SU­CRE EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE

Su­cre, por­ta­dor de los nue­vos pla­nes de Bo­lí­var de in­ter­ve­nir di­rec­ta y mi­li­tar­men­te pa­ra una cam­pa­ña más efi­cien­te con­tra la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, an­te la im­po­si­bi­li­dad de pa­sar por Pas­to mar­chó ha­cia San Bue­na­ven­tu­ra pa­ra sa­lir por el mar. El 4 de abril de 1821, al man­do de 650 hom­bres, Su­cre zar­pó de es­te lu­gar en las go­le­tas Ale­jan­dro I y Teo­do­sio. El fac­tor tiem­po era muy im­por­tan­te, pues de­bía te­ner pre­pa­ra­das las tro­pas en Gua­ya­quil a fin de ac­tuar so­bre Qui­to, an­tes de que ven­cie­se el pla­zo del ar­mis­ti­cio.

Pe­ro la cal­ma que se pro­du­jo en el vien­to le ju­gó una ma­la pa­sa­da, ya que de­bió per­ma­ne­cer a la de­ri­va por 28 días con las velas al pai­ro. En ese lap­so se en­fer­mó una gran can­ti­dad de sol­da­dos, por lo cual se vio obli­ga­do a des­em­bar­car en Ba­lle­ni­ta (San­ta Ele­na) el 2 de ma­yo. Una vez en esa po­bla­ción de­jó 85 en­fer­mos en un hos­pi­tal de cam­pa­ña, igual­men­te a to­do el ba­ta­llón San­tan­der, que afec­ta­do por la tra­ve­sía se en­con­tra­ba im­po­si­bi­li­ta­do de mar­char. El 4 se pu­so en ca­mino ha­cia Gua­ya­quil, don­de lle­gó el 6 por la no­che (An­to­nio Jo­sé de Su­cre, De mi pro­pia mano, Mé­xi­co, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Pág.34, 1955).

En el in­for­me al mi­nis­tro de Gue­rra y Ma­ri­na, Pe­dro Bri­ce­ño Mén­dez, Su­cre di­ce que a una “cal­ma chi­cha” lo man­tu­vo al pai­ro du­ran­te 28 días, has­ta que fi­nal­men­te pu­do lle­gar y des­em­bar­car en San­ta Ele­na (Ba­lle­ni­ta). Y que en la no­che del 6 de ma­yo de 1821, tras una có­mo­da mar­cha por te­rri­to­rio ami­go, sin re­sis­ten­cia al­gu­na arri­bó a Gua­ya­quil. Des­pués de lo cual, con­ti­nua­ron lle­gan­do tro­pas que se acan­to­na­ron en El Mo­rro, en nú­me­ro de 938 hom­bres.

“El pue­blo de Sta. He­le­na, en don­de des­em­bar­ca­ron las tro­pas de Co­lom­bia, les ha pres­ta­do cuan­tos au­xi­lios han ne­ce­si­ta­do pa­ra su trans­por­te y sub­sis­ten­cia; y cuan­do se tra­ta­ba de sa­tis­fa­cer­le los gas­tos que as­cen­die­ron a cer­ca de 200 pe­sos, ha te­ni­do la ge­ne­ro­si­dad de ce­der­los en be­ne­fi­cio de la Pa­tria (…). El Go­bierno ha re­ci­bi­do con el ma­yor apre­cio es­te ras­go de pa­trio­tis­mo (…) le ha da­do las gra­cias en nom­bre de la pa­tria; y ha man­da­do pu­bli­car­lo pa­ra su sa­tis­fac­ción” (Se­ma­na­rio El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, 7 de ju­lio de 1821).

