40 AÑOS DE PA­TRU­LLA­JE SUB­MA­RINO

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRAVO (F)

Han trans­cu­rri­do 40 años des­de que por pri­me­ra vez se izó el Pa­be­llón ecua­to­riano en un sub­ma­rino, y la Ar­ma­da se pre­pa­ra pa­ra aco­ger esa fe­cha con ri­gor his­tó­ri­co, an­te el re­cuer­do de los es­for­za­dos hom­bres que ha­cen de las pro­fun­di­da­des del mar su co­ti­dia­na vi­ven­cia. El Co­man­do de Sub­ma­ri­nos, ac­tual­men­te li­de­ra­do por el ca­pi­tán de na­vío EM Gui­ller­mo Do­no­so Ca­be­zas, tie­ne un ho­no­ra­ble pa­sa­do, ha­bien­do par­ti­ci­pa­do en dos con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les. De sus ini­cios me per­mi­to ha­cer un re­la­to se­gui­da­men­te.

La pre­pa­ra­ción del ele­men­to hu­mano fue una preo­cu­pa­ción bá­si­ca del man­do na­val pa­ra con­ce­bir una fuer­za de sub­ma­ri­nos con su in­fra­es­truc­tu­ra, ini­cián­do­se el pro­ce­so de se­lec­ción del per­so­nal a fi­nes de 1972. Con es­tos ob­je­ti­vos en men­te y con el in­cen­ti­vo de do­mi­nar las pro­fun­di­da­des del mar, un gru­po de ofi­cia­les y tri­pu­lan­tes via­jó el 13 de fe­bre­ro de 1973 pa­ra ad­qui­rir sus pri­me­ros co­no­ci­mien­tos en la Es­cue­la de Sub­ma­ri­nos de Bra­sil, en la Ba­se Al­mi­ran­te Cas­tro e Sil­va de la is­la Mon­ca­gue, Río de Ja­nei­ro, en don­de se efec­tuó la pre­pa­ra­ción teó­ri­ca, en tan­to que la fa­se prác­ti­ca la rea­li­za­ron en los sub­ma­ri­nos ti­po Guppy, SS 10 Gua­na­ba­ra, SS 11 Rio Gran­de do Sul y SS 12 Bahía. Fue­ron ellos los si­guien­tes: al­fé­re­ces de na­vío Mi­guel Sao­na Ro­ca y Jor­ge Vi­lla­cís Granja, y los ca­bos se­gun­do Ge­rar­do Vi­lla­gó­mez, Leo­pol­do Ágre­da, Jo­sé Gil­bert, Wal­ter Naún Al­ba­rra­cín y Al­ber­to Gue­rra. Aque­llos fue­ron los pri­me­ros en re­ci­bir en­tre­na­mien­to, pe­ro des­pués lo ha­rían otros en Chi­le, Ar­gen­ti­na y en el mis­mo Bra­sil.

Pos­te­rior­men­te se con­for­mó una co­mi­sión que via­jó a Ale­ma­nia en di­ciem­bre de 1973, pa­ra co­no­cer e ins­pec­cio­nar los sub­ma­ri­nos ti­po U 209 en el as­ti­lle­ro de Kiel de la Howld­ts­wer­ke-Deuts­che Werft (HDW), y los sub­ma­ri­nos U 206 en el as­ti­lle­ro Thyssenkru­pp Ma­ri­ne Sys­tems de Bremen. Es­ta es­tu­vo in­te­gra­da por los si­guien­tes ofi­cia­les: ca­pi­ta­nes de na­vío Al­fre­do Cu­vi Or­tiz, Al­fre­do Es­tre­lla No­vi­llo y Ga­briel Ga­rri­do Zam­brano, y al­fé­rez de na­vío Mi­guel Sao­na Ro­ca. Cum­pli­do su co­me­ti­do, los in­te­gran­tes de la co­mi­sión ela­bo­ra­ron el res­pec­ti­vo informe pa­ra el man­do na­val, en el que con­clu­ye­ron fa­vo­ra­ble­men­te pa­ra la ad­qui­si­ción del U 209, lo que ha­bría in­ci­di­do en la de­ci­sión de la su­pe­rio­ri­dad pa­ra ges­tio­nar la cons­truc­ción de ese ti­po de sub­ma­ri­nos.

