LA HE­REN­CIA CO­LO­NIAL

(PRI­ME­RA PAR­TE)

Memorias Porteñas - - News -

Mien­tras ello ocu­rría, en Eu­ro­pa occidental, a par­tir del si­glo XI, se ha­bía pro­du­ci­do un fe­nó­meno de ex­pan­sión del co­mer­cio y el sur­gi­mien­to de una eco­no­mía mo­ne­ta­ria, re­fre­na­da sin em­bar­go por el conflicto co­no­ci­do co­mo La Gue­rra de los cien años, un fe­nó­meno bélico que en reali­dad se ex­ten­dió por 116 años (de 1337 a 1453), en que se en­fren­ta­ron In­gla­te­rra y Fran­cia, en una se­rie de múl­ti­ples en­cuen­tros que in­flu­ye­ron en la eco­no­mía de en­ton­ces, cau­san­do una dis­mi­nu­ción opre­si­va en la cir­cu­la­ción de nu­me­ra­rio. Esas eco­no­mías, y ca­si to­das las de­más que in­cur­sio­na­ron en las ac­ti­vi­da­des de ex­pan­sión co­mer­cial ma­rí­ti­ma, an­te el re­que­ri­mien­to de me­ta­les co­mo ba­se del me­dio de cam­bio, pu­sie­ron to­da su de­ci­sión pa­ra re­abrir las mi­nas inac­ti­vas des­de la épo­ca ro­ma­na y bus­car otras. Fren­te a ese es­ce­na­rio ocu­rrie­ron otros he­chos que de­fi­ni­rían el ca­rác­ter su­ma­men­te di­ná­mi­co que tu­vo el co­mer­cio de en­ton­ces y sus con­se­cuen­cias. El pro­gre­so de los tur­cos, por ejem­plo, y las trans­for­ma­cio­nes ra­di­ca­les pro­du­ci­das a lo lar­go de las an­ti­guas vías co­mer­cia­les al Asia Cen­tral, se di­ri­gie­ron a de­bi­li­tar y eli­mi­nar el mo­no­po­lio ve­ne­ciano del co­mer­cio de es­pe­cias. Es­te mo­men­to del desa­rro­llo de la eco­no­mía mun­dial (de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca) es ex­pli­ci­ta­do por el eco­no­mis­ta, his­to­ria­dor y po­lí­ti­co bel­ga, Er­nest Man­del, en su li­bro Eco­no­mía Mar­xis­ta Vol. 1, de la si­guien­te ma­ne­ra: “…el pi­lla­je de Mé­xi­co y Pe­rú, la cir­cun­na­ve­ga­ción de Áfri­ca, el es­ta­ble­ci­mien­to de con­tac­to ma­rí­ti­mo con la In­dia, In­do­ne­sia, Chi­na y Ja­pón, trans­for­man com­ple­ta­men­te la vi­da eco­nó­mi­ca en Eu­ro­pa occidental. Se pro­du­ce la re­vo­lu­ción co­mer­cial, la crea­ción de un mer­ca­do mun­dial de mer­can­cías, la trans­for­ma­ción más im­por­tan­te en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad des­de la Re­vo­lu­ción me­ta­lúr­gi­ca…el pi­lla­je del te­so­ro de Cuz­co y la aper­tu­ra de mi­nas de pla­ta en Po­to­sí dis­mi­nuían más ra­di­cal­men­te to­da­vía los gas­tos de pro­duc­ción de me­ta­les pre­cio­sos me­dian­te la uti­li­za­ción de mano de obra ser­vil…”.

