LAS CRU­CES SOBRE EL AGUA

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Des­de 1944, Joa­quín Ga­lle­gos La­ra es­ta­ba em­pe­ña­do en con­cluir una no­ve­la sobre la ma­tan­za de pue­blo y obre­ros ocu­rri­da en Gua­ya­quil. La te­nía ini­cia­da y ca­si lis­ta des­de tres años an­tes y so­lo tu­vo que dar­le los to­ques fi­na­les a lá­piz. Lue­go su ami­ga, la es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria Blan­ca Na­vas Pa­lo­me­que la pa­só a má­qui­na con el tí­tu­lo de “Las Cru­ces sobre el agua” y fue en­tre­ga­da a los ta­lle­res de la Editorial Se­ne­fel­der, pro­pie­dad de Ana y Fran­cis­co Mo­reno Fran­co, que se de­mo­ra­ron más de la cuen­ta pe­ro tam­po­co le ga­na­ron un so­lo cen­ta­vo, pues se la sa­ca­ron al cos­to ya que mu­cho lo es­ti­ma­ban.

La edi­ción re­cién apa­re­ció en ma­yo de 1946 de­di­ca­da a la So­cie­dad de Pa­na­de­ros de Gua­ya­quil “cu­yos hom­bres ver­tie­ron su san­gre por un nue­vo Ecua­dor el 15 de no­viem­bre de 1922”, fi­nan­cia­da en par­te por su ami­go Pe­dro Jor­ge Ve­ra, pro­pie­ta­rio de la li­bre­ría “Ve­ra y Cía”, que le ade­lan­tó al­go de di­ne­ro por la dis­tri­bu­ción ex­clu­si­va. La por­ta­da co­rrió a car­go de Al­fre­do Pa­la­cio. El li­bro fue ilu­mi­na­do con sie­te gra­ba­dos de Eduar­do Bor­ja Illes­cas y cons­ti­tu­yó un éxito, pues era la gran no­ve­la que el país re­cla­ma­ba sobre la ma­tan­za del 15 de no­viem­bre, aun­que tam­bién lo es del Gua­ya­quil de ini­cios de si­glo, con su po­bre­za, ca­lles, pla­zas, gen­tes y co­va­chas. El per­so­na­je prin­ci­pal es un pa­na­de­ro pre­si­den­te de su gre­mio, afi­lia­do a la Fe­de­ra­ción re­gio­nal de tra­ba­ja­do­res del Gua­yas, lla­ma­do Al­fre­do Bal­deón Silva, quien mu­rió real­men­te cuan­do co­man­da­ba la ma­ni­fes­ta­ción que se di­ri­gía a li­be­rar a unos com­pa­ñe­ros pre­sos en el Cuar­tel aquel fa­tí­di­co día, pe­ro Joa­quín le pre­sen­ta no­ve­la­do, lu­chan­do en su pri­me­ra ju­ven­tud en la revolución de Car­los Con­cha en 1913 en Es­me­ral­das, lo cual no es real, pues en 1922 Bal­deón te­nía 22 años edad so­la­men­te y nun­ca ha­bía sa­li­do de su ciu­dad. Apa­re­ce tam­bién la So­cie­dad de ca­cahue­ros To­más H. Briones, el cen­tro fe­mi­nis­ta Ro­sa de Lu­xem­bur­go y va­rios per­so­na­jes po­pu­la­res.

La crí­ti­ca co­men­tó que la obra per­te­ne­ce a una épo­ca avan­za­da del rea­lis­mo so­cial ecua­to­riano, ya me­nos cos­tum­bris­ta y des­pla­za­do del cam­po a las ur­bes de­bi­do al éxo­do del cam­pe­si­na­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Jor­ge En­ri­que Adum con­si­de­ra que con es­ta no­ve­la cul­mi­na el rea­lis­mo de am­bien­te ur­bano en el Ecua­dor y el crí­ti­co chi­leno Ma­riano La­to­rre ha di­cho que es una de las gran­des no­ve­las de Amé­ri­ca La­ti­na. Su ami­go el ex­pre­si­den­te Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno le aplau­dió sin re­ser­vas, ter­mi­nan­do su her­mo­sa crí­ti­ca con las si­guien­tes pa­la­bras: Ven­ga otra no­ve­la, la es­pe­ra­mos. No voy con Ud. en años ni en doc­tri­na, tal vez ni en ar­te, mas ya nos en­se­ña­ba el di­vino Pla­tón por la bo­ca de Fe­dro “que en­tre ami­gos to­do es co­mún” y si no to­do, al­go en co­mún ha­brá en­tre no­so­tros... que so­mos ami­gos.

