ORÍ­GE­NES DE LA DI­PLO­MA­CIA

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YO

La se­ma­na pa­sa­da, que­ri­do lec­tor, nos que­da­mos vien­do co­mo Ol­me­do no­ti­fi­ca­ba a Bo­lí­var y a San Mar­tín el nue­vo es­ta­do so­cio­po­lí­ti­co de Gua­ya­quil, de­mos­tran­do su ca­pa­ci­dad pa­ra ma­ne­jar su des­tino y su de­ci­sión de apo­yar las ini­cia­ti­vas de los li­ber­ta­do­res.

Es­ta se­ma­na con­ti­nua­re­mos vien­do la for­ma en que ejer­cía su so­be­ra­nía y es­ta­ble­cía con­tac­tos con las na­cio­nes li­be­ra­das, tan­to al nor­te co­mo al sur de su te­rri­to­rio.

La idea de Ol­me­do te­nía, en es­te sen­ti­do, al­can­ces muy es­pe­cia­les, pues con fe­cha 11 de no­viem­bre de 1820, es de­cir, un mes des­pués del even­to que die­ra a la re­gión su li­ber­tad, nues­tro ilus­tre per­so­na­je re­dac­tó, con la ayu­da de los re­pre­sen­tan­tes de ca­da uno de los pue­blos del jo­ven Es- ta­do, un re­gla­men­to cons­ti­tu­cio­nal en el que sus ar­tícu­los se­gun­do, ter­ce­ro y dé­ci­mo cuar­to, de­jan ver cla­ra­men­te el de­seo de man­te­ner re­la­cio­nes con otros pue­blos, pe­ro ya co­mo Es­ta­do li­bre, con el fin de me­jo­rar sus con­di­cio­nes y pro­mo­ver su co­mer­cio.

Es­te re­gla­men­to crea­do en for­ma em­brio­na­ria co­mo una Cons­ti­tu­ción a la que se le irían in­cor­po­ran­do nue­vos ar­tícu­los (se­gún fue­ran apa­re­cien­do las co­yun­tu­ras y ne­ce­si­da­des que lo exi­gie­ran), po­co a po­co fue to­man­do más cuer­po has­ta el pun­to de ser ma­ne­ja­do co­mo una ver­da­de­ra y prác­ti­ca “Cons­ti­tu­ción”.

Pe­ro vea­mos en qué con­sis­tía su con­te­ni­do: (11 de no­viem­bre de 1820) Ar­ticu­lo 1º.- La pro­vin­cia de Gua­ya­quil es li­bre e in­de­pen­dien­te; su re­li­gión es la ca­tó­li­ca; su go­bierno es elec­ti­vo: y sus le­yes las mis­mas que re­gían úl­ti­ma­men­te en cuan­to no se opon­gan a la nue­va for­ma de go­bier- no es­ta­ble­ci­do.

Ar­tícu­lo 2º.- La Pro­vin­cia de Gua­ya­quil se de­cla­ra en en­te­ra li­ber­tad pa­ra unir­se a la gran­de aso­cia­ción que le con­ven­ga de las que se han de for­mar en la Amé­ri­ca del Sur.

Ar­tícu­lo 3º.- El co­mer­cio se­rá li­bre por mar y tie­rra en to­dos los pue­blos que nos opon­gan a la for­ma li­bre de nues­tro go­bierno.

Ar­tícu­lo 4º.- El go­bierno re­si­di­rá en tres in­di­vi­duos ele­gi­dos por los elec­to­res de los pue­blos: en­ten­de­rá en to­do lo go­ber­na­ti­vo y eco­nó­mi­co de la ad­mi­nis­tra­ción pu­bli­ca; ha­brá un se­cre­ta­rio con voz y vo­to en la im­po­si­bi­li­dad de al­guno de los vo­ca­les de la Jun­ta; y dos ofi­cia­les de Se­cre­ta­ría: to­do con do­ta­ción fi­ja.

