EDUARDO KINGMAN EN GUA­YA­QUIL

Memorias Porteñas - - News - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Po­co se co­no­ce y muy su­per­fi­cial­men­te se ha es­cri­to so­bre los años en que Eduardo Kingman Rio­frío (1913-1997) vi­vió en la ciu­dad de Gua­ya­quil.

Fue en la obra de An­drea Mo­reno Agui­lar, Eduardo Kingman Rio­frío (Qui­to, 2010), en don­de apa­re­ce la fi­gu­ra de es­te ar­tis­ta, con­si­de­ra­do co­mo uno de los más al­tos re­pre­sen­tan­tes del ex­pre­sio­nis­mo in­di­ge­nis­ta ecua­to­riano, y a quien se lo lle­gó a lla­mar el Pin­tor de las ma­nos.

La fa­mi­lia de Eduardo Kingman se ha­bía tras­la­da­do de Lo­ja a re­si­dir en Qui­to. Pe­ro la pre­ma­tu­ra muer­te de su her­mano, Au­gus­to Cór­do­va Rio­frío, mo­ti­vó a que do­ña Ro­sa de­ci­die­ra tras­la­dar­se a con sus hi­jos a Gua­ya­quil en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des.

“Con el pro­pó­si­to de ha­cer de Eduardo un «hom­bre de pro­ve­cho», por de­ci­sión fa­mi­liar, le ma­tri­cu­la­ron en una aca­de­mia noc­tur­na de con­ta­bi­li­dad. Una vez más se re­pi­tió la his­to­ria del re­bel­de jo­ven. Nun­ca asis­tió a las au­las ya que se de­di­ca­ba a es­tas «ho­ras de cla­ses» a char­lar y com­par­tir con es­ti­ba­do­res y por­dio­se­ros en el par­que cer­cano a la aca­de­mia. Ta­les acer­ca­mien­tos gra­ba­ron en su interior la vi­da de esas per­so­nas, pa­ra pos­te­rior­men­te, fra­guar en 1934 El car­bo­ne­ro, Bal­se­ros o Car­ga­do­res y otras obras de al­to con­te­ni­do psi­co­ló­gi­co hu­mano. Es­te he­cho lo en­ten­de­re­mos en el con­tex­to hu­mano y na­tu­ral de Eduardo Kingman, co­mo una ma­ni­fes­ta- ción de ape­go a los ne­ce­si­ta­dos, a los opri­mi­dos”.

Su her­mano Ni­co­lás Kingman re­fie­re: «Lo que ha­cía por las no­ches en una ban­ca del pe­que­ño par­que Mon­tal­vo, o en uno de los mue­lles de bal­sa que cir­cun­da­ban la her­mo­sa ría por­te­ña».

Tra­ba­jó co­mo di­bu­jan­te en dia­rio El Uni­ver­so, pu­bli­can­do una ti­ra có­mi­ca ti­tu­la­da Don Pío, la­bor que se­gún su her­mano Ni­co­lás, ha­cía con po­co in­te­rés.

Pe­ro por aque­lla mis­ma épo­ca en Gua­ya­quil, dia­rio El Te­lé­gra­fo co­men­zó a edi­tar una re­vis­ta real­men­te ex­cep­cio­nal, tan­to por su con­te­ni­do, co­mo por su ca­li­dad de im­pre­sión, es­ta fue Se­ma­na Grá­fi­ca. Allí apa­re­cie­ron mu­chas de las obras de los más des­ta­ca­dos es­cri­to­res ecua­to­ria­nos, y es­ta­ba pro­fu­sa­men­te ilus­tra­da con fo­to­gra­fías y con las ilus­tra­cio­nes de ese ge­nio gua­ya­qui­le­ño Vir­gi­lio Jai­me Sa­li­nas.

Va­rios de los cuen­tos y re­la­tos cor­tos que se pu­bli­ca­ron en Se­ma­na Grá­fi­ca fue­ron tam­bién ilus­tra­dos por Eduardo Kingman, quien ade­más co­la­bo­ró co­mo ilus­tra­dor en otras re­vis­tas. Es­ta eta­pa no­ta­ble de su pro­duc­ción ar­tís­ti­ca to­da­vía no ha si­do es­tu­dia­da.

