GUS­TA­VO NO­BOA:

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

El lu­nes pa­sa­do, 21 de agos­to, cum­plió 80 años de vi­da el Dr. Gus­ta­vo No­boa Be­ja­rano, man­te­nien­do un es­pí­ri­tu jo­vial, co­mo ha­ce 62 años, cuan­do ini­ció su ca­rre­ra co­mo edu­ca­dor en el co­le­gio La In­ma­cu­la­da. Fue maes­tro se­cun­da­rio y uni­ver­si­ta­rio. Pe­ro an­te to­do, ha si­do y es un for­ma­dor de ju­ven­tu­des con sus gru­pos de con­vi­ven­cia, siem­pre con el mis­mo en­tu­sias­mo y prac­ti­can­do su fe ca­tó­li­ca, ac­ti­vi­dad que interrumpi­ó cuan­do ejer­ció fun­cio­nes de gran res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo las de go­ber­na­dor de la pro­vin­cia (1983-1984), rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (1986-1996), vi­ce­pre­si­den­te (1998-2000) y pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca (20002003). El po­der lo ejer­ció sin per­der su sen­ci­llez; pe­ro no es nues­tro pro­pó­si­to juz­gar al po­lí­ti­co, sino re­la­tar­les al­gu­nos epi­so­dios de es­te abo­ga­do gua­ya­qui­le­ño que ha­ce más de me­dio si­glo de­ci­dió orien­tar a los jó­ve­nes pa­ra que cum­plan sus ta­reas con ape­go a los va­lo­res éti­cos y a la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia.

Co­mo la ma­yo­ría de los ca­tó­li­cos, aco­gió con en­tu­sias­mo los vien­tos re­no­va­do­res de la Igle­sia que lle­ga­ron con el Con­ci­lio Vaticano II (19611965), que ha si­do el acon­te­ci­mien­to ecle­siás­ti­co más tras­cen­den­te de la era mo­der­na, man­te­nien­do in­mu­ta­bles los prin­ci­pios doc­tri­na­rios pe­ro adap­tán­do­se a la reali­dad del mun­do con­tem­po­rá­neo. Co­mo pre­mi­sa, en el do­cu­men­to con­ci­liar se se­ña­ló que la Igle­sia es el pue­blo de Dios y que su ta­rea es la sal­va­ción de la hu­ma­ni­dad, ta­rea que no es so­lo de su je­rar­quía, sino de to­dos sus miem­bros, cons­ti­tu­yen­do es­te un cla­ro lla­ma­do a la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de los fie­les lai­cos.

Su vo­ca­ción a tra­ba­jar en la for­ma­ción cris­tia­na tu­vo su ori­gen en la par­ti­ci­pa­ción en los Ora­to­rios, una tí­pi­ca ac­ti­vi­dad sa­le­sia­na, la or­den que fun­dó en el si­glo XIX san Juan Bos­co, un edu­ca­dor ita­liano que tra­ba­jó con la ju­ven­tud, ba­jo nue­vos con­cep­tos. Gus­ta­vo No­boa es­tu­dió en el Cris­tó­bal Co­lón, el em­ble­má­ti­co plan­tel sa­le­siano de Gua­ya­quil. El Ora­to­rio Sa­le­siano es un lu­gar don­de en me­dio de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y en un am­bien­te de ale­gría, se in­cul­can la ora­ción y los va­lo­res cris­tia­nos. Don Bos­co, que de ni­ño ha­bía apren­di­do nú­me­ros cir­cen­ses, con ellos atraía a los ni­ños y ado­les­cen­tes, al tiem­po que les en­se­ña­ba a orar y les in­cul­ca­ba prin­ci­pios. Es lo que se de­no­mi­nó edu­ca­ción pre­ven­ti­va; lo ha­cía con pe­que­ños de los ba­rrios de la na­cien­te cla­se obrera de Tu­rín, ale­ján­do­los de los vi­cios y de­fec­tos de la vi­da ca­lle­je­ra.

A los Ora­to­rios de los fi­nes de se­ma­na se los lla­mó Ora­to­rios Fes­ti­vos y en ellos los alum­nos cris­to­ba­li­nos com­par­tían con ni­ños y jó­ve­nes de sec­to­res po­bres de la ve­cin­dad del plan­tel. A Gus­ta­vo No­boa le atra­jo esa ta­rea pas­to­ral, a la vez que se con­ven­ció de que su pa­pel co­mo cris­tiano era co­mo lai­co, pues no pen­só en nin­gún ins­tan­te en se­guir la vi­da re­li­gio­sa.