El 18 de mar­zo de 1974 se ce­le­bró el con­tra­to pa­ra la ad­qui­si­ción de dos sub­ma­ri­nos des­ti­na­dos a la Ar­ma­da Na­cio­nal, entre la H. Jun­ta de De­fen­sa Na­cio­nal, re­pre­sen­ta­da por el ge­ne­ral de di­vi­sión (SP) Mar­co Al­mei­da Já­ti­va, en ca­li­dad de mi­nis­tro de De­fen­sa Na­cio­nal y vi­ce­pre­si­den­te en­car­ga­do de la pre­si­den­cia de la Ho­no­ra­ble Jun­ta de De­fen­sa Na­cio­nal, que en ade­lan­te se de­no­mi­nó El Com­pra­dor, y la Ho­wald­ts­wer­ke-Deuts­che Werft Ak­tien­ge­sells­chaft Ham­burg und Kiel, Kiel/RFA, que en lo su­ce­si­vo fue de­no­mi­na­da El As­ti­lle­ro, re­pre­sen­ta­da por el se­ñor Dr. Nor­bert Hen­ke, y Fe­rros­taal Ak­tien­ge­sells­chaft, Es­sen/RFA, re­pre­sen­ta­da por el se­ñor Wer­ner Krau­se, y se di­ce que en el fu­tu­ro es­tas dos úl­ti­mas se de­no­mi­na­rán con­jun­ta­men­te Las Em­pre­sas.

El 4 de mar­zo de 1974 el con­tral­mi­ran­te Ser­gio Vás­quez Pa­che­co, co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na, se di­ri­gió por es­cri­to al al­mi­ran­te Kuhn­le, ins­pec­tor ge­ne­ral de la Ar­ma­da Fe­de­ral Ale­ma­na, asen­ta­do en Bonn, y en di­cho do­cu­men­to le di­jo: “La Ma­ri­na ecua­to­ria­na ne­ce­si­ta tam­bién el apo­yo de vues­tra Ma­ri­na pa­ra ob­te­ner el en­tre­na­mien­to pa­ra las tri­pu­la­cio­nes de sub­ma­ri­nos en las Es­cue­las de la Ma­ri­na de Ale­ma­nia Fe­de­ral; co­mo us­ted co­no­ce, se­ñor Ins­pec­tor Ge­ne­ral, la Ar­ma­da del Ecua­dor ne­ce­si­ta re­ci­bir un pro­gra­ma es­pe­cial de en­tre­na­mien­to, ya que la ad­qui­si­ción de los sub­ma­ri­nos mar­ca­rá la ini­cia­ción de es­ta fuer­za en nues­tra Ar­ma­da”.

En abril de 1975 se con­for­mó la Pri­me­ra Mi­sión Na­val ecua­to­ria­na en Kiel, Ale­ma­nia, te­nien­do co­mo res­pon­sa­bi­li­dad la su­per­vi­sión de los tra­ba­jos de cons­truc­ción e ins­ta­la­ción de equi­pos, así co­mo la cons­truc­ción y pre­pa­ra­ción por gru­pos de quie­nes de­bían de con­for­mar las dos do­ta­cio­nes bá­si­cas y del per­so­nal se­lec­cio­na­do pa­ra apo­yo de ba­se (maes­tran­za).

Nos re­la­ta el al­mi­ran­te Mi­guel Sao­na Ro­ca, que pa­ra­le­la­men­te el per­so­nal de las do­ta­cio­nes asig­na­das a los dos sub­ma­ri­nos en cons­truc­ción efec­tua­ron cur­sos en la Ma­ri­na ale­ma­na, de Ope­ra­cio­nes y Con­trol de Ti­ro, Ope­ra­ción de Sub­ma­ri­nos y de Ofi­cia­les de In­mer­sión. Nos di­ce ade­más, que prác­ti­ca­men­te la Es­cue­la de Sub­ma­ri­nos del Ecua­dor na­ció en Kiel, con la in­te­gra­ción de to­dos los miem­bros de las do­ta­cio­nes de sub­ma­ri­nis­tas de nues­tra Ar­ma­da, que ha­bían he­cho cur­sos en otras na­cio­nes, so­bre sub­ma­ri­nos de di­fe­ren­tes ti­pos del que se es­ta­ba ad­qui­rien­do, es­to es con otros pro­ce­di­mien­tos, y que es­ta vez, en Ale­ma­nia, el apren­di­za­je y en­tre­na­mien­to per­mi­ti­ría a to­da la ofi­cia­li­dad y tri­pu­la­ción ob­te­ner ex­clu­si­va­men­te el co­no­ci­mien­to del sub­ma­rino U 209, que era lo que se per­se­guía.

