INI­CIOS DEL MU­SEO DEL BAN­CO CEN­TRAL (II)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VELÁZQUEZ

En los días en que me en­con­tra­ba mon­tan­do la ex­po­si­ción Cons­truc­ti­vis­mo en la re­cien­te­men­te re­mo­de­la­da sa­la de la plan­ta ba­ja del Mu­seo An­tro­po­ló­gi­co y Pi­na­co­te­ca del Ban­co Cen­tral, re­ci­bí la vi­si­ta del des­ta­ca­do y que­ri­do maes­tro, el pin­tor Cé­sar An­dra­de Fai­ni (1913-1995). Co­rría el año 1980 y aun­que el edi­fi­cio es­ta­ba lis­to pa­ra al­ber­gar ex­po­si­cio­nes, no se con­ta­ba to­da­vía con un equi­po de tra­ba­jo re­pre­sen­ta­ti­vo.

Don Cé­sar An­dra­de ve­nía a so­li­ci­tar las sa­las del mu­seo pa­ra rea­li­zar una ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va, pa­ra la que in­clu­so ha­bía traí­do va­rías obras de co­lec­cio­nes de Qui­to. Fue muy do­lo­ro­so te­ner que de­cir­le que el mu­seo no es­ta­ría dis­po­ni­ble por lo me­nos dos me­ses, en los que se ex­hi­bi­ría Cons­truc­ti­vis­mo. Nues­tra res­pues­ta no fue re­ci­bi­da con agra­do por don Cé­sar, y no era pa­ra me­nos. El pin­tor qui­te­ño ha­bía reuni­do 43 años de pin­tu­ras pa­ra es­ta re­tros­pec­ti­va, ade­más de ser el maes­tro de dos ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Gua­ya­quil.

Ha­bía que en­con­trar una so­lu­ción ho­no­ra­ble pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma tan de­li­ca­do con un ar­tis­ta que tan­to ha­bía apor­tad al ar­te en nues­tro Puer­to. Por fe­liz coin­ci­den­cia se en­con­tra­ba con­mi­go el pin­tor En­ri­que Tá­ba­ra, alumno de An­dra­de en sus ini­cios en Be­llas Ar­tes. Que­da­mos en dar­le una res­pues­ta en los pró­xi­mos días.

Con una enor­me suer­te, el Mu­seo Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil te­nía dis­po­ni­ble en fe­chas in­me­dia­tas la sa­la prin­ci­pal de ex­hi­bi­cio­nes tem­po­ra­les en el ala de­re­cha de la plan­ta ba­ja. Aho­ra que­da­ba so­la­men­te lo­grar que el Ban­co Cen­tral del Ecua­dor acep­ta­ra fi­nan­ciar una ex­po­si­ción en otra ins­ti­tu­ción. Sin em­bar­go, la idea fue rá­pi­da­men­te aco­gi­da, y gra­cias a los bue­nos ofi­cios de Olaf Holm, se inau­gu­ró la ex­po­si­ción Cé­sar An­dra­de Fai­ni. 43 años de pin­tu­ra, que fue un gran éxi­to.

Aquí se vol­vie­ron a ver cua­dros que des­de ha­cía mu­cho tiem­po se en­con­tra­ban en ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil, o de co­lec­cio­nes de fa­mi­lia­res del ar­tis­ta en Qui­to. Bri­lla­ban obras co­mo El ár­bol ama­ri­llo, Por aquí pa­só el odio, De­trás de las re­jas, el pin­tor, has­ta Car­na­val, acom­pa­ña­da de va­rios bo­ce­tos.

La Pi­na­co­te­ca del Ban­co Cen­tral ad­qui­rió di­rec­ta­men­te del ar­tis­ta un nú­me­ro im­por­tan­te de obras co­mo Aguas ne­gras, ¡Bas­ta c…!, El Cie­go, Oa­sis y Des­po­jos, to­das obras cla­ves en el ar­te mo­derno del Ecua­dor. Acom­pa­ñó a la ex­po­si­ción un ca­tá­lo­go ilus­tra­do con un en­sa­yo ti­tu­la­do La pers­pec­ti­va de Cé­sar An­dra­de Fai­ni, de mi au­to­ría. Es­ta ex­hi­bi­ción mo­ti­vó a que Cé­sar An­dra­de fue­ra in­vi­ta­do a una ex­po­si­ción in­di­vi­dual en la Ga­le­ría Ar­tes, de Qui­to, su ciu­dad na­tal, don­de no ha­bía ex­pues­to en mu­chos años.

A es­ta ex­po­si­ción si­guió una mues­tra in­ter­na­cio­nal iti­ne­ran­te de se­ri­gra­fías del gran pin­tor aus­tria­co Frie­dens­reich Hun­dert­was­ser (1928-2000), obras ple­nas de co­lor y con in­clu­sio­nes me­tá­li­cas.

Nue­vas ade­cua­cio­nes fre­na­ron un tiem­po la rea­li­za­ción de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les en las sa­las del mu­seo.

Pe­ro un día re­ci­bi­mos la vi­si­ta de la his­to­ria­do­ra y pe­rio­dis­tas Jenny Es­tra­da Ruiz, quien ha­bía si­do nom­bra­da por el Con­gre­so Na­cio­nal pa­ra or­ga­ni­zar un gran ho­me­na­je por el bi­cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de egre­gio gua­ya­qui­le­ño, doc­tor Vicente Ro­ca­fuer­te y Ro­drí­guez de Be­ja­rano, na­ci­do el 1 de ma­yo de 1783.

Jenny Es­tra­da no es­ta­ba muy cla­ra so­bre la me­jor for­ma de rea­li­zar una ex­po­si­ción con es­te mo­ti­vo sin pre­ce­den­tes en Ecua­dor. Una ex­po­si­ción his­tó­ri­ca te­nía siem­pre la di­fi­cul­tad de ob­te­ner la me­mo­ra­bi­lia tan es­ca­sa, con­ser­va­da en una ciu­dad que ha­bía su­fri­do tan­tos in­cen­dios, al­gu­nos de ca­rác­ter de­vas­ta­dor.

Por ello le pro­pu­se la rea­li­za­ción de un con­cur­so na­cio­nal de­di­ca­do a la ju­ven­tud ecua­to­ria­na, en ho­me­na­je al gran edu­ca­dor que fue Ro­ca­fuer­te.

La pro­pues­ta pren­dió en Jenny Es­tra­da, asig­nán­do­se los fon­dos pa­ra tres pre­mios con

CE­SAR AN­DRA­DE FAI­NI.CA­TÁ­LO­GO DEL SA­LÓN VICENTE RO­CA­FUER­TE.

JENNY ES­TRA­DA.

RAQUEL TIBOL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.