se ha­bía con­traí­do. La re­vis­ta te­nía una ex­pli­ca­ción a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca: “¿Las cau­sas?...Las te­ne­mos de to­do or­den: no fue com­ba­ti­da a tiem­po nues­tra cri­sis co­mer­cial, a la que se de­jó to­mar in­cre­men­to du­ran­te ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res cu­ya po­lí­ti­ca co­mer­cial con­du­jo al más ab­so­lu­to quie­tis­mo; la es­co­ba de la bru­ja no fue com­ba­ti­da con to­do el in­te­rés que era pre­ci­so y ha ba­rri­do desas­tro­sa­men­te las me­jo­res huer­tas ca­cao­te­ras; nues­tra si­tua­ción po­lí­ti­ca con­ti­nua­men­te al­te­ra­da ha con­tri­bui­do con efec­tos per­ni­cio­sos…”. La cri­sis eco­nó­mi­ca se agra­va­ría en años pos­te­rio­res y con­ti­nua­ría en la si­guien­te dé­ca­da.

En el mis­mo 1927 el pre­si­den­te Isi­dro Ayo­ra apro­bó to­das las re­co­men­da­cio­nes de­ja­das por la Mi­sión Kem­me­rer, in­clu­yen­do la crea­ción del Ban­co Cen­tral (BC) y otras ins­ti-

EL ECUA­DOR CO­MER­CIAL HA­CÍA PU­BLI­CI­DAD DEL BA­NANO PA­RA LOS SUS­CRIP­TO­RES EX­TRAN­JE­ROS.

tu­cio­nes. La re­vis­ta da bas­tan­te es­pa­cio a la cons­ti­tu­ción del BC: “El 9 del pre­sen­te tu­vo lu­gar en los sa­lo­nes del Ilus­tre Con­se­jo Mu­ni­ci­pal de Qui­to la ce­le­bra­ción de la es­cri­tu­ra de cons­ti­tu­ción del Ban­co Cen­tral del Ecua­dor, con la con­cu­rren­cia de los se­ño­res: pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Isi­dro Ayo­ra….”. La lis­ta de par­ti­ci­pan­tes in­cluía mi­nis­tros de Es­ta­do, al­tos fun­cio­na­rios de de­pen­den­cias pú­bli­cas, ban­que­ros e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les; al­re­de­dor de 50 per­so­nas. Los ban­cos pri­va­dos pa­sa­ron a ser ac­cio­nis­tas del BCE. Al re­vi­sar el apor­te ac­cio­na­rio de ellos, apro­xi­ma­da­men­te 75 % de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria se con­cen­tra­ba en el Puer­to. Es­ta si­tua­ción anó­ma­la en otros paí­ses de la re­gión hi­zo du­dar a Er­win Kem­me­rer res­pec­to a la ciu­dad don­de de­bía es­tar la ma­triz, Le co­rres­pon­día a Gua­ya­quil, pe­ro la ca­pi­tal era Qui­to. Ter­mi­nó re­co­men­dan­do que la Su­cur­sal Ma­yor tu­vie­ra su pro­pio di­rec­to­rio.

