A DE LA NDENCIA

Memorias Porteñas - - Mp -

do je­fe de la pla­za, don Jo­sé Elizalde.

Se­gún tes­ti­mo­nio de Mar­tí­nez de Cam­pos, el en­fren­ta­mien­to de am­bas fuer­zas fue eje­cu­ta­do por Ur­da­ne­ta y Álvarez, el pri­me­ro, al es­cua­drón de ca­ba­lle­ría Dau­le y el se­gun­do, al do­mi­ci­lio del co­man­dan­te del Gra­na­de­ros de Re­ser­va, no que­dan­do, co­mo fru­to de aque­llo, me­nos de vein­te muer­tos, entre los que es­ta­ba el co­man­dan­te del Dau­le, don Joa­quín Ma­ga­llar.

Co­mo he­mos vis­to, a las cua­tro de la ma­ña­na ya es­ta­ban to­ma­dos los cuar­te­les de la bri­ga­da de Ar­ti­lle­ría (Pe­dro Car­bo y Clemente Ba­llén, es­qui­na); del Es­cua­drón de Ca­ba­lle­ría Dau­le (an­ti­guo ho­tel Hum­boldt en el malecón, hoy par­te de la Bahía), mien­tras que el cuar­tel del ba­ta­llón de Mi­li­cias (si­tua­do en el cru­ce de las ca­lles Pi­chin­cha y Clemente Ba­llén) y el del ba­ta­llón Gra­na­de­ros de Re­ser­va (si­tua­do en don­de hoy se ha­lla el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal), eran par­te de la Re­vo­lu­ción des­de ha­ce al­gu­nos días, pues sus in­te­gran­tes ha­bían de­ci­di­do par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en los cam­bios que los gua­ya­qui­le­ños pen­sa­ban im­ple­men­tar al li­be­rar­se del yu­go es­pa­ñol.

A las cua­tro de la ma­ña­na so­lo fal­ta­ban dos lu­ga­res por so­me­ter: la ba­te­ría o for­tín de La Plan­cha­da y la ba­te­ría de Las Cru­ces. De la pri­me­ra se en­car­ga­ría un con­tin­gen­te al man­do del sar­gen­to Hi­la­rio Álvarez, y de la se­gun­da don Fran­cis­co de Pau­la La­va­yen, al man­do de me­dio es­cua­drón y nue­ve vo­lun­ta­rios gua­ya­qui­le­ños.

El pa­trio­tis­mo de nues­tros co­te­rrá­neos y su de­ci­sión an­te las cir­cuns­tan­cias que de- bie­ron en­fren­tar ha­ría de­cir a Vi­lla­mil:

“En tes­ti­mo­nio de apre­cio a los des­cen­dien­tes de es­tos nue­ve va­lien­tes que acom­pa­ña­ron a Ur­da­ne­ta al cuar­tel de ca­ba­lle­ría, voy aquí a es­tam­par sus nom­bres; fue­ron los se­ño­res Fran­cis­co La­va­yen, Jo­sé An­te­pa­ra (el jo­ven) y Lo­ren­zo de Ga­ray­coa, ya nom­bra­dos; Bal­ta­sar García, Miguel, Ma­nuel y Agus­tín La­va­yen, Ma­nuel Llo­na y Jo­sé Pon­ce…”.

Al ama­ne­cer del día nue­ve to­do es­ta­ba con­su­ma­do. El cam­bio de es­ta­do de es­te te­rri­to­rio, de la an­ti­gua pro­vin­cia co­lo­nial de la Au­dien­cia de Qui­to a Es­ta­do Li­bre, So­be­rano e In­de­pen­dien­te, se ha­bía rea­li­za­do.

La ale­gría en el pe­cho de los pa­trio­tas no te­nía lí­mi­te, que­dan­do gra­ba­da pa­ra siem­pre en sus es­pí­ri­tus, al pun­to de que cuan­do le to­có a Vi­lla­mil es­cri­bir so­bre es­to di­ría:

“Al apa­re­cer el sol con to­do su bri­llo por so­bre la cor­di­lle­ra, Fe­bres Cor­de­ro vino a mí co­rrien­do y obli­gán­do­me, sin mu­cha ce­re­mo­nia a dar­me la vuel­ta, me di­jo: Mi­re Ud. al sol del sur de Co­lom­bia…”.

“A Ud. en gran ma­ne­ra lo de­be­mos, le di­je, abra­zán­do­nos con los ojos hu­me­de­ci­dos”.

Así fi­na­li­za­ba la pri­me­ra eta­pa de un pro­ce­so que lle­va­ría a Gua­ya­quil a con­ver­tir­se en el eje de los mo­vi­mien­tos eman­ci­pa­do­res de es­te sec­tor del continente, lo­gran­do, dos años des­pués, la li­ber­tad pa­ra to­da la Au­dien­cia, y en 1824, la in­de­pen­den­cia del Pe­rú en las ba­ta­llas de Ju­nín y Ayacucho.

Los ofi­cia­les Luis Ur­da­ne­ta y León de Fe­bres Cor­de­ro, jun­to a Miguel de Le­ta­men­di, pai­sano de ellos y miem­bro tam­bién del ba­ta­llón Nu­man­cia, se­rían los res­pon­sa­bles de dar dos de los gol­pes más im­por­tan­tes a fa­vor de la eman­ci­pa­ción: la to­ma del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.