EL TÍO CAR­LOS B. DE SU­CRE

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉREZ PIMENTEL

Car­los de Su­cre ha­bía na­ci­do en Gua­ya­quil en cu­na de oro. Hi­jo de Jo­sé Ra­món de Su­cre y La­va­yen y de Car­lo­ta So­to­ma­yor y Lu­na Sway­ne, cre­ció huér­fano de ma­dre en la man­sión de su abue­la ma­ter­na, Car­lo­ta Sway­ne Mén­dez La Chi­ca, en la es­qui­na su­r­oes­te de la av. 9 de Oc­tu­bre y Chim­bo­ra­zo. Es­ta te­nía una her­mo­sa es­ca­le­ra de ma­de­ra la­bra­da, que al de­cir de quie­nes la co­no­cie­ron era una de las me­jo­res y más sun­tuo­sas de la ciu­dad. Su abue­lo ma­terno, Matías So­to­ma­yor y Lu­na Mi­ró, era un ri­co ha­cen­da­do en la pro­vin­cia de Los Ríos que en un via­je a Lima co­no­ció en ca­sa de Mo­des­to Sán­chez Car­bo a) el con­su­li­to del Ecua­dor, a la que se­ría su es­po­sa. Se ca­sa­ron en Lima y en lu­na de miel pa­sa­ron por Gua­ya­quil rum­bo a Eu­ro­pa. Con una par­te de la fa­bu­lo­sa do­te del sue­gro, Henry Sway­ne Wa­lla­ce, pro­pie­ta­rio de va­rios in­ge­nios en el Pe­rú, ad­qui­rió el so­lar de 9 de Oc­tu­bre y Chim­bo­ra­zo, don­de man­dó a cons­truir una rum­bo­sa re­si­den­cia de ma­de­ra, co­mo to­das las de su tiem­po. Cuan­do vol­vió del via­je do­ña Car­lo­ta se dio cuen­ta de que la es­ca­le­ra de in­gre­so a su ca­sa no es­ta­ba fa­bri­ca­da de acuer­do a sus exi­gen­tes gus­tos y dis­pu­so que la desar­men y ha­gan otra nue­va. Así de sim­ple.

Hi­ja de es­tos fue Car­lo­ta So­to­ma­yor y Lu­na Sway­ne, que se ca­só con Su­cre y tu­vo un hi­jo úni­co, Car­los de Su­cre, el cón­sul, pe­ro mu­rió al po­co tiem­po a cau­sa de un lo­ba­ni­llo en la ba­se de la es­pal­da, que fue ope­ra­do por el Dr. Ale­jo Las­cano con éxi­to; sin em­bar­go mu­rió cua­tro ho­ras más tar­de de in­far­to. El viu­do se ca­sa­ría con una pri­ma Ro­drí­guez La­va­yen y pu­so ca­sa apar­te, de don­de pro­ce­de la fa­mi­lia Su­cre Ro­drí­guez, en Qui­to.

Car­los de Su­cre se ra­di­có en 1902 en Fran­cia, de­sig­na­do vi­ce­cón­sul del Ecua­dor. Via­jó a Pa­rís ca­sa­do con Ali­cia Men­do­za Coello, ma­tri­mo­nio sin hi­jos. La dé­ca­da de los años 1930 fue de gra­ve po­bre­za pa­ra Oc­ci­den­te a cau­sa de la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les tras la quie­bra de la bol­sa de va­lo­res de Wall Street, en Nue­va York. En ma­yo de ese año 30 ocu­rrió el ase­si­na­to en Gua­ya­quil del pri­mo En­ri­que Men­do­za Las­sa­vau­jeau, que tra­jo con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas a la fa­mi­lia. El 32 fa­lle­ció en Pa­rís y en bra­zos de Car­lo­ta Men­do­za Ca­rriel, la abue­la Ma­ría de Jesús Coello Mo­ran­te vda. de Men­do­za, de no­ven­ta y nue­ve años y sin en­fer­me­dad vi­si­ble.

Ese año el gru­po po­lí­ti­co fas­cis­ta de­no­mi­na­do de los Com­pac­ta­dos en Qui­to, tras per­der la gue­rra de los cua­tro días don­de co­rrió la san­gre has­ta los to­bi­llos, le pi­dió a Su­cre que lo­ca­li­ce de ur­gen­cia al jo­ven abo­ga­do Jo­sé Ma­ría Ve­las­co Iba­rra, de quien se sa­bía que es­ta­ba si­guien­do unos cur­sos li­bres en La Sor­bo­na, por­que ha­bía si­do pre­sen­ta­da su can­di­da­tu­ra pa­ra dipu­tado.

Su­cre se to­mó el tra­ba­jo de bus­car­lo y al en­con­trar­lo vi­vien­do en una mo­des­tí­si­ma pen­sión pa­gó el pa­sa­je en ter­ce­ra a Gua­ya­quil y has­ta le com­pró dos ter­nos, pues los que te­nía es­ta­ban des­co­lo­ri­dos. Des­de en­ton­ces co­men­zó la ca­rre­ra del Gran Au­sen­te, que ob­tu­vo su pri­me­ra Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca dos años más tar­de, en 1934.

