¿Quién le ro­bó la plu­ma A OL­ME­DO?

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Mien­tras aguai­ta­ba con de­te­ni­mien­to la pla­ca del mo­nu­men­to al pró­cer Ol­me­do, don Aga­pi­to Se­ve­lin­do Acu­ña, atraí­do por la cu­rio­si­dad de sa­ber más so­bre el nom­bre de su can­tón de na­ci­mien­to, Ol­me­do, con­ti­nua­ba en es­ta la­bor in­ves­ti­ga­ti­va, sien­do in­te­rrum­pi­do por una per­so­na de la ter­ce­ra edad, quien his­tó­ri­ca­men­te le in­di­ca­ba el tra­ji­nar de tan im­por­tan­te obra es­cul­tó­ri­ca: acon­te­ció un 9 de oc­tu­bre de 1892. Cer­ca del me­dio día la gen­te co­men­za­ba a agru­par­se fren­te a la ca­so­na del Cabildo de ese tiem­po; las au­to­ri­da­des, fun­cio­na­rios pú­bli­cos, da­mi­tas y ca­ba­lle­ros de la so­cie­dad gua­ya­qui­le­ña e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les ocu­pa­ban las ca­lles del Ma­le­cón -hoy Si­món Bo­lí­var-, la del Co­rreo (Cle­men­te Ba­llén), la de la Mu­ni­ci­pa­li­dad (10 de Agos­to) y la del Co­mer­cio (Pi­chin­cha), con­gre­ga­dos pa­ra ser par­tí­ci­pes de un magno acon­te­ci­mien­to. A las cua­tro de la tar­de se rom­pía el si­len­cio del lu­gar, ini­cián­do­se una mar­cha cí­vi­ca, po­nién­do­se en mo­vi­mien­to la Com­pa­ñía Ol­me­do del Be­ne­mé­ri­to Cuer­po de Bom­be­ros, ele­gan­te­men­te uni­for­ma­dos y se­gui­dos por los die­ci­sie­te es­tan­dar­tes co­rres­pon­dien­tes al nú­me­ro de com­pa­ñías exis­ten­tes has­ta esos años, pre­si­dien­do el des­fi­le el pri­mer je­fe y to­da la ofi­cia­li­dad, y tras ellos un con­glo­me­ra­do de alum­nos de las di­fe­ren­tes es­cue­las en co­rrec­ta for­ma­ción. Lue­go des­fi­la­ban tres ador­na­dos ca­rros ale­gó­ri­cos, re­pre­sen­tan­do a la Poe­sía, el Co­mer­cio y la Re­pú­bli­ca. Ha­cién­do­se pre­sen­te la So­cie­dad Fi­lan­tró­pi­ca del Gua­yas, la So­cie­dad De­mo­crá­ti­ca, cu­yo pre­si­den­te era don Pe­dro Car­bo; el Co­mi­té Uni­ver­si­ta­rio Co­lón, la Co­lo­nia Chi­na y la Be­ne­fi­cen­cia ita­lia­na, por­tan­do ofren­das flo­ra­les. Pa­sa­ban dis­tin­gui­da­men­te los in­te­gran­tes del Co­mi­té Ol­me­do, el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, mi­nis­tros de La Cor­te, y al fi­nal la Bri­ga­da de Ar­ti­lle­ría Su­cre, que ce­rra­ba el nu­tri­do gru­po. El mag­ní­fi­co des­fi­le avan­zó por la ca­lle del Ma­le­cón, has­ta lle­gar a la Bo­lí­var (Víc­tor Ma­nuel Ren­dón); vi­ró so­bre ella pa­ra to­mar Pi­chin­cha, re­co­rrién­do­la has­ta la ex­tin­gui­da ca­lle del Obis­po, y sa­lien­do por ella has­ta San Ale­jo, don­de se les in­cor­po­ró el doc­tor Isi­do­ro Ba­rri­ga, obis­po en­car­ga­do de la diócesis de Gua­ya­quil. De­sem­bo­can­do el des­fi­le has­ta la en­ton­ces lla­ma­da ca­lle Za­ra­gu­ro, al lle­gar a es­te lu­gar pa­ra­ron fren­te a un mo­nu­men­to cu­bier­to con un gran ve­lo azul y blan­co. So­nan­do las cin­co y me­dia de la tar­de, en pre­sen­cia de los