BO­LÍ­VAR Y SU AC­CIÓN MI­LI­TAR

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ ANTONIO GÓ­MEZ ITURRALDE

En El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil del 10 de agos­to de 1822 cons­tan las nu­me­ro­sas ad­he­sio­nes a la in­cor­po­ra­ción a Co­lom­bia, re­suel­tas por los pue­blos de los di­fe­ren­tes par­ti­dos. Sin em­bar­go, cree­mos que es­ta re­per­cu­sión de los he­chos en­tre los ve­ci­nos de los di­fe­ren­tes par­ti­dos fue tam­bién es­ti­mu­la­da y orien­ta­da por agi­ta­do­res co­lom­bia­nos es­par­ci­dos por Su­cre o co­lom­bia­nis­tas preane­xión; la ce­le­ri­dad con que se re­mi­tie­ron a Gua­ya­quil las ha­ce más sospechosa­s aún.

El ca­so de Ji­pi­ja­pa y los pue­blos ve­ci­nos son un ejem­plo de ma­ni­pu­la­ción: en­tre el 16 y el 18 de ju­lio se pro­nun­cia­ron en pro de la pro­tec­ción de Co­lom­bia, cuan­do los acon­te­ci­mien­tos de Gua­ya­quil ape­nas se ha­bían pro­du­ci­do el 13. Es­to nos con­du­ce a pre­gun­tar­nos, ¿có­mo es que pu­die­ron co­no­cer en tan cor­to tiem­po lo acon­te­ci­do en Gua­ya­quil, to­mar una re­so­lu­ción y re­mi­tir­la con tan­ta pre­mu­ra?, si cuan­do se pro­du­jo el 9 de Oc­tu­bre de 1820 – fe­cha mu­cho más sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra to­da la Pro­vin­cia– la no­ti­cia lle­gó a Ji­pi­ja­pa el 15 de oc­tu­bre de 1820, es de­cir, seis días más tar­de, y la ad­he­sión a Gua­ya­quil otros tan­tos. ¿Có­mo lo­gra­ron tal ace­le­ra­ción si la dis­tan­cia y el tran­co de las mu­las eran los mis­mos? “De­be­mos aña­dir, pri­me­ro, que las no­ti­cias de lo acae­ci­do en la ca­pi­tal el 11, 12 y 13 de ju­lio pu­die­ron lle­gar a Ji­pi­ja­pa an­tes del 16 de ju­lio; se­gun­do, que el cau­di­llo del par­ti­do pro­co­lom­biano, Jo­sé Leo­ca­dio Llo­na, era oriun­do del lu­gar. Es­tos datos nos per­mi­ten du­dar de la es­pon­ta­nei­dad de la revolución a fa­vor de Bo­lí­var en el dis­tri­to” (Cu­bitt, La Ane­xión de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, 1822, Pág. 16).

Ade­más, se to­ma­ron mu­chas me­di­das pa­ra neu­tra­li­zar al ve­cin­da­rio de la ciu­dad: se con- ce­dió li­cen­cia a las mi­li­cias, am­nis­tía a los de­ser­to­res, se con­vo­có a los acree­do­res de la deu­da pro­vin­cial -pa­ra arre­glar pa­gos-. (El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, de ju­lio 20 y agos­to 10 de 1822). Tam­bién “se ini­ció una cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca a tra­vés de El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, pe­rió­di­co se­ma­nal y ga­ce­ta ofi­cial, en ma­nos de Bo­lí­var des­de su arri­bo a la ciu­dad, pa­ra con­ven­cer a los gua­ya­qui­le­ños de los be­ne­fi­cios y po­pu­la­ri­dad del ré­gi­men bo­li­va­riano. (…) car­tas adu­la­to­rias de Sam­bo­ron­dón, Ya­gua­chi y Ba­baho­yo, Pa­len­que, Es­te­ro de Vin­ces, San­ta Lu­cía y Dau­le (…) Pi­cho­ta. Mon­te­cris­ti y Cha­ra­po­tó, Por­to­vie­jo, Ji­pi­ja­pa, Ca­noa, Cho­ne y Chon­gón”.

“Al pu­bli­car es­tas car­tas se pu­so én­fa­sis en su ca­rác­ter más o me­nos ofi­cial co­mo ema­na­das de los ca­bil­dos o de asam­bleas de no­ta­bles. Aun­que son muy si­mi­la­res en su com­po­si­ción, se­ría ir de­ma­sia­do le­jos afir­mar po­si­ti­va­men­te que fueron con­fec­cio­na­das de an­te­mano o ins­pi­ra­das di­rec­ta­men­te por agen­tes co­lom­bia­nos” (Cu­bitt, “Ane­xión”, Págs. 17-18).

To­do ha­bía sa­li­do a pe­dir de bo­ca pa­ra las in­ten­cio­nes de Bo­lí­var pues, tal co­mo se lo pro­pu­so, lo­gró de­bi­li­tar la in­fluen­cia y pre­sen­cia de los gru­pos au­to­no­mis­tas y pe­rua­nis­tas. Con su pres­ti­gio y ca­ris­ma, más 1.300 hom­bres de la Guar­dia, que ac­tua­ban co­mo si fue­se una ciu­da­de­la con­quis­ta­da, “con­ven­ció” a la gran ma­yo­ría de que era inú­til con­ti­nuar opo­nién­do­se a su de­ter­mi­na­ción de in­cor­po­rar la Pro­vin­cia a Co­lom­bia.

Sin em­bar­go, los gua­ya­qui­le­ños ja­más aban­do­na­ron las esperanzas y mu­chos de ellos, al po­co tiem­po de la ane­xión for­za­da, to­da­vía lo­gra­ban per­tur­bar­lo: “El se­ñor Ro­ca (Fran­cis­co) y com­pa­ñía es­tán siem­pre in­quie­tan­do a Gua­ya­quil, lo que ha­rá nues­tra suer­te más di­fí­cil” (Simón Bo­lí­var, Obras Com­ple­tas”, To­mo I, Vi­cen­te Le­cu­na, La Ha­ba­na, Editorial Lex, Págs. 689-691).

Pe­ro fal­ta­ba le­ga­li­zar el pri­mer frau­de elec­to­ral con­ce­bi­do por Bo­lí­var y eje­cu­ta­do por Llo­na; de­bía re­unir al su­mi­so Co­le­gio Elec­to­ral a fin de con­cre­tar­la con el apo­yo “uná­ni­me”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.