Pe­ro los tiem­pos del ca­cao ha­bían pa­sa­do y dis­mi­nui­das las ren­tas men­sua­les de Gua­ya­quil co­men­zó la po­bre­za de las tres her­ma­nas Men­do­za Coello. Ellas ha­bían vi­vi­do de las ven­tas de tie­rras en Vin­ces y Pa­len­que, ad­mi­nis­tra­das por su her­mano, el con­de Fe­li­pe, pe­ro a la muer­te de su ma­dre, do­ña Ma­ría de Jesús Coello vda. de Men­do­za, em­pe­za­ron a es­ca­sear las re­me­sas. De vez en cuan­do el con­su­la­do les en­via­ba unas tra­duc­cio­nes; mas, co­mo Ana y An­ge­li­na ca­si eran unas adul­tas ma­yo­res y sol­te­ras de­bi­do a la es­tric­tez de sus cos­tum­bres, se sen­tían in­ca­pa­ci­ta­das pa­ra sa­lir a tra­ba­jar. La otra her­ma­na, Ali­cia de Su­cre, siem­pre ha­bía si­do una ama de ca­sa. De los tres sobrinos Men­do­za Ca­rriel que ha­bían cria­do so­lo que­da­ba Car­lo­ta en Fran­cia, ca­sa­da y con nu­me­ro­sos hi­jos que man­te­ner.

En sep­tiem­bre de 1939, al ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la di­fí­cil si­tua­ción de ellas se vol­vió trá­gi­ca al ocu­rrir la ocu­pa­ción mi­li­tar ale­ma­na. Em­pe­za­ron las li­mi­ta­cio­nes pro­pias de to­do con­flic­to ar­ma­do. Es­ca­sea­ban los ali­men­tos y me­di­ci­nas que so­lo po­dían ad­qui­rir­se con tar­je­tas de ra­cio­na­mien­to y cuan­do el 42 el Ecua­dor fue for­za­do por los Es­ta­dos Uni­dos a de­cla­rar la gue­rra a Ale­ma­nia, Su­cre fue in­me­dia­ta­men­te de­te­ni­do con su es­po­sa y dos cu­ña­das y tras­la­da­dos to­dos al ho­tel Am­bas­sa­dor, en el bou­le­vard Hauss­man, por el car­go di­plo­má­ti­co que Su­cre ha­bía desem­pe­ña­do en Pa­rís. A úl­ti­ma ho­ra la fa­mi­lia fue au­to­ri­za­da a vi­si­tar­los pues iban pre­sos. La es­ce­na fue des­ga­rra­do­ra por­que sa­bían que no se ve­rían más.

Su­cre ins­tru­yó a su so­bri­na Car­lo­ta Men­do­za de Bru­neau pa­ra que con su es­po­so y cua­tro hi­jos ocu­pen el de­par­ta­men­to que de­ja­ban amo­bla­do pues no se les per­mi­tió sa­car na­da y evi­tar así que fue­re re­qui­sa­do.

A los cua­tro pri­sio­ne­ros los tras­la­da­ron le­jos, a un ho­te­li­to -el Ber­nar­dot­te- si­tua­do en el No. 3 de la rue Ber­nar­dot­te, en el pue­bli­to de Pau, si­tua­do en los pi­ri­neos fran­ce­ses, don­de pa­sa­ron mo­les­tias y ne­ce­si­da­des, pe­ro el gen­til tío Su­cre es­cri­bía tar­je­tas pos­ta­les siem­pre con op­ti­mis­mo. El 31 de oc­tu­bre del 42: “Es­tu­ve gra­ve­men­te en­fer­mo pe­ro si­go op­ti­mis­ta. Sean op­ti­mis­tas co­mo soy yo tam­bién. Pa­sa­mos frío y ham­bre. Es­pe­rar los días me­jo­res con pa­cien­cia y sin in­quie­tar­nos an­tes de que sea el tiem­po. To­do en la vi­da es po­si­ble y lo im­po­si­ble tam­bién”. El 2 de enero del 43 di­ce: “Pa­cien­cia y co­ra­je es­pe­ran­do días me­jo­res que ven­drán co­mo la cal­ma des­pués de la tem­pes­tad. Vi­vo co­mo si la gue­rra no exis­te y co­mo si yo me en­cuen­tro de va­ca­cio­nes en los Pi­ri­neos. To­do el mun­do me acom­pa­ña pa­ra desear­les un año fe­liz. ¿Re­ci­bie­ron los pa­que­tes que les en­vié? Lle­van un po­co de to­do”.

Po­co des­pués los cua­tro pa­sa­ron a un cam­po de con­cen­tra­ción pa­ra pri­sio­ne­ros ate­nua­dos que fun­cio­na­ba en el Rhein­ho­tel Dres­sen, en Go­des­berg, Ale­ma­nia, des­ti­na­do a los di­plo­má­ti­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, a los fran­ce­ses del ré­gi­men de Vichy y a ofi­cia­les fran­ce­ses, don­de es­tu­vie­ron has­ta prin­ci­pios del 44, que fue­ron li­be­ra­dos y em­bar­ca­dos en el tras­atlán­ti­co Grips­holm de ban­de­ra sue­ca, el cual arri­bó el 15 de mar­zo del 44 a Ellis Is­land, EE. UU. De allí si­guie­ron a un ho­tel en Nue­va York, per­ma­ne­cien­do has­ta el fa­lle­ci­mien­to de Su­cre el 2 de enero del 46. Su viu­da y cu­ña­das lo cre­ma­ron y vol­vie­ron con sus res­tos a Gua­ya­quil, tras una sa­ga de ca­si me­dio si­glo (1902-1946), y hoy re­po­san en el ce­men­te­rio ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.