CO­FIEC: PIO­NE­RA EN­TRE LAS FI­NAN­CIE­RAS

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Los paí­ses no se in­cor­po­ran al Pri­mer Mun­do so­lo con ban­ca co­mer­cial, se re­quie­ren múl­ti­ples ca­te­go­rías de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras. Am­pliar las cla­ses de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras era la as­pi­ra­ción del sec­tor pri­va­do ecua­to­riano. Por más de un si­glo la ban­ca pri­va­da gua­ya­qui­le­ña tam­bién ha­bía si­do ban­ca de in­ver­sión pa­ra el sec­tor pú­bli­co, re­cién en 1928 na­ció el Ban­co Hi­po­te­ca­rio, que lue­go se trans­for­mó en Ban­co de Fo­men­to. Des­de fi­nes de los cin­cuen­ta se im­pu­so la te­sis de la in­dus­tria­li­za­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, im­pul­sa­da por Ce­pal, ór­gano de las Na­cio­nes Uni­das. Pa­ra fo­men­tar la crea­ción de em­pre­sas in­dus­tria­les, la ban­ca co­mer­cial se­ría in­su­fi­cien­te, ade­más de que no era ade­cua­da co­mo prin­ci­pal vehícu­lo de fi­nan­cia­ción. Las in­dus­trias re­quie­ren de prés­ta­mos a me­diano y lar­go pla­zo y la ban­ca co­mer­cial no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra esa cla­se de fi­nan­cia­ción.

En los pri­me­ros años de los se­sen­ta, cuan­do es­tu­dia­ba uni­ver­si­dad en Was­hing­ton DC, Jo­sé An­to­nio Co­rrea, qui­te­ño, se desem­pe­ña­ba co­mo em­ba­ja­dor de Ecua­dor. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar al­gu­nas ve­ces con él y me co­men­ta­ba que tra­ba­ja­ba en un pro­yec­to que ten­dría tras­cen­den­cia en Ecua­dor; en una de nues­tras úl­ti­mas reunio­nes men­cio­nó que ha­bía pre­sen­ta­do la re­nun­cia pa­ra de­di­car­se por en­te­ro a crear la pri­me­ra fi­nan­cie­ra ecua­to­ria­na. De re­gre­so a Ecua­dor, 1966, Co­rrea ter­mi­nó de le­van­tar los re­cur­sos en­tre in­ver­sio­nis­tas de to­do el país y es­ta­ble­ció Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra Ecua­to­ria­na de De­sa­rro­llo In­dus­trial (Co­fiec) con un ca­pi­tal pa­ga­do de 9 mi­llo­nes de su­cres, equi­va­len­tes a US$ 500.000 de ese año, sus­cri­tos die­ci­ocho mi­llo­nes y au­to­ri­za­dos 36 mi­llo­nes de su­cres. En­tre los ac­cio­nis­tas ex­tran­je­ros se en­con­tra­ban Ade­la, The Com­pany for In­ves­ting Abroad de Fi­la­del­fia, que se es­pe­cia­li­za­ba en in­ver­tir en paí­ses en de­sa­rro­llo, y dos ban­cos ex­tran­je­ros con su­cur­sa­les en Ecua­dor: First Na­tio­nal City Bank y el Ban­co de Londres y Mon­treal. Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru fue ele­gi­do pre­si­den­te del Di­rec­to­rio, Jo­sé An­to­nio Co­rrea, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo; Ri­chard F. Lan­ke­nau, vi­ce­pre­si­den­te en re­pre­sen­ta­ción de Ade­la, quien re­nun­ció po­cos me­ses des­pués; Ga­lo H. Mon­ta­ño, vi­ce­pre­si­den­te téc­ni­co y Cé­sar Du­rán Ba­llén, vi­ce­pre­si­den­te a car­go de la ofi­ci­na de Gua­ya­quil, quien lue­go fue pro­mo­vi­do a vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo. Den­tro de la es­truc­tu­ra de or­ga­ni­za­ción, con­tó con un Co­mi­té Eje­cu­ti­vo, au­to­ri­za­do por el Di­rec­to­rio pa­ra apro­bar ope­ra­cio­nes has­ta tres mi­llo­nes de su­cres.

