MÁS MI­TOS EN LA HIS­TO­RIA GUA­YA­QUI­LE­ÑA Y DE SI­MÓN BO­LÍ­VAR

Memorias Porteñas - - MP - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

SE CO­NO­CE PO­CO DEL CO­LE­GIO ELEC­TO­RAL QUE DE­CI­DIÓ EL FU­TU­RO DE GUA­YA­QUIL.

En MP# 60 men­cio­né al­gu­nos mi­tos de la his­to­ria ecua­to­ria­na; hay mu­chos más, crea­ción de na­cio­na­les y ex­tran­je­ros que la han ma­ni­pu­la­do. Ex­pon­go otros ca­sos:

La co­mu­ni­ca­ción de ju­lio de 1822 en­tre­ga­da al Ca­bil­do por la “ma­yo­ría” de gua­ya­qui­le­ños acep­tan­do ane­xar­se a Co­lom­bia, pa­ra ha­cer­la lle­ga­ra Si­món Bo­lí­var ,¿ ex­pre­só el sen­ti­mien­to ma­yo­ri­ta­rio de ellos?

Bo­lí­var in­gre­só a Gua­ya­quil el 11-7-1822, su afán fue ane­xar Gua­ya­quil a Co­lom­bia, a cual­quier cos­to. Los gua­ya­qui­le­ños se di­vi­dían en tres vo­lun­ta­des: ane­xar­se a Perú, a Co­lom­bia o per­ma­ne­cer in­de­pen­dien­tes. Lo su­ce­di­do ese mes de­bió que­dar más do­cu­men­ta­do, hay va­cíos en tan im­por­tan­te fe­cha. Ge­ró­ni­mo Es­pe­jo, ge­ne­ral ar­gen­tino que es­tu­vo con San Mar­tín, hi­zo un li­bro so­bre el even­to y hay do­cu­men­ta­ción en el archivo de Si­món Bo­lí­var. Los his­to­ria­do­res bo­li­va­ria­nos afir­man que eran po­cos los gua­ya­qui­le­ños que no acep­ta­ban unir­se a Co­lom­bia y po­nen co­mo ver­dad in­con­tras­ta­ble una co­mu­ni­ca­ción que pa­ra ellos, to­do el pue­blo de Gua­ya­quil la ha­bía fir­ma­do. En los ar­chi­vos so­bre Bo­lí­var hay una co­mu­ni­ca­ción ti­tu­la­da Re­pre­sen­ta­ción de las ca­be­zas de fa­mi­lia de la ciu­dad de Gua­ya­quil; fue di­ri­gi­da al pre­si­den­te del ayun­ta­mien­to. En lo más destacado se lee: “…ha vis­to ayer la glo­rio­sa en­tra­da de S. E. el Li­ber­ta­dor pre­si­den­te, vic­to­rea­da por to­da la ca­pi­tal, que pro­cla­ma­ba con en­tu­sias­mo ‘Gua­ya­quil in­cor­po­ra­do a Co­lom­bia’. En es­te ac­to so­lem­ne y au­gus­to no ha in­ter­ve­ni­do frau­de, ni ar­ti­fi­cio, […]. Te­ne­mos, pues, la ab­so­lu­ta plu­ra­li­dad de la pro­vin­cia en fa­vor de la agre­ga­ción […]. Si el vo­to de los re­pre­sen­tan­tes fue­se con­tra­rio al de sus co­mi­ten­tes, se ten­dría por un ac­to de sin­gu­lar opi­nión: aguar­dar­lo, es inútil, por­que di­la­ta el cum­pli­mien­to que me­re­ce el plá­ci­to es­pon­tá­neo y so­lem­ne de un pue­blo […], le in­ci­ta­mos re­ve­ren­te­men­te pa­ra que fi­na­li­ce es­te in­tere­san­te asun­to…”. Co­mo no hay nom­bre de quién se hi­zo pre­sen­te en el Ca­bil­do y a tí­tu­lo de qué re­pre­sen­ta­ba a las fa­mi­lias gua­ya­qui­le­ñas, la co­mu­ni­ca­ción no fue le­gí­ti­ma de los sen­ti­mien­tos gua­ya­qui­le­ños.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de re­vi­sar ac­tas del Go­bierno Pro­vi­so­rio de Gua­ya­quil pre­si­di­do por Jo­sé Joa­quín Ol­me­do, fe­cha­das ju­lio de 1822. Se tra­ta­ba de las úl­ti­mas se­sio­nes de esa cor­po­ra­ción, días des­pués la ma­yo­ría de sus miem­bros aban­do­na­ban el país por te­mor a re­pre­sa­lias de Bo­lí­var. En­tre los te­mas tra­ta­dos es­tu­vo la co­mu­ni­ca­ción; ha­bían des­cu­bier­to que mu­chí­si­mos de los fir­man­tes no vi­vían en la ciu­dad, otros eran ni­ños y per­so­nas me­no­res de edad. La dis­cu- sión se cen­tra­ba en si de­bían im­pug­nar­la. ¿Por qué no lo hi­cie­ron? Se­gu­ra­men­te por te­mor. Bo­lí­var ha­bía in­gre­sa­do a Gua­ya­quil con mi­les de sol­da­dos y es­ta­ba dis­pues­to a to­do, no per­mi­ti­ría que na­da obs­tru­ye­ra su ca­mino. Pa­ra él, Gua­ya­quil era vi­tal, sim­bo­li­za­ba una mi­na de oro que de­bía ex­plo­tar­se pa­ra fi­nan­ciar sus cam­pa­ñas en Perú. En efec­to, ya lo ha­bía he­cho pa­ra fi­nan­ciar las cam­pa­ñas ca­mino a Quito.

