El fun­da­dor de La Per­la ¿TUER­TO, GO­BER­NA­DOR Y TRAI­DOR?

Memorias Porteñas - - Mp - Por J. GA­BRIEL PINO RO­CA

De no ser por el do­cu­men­to alu­di­do, arran­ca­do a la os­cu­ri­dad de un ar­chi­vo es­pa­ñol por el in­fa­ti­ga­ble Mar­cos Ji­mé­nez de la Es­pa­da, se­rían bien cor­tas las no­ti­cias so­bre la vida y milagros del fun­da­dor de Gua­ya­quil, ocu­pán­do­se de su per­so­na, muy de li­ge­ro, to­dos los cro­nis­tas, en lo que no di­ga re­la­ción con el mo­nu­men­ta­li­sa­dí­si­mo des­cu­bri­mien­to del Ama­zo­nas. Pi­ra­tas, in­cen­dios, ra­tas y po­li­llas, ba­rrie­ron, por otra par­te, con las ac­tas de la ciu­dad, de los pri­me­ros ochen­ta años, y allí des­apa­re­cie­ron de se­gu­ro, mu­chos he­chos y di­chos de nues­tro con­quis­ta­dor.

De la lec­tu­ra de aquel do­cu­men­to se des­pren­de que don Fran­cis­co vino a Amé­ri­ca con su pa­rien­te Pi­za­rro, y que fue de los pri­me­ros ga­na­do­res de tie­rra ecua­to­ria­na, coad­yu­van­do a la fun­da­ción de la Villanueva de San Gre­go­rio de Puer­to Vie­jo, cu­yos ci­mien­tos pu­so, con el apa­ra­to del caso, en 12 de mar­zo de 1530, el ca­pi­tán Fran­cis­co Pa­che­co. Orellana hi­zo cons­truir una de las pri­me­ras ca­sas que se le­van­ta­ron en el puer­to, y puer­ta de en­tra­da, de los que atraí­dos por el rui­do de las ri­que­zas del Im­pe­rio in­cai­co acu­dían de to­das par­tes del glo­bo a re­co­ger tro­ci­tos de oro. Es cons­tan­te que su ho­gar sir­vió de al­ber­gue a los via­je­ros y que re­par­tió a ma­nos lle­nas: pan, me­di­ci­nas y otros so­co­rros en­tre los ne­ce­si­ta­dos. Amén de una que otra ex­cu­sión con­tra los in­dios de tie­rra aden­tro, de­di­ca­ba su tiem­po a la la­bran­za de los cam­pos que le cu­pie­ron en el re­par­to de tie­rras, y a la cris­tia­ni­za­ción de los in­dios que le fue­ron en­co­men­da­dos.

Vivía vida tran­qui­la, cuan­do cier­ta ma­ña­na lle­ga­ron a San Gre­go­rio dos pos­tas, con la ma­la no­ti­cia de los ase­dios del Cuz­co y Li­ma, em­pren­di­dos por Man­co In­ca y es­tre­cha­dos por in­dia­da for­mi­da­ble. Pi­za­rro se veía en cal­zas prie­tas, te­mien­do que se le fue­sen de las ma­nos, la tie­rra y el po­der, ga­na­dos a cos­ta de tan­to pa­de­cer, y ha­cía un lla­ma­mien­to so­lem­ne, no so­lo a los ca­pi­ta­nes y po­bla­do­res de su go­ber­na­ción, sino a las le­ja­nas gen­tes de Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua y la Es­pa­ño­la. Re­cuér­de­se que el caso era ma­yúscu­lo y no ol­vi­den los in­cré­du­los que sin la in­ter­ven­ción de la Cor­te Ce­les­tial en el le­van­ta­mien­to de los si­tios, ha­bría arria­do el dia­blo con to­dos los con­quis­ta­do­res.

No bien su­po Orellana el tran­ce an­gus­tio­so del mar­qués, su con­san­guí­neo, que vo­ló a so­co­rrer­le a la ca­be­za de 80 hom­bres, pa­ra lo cual hu­bo de rea­li­zar ha­be­res y em­pe­ñar ha­cien­da y cré­di­to, a fin de po­der ar­mar­los con­ve­nien­te­men­te y re­par­tir en­tre ellos 12 ca­bal­ga- du­ras. Es­te con­tin­gen­te sa­lió de Puer­to Vie­jo, en unión de otros 150 infantes y ca­ba­lle­ros que apa­re­jó con el mis­mo fin el go­ber­na­dor Gon­za­lo de Ol­mos.