UN MUY IM­POR­TAN­TE CI­CLO HIS­TÓ­RI­CO INI­CIA­RON LOS RE­YES CA­TÓ­LI­COS DE ES­PA­ÑA TRAS LA IN­COR­PO­RA­CIÓN DE LOS BE­NE­FI­CIOS DEL CON­TI­NEN­TE DES­CU­BIER­TO POR CRIS­TÓ­BAL CO­LÓN

Con la to­ma de Cons­tan­ti­no­pla por los tur­cos en 1453, se ce­rró el in­ter­cam­bio co­mer­cial y el trá­fi­co de mer­can­cías, ra­zón por la que los paí­ses de Eu­ro­pa occidental se sin­tie­ron ur­gi­dos an­te la ne­ce­si­dad de co­mer­ciar con Oriente a tra­vés de otras ru­tas. Las tie­rras del Oriente (Ci­pan­go y Ca­tay), pa­sa­ron a con- ver­tir­se en un de­ses­pe­ra­do ob­je­ti­vo de las na­cio­nes del Atlán­ti­co eu­ro­peo. Co­mer­cian­tes ve­ne­cia­nos y ge­no­ve­ses, con gran in­ci­den­cia en las re­la­cio­nes de in­ter­cam­bio con las eco­no­mías del Es­te, por­tu­gue­ses y es­pa­ño­les, bus­ca­ron opor­tu­ni­da­des pa­ra que la di­ná­mi­ca de esas ac­ti­vi­da­des no se de­bi­li­ta­ra ni in­te­rrum­pie­ra. El me­jo­ra­mien­to de la cons­truc­ción de na­ves (las ca­ra­be­las), el des­cu­bri­mien­to de ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción y gue­rra co­mo la brú­ju­la y la pól­vo­ra, se con­ver­ti­rían en fac­to­res de la in­de­cli­na­ble aven­tu­ra pa­ra lle­gar a las tie­rras de Oriente, bur­lan­do la flo­ta tur­ca y abrien­do nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra con­ti­nuar con el co­mer­cio. Esa ta­rea, que lle­ga­ría a su má­xi­ma ex­pre­sión con el arri­bo de Co­lón al Nue­vo Con­ti­nen­te, tu­vo im­por­tan­tes an­te­ce­den­tes que con­tri­bu­ye­ron a me­jo­rar las con­di­cio­nes de des­pla­za­mien­to ha­cia las tie­rras de las es­pe­cias. Entre aque­llas ca­be men­cio­nar el pa­pel ju­ga­do por En­ri­que El Na­ve­gan­te. Miem­bro de la fa­mi­lia real por­tu­gue­sa, de una am­plia for­ma­ción hu­ma­nis­ta, En­ri­que fue pie­za cla- ve pa­ra la con­quis­ta de Ceu­ta. Fue fun­da­dor de un Cen­tro de Es­tu­dios Náu­ti­cos, Geo­grá­fi­cos y As­tro­nó­mi­cos, y or­ga­ni­zó ex­pe­di­cio­nes ma­rí­ti­mas a las cos­tas oc­ci­den­ta­les del con­ti­nen­te afri­cano. En 1456 des­cu­brió las is­las de Ca­bo Ver­de y, gra­cias a sus des­tre­zas y des­cu­bri­mien­tos, per­mi­tió que Bar­to­lo­meu Días do­bla­ra el Ca­bo de la Bue­na Es­pe­ran­za y abrie­ra nue­va ru­ta co­mer­cial al Asia, bor­dean­do en 1487 las cos­tas del Áfri­ca. A ello se su­ma­rían la proeza de Gil Ean­nes, de do­blar el Ca­bo Ba­ja­dor, y el via­je de Vas­co de Ga­ma a la In­dia en 1497, entre otras ha­za­ñas.

Cas­ti­lla y Ara­gón, los dos reinos cris­tia­nos que per­se­guían la re­cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do es­pa­ñol, li­bre de la pre­sen­cia e in­fluen­cia de ju­díos y mo­ros, se eri­gie­ron en el so­por­te de la aven­tu­ra del ma­rino ge­no­vés, y pa­sa­ron a ser los ini­cia­les be­ne­fi­cia­rios de la ri­que­za me­ta­lí­fe­ra y de pie­dras pre­cio­sas pro­ce­den­tes del Nue­vo Con­ti­nen­te. Sin em­bar­go, de­bi­do

Re­vo­lu­ción Co­mer­cial en la Edad Me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.