“Las Cru­ces sobre el agua” so­lo es una no­ve­la, no ten­tó en ella su au­tor la ex­pli­ca­ción de las cau­sas ni las con­se­cuen­cias del he­cho his­tó­ri­co en sí, tam­po­co abor­dó la ra­zón fun­da­men­tal del fra­ca­so de la huel­ga de­cre­ta­da por los obre­ros, pre­ca­ria­men­te or­ga­ni­za­dos, lo que les vol­vió vul- ne­ra­bles y po­si­bi­li­tó la apa­ri­ción de otras agen­das que dis­tor­sio­na­ron el re­cla­mo ori­gi­nal.

Ese año 46, Joa­quín ofre­ció a una editorial ar­gen­ti­na sus ori­gi­na­les sobre el ca­cao, no­ve­la que es­ta­ba por con­cluir, pe­ro no se lle­gó a nin­gún arre­glo. Fal­tó vo­lun­tad de los edi­to­res. Un bre­ve tes­ti­mo­nio de ella ha que­da­do en el ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do “En las huer­tas” que en­tre­gó a su ami­go Al­fre­do Mar­tí­nez pa­ra su publicació­n en el N° 53 de la Re­vis­ta “Amé­ri­ca”, del gru­po de ese nom­bre en Qui­to. Tam­bién es­cri­bía mu­cho sobre te­mas po­lí­ti­cos y li­te­ra­rios.

Por en­ton­ces se pro­du­jo un se­rio in­ci­den­te en el in­te­rior del par­ti­do co­mu­nis­ta a cau­sa de Earl Brow­der, je­fe del co­mu­nis­mo nor­te­ame­ri­cano, quien es­cri­bió en 1942 dos obras tra­tan­do de con­ven­cer a los ca­ma­ra­das la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra que se aco­gie­ran a las di­rec­tri­ces del nor­te­ame­ri­cano y re­nun­cien a la In­ter­na­cio­nal de Mos­cú que en esos mo­men­tos no fun­cio­na­ba. Joa­quín le­yó los li­bros y en una reunión ce­le­bra­da en su ca­sa, co­gién­do­se con am­bas ma­nos sus ti­ran­tes, gri­tó vas­co­si­da­des con­tra Brow­der y los nor­te­ame­ri­ca­nos, acu­sán­do­les de tra­tar de in­du­cir al error a los obre­ros y tra­ba­ja­do­res de oc­ci­den­te. Esa po­si­ción ta­jan­te y al mis­mo tiem­po irre­duc­ti­ble, pro­pia del fa­ná­ti­co, se di­jo en­ton­ces, y creo que no an­da­ban muy equi­vo­ca­dos los que así le ca­li­fi­ca­ban, le ale­jó de to­dos los lí­de­res na­cio­na­les del Par­ti­do que veía­veían con su­mo in­te­rés la alianza con los co­mu­nist­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos.

Fi­nal­men­te,F di­cha po­si­ción de en­ten­di­mien­to­to se de­bi­li­tó cuan­do el tra­ta­dis­ta fran­cés Jac­ques Du­cDu­clós de­nun­ció a Brow­der y al brow­de­ris­mo com­co­mo un “pe­li­gro­so des­via­cio­nis­mo” y en los Es­ta­do­ta­dos Uni­dos el Se­na­dor Mac Carty ini­ció una fe­ro­fe­roz per­se­cu­ción con­tra los comunistas y en ge­ne­ra­ne­ral con­tra to­dos los iz­quier­dis­tas de ese país, in­clin­clu­yen­do en­tre los pri­me­ros y más pe­li­gro­sos de lla lis­ta a Earl Brow­der que ter­mi­nó vi­vien­do os­cuos­cu­ra­men­te en un pue­ble­ci­to sin im­por­tan­cia.

