¡VI­VA EL ASOLEO! ¡Vi­va Men­do­za! 1931

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

El co­ro­nel Luis La­rrea Al­ba, en­car­ga­do del po­der Eje­cu­ti­vo, con­vo­có a elec­cio­nes pa­ra de­sig­nar pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca los días 20 y 21 de oc­tu­bre de 1931. El re­cién nom­bra­do di­rec­tor de la Cár­cel Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal, se­ñor Joa­quín Sil­va, te­nía la pre­dis­po­si­ción de en­ca­rri­lar la in­dis­ci­pli­na en es­te lu­gar y ac­tuan­do con mano du­ra ha­bía cam­bia­do cier­tas nor­mas, sien­do es­tas no bien vis­ta por los pre­sos. Pe­ro fue la úl­ti­ma la que ori­gi­nó el des­con­ten­to y re­cha­zo to­tal, cuan­do dis­pu­so sus­pen­der “las ho­ras del asoleo”, du­ran­te los dos días en que se rea­li­za­ría el su­fra­gio con­vo­ca­do por el Go­bierno.

En­tre los can­di­da­tos que más con­sen­tían el fa­vor po­pu­lar es­ta­ban: Nep­ta­lí Bo­ni­faz As­cá­zu­bi, Mo­des­to La­rrea e Il­de­fon­so Men­do­za. Por otro la­do, el ar­zo­bis­po de Qui­to en­via­ba un co­mu­ni­ca­do don­de acla­ra­ba: “Es no­to­rio a to­dos, que has­ta la ac­tua­li­dad nin­guno de los pos­tu­lan­tes a go­ber­nan­te del país se ha pre­sen­ta­do co­mo ca­tó­li­co; si hu­bie­se un candidato ne­ta­men­te ca­tó­li­co, no ten­dría que va­ci­lar an­te los ciu­da­da­nos, ser hi­jo de la Igle­sia”. La ma­ña­na del 19, sa­lían co­mo de cos­tum­bre los de­te­ni­dos al pa­tio de la cár­cel a to­mar el sol. Un gru­po de men­taos cua­tre­ros de­no­mi­na­dos Los Bri­ce­ños, co­man­da­dos por Ga­li­ma­tías Bri­ce­ño Zam­brano (a) Ter­ne­rón, co­men­za­ba a de­cir que el nue­vo di­rec­tor car­ce­la­rio no era la per­so­na más ap­ta pa­ra desem­pe­ñar ese car­go, pues­to que con an­te­rio­ri­dad es­ta­ba de­sig­na­do pa­ra el ayu­dan­te de la Pre­fec­tu­ra Mu­ni­ci­pal, se­ñor Al­fre­do Fer­nán­dez, dan­do gri­tos de ¡Vi­va el asoleo! ¡Vi­va el co­man­dan­te Il­de­fon­so Men­do­za! Ade­más de ne­gar­se a re­ci­bir el ran­cho del día, em­pe­za­ron el amo­ti­na­mien­to, su­ble­van­do a los de­más reos. Tam­bién in­ten­ta­ron de­rri­bar la puer­ta de la pre­ven­ción pa­ra ini­ciar la hui­da. Es­ta puer­ta, sien­do de hie­rro ma­ci­zo, no ce­dió a los re­me­zo­nes de los re­vol­to­sos. La do­ta­ción de gen­dar­mes de ca­ba­lle­ría ha­cía el ser­vi­cio de guar­dia al man­do del ins­pec­tor Luis F. Arias. Al com­pren­der la gra­ve­dad de la si­tua­ción, es­te or­de­nó des­en­vai­nar los sa­bles y aco­me­ter des­de afue­ra a los fu­rio­sos re­clu­sos re­cla­man­tes, re­ti­rán­do­se es­tos so­lo por el mo­men­to, pe­ro vol­vie­ron a la car­ga, de­ci­di­dos a tum­bar el por­tón. El ins­pec­tor Arias dis­pu­so que la gen­dar­me­ría dis­pa­ra­ra sus fu­si­les pa­ra in­ti­mi­dar a los amo­ti­na­dos, es­cu­chán­do­se va­rias de­to­na­cio­nes, con­jun­ta­men­te con disparos rea­li­za­dos por ce­la­do­res, des­de la par­te al­ta del pre­si­dio, cau­san­do una es­tam­pi­da hu­ma­na. Tra­ta­ron de huir o es­con­der­se de las des­car- gas; así, al­gu­nos de los pre­sos fue­ron que­dan­do ti­ra­dos por los pa­si­llos. Fe­de­ri­co Ma­cías Loor pre­sen­ta­ba que­ma­du­ra de ba­la en el cue­llo, Ma­nuel Men­do­za To­rres te­nía per­di­go­nes en las pier­nas, Eleo­do­ro Ja­cin­to Bur­gos san­gra­ba por las cor­ta­du­ras de sa­ble en ma­nos y ros­tro. En me­dio pa­tio se en­con­tra­ba ten­di­do Ga­li­ma­tías Bri­ce­ño, quien ha­bía re­ci­bi­do dos ba­la­zos cer­ca de la te­ti­lla iz­quier­da, de­jan­do to­das es­tas ac­cio­nes co­mo sal­do un muer­to y cien­tos de he­ri­dos. Co­mu­ni­ca­do el par­te de no­ve­da­des a las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes, lle­ga­ron al si­tio de los he­chos los se­ño­res: Luis An­to­nio Ma­cías Ba­que­ri­zo, co­mi­sa­rio cuar­to de Po­li­cía; el co­ro­nel Ni­co­lás San­tos, in­ten­den­te ge­ne­ral de Po­li­cía; Ro­ber­to Illing­worth Ica­za, go­ber­na­dor de la pro­vin­cia; el Dr. Al­ber­to Guerrero Mar­tí­nez, pre­fec­to Mu­ni­ci­pal y el se­ñor Asis­clo G. Ga­ray, je­fe del Be­ne­mé­ri­to Cuer­po de Bom­be­ros de Gua­ya­quil. Sien­do de­bi­da­men­te in­for­ma­dos de los acon­te­ci­mien­tos por el ofi­cial Arias, el in­ten­den­te de Po­li­cía y co­mi­sa­rio dia­lo­ga­ron con los pre­sos y es­tos co­mu­ni­ca­ron que la pro­tes­ta se ha­bía da­do por la ma­la de­sig­na­ción del di­rec­tor de la cár­cel. El co­ro­nel San­tos les ofre­ció aco­ger la pe­ti­ción y de in­me­dia­to ha­cer el cam­bio res­pec­ti­vo de au­to­ri­dad car­ce­la­ria, siem­pre y cuan­do los reos re­gre­sa­ran pa­cí­fi­ca­men­te a sus cel­das. Los de­te­ni­dos irrum­pie­ron dan­do vi­vas al in­ten­den­te y co­mi­sa­rio, por ha­ber te­ni­do fra­ses de es­pe­ran­zas pa­ra sus re­que­ri­mien­tos. Una vez res­ti­tui­da la cal­ma se ini­ció la in­for­ma­ción su­ma­ria, con el ob­je­to de des­cu­brir y cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles, in­ter­vi­nien­do el agen­te fis­cal Dr. Ni­co­lás Mo­rán y Dr. Jo­sé M. García Mo­reno, co­mo de­fen­sor de ofi­cio.

