Dos si­glos del Ce­men­te­rio Pa­tri­mo­nial

Memorias Porteñas - - Portada - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

El 27 de abril de 1823, el en­ton­ces vi­ca­rio y des­pués pri­mer obis­po de la dió­ce­sis de Gua­ya­quil, Dr. Francisco de Xa­vier Ga­rai­coa, ben­di­jo el ce­men­te­rio de la ciu­dad, cons­trui­do al pie del ce­rro del Car­men, por dis­po­si­ción del en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia, Si­món Bo­lí­var. Has­ta en­ton­ces se uti­li­za­ban co­mo lu­ga­res pa­ra en­te­rrar a los muer­tos, las igle­sias y los con­ven­tos, pre­via au­to­ri­za­ción de las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas. Sin em­bar­go, ya an­tes de ese año se uti­li­za­ba un te­rreno al pie del ce­rro San­ta Ana (don­de des­pués se cons­tru­yó la cár­cel mu­ni­ci­pal), pa­ra en­te­rrar a las per­so­nas más po­bres.

La cons­truc­ción de un ce­men­te­rio pú­bli­co era pe­di­da des­de al­gu­nos años atrás por gua­ya­qui­le­ños, pues la ca­pa­ci­dad de las igle­sias era li­mi­ta­da, ade­más de que por ra­zo­nes sa­ni­ta­rias era acon­se­ja­do que exis­tie­ra un lu­gar ex­clu­si­va­men­te pa­ra ser uti­li­za­do co­mo cam­po­san­to. En efec­to, ya en el si­glo XVIII, el rey de Es­pa­ña dis­pu­so la cons­truc­ción de un ce­men­te­rio pú­bli­co en Gua­ya­quil. Sin em­bar­go, por los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos, la obra no se ini­ció has­ta co­mien­zos del si­glo XIX, en 1809, a pe­sar de que el Ca­bil­do de la ciu­dad des­de 1781 ya ha­bía dis­pues­to ubi­car el te­rreno pa­ra di­cho ce­men­te­rio. Las obras avan­za­ron len­ta­men­te, has­ta que lle­gó la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña. Ter­mi­na­das las gue­rras por la li­ber­tad, una de las preo­cu­pa­cio­nes de Bo­lí­var, que hi­zo a Gua­ya­quil la se­de de su go­bierno, fue la de ter­mi­nar la cons­truc­ción del pan­teón de la ciu­dad.

DE CE­MEN­TE­RIO CA­TÓ­LI­CO A CE­MEN­TE­RIO GE­NE­RAL

En los pri­me­ros años, el cam­po­san­to se co­no­ció co­mo el Ce­men­te­rio Ca­tó­li­co, pues prác­ti­ca­men­te en Gua­ya­quil to­dos sus ha­bi­tan­tes pro­fe­sa- ban la religión ca­tó­li­ca. Pe­ro al lle­gar la vi­da re­pu­bli­ca­na y pro­du­cir­se la aper­tu­ra a que ven­gan a re­si­dir ex­tran­je­ros, lle­ga­ron per­so­nas de di­fe­ren­tes paí­ses y cre­dos re­li­gio­sos. Es­to obli­gó a cons­truir en una la­de­ra del ce­rro, el Ce­men­te­rio Pro­tes­tan­te, lla­ma­do des­pués Ce­men­te­rio de los Ex­tran­je­ros, pues entre los re­si­den­tes tam­bién ha­bía per­so­nas de más re­li­gio­nes, co­mo la ju­día. Re­cién al pro­du­cir­se la Re­vo­lu­ción Li­be­ral de 1895, la de­no­mi­na­ción pasó a ser Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, pues des­apa­re­cie­ron las di­fe­ren­cias re­li­gio­sas.

CE­MEN­TE­RIO PA­TRI­MO­NIAL

A tra­vés de los años, el ce­men­te­rio gua­ya­qui­le­ño fue cre­cien­do des­de su pri­mer te­rreno que tal vez lle­ga­ba a un cuar­to de hec­tá­rea; hoy tie­ne una ex­ten­sión de 17 hec­tá­reas. Al prin­ci­pio se rea­li­za­ba un en­tie­rro ca­da dos días, pa­ra lle­gar hoy a un pro­me­dio que so­bre­pa­sa los 5.000 anua­les, a pe­sar de que la ciu­dad tie­ne des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX otros ce­men­te­rios, al­go ex­pli­ca­ble por el cre­ci­mien­to de la ur­be.

