LA HE­REN­CIA CO­LO­NIAL (SE­GUN­DA PAR­TE)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

EEl des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca es uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les den­tro de la eta­pa de desa­rro­llo his­tó­ri­co co­no­ci­da co­mo La Re­vo­lu­ción Co­mer­cial. La in­cor­po­ra­ción de nue­vos te­rri­to­rios a las po­ten­cias na­cien­tes, que am­plían sus pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to con ba­se en la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, se­rá un fac­tor que per­mi­ti­rá el pro­ce­so de acu­mu­la­ción en la fa­se ini­cial del ca­pi­ta­lis­mo. En esa lí­nea, la pre­sen­cia es­pa­ño­la en sus ini­cios im­pon­drá el fun­cio­na­mien­to de una es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca-eco­nó­mi­ca que le per­mi­ti­rá apro­piar­se de los me­ta­les y pie­dras pre­cio­sas (pri­me­ro a tra­vés de arre­ba­tar las fi­gu­ras y ob­je­tos or­na­men­ta­les por­ta­dos por los abo­rí­ge­nes, y lue­go me­dian­te la ex­plo­ta­ción de ya­ci­mien­tos y mi­nas), e incidirá en la al­te­ra­ción del sis­te­ma pre­ce­den­te, fun­da­men­ta­do en el tra­ba­jo co­lec­ti­vo, la dis­po­si­ción or­ga­ni­za­da de la mano de obra pa­ra las ta­reas agrí­co­las, el re­par­to de bie­nes de acuer­do a las ne­ce­si­da­des co­mu­ni­ta­rias y un apa­ra­ta­je ins­ti­tu­cio­nal de ad­mi­nis­tra­ción im­pe­rial en con­di­cio­nes de lle­gar has­ta los úl­ti­mos rin­co­nes de sus do­mi­nios. Es­ta ac­ti­tud de im­po­si­ción del po­der se am­plia­rá, con el pa­so del tiem­po, ha­cia la ocu­pa­ción de las tie­rras, su ex­plo­ta­ción, el uso de la mano de obra in­dí­ge­na en con­di­cio­nes de ser­vi­lis­mo y la su­mi­sión to­tal de la po­bla­ción ame­ri­ca­na a tra­vés de pro­ce­di­mien­tos vio­len­tos, su­per­po­si­ción re­li­gio­sa e in­ten­tos de anu­la­ción de sus cos­tum­bres y há­bi­tos.

Pre­ci­se­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas que asu­mió el de­no­mi­na­do cho­que ci­vi­li­za­to­rio (en pa­la­bras del in­ves­ti­ga­dor bra­si­le­ño Darcy Ri­bei­ro) en los te­rri­to­rios de es­ta par­te de Amé­ri­ca. La eco­no­mía de es­ta área, a la lle­ga­da de los con­quis­ta­do­res ibé­ri­cos, se asen­ta­ba en un sis­te­ma pro­duc­ti­vo agrí­co­la, con una re­la­ti­va or­ga­ni­za­ción y un uso ra­cio­nal de los re­cur­sos y téc­ni­cas. En la ma­yo­ría de las áreas geo­grá­fi­cas con­tro­la­das por el Im­pe­rio In­cá­si­co, la tie­rra se en­con­tra­ba ba­jo el con­trol del Es­ta­do cen­tra­li­za­do y su ma­ne­jo es­ta­ba a car­go del ay­llu. Es­te re- gía la di­ná­mi­ca de pro­duc­ción y vi­da de la co­mu­ni­dad, y cum­plía el rol de ins­tru­men­tar la per­ma­nen­cia in­te­gra­do­ra de ella. Así, las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta for­ma de es­truc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca y so­cial, con au­sen­cia de mer­can­cía y una or­ga­ni­za­ción pro­duc­ti­va en con­di­cio­nes de re­gir una gran ma­sa de po­bla­ción dis­per­sa por el enor­me te­rri­to­rio, sen­tó las ba­ses pa­ra que el con­quis­ta­dor y co­lo­ni­za­dor es­pa­ñol ar­ma­ra un sis­te­ma uti­li­ta­rio en pro­ve­cho de la Co­ro­na im­pe­rial. En con­se­cuen­cia, la con­quis­ta y la co­lo­ni­za­ción in­me­dia­ta se lo­gra­ron asen­tar en el pa­trón in­cá­si­co de or­ga­ni­za­ción y con­trol, apro­ve­cha­ron la exis­ten­cia de esas es­truc­tu­ras pro­duc­ti­vas, ya en vías de ser ex­ce­den­ta­rias, y con­so­li­da­ron su con­trol uti­li­zan­do esa ad­mi­nis­tra­ción con­cen­tra­do­ra y cen­tra­li­za­da del po­der.