El Di­rec­to­rio de Co­fiec de­ci­dió que los ac­cio­nis­tas pa­ga­ran los nue­ve mi­llo­nes res­tan­tes en me­ses pos­te­rio­res y au­to­ri­zó la con­tra­ta­ción de lí­neas de cré­di­to adi­cio­na­les con ban­cos del ex­te­rior has­ta por un mi­llón de dó­la­res, de las ya es­ta­ble­ci­das por 850.000 dó­la­res. Otros re­cur­sos pro­vi­nie­ron del Ban­co Cen­tral. La Jun­ta Mo­ne­ta­ria fi­jó un cu­po equi­va­len­te al 50 por cien­to del ca­pi­tal pa­ga­do pa­ra acep­ta­cio­nes.

Las acep­ta­cio­nes del Ban­co Cen­tral tu­vie­ron pa­pel fun­da­men­tal en el cre­ci­mien­to de los negocios. Se tra­ta­ron de cré­di­tos a cor­to pla­zo que re­ci­bie­ron las em­pre­sas in­dus­tria­les pa­ra fi­nan­ciar el ca­pi­tal de tra­ba­jo. Tam­bién el pre­si­den­te de Co­fiec fue au­to­ri­za­do pa­ra sus­cri­bir con la Agen­cia pa­ra el De­sa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (AID) del Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, el con­tra­to pa­ra la for­ma­li­za­ción de un em­prés­ti­to de tres mi­llo­nes de dó­la­res a vein­te años pla­zo, con cin­co años de gra­cia y a ra­ti­fi­car el con­tra­to que ha­bía si­do sus­cri­to con Ade­la­tec pa­ra la pro­vi­sión de asis­ten­cia téc­ni­ca du­ran­te el pri­mer año de ope­ra­cio­nes de Co­fiec.

Cuan­do Co­rrea es­ta­ba de Em­ba­ja­dor en Was­hing­ton DC, Sixto y Cé­sar Du­rán Ba­llén tra­ba­ja­ban pa­ra el Ban­co Mun­dial (BM). Cé­sar te­nía ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad a Pa­ra­guay, to­dos los pro­yec­tos de ese país pa­sa­ban por su ofi­ci­na y re­que­rían su apro­ba­ción. Co­mo par­te de mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios vi­si­ta­ba fre­cuen­te­men­te el BM y no per­día la opor­tu-

LO SU­CE­DI­DO A CO­FIEC ES CONS­TAN­TE EN LA VI­DA DE LAS EM­PRE­SAS, NO TO­DAS SO­BRE­VI­VEN

ni­dad de vi­si­tar a tan dis­tin­gui­do y que­ri­do ami­go, a quien co­no­cí bas­tan­te. Cuan­do fun­dó Fi­nan­cie­ra de Gua­ya­quil, lo acom­pa­ñé en el di­rec­to­rio. En­tre sus lo­gros se en­cuen­tra la reaper­tu­ra del Ban­co de Gua­ya­quil, ins­ti­tu­ción que lue­go de ce­rra­da se re­abrió. No­ta in­tere­san­te: uno de los ins­truc­to­res del Ban­co Mun­dial era Luis Eduar­do La­zo, quien ha­bía si­do mi­nis­tro de Eco­no­mía en la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de J. M. Ve­las­co Iba­rra. Dic­ta­ba cla­ses a los fun­cio­na­rios el BM.