Ar­tícu­lo 5º.- Ade­más de las atri­bu­cio­nes co­mu­nes ane­xas al Go­bierno, le com­pe­te­rán las si­guien­tes: 1º pro­veer to­dos los em­pleos ci­vi­les y mi­li­ta­res: 2º, im­po­ner con­tri­bu­cio­nes: 3º, ce­le­brar tra­ta­dos de amis­tad y co­mer­cio: 4º, le­van­tar tro­pas y di­ri­gir­las don­de con­ven­ga: 5º, em­pren­der obras pú­bli­cas; 6º, for­mar re­gla­men­tos pa­ra el co­mer­cio na­cio­nal y ex­tran­je­ro y pa­ra to­dos los de­más ra­mos de la ad­mi­nis­tra­ción.

Ar­tícu­lo 6º.- Ca­da mes se pu­bli­ca­rá un es­ta­do por ma­yor de la en­tra­da, sa­li­da y exis­ten­cia de la Te­so­re­ría. Ca­da tres me­ses se pu­bli­ca­rá un es­ta­do por me­nor de en­tra­das y gas­tos pú­bli­cos.

Ar­tícu­lo 7º.- El arre­glo de la tro­pa, or­den de as­cen­sos, pla­nes de de­fen­sa y to­do lo con­cer­nien­te a la mi­li­cia per­te­ne­ce al je­fe mi­li­tar.

Ar­tícu­lo 8º.- En cual­quier pe­li­gro de la pa­tria, el Go­bierno de acuer­do con el je­fe mi­li­tar, con­sul­ta­rá la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Ar­tícu­lo 9º.- Des­de la edad de 16 años na­die es­ta­rá li­bre del ser­vi­cio mi­li­tar, cuan­do lo pi­da la se­gu­ri­dad y de­fen­sa del país.

Ar­tícu­lo 10º.- Los jue­ces so­la­men­te en­ten­de­rán en lo con­ten­cio­so de las cau­sas, y ad­mi­nis­tra­rán jus­ti­cia en lo ci­vil y cri­mi­nal. Na­die se­rá juz­ga­do por co­mi­sión es­pe­cial. Ha­brá un juez de le­tras nom­bra­do por el Go­bierno con las atri­bu­cio­nes que le da­ba la úl­ti­ma ley, al cual tam­bién co­rres­pon­de lo con­ten­cio­so de ha­cien­da.

Ar­tícu­lo 11º.- Ha­brá un juz­ga­do pa­ra los re­cur­sos de se­gun­da ins­tan­cia com­pues­to de tres miem­bros.

Ar­tícu­lo 12º.- Los al­cal­des de los pue­blos son tam­bién jue­ces de pri­me­ra ins­tan­cia; y los re­cur­sos con­tra ellos se im­pon­drán an­te el juz­ga­do de se­gun­da ins­tan­cia,

Ar­tícu­lo 13º.- La per­tur­ba­ción del or­den pú­bli­co es un cri­men de Es­ta­do. To­do fal­so de­la­tor su­fri­rá la pe­na que me­re­ce el de­li­to que de­la­ta.

Ar­tícu­lo 14º.- Ha­brá una dipu­tación de co­mer­cio arre­gla­da en lo po­si­ble a la or­de­nan­za de Car­ta­ge­na. El Juz­ga­do de al­za­das se com­pon­drá de un in­di­vi­duo del Juz­ga­do de se­gun­da ins­tan­cia sa­ca­do por suer­te y de dos co­le­gas nom­bra­dos por las par­tes. El pri­me­ro y el se­gun­do dipu­tado se ele­gi­rán ca­da dos años en jun­ta ge­ne­ral de Co­mer­cio.

Ar­tícu­lo 15º.- Pa­ra el go­bierno in­te­rior de los pue­blos ha­brá un Ayun­ta­mien­to ele­gi­do por los pa­dres de fa­mi­lia o ca­be­zas de ca­sa. El Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal se com­pon­drá de dos al­cal­des, diez re­gi­do­res, un sín­di­co pro­cu­ra­dor con voz y vo­to, y un se­cre­ta­rio. Se­rá pre­si­di­do por el pre­si­den­te de la Jun­ta de Go­bierno. Los al­cal­des se mu­da­rán to­dos los años, y los re­gi­do­res por mi­tad. Los ayun­ta­mien­tos de los pue­blos se for­ma­rán se­gún su po­bla­ción; arre­glán­do­se al úl­ti­mo re­gla­men­to que­dan su­pri­mi­das las Te­nen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.