En Gua­ya­quil des­de siem­pre hu­bo mu­cho res­pe­to a los muer­tos y la preo­cu­pa­ción de las fa­mi­lias siem­pre fue la de bus­car­le a sus se­res que­ri­dos fa­lle­ci­dos el me­jor lu­gar pa­ra el des­can­so eterno de sus des­po­jos mor­ta­les. Her­mo­sas es­cul­tu­ras, la ma­yo­ría obra de ar­tis­tas ita­lia­nos, fue­ron ador­nan­do el pan­teón, que fue cui­da­do con es­me­ro por sus ad­mi­nis­tra­do­res.

En el año 2003, el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, en vis­ta de su ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca y por el va­lor his­tó­ri­co de sus tum­bas, don­de re­po­san los res­tos de per­so­na­jes ilus­tres: hé­roes, ex­pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca, cien­tí­fi­cos, ar­tis­tas, de­por­tis­tas, re­li­gio­sos, unos gua­ya­qui­le­ños de na­ci­mien­to, otros de adop­ción. Es que real­men­te es im­pre­sio­nan­te vi­si­tar nues­tro ce­men­te­rio, in­clu­so hoy es cen­tro de atrac­ción tu­rís­ti­ca y vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros o de otros lu­ga­res del país, es­tu­dian­tes y pú­bli­co en ge­ne­ral lo re­co­rren acom- pa­ña­dos por guías y ad­mi­ran la be­lle­za de los mau­so­leos y es­cul­tu­ras don­de ar­tis­tas ita­lia­nos co­mo En­ri­co Pac­cia­ni, Pao­lo Rus­so, Ma­rio Ghe­rar­di, Fran­ces­co Mac­ca­fe­rri, de­ja­ron im­pe­re­ce­de­ras obras ma­ra­vi­llo­sas. De ellas qui­zá la más im­pre­sio­nan­te es la fi­gu­ra del Án­gel de la Muer­te lle­ván­do­se al in­fi­ni­to a Ce­les­te Gra­cie­la Cas­ti­llo, la hi­ja de Jo­sé Abel Cas­ti­llo, el pio­ne­ro de la avia­ción y re­fe­ren­te del pe­rio­dis­mo ecua­to­riano.

INAU­GU­RA­DO EN 1823, ES LA CA­SA DEL DES­CAN­SO ETERNO DE LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS

LA JUN­TA DE BE­NE­FI­CEN­CIA LO TO­MA A CAR­GO

En los pri­me­ros años el Ce­men­te­rio de Gua­ya­quil es­tu­vo a car­go de la Mu­ni­ci­pa­li­dad. Cuan­do por ini­cia­ti­va del Dr. Francisco Cam­pos, pre­si­den­te del Con­ce­jo, se for­mó en 1888 la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia, pasó a es­ta ins­ti­tu­ción, que des­de en­ton­ces lo tie­ne a car­go. En es­tos años la Jun­ta reali­zó im­por­tan­tes obras pa­ra am­pliar­lo, cons­truir nue­vos pa­be­llo­nes y, en ge­ne­ral dan­do un es­me­ra­do ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. El pri­mer ins­pec­tor del ce­men­te­rio fue el Sr. Adol­fo Hi­dal­go y el Ad­mi­nis­tra­dor, el Sr. Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do Yca­za, hi­jo del pró­cer. En la ac­tua­li­dad el Ins­pec­tor es el Ing. Jo­sé Luis Sa­la­zar Arrar­te y el ge­ren­te, el Ing. Car­los Es­pi­nel.

La Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia ha ad­mi­nis­tra­do con ce­lo y es­me­ro el ce­men­te­rio, prue­ba de ello es la declarator­ia co­mo Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal en el 2003. Entre los ad­mi­ra­do­res de la be­lle­za del Ce­men­te­rio de Gua­ya­quil es­tá el Dr. Mar­co Tor­net­ta, em­ba­ja­dor de Ita­lia, quien al ob­ser­var las es­cul­tu­ras de sus pai­sa­nos se ha con­ver­ti­do en uno de los me­jo­res pro­pa­gan­dis­tas de es­te lu­gar re­fe­ren­cial de Gua­ya­quil. Co­no­ce­mos de fuen­te muy se­ria, que es una de las per­so­na­li­da­des ex­tran­je­ras que im­pul­san un re­co­no­ci­mien­to ofi­cial in­ter­na­cio­nal, pues po­cos lu­ga­res en el mun­do tie­nen su be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Ala­me­da cen­tral y Ca­pi­lla en el Ce­men­te­rio en el Si­glo XIX.

Es­cul­tu­ras del ac­tual ce­men­te­rio Pa­tri­mo­nial.

Vis­ta del ce­men­te­rio Ca­tó­li­co ha­cia 1890.

El an­ti­guo ce­men­te­rio de los Pro­tes­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.