INAU­GU­RA­CIÓN

Del es­ta­dio Mo­de­lo en las fiestas ju­lia­nas de 1959

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VARAS

Po­Las fiestas ju­lia­nas de 1959 tu­vie­ron un com­po­nen­te de­por­ti­vo al ser inau­gu­ra­do el es­ta­dio Mo­de­lo Gua­ya­quil, hoy es­ta­dio Al­ber­to Spen­cer, quien fue­ra pre­ci­sa­men­te au­tor del primer gol en di­cho es­ce­na­rio. Más de 50 mil per­so­nas es­tu­vie­ron pre­sen­tes en es­te acon­te­ci­mien­to que ocu­rrió el vier­nes 24 de ju­lio, fe­cha en que se con­me­mo­ra­ba el natalicio de Bo­lí­var, en­ton­ces y has­ta ha­ce unos 20 años, día fe­ria­do.

Un cua­dran­gu­lar de fút­bol fue el even­to prin­ci­pal, ju­gan­do los equi­pos de Bar­ce­lo­na y Eme­lec, lo­ca­les, fren­te a Peñarol de Uru­guay y Hu­ra­cán de Ar­gen­ti­na. Pe­ro ade­más se rea­li­za­ron com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les de atle­tis­mo y ci­clis­mo, pues el re­cién inau­gu­ra­do es­ta­dio era de mul­ti­uso de­por­ti­vo.

La cons­truc­ción de un es­ta­dio de gran capacidad fue un an­he­lo de mu­chos años de los de­por­tis­tas gua­ya­qui­le­ños. El fút­bol a par­tir de los años 20 ha­bía ad­qui­ri­do gran po­pu­la­ri­dad y es así co­mo en 1924 se cons­tru­yó el Cam­po De­por­ti­vo Mu­ni­ci­pal, con capacidad pa­ra al­ber­gar en sus tri­bu­nas de ma­de­ra y ca­ña a más de cin­co mil es­pec­ta­do­res. Es­te es­ce­na­rio que des­pués se lla­mó Es­ta­dio Gua­ya­quil, ade­más de su pre­ca­ria es­truc­tu­ra, te­nía una can­cha de tie­rra; es­tos dos im­por­tan­tes fac­to­res lo hi­cie­ron ob­so­le­to pa­ra la ex­pan­sión de nues­tro fút­bol pues a la re­du­ci­da capacidad se agre­ga­ba el pro­ble­ma de no con­tar con una can­cha re­gla­men­ta­ria de cés­ped, lo cual im­pe­día que vi­nie­ran los gran­des equi­pos in­ter­na­cio­na­les que rea­li­za­ban gi­ras en esos tiem­pos.

En 1945 el Club Sport Eme­lec, en­ton­ces una fi­lial de la Em­pre­sa Eléc­tri­ca, inau­gu­ró un es­ta­dio moderno pa­ra la épo­ca, que lle­vó el nom­bre de su ges­tor, el nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Cap­well. Su tribuna era de ce­men­to y, los gra­de­ríos de la ge­ne­ral eran de ma­de­ra. Al prin­ci­pio fue un es­ta­dio pa­ra béis­bol, pe­ro al po­co tiem­po co­men­zó a usar­se pa­ra par­ti­dos de fút­bol.

Jus­to ese año, en el con­gre­so de la Con­fe­de­ra­ción Sudamerica­na de Fút­bol, los di­ri­gen­tes de­por­ti­vos ecua­to­ria­nos ha­bían con­se­gui­do pa­ra Gua­ya­quil la se­de de la Copa Amé­ri­ca, que se dispu­taba en una so­la ciu­dad y en­fren­tán­do­se to­dos los equi­pos con­tra to­dos. Exis­tía la pro­me­sa del pre­si­den­te Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Ibarra de apo­yar la cons­truc­ción de un es­ta­dio pa­ra nues­tra ciu­dad y la Copa Amé­ri­ca era un buen mo­ti­vo pa­ra im­pul­sar la obra. Has­ta se lle­gó a co­lo­car la pri­me­ra pie­dra, pe­ro no ha­bía en la Caja Fis­cal di­ne­ro pa­ra un moderno es­ta­dio de ce­men­to, al cual ade­más ha­bía que do­tar­lo de ilu­mi­na­ción, pues lo ex­ten­so del ca­len­da­rio de jue­gos obli­ga­ba a par­ti­dos noc­tur­nos. Fe­liz­men­te por la in­ter­ven­ción del pre­si­den­te del Eme­lec, Enrique Ba­que­ri­zo Va­len­zue­la, la Em­pre­sa Eléc­tri­ca de­ci­dió ilu­mi­nar el Cap­well y no se per­dió la opor­tu­ni­dad de ver nues­tro pú­bli­co por pri­me­ra oca­sión a las se­lec­cio­nes de los paí­ses su­da­me­ri­ca­nos.