Lue­go re­vi­sé ac­tas del Ca­bil­do, el te­ma de la co­mu­ni­ca­ción es­pu­ria tam­bién se ha­bía tra­ta­do en las se­sio­nes. En la del 13-7-1822, el re­gi­dor Sanz ex­po­ne: “…las 193 fir­mas de la re­pre­sen­ta­ción pa­ra su de­ci­sión in­he­ren­te de la Pro­vin­cia, sin em­bar­go de que la ma­yor par­te de los sus­cri­tos no son ve­ci­nos…”. El re­gi­dor Con­cha agre­ga: “…no com­po­nien­do las fir­mas de la re­pre­sen­ta­ción ni una dé­ci­ma par­te de los ve­ci­nos…”. El re­gi­dor Suá­rez aco­ta: “…los que re­pre­sen­tan son muy po­cos los que se co­no­ce, unos por fal­ta de ve­cin­da­rio, otros por ser me­no­res de edad y otros por­que no tie­nen la fa­cul­tad de po­der re­pre­sen­tar”. Evi­den­cias abru­ma­do­ras con­fir­man que gran par­te de los gua­ya­qui­le­ños no es­ta­ban a fa­vor de la ane­xión. El re­cha­zo se hi­zo pre­sen­te a lo lar­go de la dé­ca­da de vi­da de Gran Co­lom­bia. Hu­bo pro­tes­tas y al­gu­nas ter­mi­na­ron en una suer­te de gue­rra ci­vil. En 1827 Flo­res ame­na­zó in­va­dir Gua­ya­quil y a par­tir de 1828, se en­fren­ta­ron los gua­ya­qui­le­ños pro-Perú con­tra los pro-Co­lom­bia; se re­qui­rió la pre­sen­cia de Bo­lí­var y Su­cre. FUE SI­MÓN BO­LÍ­VAR ¿AD­MI­RA­DOR O DETRACTOR DE ES­TA­DOS UNI­DOS?

Los so­cia­lis­tas del Go­bierno que aca­ba de ter­mi­nar, in­clu­yen­do his­to­ria­do­res de esa mis­ma ideo­lo­gía, afir­man que Bo­lí­var te­nía pé­si­ma opi­nión de EE. UU. Se li­mi­tan a re­pe­tir lo sos­te­ni­do por otros iz­quier­dis­tas de la re­gión, que se de­bía com­ba­tir su im­pe­ria­lis­mo. Los he­chos a con­ti­nua­ción pro­ba­rán que es to­do lo con­tra­rio. En su pri­me­ra vi­si­ta a ese país en 1807, mos­tró ad­mi­ra­ción por Geor­ge Was­hing­ton. En 1825, a so­li­ci­tud del Go­bierno de EEUU, el mar­qués Jo­sé Ma­ría Lafayette, hé­roe de su in­de­pen­den­cia, via­jó a Co­lom­bia pa­ra en­tre­gar a Bo­lí­var un me­da­llón con el re­tra­to de Geor­ge Was­hing­ton, pró­cer es­ta­dou­ni­den­se y pri­mer pre­si­den­te; in­cluía par­te de su ca­be­llo, es­te se acos­tum­bra­ba a po­ner­se. Era un re­co­no­ci­mien­to que se le ha­cía por su lu­cha pa­ra in­de­pen­di­zar a

las re­pú­bli­cas su­da­me­ri­ca­nas. La­men­ta­ble­men­te es­ta­ba en Li­ma y se lo hi­cie­ron lle­gar me­ses des­pués. Emo­cio­na­do co­men­tó: “Hoy he to­ca­do con mis ma­nos es­te ines­ti­ma­ble pre­sen­te. La ima­gen del pri­mer bien­he­chor del con­ti­nen­te de Co­lón, pre­sen­ta­da por el hé­roe ciu­da­dano ge­ne­ral Lafayette y ofre­ci­da por el no­ble vás­ta­go de esa fa­mi­lia in­mor­tal, era cuan­to po­dría re­com­pen­sar el más es­cla­re­ci­do mé­ri­to del pri­mer hom­bre del uni­ver­so. ¿Se­ré yo digno de tan­ta glo­ria?

