Modelo eco­nó­mi­co del Gua­ya­quil in­de­pen­dien­te

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

Cuan­do en 1820 Gua­ya­quil se in­de­pen­di­zó de Es­pa­ña, la cien­cia eco­nó­mi­ca en Eu­ro­pa y EE. UU. te­nía gran trans­for­ma­ción; In­gla­te­rra, el más po­de­ro­so en esos años, ha­bía crea­do un re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma eco­nó­mi­co ba­sa­do en pro­pie­dad pri­va­da, com­pe­ten­cia, es­pe­cia­li­za­ción, me­ca­nis­mo de mer­ca­do e in­te­rés pro­pio: ca­pi­ta­lis­mo. No na­ció sor­pre­si­va­men­te, fue in­tro­du­ci­do gra­dual­men­te des­de el si­glo XVI; in­gle­ses con ta­len­to y vi­sión co­men­za­ron a cons­truir los ci­mien­tos teó­ri­cos pa­ra me­jo­rar el ni­vel de vi­da de su gen­te. Ellos fue­ron co­mer­cian­tes que con ba­se en ob­ser­va­cio­nes del mun­do eco­nó­mi­co que los ro­dea­ba, es­cri­bie­ron so­bre co­mer­cio ex­te­rior, me­dio cir­cu­lan­te, tri­bu­ta­ción, mo­ne­das, in­dus­tria­li­za­ción, ma­ne­jo fis­cal, rol del Es­ta­do, etc. Es­te úl­ti­mo se de­sa­rro­lló a la par que el sec­tor pri­va­do, cre­cie­ron en ar­mo­nía.

Los in­gle­ses fue­ron pio­ne­ros en re­co­no­cer que el es­ta­do de la eco­no­mía era im­por­tan­te pues da­ba for­ma a la política y des­tino del país. Vie­ron a las co­lo­nias co­mo mer­ca­dos y no co­mo pro­vee­do­ras de ma­te­rias pri­mas. Sus co­mer­cian­tes im­pi­die­ron que la política in­ter­fi­rie­ra con los ne­go­cios por con­si­de­rar­lo in­efi­cien­te e irra­cio­nal. 1549, John Ha­les afir­mó que In­gla­te­rra de­bía pro­ce­sar ma­te­rias pri­mas pa­ra ex­por­tar pro­duc­to ter­mi­na­do y que la po­se­sión in­di­vi­dual, ser pro­pie­ta­rio, era muy im­por­tan­te pa­ra el ser hu­mano, igual­men­te ha­cer ga­nan­cias; 1620, Ed­ward Mis­sel­dem es­tu­vo a fa­vor de abo­lir los mo­no­po­lios y jun­to con Tho­mas Mun, plan­tea­ron la ur­gen­cia de que In­gla­te­rra pro­mo­vie­ra la ma­ri­na mer­can­te co­mo fuente adi­cio­nal de in­gre­sos, pa­ra ga­ran­ti­zar la ven­ta de los pro­duc­tos in­gle­ses en ul­tra­mar e in­cre­men­tar la ri­que­za; 1623, Ge­rald de Maly­nes pro­pu­so que el ex­ce­so de las ex­por­ta­cio­nes so­bre las im­por­ta­cio­nes fa­vo­re­cía al reino in­glés por­que lo ha­cía ri­co; 1665, Wi­lliam Petty fue pio­ne­ro en es­ti­mar el in­gre­so de un país, y con su mé­to­do el Es­ta­do co­men­zó el con­trol pre­su­pues­ta­rio; 1693, Char­les Da­ve­nant y Ja­mes Wil­son sos­tu­vie­ron que los re­cur­sos de In­gla­te­rra de­bían ser su­pe­rio­res a los de los Es­ta­dos ri­va­les; Jo­siah Tuc­ker pro­pu­so que el Es­ta­do de­bía ser par­te in­he­ren­te y ne­ce­sa­ria del gran­dio­so sis­te­ma eco­nó­mi­co y que los bie­nes in­gle­ses de- bían ser pro­du­ci­dos y trans­por­ta­dos en for­ma más ba­ra­ta; 1765, Wi­lliam Mild­may sos­tu­vo que el po­der po­lí­ti­co no se po­día ob­te­ner sin ri­que­za, ni es­ta sin co­mer­cio.