EN­TRE­GA DEL PRI­MER SUB­MA­RINO, EL SHYRI

El 8 de oc­tu­bre de 1976 se efec­tuó en el as­ti­lle­ro de Kiel la bo­ta­du­ra del cas­co del pri­mer sub­ma­rino, ha­bien­do ac­tua­do co­mo ma­dri­na de la na­ve, du­ran­te el bau­ti­zo, la Sra. Ali­cia Piz­zim­bono de Po­ve­da, es­po­sa del al­mi­ran­te Al­fre­do Po­ve­da Bur­bano, co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na.

Con­clui­do el ac­to, con­ti­nuó su cons­truc­ción has­ta que es­ta fi­na­li­zó en agos­to de 1977, en que se ini­cia­ron las prue­bas de mar en Ska­gen, Di­na­mar­ca. Es­tas es­ta­ban ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad

téc­ni­ca de la fá­bri­ca, a las que se in­clu­yó pri­me­ro a la do­ta­ción bá­si­ca de 12 hom­bres, pre­pa­ra­dos pre­via­men­te en la Ma­ri­ne Waf­fens­chu­le, Es­cue­la de Ar­mas de la Ma­ri­na Ale­ma­na; el res­to del per­so­nal se fue in­cor­po­ran­do po­co a po­co, has­ta asu­mir el con­trol to­tal de la uni­dad, una vez fi­na­li­za­do el Bau­de­le­rung, que co­rres­pon­día al cur­so bá­si­co de sub­ma­ri­nos ti­po U-209.

El pri­mer sub­ma­rino fue en­tre­ga­do en Kiel el 4 de no­viem­bre de 1977, una vez que con­clu­yó el pro­ce­so de cons­truc­ción y de prue­bas, rea­li­zán­do­se la fir­ma del tras­pa­so del has­ta en­ton­ces Bau 91, y al día si­guien­te, 5 de no­viem­bre, fue re­nom­bra­do S-11 Shyri, asu­mien­do el co­man­do el ca­pi­tán de fra­ga­ta Raúl To­le­do Eche­ve­rría. Ese día se izó por pri­me­ra vez el Pa­be­llón ecua­to­riano en un sub­ma­rino.

NA­VE­GA­CIÓN HA­CIA COS­TAS ECUA­TO­RIA­NAS

El sub­ma­rino Shyri zar­pó de Kiel el 16 de enero de 1978 al man­do del ca­pi­tán de fra­ga­ta Raúl To­le­do Eche­ve­rría. Su mi­sión era lle­var al sub­ma­rino has­ta el mar te­rri­to­rial ecua­to­riano, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, has­ta atra­car en la Ba­se Na­val de Gua­ya­quil. La ofi­cia­li­dad es­ta­ba con­for­ma­da a más del co­man­dan­te, por los ca­pi­ta­nes de cor­be­ta Jai­me Gue­rra, se­gun­do de a bor­do, y Ba­yar­do Co­ro­nel, ofi­cial de con­trol de ti­ro; los te­nien­tes de na­vío, Ti­mos­hen­ko Gue­rre­ro, torpe­dos; Mi- guel Sao­na, ofi­cial de Ope­ra­cio­nes; Dió­ge­nes Fernández, in­ge­nie­ro, e Iván Ru­bio, elec­tri­cis­ta, y el te­nien­te de fra­ga­ta Klé­ver Sa­las, mé­di­co. A bor­do es­ta­ban em­bar­ca­dos 28 tri­pu­lan­tes, lis­tos pa­ra con su apor­te cum­plir con éxi­to la mi­sión.

