EPI­SO­DIO DE SOBREVIVEN­CIA

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Al fi­na­li­zar el año 2015 se pre­sen­tó en la Ca­pi­ta­nía del Puer­to de Es­me­ral­das el al­fé­rez de fra­ga­ta-GC Emi­lio Ro­se­ro Mos­que­ra, ofi­cial re­cién gra­dua­do del cur­so de Guar­da­cos­tas, de­bien­do desem­pe­ñar­se co­mo je­fe de pa­tru­lla, y des­de un ini­cio mos­tró op­ti­mis­mo y pre­dis­po­si­ción pa­ra em­pren­der sus nue­vas ta­reas. En los si­guien­tes me­ses reali­zó al­gu­nos pa­tru­lla­jes de ru­ti­na con la lan­cha de la Ca­pi­ta­nía, en la que lo­gra­ron cap­tu­rar va­rios ilí­ci­tos, pro­duc­to de la pla­ni­fi­ca­ción acer­ta­da pa­ra el efec­to.

Al en­trar la no­che del 1 de mar­zo de 2016, el al­fé­rez Emi­lio Ro­se­ro re­ci­bió la or­den de pre­sen­tar­se al Sub­co­man­do de Guar­da­cos­tas con su lan­cha y per­so­nal de pa­tru­lla, a fin de efec­tuar una ope­ra­ción de ma­yor mag­ni­tud, em­bar­cán­do­se otros dos ofi­cia­les pa­ra eje­cu­tar­la. Lue­go del “brie­fing” y de re­ci­bir dis­po­si­cio­nes en el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Guar­da­cos­tas, zar­pa­ron po­nien­do proa nor­te-no­res­te, ha­cia el sec­tor fren­te a la po­bla­ción de Pa­les­ti­na, al­can­zan­do la po­si­ción de es­pe­ra a las 21:00 horas. Te­nían que in­ter­cep­tar un lan­chón trans­por­tan­do com­bus­ti­ble ile­gal.

Se­gui­da­men­te se or­de­nó a la lan­cha apa­gar las lu­ces, asu­mien­do na­ve­ga­ción de ba­rre­ra pa­ra cor­tar la sa­li­da de la po­si­ble na­ve ile­gal. Se na­ve­gó al 090° y lue­go el vi­gía re­por­tó con­tac­to vi­sual de la po­si­ble em­bar­ca­ción sos­pe­cho­sa en la mar­ca­ción 000° re­la­ti­va. La lan­cha pu­so rum­bo y ve­lo­ci­dad de in­ter­cep­ta­ción, ini­cian­do la per­se­cu­ción. Cuan­do rea­li­za­ban el pro­ce­di­mien­to pa­ra abor­dar­la y neu­tra­li­zar a esa tri­pu­la­ción, una ola los gol­peó, pe­ro to­dos a bor­do so­bre­lle­va­ron el gol­pe.

De lo que si­gue el al­fé­rez Ro­se­ro re­la­ta: “In­me­dia­ta­men­te ob­ser­vé que se ve­nía una ola más gran­de y le in­di­qué al mo­to­ris­ta que di­ri­ja la proa ha­cia mar afue­ra pa­ra to­mar la ola de fren­te y evi­tar vi­rar­nos. El ti­mo­nel no te­nía vi­si­bi­li­dad por la can­ti­dad de agua que ha­bía­mos re­ci­bi­do, por lo que de­bí se­ña­lar­le la caí­da. La no­che ce­rra­da no nos per­mi­tía per­ci­bir el ta­ma­ño de la ola que se ve­nía, por lo que cuan­do el mo­to­ris­ta pro­ce­dió a la or­den, la lan­cha que­dó en tal po­si­ción que la ola ele­vó a la em­bar­ca­ción jus­to por la proa y nos de­jó sus­pen­di­dos en el ai­re. Co­mo me en­con­tra­ba de pie so­bre la re­ga­la tra­té de sos­te­ner­me en la aga­rra­de­ra del te­cho, pe­ro la fuer­za del im­pac­to fue de mag­ni­tud tal que me hi­zo sol­tar­la y caí al agua de es­pal­das”. da­des se du­pli­can en horas de la no­che. Di­ce di­cho ofi­cial: “Al caer en el agua, sen­tí un gol­pe en la par­te de atrás de la ca­be­za. Ini­cial­men­te per­dí la no­ción del tiem­po y tu­ve una sen­sa­ción de ma­reo. Mi pri­me­ra reac­ción fue ubi­car a la lan­cha y ve­ri­fi­car si se en­con­tra­ba bien la tri­pu­la­ción. Pen­sé que po­dría ha­ber nau­fra­ga­do, o que otros más es­ta­rían en el agua, lo que im­pli­ca­ba la ne­ce­si­dad de agru­par a los náu­fra­gos co­mo pri­me­ra me­di­da. Me pu­se a ve­ri­fi­car el cha­le­co y el sis­te­ma de in­fla­do au­to­má­ti­co, pe­ro com­pro­bé que de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta­ba inope­ra­ti­vo. La no­che se pre­sen­ta­ba com­ple­ta­men­te os­cu­ra y a lo le­jos se per­ci­bía la luz del fa­ro de Río Ver­de”.

Lo cier­to es que no lo­gró que el cha­le­co sal­va­vi­das se in­fla­se, y lo úni­co que lo man­te­nía a flo­te era el ai­re que te­nía en sus pul­mo­nes, tal co­mo su­ce­de en la eva­lua­ción de

Al­fé­rez de fra­ga­ta GC Emi­lio Ro­se­ro Mos­que­ra, pro­ta­go­nis­ta de es­te epi­so­dio de su­per­vi­ven­cia en el mar.

El al­fé­rez Ro­se­ro y miem­bros de su pa­tru­lla en una mi­sión de vi­gi­lan­cia cos­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.