LA LOTERIA DE GUAYAQUILL Des­de su crea­ción has­ta “los Tres gol­pes”

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Es mu­cha la tin­ta ver­ti­da pa­ra con­tar la his­to­ria de la por nu­me­ro­sas ra­zo­nes ve­ne­ra­ble Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Gua­ya­quil. Mu­cho se ha ha­bla­do de su fun­da­dor Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo y de su pri­mer di­rec­tor Eduar­do Arosemena Merino. Mu­cho se ha di­cho so­bre el le­ga­do de be­ne­fac­to­res de la ta­lla de don Ma­nuel Ga­le­cio o Ca­lix­to Ro­me­ro, y la ma­ne­ra en que es­tos con­so­li­da­ron la po­si­ción eco­nó­mi­ca de la Jun­ta. Pe­ro es más bien po­co lo que co­no­ce­mos en de­ta­lle acer­ca de aque­llo que per­mi­tió con­se­guir los fon­dos pa­ra man­te­ner su la­bor; me re­fie­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te a la crea­ción del ra­mo de lo­te­ría.

Y es de es­to que te ven­go a ha­blar es­ta se­ma­na que­ri­do lec­tor, pe­ro no lo ha­ré sin an­tes de­cir que mu­cho de lo que aquí lee­rás lo sé gra­cias a una en­ri­que­ce­do­ra con­ver­sa­ción en­tre es­te, tu ser­vi­dor, y el se­ñor Jo­sé Moncayo Guerrero, exregente del ra­mo e hi­jo del se­ñor Jor­ge Moncayo To­rres, quien fue­ra uno de pri­me­ros im­pre­so­res y re­gen­tes de nues­tra Lo­te­ría Na­cio­nal.

He­cho jus­ti­cia y da­do el mé­ri­to a quien le co­rres­pon­de, pro­ce­da­mos en­ton­ces a des­cu­brir de­ta­lles que se­gu­ra­men­te te se­rán des­co­no­ci­dos.

La Lo­te­ría en nues­tra ciu­dad tie­ne co­mo an­te­ce­den­te di­rec­to una ini­cia­ti­va de ín­do­le si­mi­lar crea­da en 1855 co­mo Ri­fa de In­cen­dios, por el ilus­tre pa­tri­cio gua­ya­qui­le­ño, don Cle­men­te Ba­llén de Guz­mán.

La “ri­fa” en men­ción te­nía por ob­je­to con­se­guir fon­dos pa­ra la com­pra de una má­qui­na de Guim­ba­le­te que per­mi­tie­se me­jo­rar el desem­pe­ño de los bom­be­ros en su lu­cha con­tra el fue­go.

Se im­pri­mie­ron 6.000 bi­lle­tes de a pe­so ca­da uno, per­mi­tien­do el re­par­to de un pre­mio de 150 pe­sos (pre­mio ma­yor), seis de 100 pe­sos, tres de 80 y ocho de 25.

Lo re­cau­da­do per­mi­tió la com­pra de la má­qui­na que aún pue­de ver­se y apre­ciar­se en el Mu­seo del Bom­be­ro de nues­tra ciu­dad.

Otras ins­ti­tu­cio­nes, den­tro de las que si­guió con­tán­do­se al Cuer­po de Bom­be­ros, tam­bién uti­li­za­rían es­te me­dio pa­ra con­se­guir los re­cur­sos que per­mi­tie­sen el fi­nan­cia­mien­to de sus ac­ti­vi­da­des; en­tre ellas se con­ta­ban: 1.- La So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­ras 2.- La So­cie­dad Fi­lan­tró­pi­ca del Gua­yas 3.- La So­cie­dad Aman­tes del Pro­gre­so. 4.- La So­cie­dad de Se­ño­ras de la Con­fe­ren­cia de San Vicente de Paúl y 5.- La So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia Ma­na­bi­ta.

El 18 de agos­to de 1894, a los seis años de na­ci­da la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia de Gua­ya­quil, el Con­gre­so dic­ta­ba una ley me­dian­te la cual da­ba pa­so a la crea­ción de la Lo­te­ría de Gua­ya­quil, que se­ría ma­ne­ja­da por un ra­mo de la Jun­ta de­di­ca­da a es­to ex­clu­si­va­men­te, eli­mi­nan­do de ma­ne­ra pa­ra­le­la, la po­si­bi­li­dad de que exis­ta otra lo­te­ría en la ciu­dad, por lo cual y pa­ra no per­ju­di­car a na­die, ha­ría be­ne­fi­cia­rias a to­das sus aso­cia­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia, así co­mo al Cuer­po de Bom­be­ros, con un 25 % de lo re­cau­da­do en ca­da jue­go (por­cen­ta­je que cam­bia­ría con el tiem­po por una can­ti­dad ma­yor pe­ro fi­ja).

A fi­nes de 1976 el Go­bierno na­cio­nal dis­pon­dría un des­cuen­to del 14 % a los pre­mios pa­ra que ese di­ne­ro sea des­ti­na­do a me­jo­rar los ser­vi­cios del Cuer­po de Bom­be­ros y de la So­cie­dad pro­tec­to­ra de la in­fan­cia.