Al ter­mi­nar la se­cun­da­ria fue pro­pues­to Gus­ta­vo pa­ra ser pro­fe­sor de La In­ma­cu­la­da, plan­tel fe­me­nino si­tua­do a po­cos me­tros de su ca­sa, en el co­ra­zón del Ba­rrio del As­ti­lle­ro.

No­boa si­guió es­tu­dios de Ju­ris­pru­den­cia en la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, gra­duán­do­se en 1965. En ese tiem­po in­te­gró la Ac­ción Ca­tó­li­ca, jun­to a otros uni­ver­si­ta­rios. En 1966 fue nom­bra­do pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Ju­ris­pru­den­cia de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

Lue­go del Con­ci­lio, Gus­ta- vo No­boa en­con­tró el ca­mino pa­ra apli­car sus ideas. Con apo­yo de los pa­dres sa­le­sia­nos y sien­do ca­te­drá­ti­co del Cris­tó­bal Co­lón, or­ga­ni­zó en 1969 la pri­me­ra con­vi­ven­cia con jó­ve­nes es­tu­dian­tes, reunión pa­ra com­par­tir ac­ti­vi­da­des de ex­pan­sión, a la vez que se da­ba ins­truc­ción so­bre va­lo­res cris­tia­nos, in­cul­can­do que los pi­la­res de una vi­da cris­tia­na de­ben sus­ten­tar­se en las bie­na­ven­tu­ran­zas y la mi­se­ri­cor­dia, in­vo­can­do co­mo buen sa­le­siano la pro­tec­ción de la Vir- gen Ma­ría pa­ra lle­garll a Je­sús. A di­fe­ren­cia de los tra­di­cio­na­les ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les, el am­bien­te era dis­ten­di­do y de dis­trac­ción, sin per­der los mo­men­tos de re­fle­xión y ora­ción. El éxi­to de la pri­me­ra reunión fue se­gui­do de otras, pa­ra lue­go ex­ten­der­se a alum­nos de otros co­le­gios re­li­gio­sos co­mo San Jo­sé y Es­pí­ri­tu San­to, in­clu­so al­gu­nos con alum­nos de plan­te­les lai­cos, co­mo el Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te.

Sin pro­po­nér­se­lo, Gus­ta­vo No­boa se con­vir­tió en un lí­der de ju­ven­tu­des. Los es­tu­dian­tes vie­ron en él un guía. Con­tan­do con la com­pren­sión de su es­po­sa Ma­ría Isa­bel Ba­que­ri­zo (la he­roí­na de es­ta his­to­ria), es­te maes­tro por vo­ca­ción y con­vic­ción, les de­di­có en ade­lan­te su tiem­po, con la re­com­pen­sa de ver que, al cre­cer, fue­ron con­vir­tién­do­se en bue­nos ciu­da­da­nos, pa­dres de fa­mi­lia res­pon­sa­bles y al­gu­nos, si­guien­do la vo­ca­ción sa­cer­do­tal por pro­pia ini­cia­ti­va.

Esos dis­cí­pu­los agra­de­ci­dos le rin­die­ron un sig­ni­fi­ca­ti­vo ho­me­na­je el pa­sa­do sá­ba­do 19. Fue una sor­pre­sa que lo con­mo­vió. Pri­me­ro, una mi­sa con­ce­le­bra­da por sus pu­pi­los, mon­se­ñor Al­fre­do Es­pi­no­za, obis­po de Lo­ja, y el pa­dre Juan Ca­van­na. Lue­go se efec­tuó una reunión en la que se pa­só un vi­deo con mo­men­tos tras­cen­den­ta­les de su vi­da, ade­más de bre­ves dis­cur­sos en los que se re­lie­va­ron los mé­ri­tos de es­te gran gua­ya­qui­le­ño que a sus 80 años man­tie­ne el mis­mo en­tu­sias­mo que cuan­do em­pe­zó su ta­rea de edu­ca­dor y for­ma­dor. En la reunión, el Dr. Walter Me­ra, vi­ce­rrec­tor de In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, anun­ció los pró­xi­mos ho­me­na­jes que le ha­rá es­ta ins­ti­tu­ción, con el lan­za­mien­to de un li­bro y la im­po­si­ción de su nom­bre al edi­fi­cio de Ju­ris­pru­den­cia.

HA SI­DO PRE­SI­DEN­TE DE LA RE­PÚ­BLI­CA, REC­TOR UNI­VER­SI­TA­RIO, PRO­FE­SIO­NAL EXI­TO­SO, PE­RO SU SA­TIS­FAC­CIÓN MA­YOR HA SI­DO LA DE ORIEN­TAR EN VA­LO­RES A JÓ­VE­NES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.