EL FRA­CA­SO DE BOMBONÁ

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITURRALDE

Gua­ya­quil, du­ran­te si­glos, apar­te de ser el úni­co puer­to des­de el cual fluía tan­to el co­mer­cio in­te­rior co­mo el ex­te­rior de la Au­dien­cia de Qui­to, ha­bía lle­ga­do a ser, si no la pri­me­ra, una de las más im­por­tan­tes ciu­da­des his­pa­nas del Pa­cí­fi­co sud­ame­ri­cano. Su po­si­ción es­tra­té­gi­ca y fi­nan­cie­ra, re­cur­sos na­tu­ra­les y hu­ma­nos, eran de gran sig­ni­fi­ca­ción. De allí que tan pron­to la Pro­vin­cia pro­cla­mó su li­ber­tad, des­per­tó el in­te­rés de Bo­lí­var y de San Martín, quie­nes ur­gían de fon­dos pa­ra fi­nan­ciar sus cam­pa­ñas e ini­ciar­las cuan­to an­tes.

Pe­ro co­mo se lee en sus nu­me­ro­sas car­tas, po­de­mos de­cir que Bo­lí­var con­si­de­ra­ba la cam­pa­ña de li­be­ra­ción de Qui­to po­co me­nos que un pa­seo cam­pes­tre. “No pue­de us­ted ima­gi­nar­se con qué pla­cer me acer­co a la patria de Vd., más por co­no­cer a su digno je­fe que por otro mo­ti­vo al­guno (...). Me due­le mo­les­tar a un ami­go… Ha­blo de las car­tas… exi­jo del in­me­dia­to re­co­no­ci­mien­to de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia… us­ted sa­be que una ciu­dad y un río no ha­cen una na­ción… Qui­to no pue­de exis­tir sin el puer­to de Gua­ya­quil, lo mis­mo Cuen­ca y Lo­ja. Las re­la­cio­nes son to­das con Co­lom­bia… Por con­si­guien­te, la na­tu­ra­le­za nos ha da­do a Gua­ya­quil” (Bo­lí­var a Ol­me­do, 1822/01/02).

El 23 de agos­to de 1821, Bo­lí­var in­for­mó a Santander que ha­bía de­ci­di­do em­pren­der la ac­ción ar­ma­da so­bre Gua­ya­quil pa­ra res­pal­dar a Su­cre, que ya se en­con­tra­ba pre­sio­nan­do a los gua­ya­qui­le­ños por la in­cor­po­ra­ción in­con­di­cio­nal a Co­lom­bia: “Los hú­sa­res de Bo­go­tá de­ben mar­char vo­lan­do pa­ra San Bue­na­ven­tu­ra, pa­ra que sean los pri­me­ros que lle­guen a Gua­ya­quil, pro­cu­ran­do aga­rrar to­do hom­bre útil pa­ra el ar­ma. Que el co­man­dan­te los con­duz­ca has­ta el puer­to y vuel­va (…). Man­de Vd. a Gua­ya­quil cuan­tas tro­pas se pue­dan em­bar­car en San Bue­na­ven­tu­ra en uno o mu­chos via­jes, or­de­nan­do a los ge­ne­ra­les To­rres y Su­cre que guar­den una ri­gu­ro­sa de­fen­si­va, sin com­pro­me­ter ni re­mo­ta­men­te la suer­te de sus tro­pas”.

El 29 de enero de 1822, des­de el cuar- tel ge­ne­ral en Po­pa­yán, sa­be que cuen­ta con un li­be­ra­do Pa­na­má: “Sin du­da una par­te del ejér­ci­to de Co­lom­bia, a las ór­de­nes del se­ñor co­ro­nel Carreño, de­be ha­ber ase­gu­ra­do ya la suer­te de ese pre­cio­so em­po­rio de co­mer­cio y re­la­cio­nes del mun­do (…) me li­son­jeo que V. S. pres­ta­rá to­dos los au­xi­lios que es­tén a su al­can­ce pa­ra que di­chas tro­pas pue­dan in­me­dia­ta­men­te sa­lir con to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su mar­cha y ope­ra­cio­nes, de­bién­do­se em­bar­car pa­ra la cos­ta de Es­me­ral­das o Gua­ya­quil (…) en los bu­ques de gue­rra que se pue­dan con­se­guir en los puer­tos del ist­mo”.

Las tro­pas a que se re­fie­re son aque­llas que se­rían re­le­va­das del ist­mo pa­ra tras­la­dar­las a coope­rar con la li­ber­tad de Qui­to, pa­ra lo cual de­bía en­viar­las por la vía de Es­me­ral­das o Gua­ya­quil, pa­ra en­con­trar­se con las fuer­zas co­man­da­das por él, con las que su­po­nía su­pe­rar Pas­to, pa­ra ce­rrar una pin­za so­bre esa ca­pi­tal. A O’Leary, su ede­cán, con el mis­mo fin le pi­de que ins­tru­ya del plan de ope­ra­cio­nes a los co­ro­ne­les Fá­bre­ga y Carreño, pa­ra que la cam­pa­ña “ten­ga re­la­ción con la ex­pe­di­ción que de­be sa­lir de Pa­na­má pa­ra Es­me­ral­das o Gua­ya­quil”.

Con es­tos pro­yec­tos dis­pu­so la mo­vi­li­za­ción de fuer­zas que es­ta­ban des­ti­na­das a in­de­pen­di­zar Pa­na­má, abrir la ru­ta ma­rí­ti­ma pa­ra des­em­bar­car en Es­me­ral­das, y con el apo­yo de Co­chra­ne en­viar re­fuer­zos a la ya li­be­ra­da Gua­ya­quil, pa­ra él a la ca­be­za de su ejér­ci­to ata­car por el nor­te, y en ac­ción con­jun­ta con las fuer­zas al man­do de Su­cre, to­mar Qui­to con un mo­vi­mien­to de pin­za. Sin em­bar­go, es­tos pla­nes no fue­ron sino eso, pro­yec­tos y na­da más. Pues la ope­ra­ción so­bre Pa­na­má y San Bue­na­ven­tu­ra de­bió sus­pen­der­se: “La ex­pe­di­ción del ist­mo no se ha­rá tan pron­to, a me­nos que el lord Co­chra­ne no to­me las dos fra­ga­tas de gue­rra que es­tán en Pa­na­má”.

Pe­ro la ayu­da de Co­chra­ne nun­ca lle­gó y las na­ves es­pa­ño­las que per­ma­ne­cían en el ist­mo po­nían en pe­li­gro a las tro­pas trans­por­ta­das por mar ha­cia Gua­ya­quil. Por eso el Li­ber­ta­dor ase­gu­ra a Santander: “Las co­sas de Gua­ya­quil exi­gen mi per­so­na con la guar­dia; aquel es un caos de in­gra­ti­tud y ma­la fe (con es­to Bo­lí­var de­ja

Fra­ca­so de Bomboná.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.