No: mas la acep­to con un go­zo y una gra­ti­tud que lle­ga­rán, jun­to con los res­tos ve­ne­ra­bles del pa­dre de la Amé­ri­ca, a las más re­mo­tas ge­ne­ra­cio­nes de mi pa­tria…”. Des­de ese mo­men­to, Bo­lí­var lo lle­vó pues­to en su uni­for­me mi­li­tar.

En car­ta a Lafayette des­de Li­ma, 20- 31826, Bo­lí­var le es­cri­be: “Por los pa­pe­les pú­bli­cos he sa­bi­do con un go­zo inex­pli­ca­ble que ha­béis te­ni­do la bon­dad de hon­rar­me con un te­so­ro pro­ce­den­te de Mount Ver­non [re­si­den­cia de la fa­mi­lia Was­hing­ton]. El re­tra­to de Was­hing­ton, al­gu­nos de sus res­tos ve­ne­ra­bles, y unos de los mo­nu­men­tos de su glo­ria de­ben pre­sen­tar­se por vues­tras ma­nos en nom­bre de los her­ma­nos del gran ciu­da­dano: no hay pa­la­bra con qué ex­pli­car to­do el va­lor que tie­ne en mi co­ra­zón es­te pre­sen­te, y sus con­si­de­ra­cio­nes tan glo­rio­sas pa­ra mí. La fa­mi­lia de Was­hing­ton me hon­ra más allá de mis es­pe­ran­zas, aun las más ima­gi­na­rias, por­que Was­hing­ton pre­sen­ta­do por Lafayette es la co­ro­na de to­das las re­com­pen­sas hu­ma­nas […]. ¡ Ah! ¡ Qué mor­tal se­ría digno de los ho­no­res en que se dig­nan col­mar­me vos y Mount Ver­non! Mi con­fu­sión es igual al re­co­no­ci­mien­to que hoy ofrez­co jun­to con el res­pe­to y la ve­ne­ra­ción que to­do hom­bre de­be al Néstor de la Li­ber­tad [se re­fie­re a Was­hing­ton]”.

Bo­lí­var no so­lo en­vió agen­tes a Lon­dres, tam­bién lo hi­zo a EE. UU. Uno de ellos, Ma­nuel To­rres, ac­tua­ba de in­ter­me­dia­rio en­tre re­vo­lu­cio­na­rios y co­mer­cian­tes, Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y otros con­tac­tos, pa­ra com­prar ar­mas y bus­car apo­yo po­lí­ti­co. Otro, Pe­dro Gual, fir­mó el Tra­ta­do An­der­son-Gual, el pri­me­ro bi­la­te­ral de EE. UU. con una re­pú­bli­ca ame­ri­ca­na. En escritos y dis­cur­sos de Bo­lí­var se no­ta su ad­mi­ra­ción por ese país; el más fa­mo­so, de An­gos­tu­ra, fe­bre­ro, 1819: “…el pue­blo nor­te­ame­ri­cano es un mo­de­lo sin­gu­lar de vir­tud po­lí­ti­ca y rec­ti­tud mo­ral [...]; esa na­ción na­ció en li­ber­tad, se crió en li­ber­tad y se man­tu­vo so­lo por la li­ber­tad”. En un en­sa­yo so­bre edu­ca­ción pú­bli­ca, al re­fe­rir­se a EE. UU. Es­cri­be: “… esa tie­rra de li­ber­tad y ho­gar de la vir­tud cí­vi­ca”.