Se es­pe­ra­ba que el BCE so­lu­cio­na­ra to­dos los pro­ble­mas de la eco­no­mía. La re­vis­ta re­su­mía la ex­pec­ta­ti­va: “…tie­ne la prin­ci­pal fun­ción de man­te­ner el va­lor de nues­tra mo­ne­da y la re­gu­la­ción del cam­bio y del cré­di­to in­terno y ex­terno; ade­más con­ten­drá el abu­so del cré­di­to y es­ta­ble­ce­rá ti­pos ra­cio­na­les de des­cuen­to pa­ra así nor­ma­li­zar la vida eco­nó­mi­ca na­cio­nal […] des­apa­re­ce­rán va­rios de los mo­ti­vos ale­ga­dos por al­gu­nos im­por­ta­do­res pa­ra re­tar­dar el pa­go de las letras a su car­go, co­mo ha sido la di­fi­cul­tad en con­se­guir gi­ros […] se­rá pa­ra el co­mer­cio ex­te­rior la fuente más au­to­ri­za­da pa­ra sus in­for­ma­cio­nes, el de­po­si­ta­rio del ma­yor vo­lu­men de do­cu­men­tos al co­bro y el in­ter­me­dia­rio más au­to­ri­za­do en­tre las ca­sas ex­tran­je­ras y nues­tros im­por­ta­do­res […] se­rá el fi­dei­co­mi­sa­rio obli­ga­do del Go­bierno y las mu­ni­ci­pa­li­da­des pa­ra la co­lo­ca­ción y ser­vi­cio de los em­prés­ti­tos en el ex­te­rior.” La­men­ta­ble­men­te la ma­yo­ría de las ex­pec­ta­ti­vas no se cum­plie­ron, en la dé­ca­da del trein­ta y cua­ren­ta fue ne­ce­sa­rio con­tra­tar a ase­so­res ex­tran­je­ros en dos oca­sio­nes y re­for­mar los es­ta­tu­tos del BCE. El su­cre con­ti­nuó per­dien­do va­lor fren­te a la li­bra es­ter­li­na y el dó­lar, se hi­cie­ron emi­sio­nes sin res­pal­do y los pre­cios no pa­ra­ron de cre­cer.

Pa­ra los qui­te­ños una no­ti­cia co­mo la inau­gu­ra­ción del BCE no po­día es­tar sin la fo­to de Luis Na­po­léon Di­llon, ve­ne­ra­do por los so­cia­lis­tas y por los que odian a Gua­ya­quil. Di­llon arre­me­tió con­tra la ban­ca y ex­por­ta­do­res del Puer­to. So­bre él en­con­tré en In­ter­net es­ta des­crip­ción: “En el cam­po po­lí­ti­co ac­tuó con me­su­ra y rec­ti­tud, dia­fa­ni­dad, ho­no­ra­bi­li­dad, sin cam­biar­se de co­lor co­mo el ca­ma­león […]. El Ecua­dor le de­be mu­cho a es­te hom­bre ilus­tre don Luis Na­po­león Di­llon”. Iró­ni­ca­men­te en la misma re­vis­ta hay una pu­bli­ci­dad de la fá­bri­ca de tex­ti­les La In­ter­na­cio­nal, fun­da­da por Di­llon a raíz de que no le acep­ta­ron crear la So­cie­dad de Cré­di­to In­ter­na­cio­nal, un ban­co de emi­sión, la misma cla­se de ban­cos que él ata­ca­ba. ¿Ac­tuó con rec­ti­tud y ho­no­ra­bi­li­dad cuan­do pre­ten­dió ser ban­que­ro emi­sor de mo­ne­da?¿Ac­tuó con rec­ti­tud y ho­no­ra­bi­li­dad cuan­do es­cri­bió al ge­ren­te del Ban­co del Ecua­dor (pri­va­do) que se ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro pa­ra pres­tar a los ca­fi­cul­to­res por­que se ve­nía una co­se­cha ré­cord, co­no­cien­do que no po­dían hacerse emi­sio­nes de di­ne­ro sin el res­pal­do en me­ta­les pre­cio­sos?

La re­vis­ta trae una no­ti­cia des­de Lon­dres, a tra­vés del Ban­co de In­gla­te­rra (Ban­co Cen­tral). Te­nía bo­nos del Go­bierno ecua­to­riano de la deu­da de la In­de­pen­den­cia y que­ría can­jear­los con los bo­nos Cón­dor, emi­ti­dos cuan­do en 1900 se fir­mó el con­tra­to pa­ra la re­ini­cia­ción de la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril. El Go­bierno con­tes­tó que no te­nían va­lor por no ha­ber­se sus­ti­tui­do opor­tu­na­men­te con bo­nos Cón­dor. En la sec­ción po­lí­ti­ca hay re­fe­ren­cia a los mi­nis­tros del ga­bi­ne­te de Ayo­ra. Lla­ma la aten­ción que el mi­nis­tro del In­te­rior era res­pon­sa­ble de las obras pú­bli­cas. Ca­si un si­glo des­pués de ser re­pú­bli­ca no exis­tía mi­nis­te­rio pa­ra una ac­ti­vi­dad tan im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses. Es una ma­ne­ra de en­ten­der por qué es­ta­mos don­de es­ta­mos. Ayo­ra lo creó en 1929.