Pe­ro la ciu­dad ne­ce­si­ta­ba un es­ce­na­rio que no sea ex­clu­si­vo de un club y se si­guió in­sis­tien- do en la cons­truc­ción de un es­ta­dio pa­ra la Fe­de­ra­ción. Has­ta 1954 no se en­con­tra­ba fi­nan­cia­mien­to pa­ra el es­ta­dio, que co­men­zó a ser llamado Mo­de­lo por su mag­ni­tud. El pro­yec­to era si­mi­lar al del es­ta­dio Na­cio­nal de Santiago de Chi­le, inau­gu­ra­do en 1938, con gra­de­ríos ín­te­gra­men­te de ce­men­to y con ve­ló­dro­mo y pis­ta atlé­ti­ca, ade­más de la can­cha de fút­bol. Fue en el mes de ma­yo de 1954, por gestión del en­ton­ces pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción De­por­ti­va del Gua­yas, Lc­do. Jai­me Nebot Ve­las­co y del pre­si­den­te del Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas De­por­ti­vos del Ecua­dor, Ra­fael Gue­rre­ro Va­len­zue­la, que se con­si­guió un de­cre­to del pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, Dr. Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Ibarra, pa­ra es­ta­ble­cer un im­pues­to de 20 cen­ta­vos de su­cre por ca­da bo­te­lla de be­bi­das ga­seo­sas pa­ra que se fi­nan­cie la cons­truc­ción de­fi­ni­ti­va del es­ta­dio.

En 1956, los di­ri­gen­tes de la FDG, Pío Ló­pez La­ra y Vol­tai­re Pa­la­di­nes Po­lo, lle­gan a un acuer­do con el ge­ren­te de La Pre­vi­so­ra, Ro­dri­go Yca­za Cor­ne­jo, pa­ra que es­ta ins­ti­tu­ción ban­ca­ria, me­dian­te un fideicomis­o de los in­gre­sos por el im­pues­to, per­mi­ta que se pue­da cul­mi­nar la obra. En la pre­si­den­cia de Pa­la­di­nes se da el impulso de­fi­ni­ti­vo a la cons­truc­ción del es­ta­dio. Ya en 1958, con los gra­de­ríos cons­trui­dos pe­ro sin el te­cho de la tribuna ni el alum­bra­do, ade­más del sem­bra­do de la can­cha, el es­ta­dio Mo­de­lo fue se­de de la clau­su­ra del Ter­cer Con­gre­so Eu­ca­rís­ti­co Na­cio­nal, con­gre­gan­do a cer­ca de 50 mil per­so­nas, la ma­yor mul­ti­tud asistente has­ta en­ton­ces en un ac­to re­li­gio­so en el país.

El 24 de ju­lio de 1959 lle­gó el gran día de la inau­gu­ra­ción. Los ac­tos del pro­gra­ma em­pe­za­ron a las 09h30 an­te un en­tu­sias­ta pú­bli­co que colmó el es­ce­na­rio, el cual por su ma­jes­tuo­si­dad y al es­tar ubi­ca­do en la ave­ni­da de las Amé­ri­ca, fue conocido po­pu­lar­men­te co­mo el Co­lo­so de las Amé­ri­cas. Asis­tió el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Ca­mi­lo Ponce En­rí­quez, quien im­per­té­rri­to pro­nun­ció el dis­cur­so pro­to­co­la­rio en me­dio de una sil­ba­ti­na ge­ne­ral de los es­pec­ta­do­res que re­cor­da­ban los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos de los días 2 y 3 de ju­nio an­te­rio­res, en los que la fuer­za pú­bli­ca re­pri­mió con ex­tre­ma du­re­za in­ci­den­tes que ha­bían em­pe­za­do con una pro­tes­ta es­tu­dian­til y que oca­sio­na­ron un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de muer­tos y he­ri­dos, en me­dio de una caó­ti­ca si­tua­ción que in­clu­yó sa­queos e in­cen­dios pro­vo­ca­dos. En la par­te de­por­ti­va, a las 10h15, Bar­ce­lo­na en­fren­tó a los ar­gen­ti­nos de Hu­ra­cán, em­pa­tan­do a 2 go­les. El primer gol en el nue­vo es­ta­dio lo mar­có Al­ber­to Spen­cer, quien des­pués se con­vir­tió en la fi­gu­ra más des­ta­ca­da de nues­tro fút­bol y en cu­yo ho­nor el es­ta­dio Mo­de­lo lle­va su nom­bre des­de el año 2006. En el se­gun­do jue­go, a las 12h15, Eme­lec ven­ció 2 a 1 a los uru­gua­yos del Peñarol. El pú­bli­co dis­fru­tó de una gran jor­na­da de­por­ti­va que re­sul­tó inol­vi­da­ble pa­ra la afi­ción.

CUA­DRAN­GU­LAR CON BAR­CE­LO­NA, EME­LEC, PEÑAROL Y HU­RA­CÁN. AL­BER­TO SPEN­CER MAR­CÓ EL PRIMER GOL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.