An­drea Mo­reno re­fie­re que: “Mien­tras Eduardo, con po­co más de 20 años, tra­ba­ja­ba en es­ta ac­ti­vi­dad y co­mo pro­fe­sor de pin­tu­ra en una es­cue­la noc­tur­na, no ex­cluía la cons­tan­te la­bor pri­va­da en su crea­ción ar­tís­ti­ca, se­gu­ra­men­te con un al­to número de tra­ba­jos en di­bu­jos, bo­ce­tos y acua­re­las. Su her­mano Ni­co­lás cur­sa­ba es­tu­dios en el co­le­gio Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, don­de dic­ta­ba cla­ses de li­te­ra­tu­ra En­ri­que Gil Gil­bert. Ese es­cri­tor asig­nó a sus alum­nos la ta­rea de es­cri­bir un re­la­to, y Ni­co­lás Kingman pre­sen­tó Mue­lle vie­jo, que ga­nó el apre­cio del pro­fe­sor. Fue en es­ta cir­cuns­tan­cia que lle­vó a Ni­co­lás a ser ad­mi­ti­do co­mo “es­pec­ta­dor” de la buhar­di­lla de Joa­quín Ga­lle­gos La­ra, don­de se reunía el gru­po ges­tor de la li­te­ra­tu­ra del rea­lis­mo so­cial de Ecua­dor: el Gru­po de Gua­ya­quil. Cu­rio­sa­men­te, Eduardo no se­rá per­so­na asi­dua a es­tos en­cuen­tros…”.

La ca­sa que ha­bi­ta­ba Ro­sa Rio­frío con sus hi­jos que­da­ba cer­ca del Mer­ca­do Sur y se con- vir­tió en cen­tro de reunión de los jó­ve­nes pin­to­res, poe­tas y es­cri­to­res que lue­go lle­ga­ron a te­ner no­to­rie­dad: ade­más de Joa­quín Ga­lle­gos La­ra y de En­ri­que Gil Gil­bert, la fre­cuen­ta­ban Al­ba Cal­de­rón del Gil, De­me­trio Agui­le­ra Mal­ta, José de la Cua­dra, Pe­dro Jor­ge Ve­ra. En­tre los pin­to­res del año 1933 los Kingman amis­ta­ron con Antonio Be­llo­lio, Eduardo So­lá Fran­co y Ma­rio Kirby, y el es­cul­tor Al­fre­do Pa­la­cio. Des­de ese año de 1933 Eduardo pre­sen­tó sus tra­ba­jos en Ale­re Flam­mam, y pos­te­rior­men­te en la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, con poe­mas mu­ra­les.

Pe­ro es en 1934 cuan­do Kingman sor­pren­de al pre­sen­tar tra­ba­jos nun­ca an­tes vis­tos de un pin­tor ecua­to­riano: El car­bo­ne­ro, Bal­se­ros, El obre­ro muer­to, que fue­ron co­men­ta­dos en el ar­tícu­lo La Bal­sa, en el dia­rio El Día, por Fran­cis­co Fe­rran­diz Al­bors (Fea­fa), un es­cri­tor ali­can­tino de iz­quier­da que dio la bien­ve­ni­da a es­ta pin­tu­ra de ideas re­vo­lu­cio­na­rias de de­nun­cia de una reali­dad opre­so­ra a las cla­ses pro­le­ta­rias y su afec­to pro­fun­do al ser hu­mano.

Sin em­bar­go, cuan­do Kingman pre­sen­tó sus obras El car­bo­ne­ro y Bal­se­ros en el sa­lón Ma­riano Agui­le­ra, es­tas fue­ron re­cha­za­das, in­clu­so se ha­bló de que ha­bían si­do cau­sa de ri­sa. Así la in­com­pren­sión de al­gu­nos o la es­tul­ti­cia de otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.