1776, Adam Smith pu­bli­có Ri­que­za de las na­cio­nes, don­de es­cri­bió so­bre el más po­de­ro­so mo­tor del cre­ci­mien­to; pro­cla­ma­ba que la pros­pe­ri­dad de las na­cio­nes no se con­se­guía acu­mu­lan­do oro ni pla­ta, sino con la pro­duc­ti­vi­dad de la agri­cul­tu­ra e in­dus­tria, a tra­vés de la li­ber­tad eco­nó­mi­ca. Pa­ra él, la com­pe­ten­cia era sa­na por­que obli­ga­ba a los em­pre­sa­rios a bus­car la efi­cien­cia. El mer­ca­do crea­ba el in­te­rés pro­pio en el ser hu­mano, ha­cien­do que la ga­nan­cia sea el prin­ci­pal mo­ti­va­dor de la eco­no­mía. Fue­ron las fuer­zas del mer­ca­do que ero­sio­na­ron las es­truc­tu­ras del feu­da­lis­mo y mer­can­ti­lis­mo; man­tu­vie­ron la política fue­ra, sin per­tur­bar la crea­ción de ri­que­za, desafian­do el vie­jo or­den. Sin de­re­chos de pro­pie­dad bien es­ta­ble­ci­dos, no ha­bía na­da en qué tran­sar y sin in­ter­cam­bio no ha­bía mer­ca­do; sin es­te, no po­día exis­tir cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra él, los de­re­chos a la pro­pie­dad es­ta­ble­cen las re­glas de la pro­duc­ción y fa­ci­li­tan las ac­ti­vi­da­des del mer­ca­do. Otra he­rra­mien­ta del desa­rro­llo in­glés fue la crea­ción de las ins­ti­tu­cio­nes de cré­di­to y mer­ca­do de ca­pi­ta­les. Es­te úl­ti­mo era el ho­gar del hom­bre eco­nó­mi­co, san­tua­rio de ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca y efi­cien­cia. Pa­ra los in­gle­ses y lue­go los es­ta­dou­ni­den­ses, los ins­tru­men­tos del desa­rro­llo no eran la es­pa­da ni la cruz (pre­va­len­tes en Amé­ri­ca es­pa­ño­la), sino la ac­ti­tud an­te el tra­ba­jo, la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, el pro­gre­so en la agri­cul­tu­ra, co­mer­cio e in­dus­tria, etc.; esos eran los ins­tru­men­tos pa­ra ga­nar­se la vi­da. Con el ca­pi­ta­lis­mo los paí­ses de­ja­ban de du­pli­car la ren­ta ca­da 300 años, lo ha­cían en me­nos de una cen­tu­ria. Hoy la du­pli­can ca­da 25 años. Gua­ya­quil tu­vo la opor­tu­ni­dad de sa­lir de la po­bre­za y con­ver­tir­se en na­ción prós­pe­ra, co­mo lo es­ta­ba ha­cien­do Es­ta­dos Uni­dos des­de 1789.

¿Es­ta­ban in­for­ma­dos los gua­ya­qui­le­ños de lo que su­ce­día en In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos en el área eco­nó­mi­ca? Cier­ta­men­te lo co­no­cían to­man­do en cuen­ta que mu­chos com­ba­tien­tes bri­tá­ni­cos de la In­de­pen­den­cia se ra­di­ca­ron en Gua­ya­quil y res­to del país. Se co­no­ce que Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te en va­rias oca­sio­nes vi­si­tó y vi­vió en In­gla­te­rra, así mis­mo en Es­ta­dos Uni­dos, lo que hi­zo de él, vo­ce­ro pa­ra la Amé­ri­ca es­pa­ño­la de: sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal bri­tá­ni­co, li­bre mer­ca­do, uso de tec­no­lo­gía y ca- pi­ta­lis­mo. Él in­vir­tió de­ce­nas de mi­les de pe­sos en la di­fu­sión de las ideas, pu­bli­ca­das en sus li­bros o en obras de otros li­be­ra­les, fi­nan­cia­das por él. Ol­me­do tam­bién vi­vió en Lon­dres. Si los pró­ce­res es­ta­ban tan bien in­for­ma­dos y te­nían al gua­ya­qui­le­ño, Ro­ca­fuer­te, que des­de el ex­te­rior los ani­ma­ba a dar el sal­to, ¿por qué ellos con­ti­nua­ron con el sis­te­ma mer­can­ti­lis­ta, el mis­mo re­gla­men­to de co­mer­cio, en los pri­me­ros años de in­de­pen­den­cia, ade­más de ca­du­cas ideas res­pec­to al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal? Jo­sé Villamil, ciu­da­dano de Nue­va Or­leáns, les lla­mó la aten­ción cuan­do hi­zo pú­bli­ca su pro­tes­ta en El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil (1-12-1821) por la con­ti­nui­dad de la política eco­nó­mi­ca. Me­ses an­tes, Ol­me­do en la Cons­ti­tu­ción de Gua­ya­quil se ha­bía re­fe­ri­do al li­bre co­mer­cio. Es la­men­ta­ble que la ma­yo­ría de los pró­ce­res no ha­ya de­ja­do por es­cri­to su pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co. Fran­cis­co Ro­ca sí lo hi­zo, co­mo co­mer­cian­te de éxi­to le in­tere­sa­ba que sus ne­go­cios pros­pe­ra­ran más con la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil. Es muy di­fí­cil en­con­trar ex­pli­ca­ción so­bre por qué los fun­da­do­res de Ecua­dor con­ti­nua­ron con los mo­no­po­lios, política de ex­ce­si­vos im­pues­tos y de­más ca­rac­te­rís­ti­cas del sis­te­ma mer­can­ti­lis­ta.

