GUA­YA­QUIL LI­BRE

Memorias Porteñas - - Nuestra Historia - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITURRALDE

El 8 de no­viem­bre de 1820, al cum­plir­se, por vo­lun­tad de sus hi­jos, una de las pri­me­ras trans­for­ma­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en Amé­ri­ca, se al­can­zó la li­ber­tad y la au­to­no­mía de la Pro­vin­cia Li­bre (le­yen­da co­lo­ca­da en la sa­la Ca­pi­tu­lar: Gua­ya­quil in­de­pen­dien­te en 9 de Oc­tu­bre; Gua­ya­quil li­bre en 8 de No­viem­bre de 1820). Mien­tras se reunía la Asam­blea Le­gis­la­ti­va que ele­gi­ría un go­bierno de­fi­ni­ti­vo, Ol­me­do, el ci­vi­lis­ta, fiel a su ilus­tra­ción de­mo­crá­ti­ca y re­pu­bli­ca­na, co­mo pre­si­den­te del Ayun­ta­mien­to Cons­ti­tu­cio­nal ma­ne­jó los hi­los de la política y eli­mi­nó el ab­so­lu­tis­mo prac­ti­ca­do por la ad­mi­nis­tra­ción mi­li­tar de Gre­go­rio Es­co­be­do, quien, ade­más, ve­nía hos­ti­li­zan­do cons­tan­te­men­te al Co­le­gio Elec­to­ral (es­ta hos­ti­li­dad es to­do un sím­bo­lo de la vi­da re­pu­bli­ca­na de His­pa­noa­mé­ri­ca: la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad po­pu­lar, la le­ga­li­dad, de un la­do; la fuer­za de las ar­mas, el es­pí­ri­tu mi­li­ta­ris­ta, del otro. Ma­riano Fa­zio Fer­nán­dez, Pág. 94). Evi­den­cian­do que no se tra­ta­ba de una ac­ción salida del con­glo­me­ra­do so­cial, sino del go­bierno de una so­la per­so­na, es­ta me­di­da per­mi­tió de­jar en ma­nos de la Asam­blea la crea­ción de un go­bierno que ade­más de la or­ga­ni­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, aten­die­se sin in­te­rrup­cio­nes la mo­vi­li­za­ción mi­li­tar re­que­ri­da pa­ra afir­mar y de­fen­der la li­ber­tad, y co­mo ac­ción in­me­dia­ta, em­pren­der la cam­pa­ña eman­ci­pa­do­ra de Qui­to.

Con­for­me a lo pre­vis­to en la con­vo­ca­to­ria, el 8 de no­viem­bre un to­tal de se­sen­ta y un dipu­tados reuni­dos co­mo Jun­ta Elec­to­ral de­sig­na­ron a Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do pa­ra pre­si­dir­la. La de­ter­mi­na­ción pre­con­ce­bi­da de dar el ca­rác­ter de re­pu­bli­cano al go­bierno que de­bía re­gir los des­ti­nos de la Pro­vin­cia Li­bre, se ma­ni­fies­ta cla­ra­men­te en la ac­ti­tud del prócer en los días su­ce­si­vos al 9 de Oc­tu­bre. Me­dian­te el su­fra­gio li­bre, el pue­blo en­tre­gó sus de­re­chos al Co­le­gio Elec­to­ral, y es­te a su vez los trans­mi­tió a los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos. Ol­me­do, en su dis­cur­so an­te la Asam­blea, ex­pre­sa a ple­ni­tud es­tos prin­ci­pios:

“En es­ta reunión es­tá de­po­si­ta­da to­da la con­fian­za y vo­lun­tad ge­ne­ral de la Pro­vin­cia; y por con­si­guien­te, es­tá au­to­ri­za­da pa­ra to­do lo que con­tri­bu­ya a la sa­lud y pros- pe­ri­dad co­mún. La pri­me­ra aten­ción de­be ser pues, for­mar un go­bierno e ins­ti­tu­cio­nes que, aun­que no sean tan per­fec­tos por las cir­cuns­tan­cias, po­drán ir re­ci­bien­do con­ti­nua­men­te nue­vos gra­dos de per­fec­ción: su le­gi­ti­mi­dad se­rá in­con­tes­ta­ble, pues di­ma­na de la vo­lun­tad ge­ne­ral de los pue­blos, ex­pre­sa­da por los ór­ga­nos que ellos mis­mos han nom­bra­do li­bre­men­te”.

