Orí­ge­nes de la diplomacia EN GUA­YA­QUIL. Pri­me­ra par­te

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Es­ta se­ma­na que­ri­do lec­tor, abor­da­ré un te­ma del que muy po­co se ha ha­bla­do y que re­ve­la mu­cho de lo que fui­mos, an­tes de que ob­tu­vié­se­mos nues­tra eman­ci­pa­ción de la Co­ro­na es­pa­ño­la y lue­go de que se die­ra nues­tra in­de­pen­den­cia.

Te con­ta­ré de qué mo­do nues­tra ciu­dad desen­vol­vió sus re­la­cio­nes con las po­bla­cio­nes cer­ca­nas y “a pos­te­rio­ri” con ca­pi­ta­nías, au­dien­cias y vi­rrei­na­tos, por su con­di­ción de puer­ta, ini­cian­do así una ac­ti­vi­dad que de­ven­dría en el ger­men de las pri­me­ras re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas del Es­ta­do Li­bre de Gua­ya­quil, des­pués de lo­grar su in­de­pen­den­cia el 9 de Oc­tu­bre de 1820. Vea­mos pues: A par­tir de que Gua­ya­quil se asien­ta de­fi­ni­ti­va­men­te en las fal­das del Lo­min­chao (Ce­rri­to Ver­de y más tar­de ce­rro de San­ta Ana), se ini­cian sus re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, pri­me­ro con los ha­bi­tan­tes de las otras au­dien­cias vía ma­rí­ti­ma y lue­go con los ex­tran­je­ros de di­ver­sas la­ti­tu­des del mun­do, que con di­fe­ren­tes ob­je­ti­vos, lle­ga­ban a es­te puer­to.

Con la unión de la Co­ro­na de Por­tu­gal y la de Es­pa­ña (de Fe­li­pe II), los gua­ya­qui­le­ños se vie­ron avo­ca­dos a tra­tar con mer­ca­de­res por­tu­gue­ses que mo­no­po­li­za­ron el trá­fi­co de es­cla­vos en el Mar del Sur, quie­nes vin­cu­la­rían a nues­tro te­rri­to­rio con la le­ja­na Asia.

Es­ta re­la­ción du­ra­rá has­ta 1640, cuan­do los Bra­gan­za de Por­tu­gal con­si­guie­ron li­be­rar­se de la tu­te­la de Es­pa­ña.

Du­ran­te ese pe­rio­do los gua­ya­qui­le­ños ten­drían en­cuen­tros con na­ve­gan­tes de va­rias na­cio­nes eu­ro­peas, pe­ro en par­ti­cu­lar in­gle­ses, fran­ce­ses y na­ve­gan­tes de los Paí­ses Ba­jos (mu­chos de ellos fi­li­bus­te­ros, bu­ca­ne­ros o cor­sa­rios), que lle­ga­ron a las cos­tas del Pa­cí­fi­co es­pa­ñol, unas ve­ces pa­ra co­mer­ciar y otras pa­ra sa­quear sus pue­blos u ocu­par sus tie­rras.

Así, los gua­ya­qui­le­ños tra­ta­rían con gen­te que ha­bla­ba di­fe­ren­tes len­guas ( in­glés, fran­cés, ho­lan­dés, por­tu­gués, etc.), sien­do, de al­gu­nos, sus vic­ti­mas, y de otros, so­cios co­mer­cia­les o pro­vee­do­res, con los que en­ta­bla­ron im­por­tan­tes re­la­cio­nes de amis­tad y en al­gu­nos ca­sos, has­ta em­pa­ren­tan­do con ellos.

Con el tiem­po y lue­go de re­sol­ver­se ( aun­que sea de ma­ne­ra par­cial) los con­flic­tos que Es­pa­ña te­nía con Fran­cia, In­gla­te­rra y los Paí­ses Ba­jos, la po­bla­ción de nues­tra ciu­dad “tra­ta­rá” más a me­nu­do con ellos, pues mu­chos se con­ver­ti­rían en pro­vee­do­res de mer­ca­de­rías co­mo el acei­te de ba­lle­na, o com­pra­do­res de los bie­nes agrí­co­las y ar­te­sa­na­les ( de hie­rro, ma­de­ra y cue­ro) pro­du­ci­dos por agri­cul­to­res y ar­te­sa­nos de la ciu­dad y su re­gión de en­cla­ve.

Un ac­ta del Ca­bil­do gua­ya­qui­le­ño, fe­cha­da 4 de no­viem­bre de 1721 nos per­mi­te ase­ve­rar­lo.

Vea­mos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.