MI CO­ME­TA:

UNA INI­CIA­TI­VA PO­PU­LAR QUE NO CA­YÓ EN EL PO­PU­LIS­MO

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

LLa in­va­sión de tie­rras es un ele­men­to pre­sen­te en la his­to­ria del desa­rro­llo ur­bano de Gua­ya­quil. La in­ves­ti­ga­do­ra Pa­tri­cia Sán­chez Ga­lle­gos re­co­ge en su es­tu­dio Mer­ca­do de sue­lo in­for­mal y po­lí­ti­cas de há­bi­tat ur­bano en la ciu­dad de Gua­ya­quil, pu­bli­ca­do en el año 2015, al­gu­nos da­tos que co­rro­bo­ran es­ta ase­ve­ra­ción. Se­ña­la que los es­pa­cios no su­je­tos a una pla­ni­fi­ca­ción, y por con­si­guien­te ca­ren­tes de ser­vi­cios bá­si­cos, con­cen­tra­ron una po­bla­ción del 44,34 % en el año 1990 y del 59,52 % en el 2010, de­mos­tran­do con ello que en los úl­ti­mos 20 años ( en re­la­ción con el año 2010) “…la ur­be no con­so­li­da­da ha te­ni­do un au­men­to de 763.390 ha­bi­tan­tes, fren­te a 129.954 en la ciu­dad con­so­li­da­da…”. Lo que sig­ni­fi­ca que los sec­to­res de­no­mi­na­dos in­for­ma­les ocu­pa­ban el 51,22 % del área ne­ta de la ciu­dad en 1990, y el 53,08 % en 2010. Lo ex­pre­sa­do por ella sig­ni­fi­ca que la in­for­ma­li­dad en el cre­ci­mien­to de Gua­ya­quil es un da­to que per­ma­ne­ce pre­sen­te pe­se a los es­fuer­zos ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra or­de­nar y ra­cio­na­li­zar el pro­ce­so de su cre­ci­mien­to geo­grá­fi­co y po­bla­cio­nal. Es­te fe­nó­meno, vin­cu­la­do a la po­bre­za, se re­fle­ja en que ca­si el 50 % de la po­bla­ción gua­ya­qui­le­ña tie­ne ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas.

Gua­ya­quil es una ciu­dad de in­va­sio­nes. Su tra­ma geo­grá­fi­ca se con­fi­gu­ró por la pre­sen­cia de los asen­ta­mien­tos in­for­ma­les por to­dos sus la­dos. Es­te fe­nó­meno ini­cia­do en las fal­das del ce­rro San­ta Ana tu­vo, en su pri­me­ra fa­se, una du­ra­ción apro­xi­ma­da de tres­cien­tos años. El Gua­ya­quil de en­ton­ces cons­ti­tu­yó el área co­no­ci­da co­mo Ciu­dad Vie­ja, ubi­ca­da al­re­de­dor de ese ce­rro (lo que hoy es el ba­rrio Las Pe­ñas). Lue­go, ha­cia fi­na­les del si­glo XVII, la po­bla­ción se des­pla­za ha­cia el sur, a la sa­ba­na, dan­do lu­gar al sur­gi­mien­to de la Ciu­dad Nue­va. To­do es­te pro­ce­so que in­ten­tó ser re­gu­la­do por las au­to­ri­da­des, re­ba­só las pre­vi­sio­nes y las po­lí­ti­cas de asen­ta­mien­to pa­ra ser el pun­to de par­ti­da de lo que se­ría la di­ná­mi­ca de po­bla­mien­to, pro­pi­cia­da más por las ne­ce­si­da­des de vi­vien­da de un ma­sa que cre­cía que por las pau­tas de or­ga­ni­za­ción pro­ce­den­tes del go­bierno co­lo­ni­za­dor lo­cal. La ra­pi­dez con que se con­so­li­da el fe­nó­meno de “pre­sión ur­ba­na” no tu­vo, co­mo fac­tor co­rres­pon­dien­te, me­di­das de or­de­na­mien­to efi­ca­ces. La ha­bi­ta­bi­li­dad, co­mo ur­gen­cia sen­ti­da por una ma­sa en ex­pan­sión, se ex­pre­sa­rá en va­rias for­mas, sien­do una de las más cu­rio­sas la exis­ten­cia de vi­vien­das en bal­sas flo­tan­tes en el río Gua­yas.