Pa­ra 1894 era di­rec­tor de la Jun­ta el se­ñor don Jo­sé Ma­ría Sáenz y se­ría él quien nom­bra­ría co­mo pri­mer ad­mi­nis­tra­dor del ra­mo al se­ñor Pe­dro G. Cór­do­va, y co­mo ad­mi­nis­tra­dor al se­ñor Juan Bau­tis­ta Ro­lan­do.

El pri­mer sor­teo se rea­li­zó el 21 de oc­tu­bre de 1894, con una emi­sión de 12.000 nú­me­ros, que tu­vie­ron el va­lor de 0,20 cen­ta­vos la uni­dad. La ven­ta fue un ver­da­de­ro éxi­to pues lo­gra­ron re­par­tir­se 10.695 bi­lle­tes, en­tre­gan­do co­mo pre­mio ma­yor la res­pe­ta­ble can­ti­dad de 500 su­cres, lo que era mu­cho di­ne­ro pa­ra aquel en­ton­ces.

El pri­mer do­mi­ci­lio del ra­mo de lo­te­rías se­ría en los ba­jos del asi­lo Ma­nuel Ga­le­cio, ubi­ca­do en Luque 215, edi­fi­cio que se que­mó en el in­cen­dio gran­de de 1896, ra­zón por la que se tras­la­da­ría a Ve­lez y Pe­dro Car­bo (lu­gar en el que ac­tual­men­te se en­cuen­tra), pe­ro so­lo por un tiem­po, pues en 1940 se tras­la­dó tem­po­ral­men­te a Pe­dro Car­bo y Chi­le, en los ba­jos del do­mi­ci­lio de Juan Agui­rre Ora­mas, mien­tras se ter­mi­na­ba la cons­truc­ción del edi­fi­cio de hor­mi­gón que la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia le­van­ta­ba en Vé­lez y Pe­dro Car­bo.

El me­ca­nis­mo pa­ra fa­bri­car los bi­lle­tes a par­tir de 1913 era el si­guien­te:

1.- La im­pren­ta Uz­ca­te­gui, ubi­ca­da en 9 de Oc­tu­bre y Pe­dro Car­bo (en don­de hoy se le­van­ta el edi­fi­cio de la CFN, an­ti­guo Ban­co Cen­tral del Ecua­dor), era quien se ha­cía car­go de im­pri­mir las emi­sio­nes de bi­lle­tes ca­da se­ma­na, de­jan­do un es­pa­cio en blan­co con el fin de que sea la Jun­ta la que or­de­na­se qué nu­me­ra­ción im­pri­mir de acuer­do a la can­ti­dad de bi­lle­tes que ju­ga­rían ca­da se­ma­na. Es­ta nu­me­ra­ción era he­cha en la ha­cien­da Je­ri­có, con unas má­qui­nas nu­me­ra­do­ras que fun­cio­na­ban con pe­dal y que ten­drían co­mo uno de sus pri­me­ros ope­ra­rios a los se­ño­res Jor­ge An­to­nio Moncayo To­rres y su her­mano, Hum­ber­to Ge­na­ro Moncayo To­rres.

2.- Una vez nu­me­ra­dos, los bi­lle­tes eran traí­dos en ca­noa des­de la ha­cien­da y en­tre­ga­dos en las ofi­ci­nas del ra­mo, lu­gar en el que eran re­se­lla­dos y pues­tos a la ven­ta.

Pa­ra 1938 el se­ñor Luis No­boa Yca­za pro­ce­de­ría a com­prar una má­qui­na ale­ma­na de mar­ca Auio­ma­tic, con la que los bi­lle­tes sal­drían se­lla­dos, per­fo­ra­dos y cor­ta­dos e im­pre­sos an­ver­so y re­ver­so a cua­tro co­lo­res, con lo que el úni­co tra­ba­jo que que­da­ba pen­dien­te era el de

ES­TA HIS­TO­RIA, CONTADA POR EL SE­ÑOR JO­SÉ MONCAYO GUERRERO, EXREGENTE DE LA LO­TE­RÍA NA­CIO­NAL, NOS RE­VE­LA DA­TOS CU­RIO­SOS DE UNA DE LAS MÁS AN­TI­GUAS Y ÚTI­LES INS­TI­TU­CIO­NES CREA­DAS POR LA JUN­TA DE BE­NE­FI­CEN­CIA DE GUA­YA­QUIL PA­RA EL AUXILIO DE LOS MÁS NECESITADO­S.

Se­ñor Au­gus­to Moncayo, im­pre­sor y re­vi­sor, quien se hi­zo car­go de la im­pre­sión y nu­me­ra­ción de los bi­lle­tes de la lo­te­ría a par­tir de 1936 y quien fue­ra nom­bra­do re­gen­te de la im­pren­ta des­ti­na­da a es­ta fun­ción el 8 de agos­to de 1951.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.