¿Era po­si­ble im­ple­men­tar un modelo eco­nó­mi­co co­mo el in­glés o es­ta­dou­ni­den­se? Si EE. UU. lo hi­zo en una épo­ca en que la ren­ta era in­fe­rior a la de Amé­ri­ca es­pa­ño­la, ¿por qué no lo po­dían ha­cer los gua­ya­qui­le­ños? En ese país, tan pron­to se in­de­pen­di­zó, hu­bo un gran de­ba­te

“…LAS ME­JO­RES LE­YES SON INÚTILES TEORÍAS CUAN­DO NO SE CUM­PLEN”.

Con la elec­ción del ge­ne­ral Flo­res se ha­bían sa­tis­fe­cho sim­ple­men­te las exi­gen­cias po­lí­ti­cas; pe­ro no las ne­ce­si­da­des exis­ten­tes en la si­tua­ción de la Ha­cien­da Pú­bli­ca, que era in­dis­pen­sa­ble me­jo­rar, pues de otro mo­do no po­día sub­sis­tir el nue­vo Go­bierno sin ex­po­ner­se a gra­ves pe­li­gros. El ge­ne­ral Flo­res, no era el hom­bre más a pro­pó­si­to pa­ra ha­cer fren­te a esa si­tua­ción con buen éxi­to [...] el país atra­ve­sa­ba una cri­sis desas­tro­sa”.

JO­SÉ FÉ­LIX pri­mer mi­nis­tro de Ha­cien­da

so­bre el modelo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co a se­guir­se. Tho­mas Jef­fer­son apo­ya­ba una eco­no­mía agra­ria, Ale­xan­der Ha­mil­ton, una in­dus­trial. 1791, Ha­mil­ton, mi­nis­tro del Te­so­ro, pre­sen­tó el Re­por­te so­bre ma­nu­fac­tu­ra, don­de ex­pu­so su vi­sión de lo que de­be­ría ser Es­ta­dos Uni­dos. En Ecua­dor no hu­bo esa cla­se de de­ba­tes por­que los pa­trio­tas es­ta­ble­cie­ron de prio­ri­dad so­bre­vi­vir en me­dio de in­tri­gas po­lí­ti­cas, gue­rras fron­te­ri­zas y ci­vi­les. Los ocho años de vi­da de Gran Co­lom­bia fue­ron un de­san­gre eco­nó­mi­co pa­ra los gua­ya­qui­le­ños, pues tu­vie­ron que de­fen­der­se de co­lom­bia­nos y pe­rua­nos que que­rían apro­piar­se de la ciu­dad; rea­li­za­ron le­van­ta­mien­tos pa­ra ha­cer­se res­pe­tar. Los pa­trio­tas de­bie­ron sa­ber có­mo ma­ne­jar la agri­cul­tu­ra, el co­mer­cio, la in­dus­tria, las fi­nan­zas pú­bli­cas, par­ti­cu­lar­men­te la mo­ne­da y el pre­su­pues­to; ejer­cer con­trol de la in­fla­ción, evi­tan­do el al­za de los pre­cios; dar prio­ri­dad a la ex­por­ta­ción de bie­nes con va­lor agre­ga­do, pro­mo­ver la di­ver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía, fo­men­tar la li­ber­tad eco­nó­mi­ca, crear le­gis­la­ción apo­yan­do el desa­rro­llo del sec­tor pri­va­do, etc., pe­ro na­da se hi­zo.