El so­me­ti­mien­to de los re­bel­des du­ró al­gún tiem­po e ini­cia­da la paz, em­pe­zó a le­van­tar ca­be­za la dis­cor­dia en­tre los con­quis­ta­do­res. Ol­vi­da­da la pro­me­sa he­cha en Pa­na­má so­bre la his­to­ria con­sa­gra­da, y a pre­sen­cia del ca­nó­ni­go Luque, su coaso­cia­do, Pi­za­rro y Al­ma­gro al­ma­ce­na­ban en­vi­dias y re­ce­los que re­ven­ta­ron cuan­do, llamado el co­men­da­dor mer­ce­na­rio Bobadilla a des­lin­dar las dos go­ber­na­cio­nes, par­tió con­tra jus­ti­cia y con­ve­nien­cia en os­ten­si­ble daño de don Die­go. ¡Y échen­se Uds., de re­sul­tas, a con­tar ase­si­na­tos!

Orellana, cual­quie­ra lo adi­vi­na, for­mó en el cam­po de su deu­do y ami­go; con­cu­rrió en ca­li­dad de al­fé­rez real a la to­ma del Cuz­co, que lle­vó a cabo Her­nan­do, con 700 hom­bres de a pie y de a ca­ba­llo, des­pués de la fa­mo­sa ba­ta­lla de las Sa­li­nas, li­bra­da el sá­ba­do 26 de abril de 1538, día de San Lázaro, en la que que­dó se­lla­do el triun­fo de­fi­ni­ti­vo de la cau­sa de los Pi­za­rro, y la que tra­jo por fu­nes­to co­ro­la­rio la cruel e in­jus­tí­si­ma muer­te de Al­ma­gro. El com­por­ta­mien­to de Orellana en es­ta jor­na­da fue tan me­ri­to­rio a los ojos de don Fran­cis­co, so­bre to­do en aque­llo de que se cum­plie­se el des­tino que de an­te­mano se ha­bía re­ser­va­do al po­bre don Die­go, que ocho días des­pués, el 4 de ma­yo, re­ci­bió de ma­nos del pro­pio mar­qués el nom­bra­mien­to de “te­nien­te de go­ber­na­dor de Puer­to Vie­jo y ca­pi­tán ge­ne­ral pa­ci­fi­ca­dor de las tie­rras de Gua­ya­quil, con au­to­ri­za­ción pa­ra me­jo­rar la fun­da­ción de es­ta vi­lla”.

Orellana to­mó en­se­gui­da el ca­mino de su go­ber­na­ción, con ochen­ta y tan­tos hé­roes de las Sa­li­nas. Su primer cui­da­do fue la re­po­bla­ción y de­fen­sa de la ciu­dad de Santiago de Gua­ya­quil, ca­si aban­do­na­da, cau­sa de las fre­cuen­tes irrup­cio­nes de los abo­rí­ge­nes.

In­tere­só a va­rias fa­mi­lias de Puer­to Vie­jo a que se pa­sa­sen a ella, pu­so en eje­cu­ción una muralla de pie­dra pa­ra ro­dear el re­cin­to ha­bi­ta­do, cons­tru­yó la pri­me­ra ca­sa de Ca­bil­do, am­plió la ca­pi­lla exis­ten­te, tra­zó nue­vas ca­lles y re­gla­men­tó la cons­truc­ción.

Des­de allí em­pe­zó la ciu­dad a te­ner una po­bla­ción es­ta­ble y a go­zar de tran­qui­li­dad, pues, nues­tro ca­pi­tán or­ga­ni­zó al­gu­nas ba­ti­das en los bos­ques cer­ca­nos, con lo que los in­dios hu­ye­ron tie­rra aden­tro. Por es­to se afir­ma, jus­ti­cie­ra­men­te, que don Fran­cis­co fue el fun­da­dor real de nues­tro Puer­to.