Con el tí­tu­lo, Ha lle­ga­do la ho­ra de es­ta­ble­cer un ser­vi­cio de trans­por­te aé­reo en el Ecua­dor, la re­vis­ta co­men­ta: “Es­ta­mos en el si­glo de la con­quis­ta del ai­re […]. El hom­bre de hoy ha­lla es­tre­cha la tie­rra pa­ra el desa­rro­llo de sus ac­ti­vi­da­des y bus­ca el es­pa­cio in­fi­ni­to […]. La hu­ma­ni­dad re­por­ta in­cal­cu­la­ble beneficio de la avia­ción mo­der­na: gra­cias a ella se sal­van en ho­ras, en mi­nu­tos, dis­tan­cias in­con­men­su­ra­bles […]. El Di­rec­tor de es­ta re­vis­ta […] y el há­bil y au­daz avia­dor Cosme Re­ne­lla, han he­cho un es­tu­dio in­tere­san­te y com­ple­to de to­do lo re­fe­ren­te a la ins­ta­la­ción y or­ga­ni­za­ción de un ser­vi­cio de hi­dro­avio­nes co­mer­cial-pos­tal y de pa­sa­je­ros en el Ecua­dor…”. El ar­tícu­lo agre­ga que el co­mer­cio se­rá el gran be­ne­fi­cia­rio de la trans­por­ta­ción aé­rea. Un año des­pués, 1928, la em­pre­sa de avia­ción co­lom­bia­na Scad­ta, de pro­pie­dad de ale­ma­nes, fir­mó un con­tra­to con el Go­bierno ecua­to­riano pa­ra es­ta­ble­cer un ser­vi­cio aé­reo quin­ce­nal con hi­dro­avio­nes con ru­ta Gua­ya­quil, Man­ta, Bahía de Ca­rá­quez – Es­meraldas - Tu­ma­co, Bue­na­ven­tu­ra- Car­ta- ge­na y Ba­ran­qui­lla-Ba­ran­qui­lla, con co­ne­xio­nes a ciu­da­ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos. En 1929, el con­tra­to fue con Pan Ame­ri­can World Air­way­sW. R. Gra­ce y su em­pre­sa Pa­na­gra.

La pu­bli­ci­dad se ha­ce pre­sen­te, por ellas, se co­no­ce lo que las empresas ofre­cían. Por ejem­plo, se en­con­tra­ba una pu­bli­ci­dad de la fá­bri­ca La Ro­ma, de pro­pie­dad de dos fa­mi­lias ita­lia­nas, Va­lla­za y No­zi­glia, fun­da­da en 1908. Pro­du­cía cho­co­la­te, fi­deos y ca­ra­me­los; era una de las más gran­des de la ciu­dad. De­jó de ope­rar ha­ce mu­chos años. Hay otra de la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia anun­cian­do que el pre­mio ma­yor era 30.000 su­cres, equi­va­lía a 15.000 dó­la­res de 1927. Hay pu­bli­ci­da­des ori­gi­na­les co­mo la del re­me­dio An­ti-tí­si­co, ja­ra­be pa­ra la tos y gri­pe; se re­pro­du­ce una car­ta de un pro­fe­sor es­ta­dou­ni­den­se con la res­pec­ti­va tra­duc­ción ex­pre­sán­do­se po­si­ti­va­men­te del men­cio­na­do ja­ra­be, afir­ma ha­ber ob­te­ni­do “…in­me­dia­ta cu­ra­ción con so­lo una bo­te­lla”.

Re­vis­ta El Ecua­dor Co­mer­cial.

Isi­dro Ayo­ra Cue­va, Pre­si­den­te de Ecua­dor 1926-1931.

Lis­ta de ac­cio­nis­tas del Ban­co Cen­tral de Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.