Des­pués de al­gu­nas ho­ras de na­ve­ga­ción en­tra­ron al Mar del Nor­te, en el que por dis­po­si­ción de la OTAN no po­dían na­ve­gar en in­mer­sión, vién­do­se com­pli­ca­dos al ser sor­pren­di­dos por una im­pre­sio­nan­te tor­men­ta que en­tor­pe­cía la na­ve­ga­ción del sub­ma­rino en su­per­fi­cie, de­bi­do a las di­fí­ci­les con­di­cio­nes del mar. La tra­ve­sía fue ac­ci­den­ta­da, pues los golpes fuer­tes de las olas pro­vo­ca­ron que se pier­dan dos plan­chas de la sú­per es­truc­tu­ra de la na­ve y se da­ñen al­gu­nos equi­pos, al pro­du­cir­se es­co­ras de has­ta 35º. Aque­llo obli­gó a que se to­me la de­ci­sión de su­mer­gir­se pa­ra sor­tear el tem­po­ral; y re­la­ta el al­mi­ran­te Mi­guel Sao­na Ro­ca que en in­mer­sión de­tec­ta­ron que la am­pli­tud de la ola su­pe­ra­ba los 15 me­tros, es­to es que es­tan­do el sub­ma­rino a 50 me­tros de pro­fun­di­dad, es­te lle­ga­ba a va­riar has­ta los 65 me­tros, sin que la na­ve cam­bie su pro­fun­di­dad, lo cual de­mos­tra­ba la mag­ni­tud del olea­je en el tem­po­ral.

Na­ve­ga­ron por el ca­nal de la Man­cha y arri­ba­ron a El Fe­rrol del Cau­di­llo, de la pro­vin­cia de La Co­ru­ña, Es­pa­ña, y pa­ra con­ti­nuar la na­ve­ga­ción efec­tua­ron las re­pa­ra­cio­nes que co­rres­pon- dían, tan­to a la su­per­es­truc­tu­ra co­mo a los equi­pos. Pos­te­rior­men­te, pu­sie­ron rum­bo a Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, en don­de re­ca­la­ron pa­ra abas­te­cer­se. Cum­pli­do el ob­je­ti­vo zar­pa­ron y cru­za­ron el Atlán­ti­co en in­mer­sión, y des­pués de 18 días arri­ba­ron a Puerto Ca­be­llo, Ve­ne­zue­la, con­ti­nuan­do la na­ve­ga­ción; des­de Co­lón atra­ve­sa­ron por el ca­nal de Pa­na­má, arri­ban­do al puerto de Rod­man. En el zar­pe se pro­du­jo un co­na­to de in­cen­dio a bor­do, que fue com­ba­ti­do in­me­dia­ta­men­te, pe­ro se de­tec­ta­ron pro­ble­mas en el gi­ro com­pás au­xi­liar, por lo que tu­vie­ron que na­ve­gar sin la ayu­da de ese equi­po, aun­que sí sa­can­do el Azi­mut al sol du­ran­te 8 ho­ras.

El 8 de mar­zo de 1978 el sub­ma­rino Shyri in­gre­só a aguas te­rri­to­ria­les ecua­to­ria­nas. Es­ta fe­cha se ins­ti­tu­yó, por el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co que re­pre­sen­ta, co­mo la del aniver­sa­rio del Es­cua­drón de Sub­ma­ri­nos. Dos días des­pués, es­to es, el 10 de mar­zo, arri­ba­ron a la Ba­se Na­val de Gua­ya­quil. Fue un mo­men­to de jú­bi­lo que se ma­ni­fes­tó vi­va­men­te en ca­da uno de los ofi­cia­les y tri­pu­lan­tes sub­ma­ri­nis­tas, que ha­bían cum­pli­do con una lar­ga y es­for­za­da jor­na­da, iné­di­ta en nues­tra Ma­ri­na de Gue­rra. Emo­cio­nes que los que no las vi­vi­mos no po­dría­mos ni si­quie­ra ima­gi­nar. Des­pués ven­dría el sub­ma­rino SS 102 Huan­ca­vil­ca, a cu­yo epi­so­dio ya nos he­mos re­fe­ri­do en es­tas Me­mo­rias Por­te­ñas.

Al­fé­re­ces de na­vío Mi­guel Sao­na Ro­ca y Jor­ge Vi­lla­cís Granja, quie­nes con­for­ma­ron el pri­mer gru­po que re­ci­bió ca­pa­ci­ta­ción de sub­ma­ri­nos. Bra­sil, 1973.

Ca­pi­tán de na­vío EM Gui­ller­mo Do­no­so Ca­be­zas, ac­tual co­man­dan­te del Co­man­do de Sub­ma­ri­nos.

Do­ta­ción de ofi­cia­les y tri­pu­lan­tes, en for­ma­ción, pre­vio al cam­bio de ban­de­ra del sub­ma­rino Shyri en Kiel. 5 de no­viem­bre de 1977.

Los sub­ma­rin’os SS 101 Shyri y SS 102 Huan­ca­vil­ca, con sus do­ta­cio­nes a bor­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.