Enemi­go de las re­vo­lu­cio­nes y trans­for­ma­cio­nes vio­len­tas, en el mis­mo dis­cur­so mues­tra su an­sie­dad por crear en paz una pro­vin­cia au­tó­no­ma. “Que na­da se des­tru­ya has­ta que no es­te­mos en si­tua­ción de edi­fi­car. Pue­da cuan­to an­tes le­van­tar­se es­te edi­fi­cio en me­dio de no­so­tros, y ser el trono de las le­yes, el al­tar de la li­ber­tad, el tem­plo de las ar­tes y el san­tua­rio de la re­li­gión” (del dis­cur­so de Ol­me­do an­te la Asam­blea reuni­da el 8 de no­viem­bre de 1820).

De es­tas pa­la­bras, car­ga­das de la ma­du­rez doc­tri­na­ria de un liberalism­o moderado que prac­ti­ca­ba Ol­me­do, que in­flu­yó en for­ma de­ter­mi­nan­te pa­ra el éxi­to de la in­de­pen­den­cia de la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, di­ma­nan va­rios prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos: “de­re­cho na­tu­ral a la eman­ci­pa­ción de los pue­blos por su li­bre de­ter­mi­na­ción, vo­lun­tad ge­ne­ral co­mo fuente in­con­tes­ta­ble de le­gi­ti­mi­dad pú­bli­ca; li­ber­tad elec­to­ral co­mo re­qui­si­to pa­ra la ma­ni­fes­ta­ción de la vo­lun­tad ge­ne­ral en la per­so­na de los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo, se­pa­ra­ción de po­de­res pa­ra sal­va­guar­dar la li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les, adap­ta­ción de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas a las cir­cuns­tan­cias de ca­da pue­blo pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad, y agre­ga, es di­fí­cil en­con­trar en un so­lo do­cu­men­to una ex­po­si­ción tan apre­ta­da pe­ro a su vez tan cohe­ren­te de los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos del Nue­vo Ré­gi­men” (Fa­zio, Pp. 77-78).

El 11 de no­viem­bre fue pro­mul­ga­do el Re­gla­men­to Pro­vi­so­rio de Go­bierno, (Anexo 1) que po­de­mos con­si­de­rar co­mo la pri­me­ra Ley Fun­da­men­tal dic­ta­da en el pri­mer te­rri­to­rio li­bre ecua­to­riano; y pa­ra di­ri­gir la pro­vin­cia en lo po­lí­ti­co se eli­gió al doc­tor Ol­me­do pre­si­den­te de la Jun­ta de Go­bierno, al co­ro­nel Rafael Ma­ría Xi­me­na co­mo vo­cal en­car­ga­do de asun­tos mi­li­ta­res; don Fran­cis­co Ma­ría Ro­ca, vo­cal pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción po­lí­ti­co-ci­vil y el doc­tor Fran­cis­co Mar­cos co­mo se­cre­ta­rio (AHMCD/1567 -0000002).

“Gua­ya­quil ha fun­da­do su go­bierno so-

EL PRÓCER Y POE­TA OL­ME­DO FUE EL PRI­MER PRE­SI­DEN­TE DE LA JUN­TA DE GO­BIERNO DE GUA­YA­QUIL, PROCLAMAND­O PRIN­CI­PIOS DE UN LIBERALISM­O MODERADO Y UNA DI­NÁ­MI­CA SO­CIAL Y CO­MER­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.