Un po­lí­ti­co que se asen­tó en Gua­ya­quil y se pro­yec­tó co­mo fi­gu­ra na­cio­nal

RA­FAEL ARÍZAGA VEGA: ES­TE JO­VEN CUENCANO DE ALCURNIA PA­SÓ A VI­VIR EN GUA­YA­QUIL, DON­DE TU­VO AMI­GOS IN­TE­LEC­TUA­LES DE IZ­QUIER­DA, PAR­TI­CI­PÓ EN POLÍTICA, FUE MI­NIS­TRO, DI­PLO­MÁ­TI­CO Y AU­TOR DE VA­RIAS OBRAS.

Memorias Porteñas - - Mp -

Fue un personaje do­ta­do de es­pe­cial ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar los he­chos po­lí­ti­cos, asu­mir po­si­cio­nes y abra­zar cau­sas. Lo co­no­cí a fi­nes de 1998. El doc­tor Ra­fael Arízaga Vega vi­si­ta­ba a su fa­mi­liar, pre­si­den­te del Con­gre­so Na­cio­nal, pa­ra ana­li­zar el mo­men­to po­lí­ti­co y su­ge­rir de­ter­mi­na­das lí­neas de ac­ción. ba­tien­te liberal, Al­fon­so Ni­co­lás Or­tiz no lo acu­só y, al con­tra­rio se re­fi­rió a él co­mo un “ad­ver­sa­rio no­ble y ejem­plar”. Con esa no­ti­cia, y mu­chas más, nos aden­tra­mos en va­rias opor­tu­ni­da­des, él co­mo fuen­te inago­ta­ble de co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co, y yo co­mo un aten­to y cu­rio­so oyen­te. Me con­du­jo por to­do el pro­ce­so de en­fren­ta­mien­tos que tu­vo lu­gar den­tro del con­flic­to en­tre esas dos fuer­zas.

Des­cen­dien­te, co­mo fue, de una de las fi­gu­ras más des­co­llan­tes del con­ser­va­du­ris­mo cuencano, el co­ro­nel An­to­nio Vega Mu­ñoz me ubi­có en el di­ná­mi­co es­ce­na­rio po­lí­ti­co de fi­nes del si­glo XIX e ini­cios del XX, y eso me per­mi­tió aden­trar­me en un mo­men­to de la his­to­ria política na­cio­nal, re­du­ci­do, en la ma­yo­ría de las in­ves­ti­ga­cio­nes, a so­lo la ca­te­go­ría de en­fren­ta­mien­to en­tre las fuer­zas del pro­gre­so y el de­sa­rro­llo (li­be­ra­les) y las del atraso y la igno

mi­nia (con­ser­va­do­ras).

Me re­la­ta los por­me­no­res de la Ba­ta­lla de Gi­rón, del 23 de agos­to de 1895, en la que triun­fan las hues­tes li­be­ra­les y mue­ren más de 200 sol­da­dos con­ser­va­do­res. En esa opor­tu­ni­dad An­to­nio Vega per­de­rá a uno de sus más que­ri­dos com­pa­ñe­ros de lu­cha, el co­man­dan­te Ma­nuel Mos­que­ra. La con­tien­da ha­bría te­ni­do una pre­sen­cia, al la­do de los con­ser­va­do­res, de nu­me­ro­sas mu­je­res de Cuen­ca, de to­dos los es­tra­tos so­cia­les, que ha­brían apo­ya­do la de­fen­sa de su ciu­dad uti­li­zan­do agua mez­cla­da con ají, pie­dras ga­rro­tes, y que fue­ron ca­li­fi­ca­das por los li­be­ra­les co­mo “bea­tas lo­cas” y “pe­lan­dus­cas”. Los áni­mos de los en­fren­ta­dos que­da­rían en­cen­di­dos y Al­fa­ro dis­pon­dría la pre­sen­cia del ge­ne­ral Leó­ni­das Pla­za Gu­tié­rrez co­mo pa­ci­fi­ca­dor. La pre­sen­cia del li­be­ra­lis­mo en Cuen­ca se se­lló, se­gún su vi­sión, con una apo­teó­si­ca li­tur­gia re­li­gio­sa, y Pla­za ha­bría pro­ce­di­do a rea­li­zar cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les a fin de evi­tar una reac­ción fu­rio­sa de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad. En es­te he­cho, y to­man­do en cuen­ta que la de­ci­sión de ese “pa­ci­fi­ca­dor” se sa­lía de las di­rec­tri­ces al­fa­ris­tas, Ra­fael Arízaga es­ti­ma que esa ac­ti­tud de Pla­za se­ría una pre­mo­ni­ción de lo que ocu­rri­ría des­pués, cuan­do sur­ge co­mo cla­ro opo­si­tor y con­tra­dic­tor de Al­fa­ro den­tro de las fi­las del li­be­ra­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.