Co­rrea bus­có uni­dad na­cio­nal, fue una de las me­tas de ope­ra­ción de Co­fiec, te­ner la se­de prin­ci­pal y la Pre­si­den­cia de la com­pa­ñía en la ciu­dad de Qui­to, y sien­do Gua­ya­quil la ciu­dad más im­por­tan­te del país, el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de­bía aten­der des­de es­ta ciu­dad. Du­rán Ba­llén re­su­mió elo­cuen­te­men­te el pro­pó­si­to de Co­fiec, en su dis­cur­so de inau­gu­ra­ción de la ofi­ci­na de Gua­ya­quil: “Co­fiec re­pre­sen­ta el cum­pli­mien­to en el Ecua­dor de una ne­ce­si­dad sen­ti­da des­de ha­ce al­gún tiem­po en los gran­des or­ga­nis­mos ban­ca­rios de Was­hing­ton, cu­ya fun­da­ción y ra­zón de ser es el fo­men­tar el de­sa­rro­llo de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Sin em­bar­go, es­tos ban­cos por su con­for­ma­ción han po­di­do lle­gar prin­ci­pal­men­te al sec­tor pú­bli­co pa­ra obras de in­fra­es­truc­tu­ra, ta­les co­mo ser­vi­cios de elec­tri­fi­ca­ción, ca­rre­te­ras, sa­nea­mien­to, etc. En cam­bio, ese in­men­so sec­tor de la ac­ti­vi­dad pri­va­da, la in­dus­tria da­da la mo­da­li­dad or­ga­ni­za­ti­va del Ban­co Mun­dial co­mo del BID, era más di­fí­cil de fi­nan­ciar por el mon­to in­di­vi­dual de las ope­ra­cio­nes. Se ha­cía in­dis­pen­sa­ble la crea­ción de em­pre­sas fi­nan­cie­ras pri­va­das con ca­pi­ta­li­za­ción prin­ci­pal­men­te na­cio­nal, que sir­vie­ran en es­te as­pec­to con el apo­yo de las or­ga­ni­za­cio­nes pres­ta­mis­tas. Es­tas em­pre­sas fi­nan­cie­ras que em­pie­zan a or­ga­ni­zar­se en to­da Amé­ri­ca vie­nen a lle­nar es­te va­cío y es­tán des­ti­na­das a rea­li­zar una de las más vi­ta­les ne­ce­si­da­des de es­tos pue­blos, el de­sa­rro­llo de su enor­me po­ten­cial eco­nó­mi­co me­dian­te la pla­ni­fi­ca­ción y fi­nan­cia­ción de nue­vas em­pre­sas y ex­pan­sión de las ya exis­ten­tes”.

En el pri­mer año de ope­ra­cio­nes se hi­cie­ron prés­ta­mos por 84’011.233 su­cres, de los cua­les 61 % se des­ti­nó a ca­pi­tal de ope­ra­ción y el 39 % res­tan­te al fi­nan­cia­mien­to de in­ver­sio­nes fi­jas, co­rres­pon­dien­do a 54 ope­ra­cio­nes re­la­ti­vas a 51 em­pre­sas: 40 exis­ten­tes y 11 nue­vas. Del to­tal, Gua­yas re­ci­bió el 53 % de los cré­di­tos, Pi­chin­cha el 28,5%, y en­tre Ma­na­bí, Azuay, El Oro y Co­to­pa­xi, el 18 % res­tan­te. Es­pe­cial én­fa­sis se dio a las in­dus­trias in­te­gra­das con ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias y de ex­trac­ción, co­mo la de la ma­de­ra y la pes­ca: el 63,4% del mon­to de las ope­ra­cio­nes apro­ba­das se ca­na­li­za­ron a 34 em­pre­sas in­dus­tria­les, cu­yos cos­tos fa­vo­re­cie­ron a las ma­te­rias pri­mas na­cio­na­les. Las res­tan­tes ac­ti­vi­da­des fi­nan­cia­das fue­ron: in­dus­trias grá­fi­cas, me­tal-me­cá­ni­cas, de cau­cho, de cal­za­do y ves­tua­rio, far­ma­céu­ti­cas, trans­por­te, fa­bri­ca­ción de ar­tícu­los eléc­tri­cos, tu­ris­mo y otras. En años pos­te­rio­res Co­fiec con­ti­nuó in­vi­tan­do a nue­vos ac­cio­nis­tas ex­tran­je­ros, en­tre ellos Ban­co Ca­fe­te­ro de Bogotá y la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra Na­cio­nal de Me­de­llín, lo cual fa­ci­li­tó la in­te­gra­ción su­bre­gio­nal en­tre los dos paí­ses. Las me­mo­rias de Co­fiec de 1969 se­ña­la­ron: “… la pre­sen­cia del ca­pi­tal ex­tran­je­ro en Co­fiec cum­plió una tri­ple fi­na­li­dad: por un la­do, la fi­na­li­dad in­trín­se­ca de ha­ber es­ti­mu­la­do la ca­pi­ta­li­za­ción con re­cur­sos na­cio­na­les; por otro la­do, nues­tros ac­cio­nis­tas ex­tran­je­ros re­pre­sen­tan la mé­du­la de una ga­ma de co­ne­xio­nes en los gran­des cen­tros fi­nan­cie­ros, que nos per­mi­ten dar a nues­tros clien­tes ser­vi­cios tan am­plios y en con­di­cio­nes tan fa­vo­ra­bles que se ha lo­gra­do la me­ta que nos pro­pu­si­mos de re­mo­ver las di­men­sio­nes de la fi­nan­cia­ción del de­sa­rro­llo, de lo na­cio­nal a lo mun­dial. Un ter­cer as­pec­to de su pre­sen­cia es la con­ti­nua in­for­ma­ción so­bre la ver­da­de­ra si­tua­ción y po­si­bi­li­da­des del Ecua­dor que, a tra­vés de nues­tros ac­cio­nis­tas, estamos ha­cien­do lle­gar al mun­do in­ter­na­cio­nal de los negocios, con lo cual se es­tá pre­sen­tan­do un in­com­pa­ra­ble ser­vi­cio al país”.