Su­cre fue en­via­do en ca­li­dad de co­man­dan­te ge­ne­ral de la Di­vi­sión Co­lom­bia­na del Sur des­ta­ca­da al de­par­ta­men­to de Qui­to. A par­tir del 10 de ma­yo, des­de su cuar­tel ge­ne­ral es­ta­ble­ci­do en Gua­ya­quil, in­ten­si­fi­có el re­clu­ta­mien­to de hom­bres ap­tos pa­ra el ser­vi­cio mi­li­tar en to­da la pro­vin­cia, des­ti­na­dos a for­mar las fuer­zas li­be­ra­do­ras de Qui­to.

“Al efec­to pro­me­te los ele­men­tos de gue­rra ne­ce­sa­rios de los que exis­ten en los par­ques, cuan­tos re­cur­sos pue­da pro­por­cio­nar el país y ocho­cien­tos hom­bres de las tro­pas ve­te­ra­nas de la pro­vin­cia por aho­ra, y pa­ga­dos y man­te­ni­dos por ella; que in­cor­po­ra­dos a la di­vi­sión des­ti­na­da por el Li­ber­ta­dor a obrar en el sur de la Re­pú­bli­ca, da­rán es­te nue­vo tes­ti­mo­nio de su de­vo­ción e in­te­rés por Qui­to, Cuen­ca y de­más pue­blos sub­yu­ga­dos aún”. (Su­cre Op. Cit. Págs. 36-38).

Con an­te­la­ción a es­tos he­chos arri­ba­ron a Ve­ne­zue­la los ple­ni­po­ten­cia­rios Sar­to­rio y Es­pe­lius, re­pre­sen­tan­tes del go­bierno es­pa­ñol, co­mi­sio­na­dos pa­ra en de­ses­pe­ra­do in­ten­to tra­tar de es­ta­ble­cer la paz en una Amé­ri­ca ma­yo­ri­ta­ria­men­te in­de­pen­dien­te. Des­pués de las ne­go­cia­cio­nes del caso, el 25 de no­viem­bre de 1820 se fir­mó, en la ciu­dad de Tru­ji­llo (Co­lom­bia), en­tre los ple­ni­po­ten­cia­rios de Bo­lí­var y de Mo­ri­llo un ar­mis­ti­cio de paz cu­yo pla­zo ven­cía el 24 de ju­nio de 1821. Es­ta tre­gua obli­ga­ba a los fir­man­tes a co­mu­ni­car con cua­ren­ta días de an­ti­ci­pa­ción la rup­tu­ra de hos­ti­li­da­des. La ges­tión di­plo­má­ti­ca fue su­ma­men­te im­por­tan­te por­que re­co­no­ció la exis­ten­cia de Co­lom­bia co­mo go­bierno in­de­pen­dien­te, y a la vez fa­vo­re­ció a la ima­gen de Bo­lí­var, por­que fue in­vi­ta­do a ne­go­ciar y pac­tar de igual a igual con re­pre­sen­tan­tes de la Co­ro­na es­pa­ño­la.

El arri­bo de Su­cre y las tro­pas co­lom­bia­nas a Gua­ya­quil, pro­vo­có que el pre­si­den­te Ay­me­rich lo acu­sa­ra de ha­ber­se apro­pia­do del te­rri­to­rio gua­ya­qui­le­ño, vio­lan­do la vi­gen­cia del ar­mis­ti­cio en be­ne­fi­cio de Co­lom­bia. Con es­te re­cla­mo, el pre­si­den­te de la Au­dien­cia in­ten­ta­ba man­te­ner a la pro­vin­cia sin re­cur­sos mi­li­ta­res pa­ra so­juz­gar­la fá­cil­men­te:

SU­PERAN­DO PRO­BLE­MAS QUE RETRASARON SU LLE­GA­DA A GUA­YA­QUIL, EL FU­TU­RO MARISCAL DE AYA­CU­CHO PU­DO AL FIN LO­GRAR EL APO­YO DEL CA­BIL­DO PA­RA CUM­PLIR CON SU CO­ME­TI­DO LI­BER­TA­RIO

Gua­ya­quil des­de el Cerro San­ta Ana.

Su­cre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.