De Pi­chin­cha

Memorias Porteñas - - News - Por JOSÉ ANTONIO GÓ­MEZ ITURRALDE

Al­can­za­do el triun­fo de Pi­chin­cha el 24 de Ma­yo de 1822, es Ol­me­do, co­mo je­fe del Go­bierno, a tra­vés del co­man­dan­te ge­ne­ral de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil y ge­ne­ral en je­fe de la Di­vi­sión del Nor­te, gran mariscal José de La Mar, y no nin­gún otro, quien re­ci­be del co­ro­nel An­drés de San­ta Cruz, uno de los ven­ce­do­res de la ba­ta­lla del Pi­chin­cha, el par­te co­rres­pon­dien­te a su desa­rro­llo y cul­mi­na­ción.

“El Go­bierno Su­pe­rior, pe­ne­tra­do del pa­trio­tis­mo y mé­ri­to mi­li­tar del ge­ne­ral de di­vi­sión Dn. José de La-Mar, ha ve­ni­do en nom­brar­lo de co­man­dan­te ge­ne­ral de las ar­mas de es­ta Pro­vin­cia, con el pleno de las fa­cul­ta­des de es­te des­tino. Igual­men­te ha de­cre­ta­do que­de se­gun­do je­fe mi­li­tar de ella el te­nien­te co­ro­nel D. Ra­fael Xi­me­na, que desem­pe­ña­ba las fun­cio­nes de la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral”. (El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, 5 de enero de 1822).

“Par­te del co­man­dan­te Gral. de la Di­vi­sión del Nor­te del Pe­rú al Ill­mo. Sr. co­man­dan­te Gral. de es­ta Pro­vin­cia ge­ne­ral en je­fe de di­cha Di­vi­sión.

Ejér­ci­to del Pe­rú. – Di­vi­sión del Nor­te. – Cuar­tel ge­ne­ral en Qui­to á 28 de ma­yo de 1822.

La ocu­pa­ción de la ca­pi­tal de Qui­to es de­bi­da á la victoria de Pi­chin­cha, con­se­gui­da el 21 por el Ejér­ci­to Uni­do, cu­yas cir­cuns­tan­cias de­ta­lla­ré á VSI ex­pre­sán­do­le que es de­ci­di­da la cam­pa­ña en que ha coope­ra­do el Pe­rú con mu­cho ho­nor de sus ar­mas, y ter­mi­na­da la gue­rra en es­ta par­te.