Los re­sul­ta­dos pre­si­den­cia­les da­ban co­mo ga­na­dor a Nep­ta­lí Bo­ni­faz A., con 27.043 vo­tos, se­gui­do de Mo­des­to La­rrea y ocu­pan­do el ter­cer lu­gar Il­de­fon­so Men­do­za, con quien los pre­sos se iden­ti­fi­ca­ban. Sin em­bar­go, el 20 de agos­to de 1932, el pre­si­den­te Nep­ta­lí Bo­ni­faz fue des­ca­li­fi­ca­do por el Con­gre­so del Ecua­dor, sien­do de­cla­ra­do “No ap­to, pa­ra ejer­cer la pre­si­den­cia”, por atri­buír­se­le la na­cio­na­li­dad pe­rua­na. Un gru­po de par­ti­da­rios de Bo­ni­faz se re­ve­la­ron, sus­ci­tán­do­se un san­grien­to en­fren­ta­mien­to con las tro­pas lea­les al Go­bierno en las ca­lles de la ca­pi­tal, co­no­cién­do­se a es­te epi­so­dio co­mo Gue­rra de los cua­tro días, don­de los al­za­dos fue­ron de­rro­ta­dos, en­car­gán­do­se­le el po­der al Dr. Al­ber­to Guerrero Mar­tí­nez, pa­ra que con­vo­ca­se a nue­vas elec­cio­nes.

EN VIS­TA DE QUE, POR SER DÍA DE ELEC­CIO­NES SE IM­PI­DIÓ EL “ASOLEO” DE LOS PRE­SOS, ES­TOS SE REBELARON Y AL CON­TE­NER EL MO­TÍN SE HI­CIE­RON DISPAROS QUE DE­JA­RON VA­RIOS HE­RI­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.