En 1970, las in­ver­sio­nes de Co­fiec en ac­cio­nes fue­ron 17 mi­llo­nes de su­cres, dis­tri­bui­dos en 14 em­pre­sas, can­ti­dad que con­ti­nua­ba sien­do pe­que­ña pa­ra las ex­pec­ta­ti­vas de Co­fiec. El pro­ble­ma se cen­tra­ba en que Ecua­dor no con­ta­ba con un nú­me­ro su­fi­cien­te de em­pre­sas de ca­pi­tal abier­to. Con los años se crea­ron nue­vas fi­nan­cie­ras en to­do el país. Co­fiec es­tu­vo en los pri­me­ros lu­ga­res. En 1971, Du­rán Ba­llén re­nun­ció pa­ra pa­sar a reha­bi­li­tar y lue­go ad­mi­nis­trar el Ban­co de Gua­ya­quil, Co­rrea se man­tu­vo una dé­ca­da más. En los ochen­ta se ju­bi­ló y nue­vos pro­fe­sio­na­les in­gre­sa­ron a ha­cer­se car­go de la pre­si­den­cia y vi­ce­pre­si­den­cia eje­cu­ti­va, co­mo Cé­sar Ro­ba­lino, Án­gel To­rres, y Car­men de Gar­cía. Pos­te­rior­men­te ellos re­nun­cia­ron. Los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros fue­ron gra­dual­men­te ven­dien­do sus ac­cio­nes. Con los años las áreas fí­si­cas de la ma­triz y su­cur­sal de Gua­ya­quil de­ja­ron de ser fun­cio­na­les. El di­rec­to­rio au­to­ri­zó la cons­truc­ción de un edi­fi­cio pro­pio de 18 pi­sos pa­ra la ma­triz; se ini­ció en 1974. En 1995 se con­vir­tió en Ban­co Co­fiec (BC) pa­ra am­pliar las ac­ti­vi­da­des cre­di­ti­cias. A esa fe­cha las su­cur­sa­les se ha­bían am­plia­do a Cuen­ca y Am­ba­to. Por el cre­cien­te in­cre­men­to del co­mer­cio en­tre Co­lom­bia y Ecua­dor, BC so­li­ci­tó au­to­ri­za­ción a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos pa­ra abrir una ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­cio­nes en Bogotá. BC fue in­dis­pen­sa­ble pa­ra co­lo­car los re­cur­sos pro­ve­nien­tes de un fon­do in­glés pa­ra in­ver­sio­nes en ac­cio­nes de em­pre­sas ecua­to­ria­nas. Al 306-1995, el por­ta­fo­lio de in­ver­sio­nes al­can­zó 25 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­cio­nes de em­pre­sas del país. Aco­gién­do­se a la Ley de Mer­ca­do de Va­lo­res, cons­ti­tu­yó la Ca­sa de Va­lo­res Co­fi­va­lo­res. Des­pués es­ta­ble­ció Co­fiec Bank Li­mi­ted. A fi­nes de los no­ven­ta nue­vos ac­cio­nis­tas ad­qui­rie­ron la ma­yo­ría ac­cio­na­ria del BC, an­tes con nu­me­ro­sos ac­cio­nis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros. Por la cri­sis ban­ca­ria, hu­bo in­ten­to de fu­sión con el Ban­co del Pro­gre­so; fi­nal­men­te pa­só al Fi­dei­co­mi­so AGD en cu­ya ad­mi­nis­tra­ción hu­bo es­cán­da­los aún pre­sen­tes en la me­mo­ria de los ecua­to­ria­nos. Mu­chos pe­que­ños ac­cio­nis­tas, al­gu­nos por de­ce­nios, per­die­ron di­ne­ro. En 2015 se con­vir­tió en Recy­cop, em­pre­sa de co­bro de car­te­ra. Así que­dó lo que fue una gran ins­ti­tu­ción con enor­me pres­ti­gio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Edi­fi­cio CO­FIEC.

Cé­sar Du­rán Ba­llén Cor­do­véz. Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.