EEn Gua­ya­quil, en cam­bio, se con­ti­nuó con­si­de­si­de­ran­do a Joa­quín un ser in­tra­ta­ble por su in­con­con­mo­vi­ble or­to­do­xia, ob­ce­ca­do y di­fí­cil, po­co mal­ma­lea­ble, mien­tras tan­to el brow­de­ris­mo pa­sa­ba­ba ppor el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano co­mo­mo al­go que pu­do ser y nun­ca fue.

Y así em­pe­zó tam­bién su ais­la­mien­to, al que le sso­me­tie­ron in­mi­se­ri­cor­des sus ca­ma­ra­das, quie­quie­nes de­ja­ron de vi­si­tar­le. Pa­ra col­mos, coin­ci­di­ci­dió es­ta eta­pa de su vi­da con el ini­cio de una fé­ti­da­ti­da in­fec­ción en los ge­ni­ta­les, po­si­ble­men­te ori­gi­na­gi­na­da por la es­ca­ra o fís­tu­la re­bel­de en el recto que te­nía des­de ha­cía mu­cho tiem­po y que ja­más­más se le ha­bía cu­ra­do del to­do a pe­sar de los cuid­cui­da­dos y tra­ta­mien­tos de su ma­dre.

SSu tío Ju­lián le re­ce­tó la­va­dos de las zo­nas in­fect­fec­ta­das con la so­lu­ción Ca­rrol and Dec­ker a ba­se­se dde hi­po­clo­ri­to de so­dio que le apli­ca­ba dia­ria­men­men­te su ami­go, el es­tu­dian­te de me­di­ci­na For­tu­na­tu­na­to Sa­fa­di Emén y que no sur­tió efec­to pues el asa­sun­to to­mó un ca­riz can­ce­ro­so. Y com­pren­dien­dien­do Joa­quín la gra­ve­dad de su si­tua­ción de­ci­di­ci­dió apro­ve­char el po­co tiem­po que le que­da­ba, term­ter­mi­nan­do va­rios tra­ba­jos que man­te­nía pen­dien­dien­tes, y co­men­zó en abril del 46 por el que creí­creía más fá­cil, un li­bro de cuen­tos que ti­tu­ló “La Ul­tiUl­ti­ma Erran­za” por el nom­bre de uno de ellos que al­can­zó a im­pri­mir en Mé­xi­co en 1947, obra que la crí­ti­ca ha con­si­de­ra­do co­mo la de ma­yor cons­truc­ción de to­do lo su­yo.

Tam­bién qui­so ten­tar una bio­gra­fía de Ru­mi­ñahui de­di­ca­da a la me­mo­ria de va­rios ilus­tres do­mi­ni­ca­nos por el re­cuer­do al pa­dre Bar­to­lo­mé de las Ca­sas.

Los ori­gi­na­les aca­ban de apa­re­cer des­pués de per­ma­ne­cer por mu­chos años en po­der de Jor­ge En­ri­que Adoum, quien los re­ci­bió de ma­nos de la ma­dre de Joa­quín en 1948; se tra­ta de un cua­derno con tres pá­gi­nas bo­rro­nea­das a lá­piz que Adoum en­tre­gó años más tar­de a su ami­go el poe­ta Fer­nan­do Ca­zón Ve­ra con des­tino al es­cri­tor Ale­jan­dro Gue­rra Cá­ce­res, quien los po­see en la ac­tua­li­dad. En otras pa­la­bras, la cé­le­bre bio­gra­fía de Ru­mi­ñahui que­dó en sim­ple pro­yec­to pues tres pá­gi­nas a lá­piz no cons­ti­tu­ye ni si­quie­ra un ar­tícu­lo cor­to.

Pri­me­ra edi­ción del li­bro Las cru­ces sobre el agua de Joa­quín Ga­lle­gos La­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.