El pa­trón de do­mi­na­ción es­pa­ño­la se per­fi­la­rá de acuer­do a las es­pe­ci­fi­ci­da­des de la vi­da co­mu­ni­ta­ria en ca­da uno de los te­rri­to­rios ocu­pa­dos. Qui­to, que se asu­me el cen­tro de la pre­sen­cia co­lo­nial en es­ta re­gión, se es­ta­ble­ce­rá ha­cia 1534 co­mo un pri­mer cen­tro ur­bano de ex­pan­sión mi­li­tar, y dos años des­pués, en 1936, co­mo un cen­tro de or­ga­ni­za­ción ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca. La eco­no­mía co­lo­nial qui­te­ña se fun­dó (y es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da en to­das las áreas an­di­nas ocu­pa­das por los es­pa­ño­les) en la apro­pia­ción de ri­que­zas y or­na­men­tos me­tá­li­cos y lue­go, cuan­do su do­ta­ción de­cae y las exi­gen­cias de la Co­ro­na pa­ra ob­te­ner ri­que­za se acen­túan, en la ex­trac­ción de me­ta­les me­dian­te el pro­ce­sa­mien­to. Ello ocu­rre en nues­tros te­rri­to­rios al de­bi­li­tar­se y de­cli­nar la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra de Mé­xi­co. La am­bi­ción acu­mu­la­do­ra de los con­quis­ta­do­res y co­lo­ni­za­do­res les ha­ce mi­rar a Qui­to y su zo­na de in­fluen­cia co­mo un área in­tere­san­te de ex­plo­ta­ción mi­ne­ra. Pa­ra la eje­cu­ción de es­ta ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va, el co­lo­ni­za­dor uti­li­za la mi­ta ( for­ma de par­ti­ci­pa­ción co­lec­ti­va en el tra­ba­jo ya exis­ten­te en la eta­pa pre­co­lom­bi­na), que se­rá el me­ca­nis­mo que se ins­tru­men­ta­rá pa­ra tal ob­je­ti­vo, pe­ro aho­ra co­mo me­ca­nis­mo com­pul­si­vo pa­ra obli­gar al tras­la­do ma­si­vo de mano de obra de su lu­gar de ori­gen a su lu­gar de tra­ba­jo. De es­ta ma­ne­ra, los te­rri­to­rios de va­rias de las ac­tua­les pro­vin­cias an­di­nas cen­tra­les, co­mo Chim­bo­ra­zo, Co­to­pa­xi, Tun­gu­rahua y par­te de Pi­chin­cha, ex­pe­ri­men­ta­rán fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios ha­cia los cen­tros mi­ne­ros y, en con­se­cuen­cia, se al­te­ra­rá la di­ná­mi­ca agrí­co­la con las ló­gi­cas con­se­cuen­cia de mar­ca­dos pe­río­dos de cri­sis y es­tan­ca­mien­to pro­duc­ti­vo. Con pos­te­rio­ri­dad, esas re­gio­nes pa­sa­rán a cons­ti­tuir­se en nú­cleos pro­duc­ti­vos com­ple­men­ta­rios, co­mo abas­te­ce­do­res de los di­ná­mi­cos cen­tros mi­ne­ros de Pe­rú y del Al­to Pe­rú (Bo­li­via).

Co­mo ob­ser­va­mos, Qui­to fun­cio­nó co­mo cen­tro ju­rí­di­co-po­lí­ti­co pa­ra “ra­cio­na­li­zar” la eco­no­mía na­cio­nal. Ello se de­mues­tra por el he­cho de que sur­gió de­pen­dien­do del Vi­rrei­na­to de Li­ma.

LA IN­TE­GRA­CIÓN DE LA ECO­NO­MÍA DE LAS CO­LO­NIAS A LA ME­TRÓ­PO­LI ES­PA­ÑO­LA TRA­JO CON­SI­GO DI­VER­SAS REAC­CIO­NES DE LOS POSESIONAR­IOS DE TIE­RRAS CO­MU­NA­LES EN AMÉ­RI­CA.

El desa­rro­llo de la eco­no­mía mi­ne­ra fun­da­da, más que en la

Te­la­res co­lo­nia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.