Da­vid Bush­nell, el bió­gra­fo de Bo­lí­var más im­por­tan­te, contemporá­neo de ha­bla in­gle­sa co­men­ta: “En ge­ne­ral, tu­vo una bue­na im­pre­sión de los nor­te­ame­ri­ca­nos que co­no­ció…”. Afir­ma que las re­la­cio­nes co­men­za­ron a en­friar­se a par­tir de su via­je a Bo­li­via: “Bo­lí­var en 1825 ha­bía re­ve­la­do el con­cep­to de un pre­si­den­te vi­ta­li­cio con de­re­cho a ele­gir a su su­ce­sor, con­cep- to que pron­to se­ría til­da­do de pro­pues­ta dis­fra­za­da de mo­nar­quía. Un pre­si­den­te vi­ta­li­cio era la pie­dra an­gu­lar de la cons­ti­tu­ción que per­so­nal­men­te re­dac­tó pa­ra Bo­li­via y que te­nía la es­pe­ran­za de que even­tual­men­te se­ría un mo­de­lo pa­ra otros paí­ses, in­clu­yen­do la Gran Co­lom­bia; pe­ro no cap­tó la sim­pa­tía de la ma­yo­ría de pu­bli­cis­tas li­be­ra­les. Ni tam­po­co fue recibida fa­vo­ra­ble­men­te por la opi­nión en los Es­ta­dos Uni­dos, una na­ción que se con­si­de­ra­ba el ba­luar­te del re­pu­bli­ca­nis­mo en un mun­do aún do­mi­na­do por mo­nar­quías […], los re­pre­sen­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca La­ti­na au­men­ta­ron su cau­te­la con el Li­ber­ta­dor. El cón­sul en Li­ma, Wi­lliam Tu­dor, cam­bió abrup­ta­men­te de ser ad­mi­ra­dor de Bo­lí­var a ca­si un detractor pa­to­ló­gi­co, til­dán­do­lo en sus des­pa­chos de usur­pa­dor y ‘lo­co’ hi­pó­cri­ta. Char­gé Beau­fort T. Watts en Bo­go­tá, que aún se rehu­sa­ba a creer que Bo­lí­var ha­bía trai­cio­na­do al re­pu­bli­ca­nis­mo […], es­cri­bió una apa- sio­na­da car­ta en mar­zo de 1827, im­plo­rán­do­le que […] vuel­va a la ca­pi­tal co­lom­bia­na [ …], y asu­ma nue­va­men­te la pre­si­den­cia pa­ra ‘sal­var’ el país…”. LA PA­TRIA GRAN­DE DE SI­MÓN BO­LÍ­VAR

Los úl­ti­mos diez años, so­cia­lis­tas del si­glo XXI aco­li­ta­ron el pen­sa­mien­to cha­vis­ta, se hi­cie­ron bo­li­va­ria­nos y re­pi­tie­ron has­ta la sa­cie­dad la ex­pre­sión Pa­tria Gran­de. Que­rían emu­lar a Bo­lí­var y ha­cer reali­dad su pro­yec­to. Fra­ca­sa­ron: Chá­vez, Ma­du­ro, Kirch­ner y Lu­la oca­sio­na­ron po­bre­za y co­rrup­ción. Ma­du­ro, tam­bién muer­te. Cuan­do Bo­lí­var to­mó la de­ci­sión de li­be­rar par­te de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la, tu­vo en men­te crear un gran país; su sue­ño era la uni­dad his­pa­noa­me­ri­ca­na, la reali­dad fue otra. A po­co tiem­po de tra­ji­nar en­tre Ve­ne­zue­la y Bo­li­via se dio cuen­ta de que ja­más se­ría el Was­hing­ton sud­ame­ri­cano. No es­ta­ba dis­pues­to a de­jar el po­der, crea­ría una pa­tria gran­de a su ma­ne­ra. En nu­me­ro­sas car­tas y ac­tos se apre­cia có­mo fue cam­bian­do su for­ma de pen­sar; de ser li­be­ral pa­só a dic­ta­dor. El 13-91829, en­fer­mo y a un año de fa­lle­cer, Bo­lí­var es­cri­be al ge­ne­ral Da­niel Flo­ren­cio O’Leary, su fiel ede­cán, lo que te­nía en men­te en las nue­vas re­pú­bli­cas: “Yo pien­so que me­jor se­ría pa­ra la Amé­ri­ca adop­tar el Co­rán que el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, aun­que es el me­jor del mun­do”. Se ade­lan­tó más de un si­glo a la res­pues­ta que Fi­del Cas­tro dio a la en­tre­vis­ta­do­ra Ma­ría Sh­ri­ver de la ca­de­na de TV NBC, cuan­do le pre­gun­tó dón­de es­ta­ba la de­mo­cra­cia que pro­cla­mó cuan­do subió al po­der; cí­ni­ca­men­te le con­tes­tó que en Cu­ba sí ha­bía de­mo­cra­cia pe­ro al es­ti­lo cu­bano.

Bo­lí­var con me­da­llón - re­tra­to de Was­hing­ton.

Ac­ta Ca­bil­do de Gua­ya­quil 13-7-1822

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.