se­ño­res Ma­nuel Mar­cos, José Gómez Ta­ma, Tá­ci­to Cu­ca­lón, Ma­nuel M. Suá­rez, acom­pa­ña­do de don José Joa­quín de Ol­me­do (hi­jo); don Pe­dro Car­bo, des­co­rrió la te­la, que­dan­do a la vis­ta de to­dos la es­ta­tua del poe­ta y pró­cer de la in­de­pen­den­cia, don José Joa­quín de Ol­me­do y Ma­ru­ri, sien­do es­ta de bron­ce y co­lo­ca­da so­bre un pe­des­tal de gra­ni­to. Es­ta­ba en ac­ti­tud de le­van­tar­se de su si­llón, por­tan­do en la mano de­re­cha una plu­ma y en la iz­quier­da el ac­ta de la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil, que él re­dac­tó. Co­mo re­cuer­do de es­ta inau­gu­ra­ción se ob­se­quia­ron me­da­llas de pla­ta que te­nían gra­ba­do en sus ca­ras el mo­nu­men­to a Ol­me­do, acom­pa­ña­da de una ins­crip­ción en su con­torno: Inau­gu­ra­da en Gua­ya­quil el 9 de oc­tu­bre de 1892. Re­cuer­do del co­mi­té. Sie­te me­ses des­pués, sien­do pre­si­den­te del Con­ce­jo el Sr. Fer­nan­do Gar­cía Drouet, se cam­bió el nom­bre a la ca­lle Za­ra­gu­ro por el de ave­ni­da Ol­me­do. Por cua­ren­ta y cua­tro años vie­ron los tran­seún­tes per­ma­ne­cer es­te mo­nu­men­to en su ina­mo­vi­ble si­tio, has­ta que el año 1936, en su afán de re­no­va­ción, de acuer­do a un plan de me­jo­ras del Con­ce­jo pro­yec­ta­do, la de­rri­bó pa­ra co­lo­car­la en otro si­tio. Pe­ro vi­nie­ron nue­vos edi­les, hu­bo in­con­ve­nien­tes eco­nó­mi­cos y la po­bre es­ta­tua per­ma­ne­ció ti­ra­da por más de un año a un ex­tre­mo de la ca­lle, has­ta que se cons­tru­yó un nue­vo pe­des­tal a una cua­dra (Sar­gen­to Var­gas) del lu­gar que ocu­pa­ba an­tes. Al ver­la mon­ta­da en su re­cien­te po­dio, le­van­ta­da por se­gun­da oca­sión, a es­ta es­fin­ge le fal­ta­ba al­go, y era na­da más y na­da me­nos, que la plu­ma que por­ta­ba en la mano de­re­cha sin sol­tar­la, has­ta que la de­rri­ba­ron. En­ton­ces la gen­te se pre­gun­ta­ba: ¿le ha­brán ro­ba­do la plu­ma a Ol­me­do? ¿Quién o quié­nes se la lle­va­rían? ¿Se­ría du­ran­te el tiem­po que per­ma­ne­ció a la bue­na de Dios en la ca­lle? Y si es así, no se­ría el pri­mer ro­bo o aten­ta­do que se co­me­tie­ra con­tra una obra de bron­ce que honra la his­to­ria de la ciu­dad. Res­ti­tu­ye­ron el pres­cin­di­ble ele­men­to ex­tra­via­do, pe­ro con el pa­sar de los años hu­bo un úl­ti­mo tras­la­do del mo­nu­men­to en las in­me­dia­cio­nes del re­ge­ne­ra­do Ma­le­cón, en don­de per­ma­ne­ce has­ta hoy. Don Aga­pi­to ama­ble­men­te agra­de­ció al se­ñor tan in­tere­san­te con­ver­sa, al dar­le a co­no­cer es­tos im­por­tan­tes acon­te­ci­mien­tos. Ex­ten­dién­do­le la mano se des­pi­dió de él, que­dán­do­le gra­ba­da es­ta en­se­ñan­za.

POR RE­UBI­CAR AL MO­NU­MEN­TO SE DE­JÓ TI­RA­DA LA ES­TA­TUA, PA­RA VOL­VER A SITUARLA EN SU MIS­MO LU­GAR, PE­RO CON LA SOR­PRE­SA DE QUE LA PLU­MA DEL GRU­PO ESCULTÓRIC­O HA­BÍA DES­APA­RE­CI­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.