Ocu­pan­do el enemi­go á Ma­cha­che co­mo ins­truí á VSI en mi úl­ti­ma co­mu­ni­ca­ción des­de Ta­cun­ga, fue con­ve­nien­te ha­cer un mo­vi­mien­to ge­ne­ral por su de­re­cha, cam­biar­les las fuer­tes po­si­cio­nes del Ja­lu­pa­na que pre­ten­día sos­te­ner: con es­te ob­je­to, mar­chó el Ejér­ci­to Uni­do el 13 por el ca­mino de Lim­pio-Pou­ya; y lo­gran­do ocul­tar sus mo­vi­mien­tos á la som­bra de una ma­ña­na ne­bu­lo­sa, y á la que el 2. es­cua­drón de ca­za­do­res ade­lan­ta­do, cu­bría un pun­to vi­si­ble, pu­do lle­gar el 15. al va­lle de Chi­llo á tres le­guas de la ca­pi­tal so­bre su flan­co de­re­cho, sin opo­si­ción al­gu­na, y obli­gar al enemi­go á una re­ti­ra­da so­bre la ciu­dad, sino nos qui­sie­se bus­car en ba­ta­lla. El pri­mer par­ti­do le fue pre­fe­ri­do, y eli­gió de nue­vo otras po­si­cio­nes, en el Cal­za­do y lo­mas que se­pa­ran aquel va­lle de es­te, con el ob­je­to co­no­ci­do de con­ser­var­se á la de­fen­si­va, mien­tras le lle­ga­ban nue­vas tro­pas de Pas­to, cu­yo co­rreo in­ter­pre­ta­do nos con­fir­mó la ver­dad, y por lo mis­mo pa­re­ció con­ve­nien­te a pa­rar la ba­ta­lla, pa­san­do el 20. el eji­do de Tu­ru­bam­ba. La pro­por­ción que to­ma el enemi­go de de­fen­der las lo­mas del cam­po exi­gía un mo­vi­mien­to rá­pi­do pa­ra to­mar­las, y en­car­ga­do de ha­cer­lo con la di­vi­sión pe­rua­na, lo­gré fa­ci­li­tar la subida al res­to del Ejér­ci­to, que ba­jó el 21. so­bre el llano de Tu­ru­bam­ba á la vis­ta del cam­po del enemi­go: es­te re­mó el com­ba­te que le pre­sen­ta­mos ba­jo sus fue­gos de ca­ñón: al­gún ti­ro­teo de es­ta ar­ma y de las gue­rri­llas dis­tra­je­ron el día, y vis­to que el enemi­go so­lo que­ría sos­te­ner sus po­si­cio­nes, pa­sa­mos á si­tuar­nos á vein­te cua­dras del cam­po en el pue­blo de Chi­llo­ga­llo, des­de don­de el 23. por la no­che em­pren­dió el Ejér­ci­to un mo­vi­mien­to ge­ne­ral por la iz­quier­da, su­bien­do la fal­da de la cordillera de Pi­chin­cha á sa­lir al eji­do de Iña­qui­to por el nor­te, y con el do­ble in­te­rés de su lla­nu­ra pa­ra nues­tra caballería, y de in­ter­po­ner­nos á los re­fuer­zos de Pas­to. La no­che llu­vio­sa, y el mal ca­mino, ape­nas me per­mi­tie­ron lle­gar á las lo­mas de Pi­chin­cha que do­mi­nan á Qui­to, á las ocho de la ma­ña­na el 24 con la van­guar­dia, com­pues­ta de los dos ba­ta­llo­nes del Pe­rú y el Mag­da­le­na, y me fue pre­ci­so per­ma­ne­cer en ellas, mien­tras sa­lían de la que­bra­da los de­más cuer­pos: á las dos ho­ras de mi de­ten­ción, ya ha­bía lle­ga­do el se­ñor Gral.

ANTONIO JOSÉ DE SU­CRE, EL GRAN VEN­CE­DOR DEL PI­CHIN­CHA, NO EN­VIÓ LOS PAR­TES MI­LI­TA­RES AL GE­NE­RAL LA MAR, QUE ERA EL CO­MAN­DAN­TE EN GUA­YAS, SINO AL GO­BIERNO DE LA PRO­VIN­CIA.

Su­cre con otro batallón, y fui­mos avi­sa­dos por un es­pía, que la par­te de Qui­to subía una par­ti­da que creí­mos sor­pren­der con dos com­pa­ñías de ca­za­do­res de Pa­ya, y batallón 2; y co­mo es­tas di­la­ta­sen la ope­ra­ción por lo mon­tuo­so y al­go lar­go de su di­rec­ción, pro­po­ne se­guir­les cau­te­lo­sa­men­te con el batallón 2. del Pe­rú: no fue inú­til es­ta me­di­da de pre­cau­ción, por­que so­bre la man­cha ad­ver­tí que no so­lo subía una par­ti­da sino toda la fuerza enemi­ga: con­si­guien­te­men­te rom­pie­ron el fue­go las dos com­pa­ñías de ca­za­do­ras ade­lan­ta­das, con cu­yo re­co­no­ci­mien­to re­do­blé el pa­so á re­for­zar­las, avi­san­do al se­ñor ge­ne­ral Su­cre que era la ho­ra de de­ci­dir el com­ba­te pa­ra que mar­cha­se con los de­más cuer­pos: el afán del enemi­go por to­mar la al­tu­ra era gran­de, y era pre­ci­so con­te­ner­le á toda cos­ta: el Batallón 2, que em­pe­ñé á las in­me­dia­tas ór­de­nes de su bi­za­rro co­man­dan­te D. Fé­lix Ola­za­bal, le opu­so una ba­rre­ra im­pe­ne­tra­ble con sus fue­gos y ba­yo­ne­tas, y man­tu­vo so­lo por más de me­dia ho­ra to­do el ata­que, mien­tras lle­gó el se­ñor ge­ne­ral Su­cre con los

BA­TA­LLA DEL PI­CHIN­CHA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.