El cre­ci­mien­to ur­bano de Gua­ya­quil se ace­le­ra­rá a ini­cios del si­glo XX me­dian­te el sur­gi­mien­to ex­plo­si­vo de ba­rrios mar­gi­na­les y ge­ne­ra­rá, co­mo efec­to, una reali­dad de tu­gu­ri­za­ción de su cen­tro. Ese se­rá el mo­men­to ini­cial de lo que, con los años, cons­ti­tui­rá una di­ná­mi­ca pro­pia de las ur­bes que se am­plían en for­ma in­dis­cri­mi­na­da: el aban­dono del nú­cleo cen­tral de po­bla­mien­to y el cor­te “cla­sis­ta” en­tre la ma­yo­ría po­bre de los ha­bi­tan­tes y las éli­tes que pre­fie­ren apar­tar­se de ella. En el ca­so de Gua­ya­quil, la apa­ri­ción del Ba­rrio del Cen­te­na­rio se­rá la pri­me­ra in­ver­sión en so­lu­cio­nes de vi­vien­da pa­ra los nú­cleos de al­tos in­gre­sos pro­ce­den­tes del ca­cao.

LA CIU­DAD MÁS CO­MER­CIAL Y AC­TI­VA DEL PAÍS PRO­DU­JO LA ENOR­ME MI­GRA­CIÓN IN­TER­NA, QUE DIO PA­SO A UNA GRAN EX­PLO­SIÓN UR­BA­NA.

Ha­cia la dé­ca­da de los 50 del si­glo pa­sa­do se po­si­cio­na la di­ná­mi­ca del cre­ci­mien­to su­bur­bano de Gua­ya­quil, en la que in­flu­yen, de mo­do fun­da­men­tal, el aban­dono del tu­gu­rio cen­tral, el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y el ad­ve­ni­mien­to de olea­das de mi­gran­tes in­ter­nos pro­ce­den­tes de las pro­vin­cias cer­ca­nas de la cos­ta y de va­rias de las pro­vin­cias de la sie­rra, to­das ellas, afec­ta­das por una su­ma de pro­ble­mas. Se­rán, en con­se­cuen­cia, esos ha­bi­tan­tes “nue­vos” y “re­cién lle­ga­dos” los que se asen­ta­rán en los su­bur­bios y pa­sa­rán a desem­pe­ñar el pa­pel de “ma­sas cau­ti­vas” y nú­cleos mo­vi­li­za­dos a fa­vor de los cau­di­llos po­pu­lis­tas que ador­na­rán la ga­le­ría de los po­lí­ti­cos con re­per­cu­sión y al­can­ce lo­cal y na­cio­nal.

La po­bla­ción “mar­gi­nal” bus­ca­rá asen­tar­se en el su­bur­bio oes­te, en los te­rre­nos de la ha­cien­da Ma­pa­sin­gue, en El Guas­mo (ha­cien­da del mag­na­te Juan X. Mar­cos), en­tre otras áreas. En es­ta úl­ti­ma el fe­nó­meno em­pie­za en el pri­mer quinquenio de los 60 pe­ro se ace­le­ra a ini­cios de la dé­ca­da si­guien­te. De po­cas fa­mi­lias que lle­gan al sec­tor en 1964, el nú­me­ro au­men­ta pa­ra 1973 y se in­cre­men­ta a 300. Lue­go de la de­ci­sión mu­ni­ci­pal a tra­vés de la emi­sión del De­cre­to 2740, que re­sol­vió ven­der ca­da me­tro cua­dra­do de tie­rra a 10 su­cres, se con­vier­te en una si­tua­ción que en­glo­ba, tan­to la ges­tión del go­bierno lo­cal a las acu­cio­sas ne­ce­si­da­des de una po­bla­ción que cre­ce en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, co­mo a los in­tere­ses de gru­pos po­lí­ti­cos y de asu­mi­dos cau­di­llos, a par­tir de su des­tre­za y ha­bi­li­dad pa­ra ma­ne­jar el ne­go­cia­do de esas tie­rras de asen­ta­mien­to in­for­mal.

Ac­ti­vi­da­des en Mi Co­me­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.