En un am­bien­te tan con­vul­sio­na­do, ¿có­mo se po­día pla­ni­fi­car el fu­tu­ro? La si­tua­ción no cam­bió al na­cer la re­pú­bli­ca. Pa­ra ver la fo­to­gra­fía de lo que su­ce­día en Ecua­dor en el área eco­nó­mi­ca basta leer los in­for­mes anua­les del mi­nis­tro de Ha­cien­da. El caos eco­nó­mi­co se ini­ció con la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Juan Jo­sé Flo­res. Jo­sé Fé­lix Val­di­vie­so, pri­mer mi­nis­tro de Ha­cien­da y lue­go Juan Gar­cía del Río, se­gu­ra­men­te co­no­cie­ron los tra­ta­dos de los eco­no­mis­tas in­gle­ses, sin em­bar­go, no se in­tere­sa­ron en ter­mi­nar los pre­su­pues­tos con sal­do positivo, ni aca­bar con los mo­no­po­lios, ni fo­men­tar las ex­por­ta­cio­nes, ni eli­mi­nar la ma­la mo­ne­da, etc. El pri­mer año de re­pú­bli­ca, 73 % de la ren­ta pú­bli­ca fue ca­na­li­za­da al man­te­ni­mien­to de las fuer­zas ar­ma­das, ape­nas 5 % pa­ra edu­ca­ción y 2 % a obras pú­bli­cas. Es­ta fal­ta de vi­sión la es­cri­be el pro­pio mi­nis­tro de Ha­cien­da, dan­do a en­ten­der que él no te­nía res­pon­sa­bi­li­dad: “Con la elec­ción del ge­ne­ral Flo­res se ha­bían sa­tis­fe­cho sim­ple­men­te las exi­gen­cias po­lí­ti­cas; pe­ro no las ne­ce­si­da­des exis­ten­tes en la si­tua­ción de la Ha­cien­da Pú­bli­ca, que era in­dis­pen­sa­ble me­jo­rar, pues de otro mo­do no po­día sub­sis­tir el nue­vo Go­bierno sin ex­po­ner­se a gra­ves pe­li­gros. El ge­ne­ral Flo­res, no era el hom­bre más a pro­pó­si­to pa­ra ha­cer fren­te a esa si­tua­ción con buen éxi­to [...] el país atra­ve­sa­ba una cri­sis desas­tro­sa”. Su su­pe­rior era Flo­res, per­so­na que no te­nía pre­pa­ra­ción, pues re­ci­bió edu­ca­ción bá­si­ca. ¿Có­mo po­día guiar a sus mi­nis­tros de ha­cien­da en las áreas eco­nó­mi­ca y so­cial? ¿Có­mo se ha­brá sen­ti­do Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te cuan­do te­nía que ha­blar con él so­bre te­mas de im­por­tan­cia pa­ra el país?

Uno de los pi­la­res del ca­pi­ta­lis­mo es la com­pe­ten­cia, muy li­mi­ta­da en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la. Por ges­tio­nes de la em­pre­sa ve­ne­zo­la­na, Real Com­pa­ñía Gui­puz­coa­na, pro­pie­dad de la reale­za es­pa­ño­la, se prohi­bió lla ex­por­ta­ción del ca­cao gua­ya­qui­le­ño, pa­ra no te­ner com­pe­ten­cia. En Ecua­dor ac­ti­vi­da­des co­mo la ex­plo­ta­ción de sal, ta­ba­co, cier­tos ali­men­tos y otros, era­ne mo­no­po­lios. Otro pi­lar es la li­ber­tad eco­nó­mi­ca. Los ex­por­ta­do­res gua­ya­qui­le­ños no te­nían li­ber­tad pa­ra abrir mer­ca­dos pa­ra sus pro­duc­tos y es­ta­ban su­je­tos a un ré­gi­men de ex­ce­si­va tri­bu­ta­ción. El impuesto del diez­mo se lle­va­ba 10 % de la pro­duc­ción na­cio­nal.

Otro es el me­ca­nis­mo de mer­ca­do, que tie­ne que ver con la fi­ja­ción de pre­cios con ba­se en la ofer­ta y de­man­da den­tro de un mer­ca­do li­bre. En una ciu­dad don­de no ha­bía con­ti­nui­dad de na­da, los le­van­ta­mien­tos y re­vo­lu­cio­nes eran fre­cuen­tes, ade­más de las epi­de­mias, no ha­bía las con­di­cio­nes pa­ra fi­jar pre­cios óp­ti­mos pa­ra ven­de­dor y com­pra­dor. La au­sen­cia de ca­mi­nos pa­ra los pro­duc­tos de las pro­vin­cias se­rra­nas tam­bién apor­ta­ba a un me­ca­nis­mo de mer­ca­do in­efi­cien­te. En las con­di­cio­nes des­cri­tas era muy di­fí­cil desa­rro­llar una eco­no­mía efi­cien­te. Han pa­sa­do 197 años y en Ecua­dor to­da­vía no se lo­gra te­ner un au­tén­ti­co me­ca­nis­mo de mer­ca­do, ni ins­ti­tu­cio­na­li­dad. El en­torno po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co des­in­cen­ti­va la in­ver­sión.

1. Ale­xan­der Ha­mil­ton pro­pu­so el modelo in­dus­trial.

2. Fran­cis­co Ro­ca R. es­cri­bió su pen­sa­mien­to po­lí­ti­coe­co­nó­mi­co.

3. Tho­mas Mu­nem­pre­sa­rio economista.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.