Bien hu­bo de ir­le a Orellana en los ofi­cios de go­ber­na­dor y ca­pi­tán ge­ne­ral de es­tas tie­rras, por­que a pesar de ha­ber­se gas­ta­do en la expedición al Cuz­co y las Sa­li­nas, to­da su pri­me­ra for­tu­na, a la vuel­ta de tres años de es­tar en Gua­ya­quil y ofre­cién­do­se­le el via­je al Orien­te, gas­tó en su pre­pa­ra­ti­vo $ 40.000, sin ape­lar a prés­ta­mos. Al sa­ber que el mar­qués, en uso de lo que él lla­ma­ba sus po­de­res y derechos, ha­bía re­ga­la­do a su her­mano Gon­za­lo las tie­rras de Qui­to, des­cu­bier­tas por Be­nal­cá­zar, y co­mo en ellas fue­sen com­pren­di­das sus go­ber­na­cio­nes, se tras­la­dó a la ciu­dad de San Fran­cis­co, a ren­dir homenaje a su nue­vo se­ñor, el que se ha­bía he­cho re­co­no­cer so­lem­ne­men­te el 1° de di­ciem­bre de 1540.

Gon­za­lo le im­pu­so de su re­so­lu­ción de sa­lir en bus­ca de “El Do­ra­do” y Orellana se com­pro­me­tió a se­guir­le, con trein­ta ji­ne­tes equi­pa­dos a su cos­ta, a cam­bio del empleo de te­nien­te ge­ne­ral de la expedición, con lo que se vol­vió a Gua­ya­quil a le­van­tar el con­tin­gen­te pac­ta­do, lo que lo­gró re­cu­rrien­do a ofer­tas o ame­na­zas. Trein­ta ve­ci­nos tu­vie­ron que aban­do­nar el ho­gar re­cién es­ta­ble­ci­do.

Vien­do los gua­ya­qui­le­ños que su go­ber­na­dor les vol­vía las es­pal­das, de­jan­do a la na­cien­te vi­lla me­dio des­po­bla­da, se die­ron a mur­mu­rar, ma­ni­fes­tan­do la po­ca vo­lun­tad que le ha­bían te­ni­do, en el si­guien­te ró­tu­lo que ama­ne­ció pe­ga­do un buen día so­bre la puer­ta de la Ca­sa de Ca­bil­do:

POR AR­MAR LA EXPEDICIÓN AL ORIEN­TE EN BUS­CA DE EL DO­RA­DO, ORELLANA GAS­TÓ ENOR­MES SU­MAS DE DI­NE­RO Y PRÁC­TI­CA­MEN­TE DESPOBLÓ A LA NUE­VA CIU­DAD, DE LA CUAL ERA SU GO­BER­NA­DOR

Al lle­gar a Qui­to, en fe­bre­ro de 1541, se en­con­tró Orellana con que Gon­za­lo ha­bía dis­pues­to la mar­cha, sin es­pe­rar­le, tal la pre­ci­pi­ta­ción que te­nía en dar con aque­lla fa­mo­sa tie­rra de El Do­ra­do, an­te cu­yas ri­que­zas ven­drían a ser gra­nos de anís los te­so­ros re­co­gi­dos en el Pe­rú. El te­nien­te ge­ne­ral si­guió a mar­chas for­za­das las hue­llas de su je­fe y vino a dar­le al­can­ce a prin­ci­pios de abril, en la pro­vin­cia de Su­ma­co, tér­mino de la ex­plo­ra­ción de Gon­za­lo Díaz de Pi­ne­da en 1539.

Des­de allí con­ti­nua­ron jun­tos has­ta las ori­llas del río Co­ca, en don­de Orellana se ade­lan­tó a su je­fe, y con­tra la or­den que re­ci­bie­re, de no pa­sar de cier­to lu­gar, ba­jó has­ta el Ma­ra­ñón, que si­guió el curso de es­te río has­ta sa­lir al océano y cru­zó a Es­pa­ña, pa­ra ofre­cer al rey el nue­vo des­cu­bri­mien­to, fru­to de su igual fe­lo­nía.

Cuan­do se co­no­ció en Gua­ya­quil el in­no­ble pro­ce­der de Orellana, sa­lió a vo­lar es­te di­cha­ra­cho:

Aho­ra se ex­pli­ca­rán mis lec­to­res, el por­qué mi­ra­mos aquí con re­ce­lo al com­pa­trio­ta que, sien­do tuer­to, lle­ga a ser go­ber­na­dor de la pro­vin­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.