LA GUE­RRA DEL ATÚN NOS EN­FREN­TÓ A LOS EE. UU.

Memorias Porteñas - - Portada - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Con el al­mi­ran­te Ger­mán Yépez Espinoza ha­bía­mos coin­ci­di­do, en mi ca­so co­mo su sub­al­terno, en al­gu­nos re­par­tos na­va­les, por lo que pue­do dar fe de sus pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos en las di­fe­ren­tes áreas re­la­ti­vas al mar. Por ello, re­que­rí que aquel nos pro­vea, pa­ra pro­ve­cho del lec­tor, de la in­for­ma­ción re­la­ti­va a la “Gue­rra del Atún, en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ecua­dor”. Así lo hi­zo y to­ma­mos la in­for­ma­ción de aque­llos acon­te­ci­mien­tos ba­sa­dos en sus vi­ven­cias.

El 18 de agos­to de 1952 se sus­cri­bió la “De­cla­ra­ción so­bre Zo­na Ma­rí­ti­ma”, co­no­ci­da tam­bién co­mo la “De­cla­ra­ción de San­tia­go”, en­tre Ecua­dor, Chi­le y Pe­rú, en la que de­cla­ran que los go­bier­nos de las tres na­cio­nes, pro­cla­man la so­be­ra­nía y ju­ris­dic­ción ex­clu­si­va so­bre el mar que ba­ña las cos­tas de sus res­pec­ti­vos paí­ses, has­ta una dis­tan­cia mí­ni­ma de dos­cien­tas mi­llas ma­ri­nas, des­de las re­fe­ri­das cos­tas. Es­ta de­cla­ra­ción fue ra­ti­fi­ca­da ofi­cial­men­te por los tres paí­ses en dis­tin­tas fe­chas, Ecua­dor lo hi­zo el 7 de fe­bre­ro de 1955.

La De­cla­ra­ción de San­tia­go re­co­gía una as­pi­ra­ción de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y am­plia­ba las tra­di­cio­na­les 12 mi­llas náu­ti­cas a 200, una ex­ten­sa área ma­rí­ti­ma, cu­yos re­cur­sos de­bían ser de­fen­di­dos por la Ar­ma­da del Ecua­dor, que en aquel en­ton­ces dis­po­nía de es­ca­sos me­dios, mo­ti­vo por el cual el Go­bierno tu­vo que rea­li­zar grandes es­fuer­zos pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to del po­der Na­val y es así co­mo se ad­qui­rie­ron dos des­truc­to­res in­gle­ses ti­po Hunt, el pri­me­ro de los cua­les arri­bó al Ecua­dor en sep­tiem­bre de 1955, sien­do bau­ti­za­do con el nom­bre de BAE “Pre­si­den­te Al­fa­ro”. Al se­gun­do des­truc­tor, que arri­bó en fe­bre­ro de 1956, se lo bau­ti­zó co­mo BAE “Pre­si­den­te Velasco”.

Por aquel tiem­po, an­te la gra­ve ame­na­za de la ex­pan­sión del co­mu­nis­mo, los Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ble­cie­ron el “Pro­gra­ma de Asis­ten­cia Mu­tua” (MAP), pa­ra ayu­dar a los paí­ses de la re­gión, y es así co­mo am­pa­ra­do por es­te pro­gra­ma, el Go­bierno del Ecua­dor ad­qui­rió en 1958 dos bu­ques de des­em­bar­co del ti­po LSM, el BAE “Tar­qui” y el BAE “Jam­be­lí”, los que sir­vie­ron pa­ra el abas­te­ci­mien­to lo­gís­ti­co a las is­las Ga­lá­pa­gos y a otras re­gio­nes ale­ja­das del li­to­ral ecuatorian­o, al mis­mo tiem­po que rea­li­za­ban el con­trol de las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas en nues­tro mar te­rri­to­rial.

En 1960 ba­jo el mis­mo pro­gra­ma se ad­qui­rie­ron dos bu­ques pa­tru­lle­ros ti­po PCE, el BAE “Es­me­ral­das”, ex USS Eu­ni­ce, y el BAE “Ma­na­bí”, ex USS Pas­ca­gu­la, uni­da­des que sir­vie­ron pa­ra el con­trol de las ac­ti­vi­da­des en el mar te­rri­to­rial. Eran de una cla­se me­jo­ra­da y si­mi­lar a las cor­be­tas an­ti­sub­ma­ri­nas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Ini­cio y desa­rro­llo de la gue­rra del Atún.El al­mi­ran­te Ger­mán Yépez Espinoza, quien fue­ra co­man­dan­te ge­ne­ral de Ma­ri­na en­tre enero de 1991 y mar­zo de 1992, y se­gui­da­men­te je­fe del Co­man­do Con­jun­to, en sus me­mo­rias nos re­cuer­da que lue­go de la gra­dua­ción de la XVII pro­mo­ción de guar­dia­ma­ri­nas, en di­ciem­bre de 1961, a la que per­te­ne­ció él, los fla­man­tes al­fé­re­ces de fra­ga­ta fue­ron de­sig­na­dos co­mo ofi­cia­les en cur­so al BAE “Es­me­ral­das” y al BAE “Ma­na­bí”, ter­mi­na­do el cur­so a me­dia­dos de 1962, el al­fé­rez Ger­mán Yépez fue tras­bor­da­do al BAE “Tar­qui” co­mo ofi­cial de ma­nio­bras, pe­ro ca­si de in­me­dia­to el bu­que en­tró en re­pa­ra­cio­nes, has­ta que de­bi­do a la ca­ren­cia de un ofi­cial en el BAE “Jam­be­lí”, fue da­do el pa­se a pres­tar ser­vi­cios en di­cha uni­dad, la mis­ma que rea­li­za­ba via­jes de abas­te­ci­mien­to lo­gís­ti­co a las is­las Ga­lá­pa­gos, a San Lo­ren­zo y oca­sio­nal­men­te a Pa­na­má.

El co­man­dan­te de la uni­dad era el ca­pi­tán de cor­be­ta Ar­tu­ro Mena Aguas, y du­ran­te las na­ve­ga­cio­nes, co­mo ofi­cial me­nos an­ti­guo, al al­fé­rez Ger­mán Yépez le co­rres­pon­día rea­li­zar el turno de guardia de na­ve­ga­ción de 00:00 a 04:00 y de 12:00 a 16:00.

En una oca­sión el BAE “Jam­be­lí” re­ci­bió la or­den de trans­por­tar ma­te­rial de abas­te­ci­mien­to lo­gís­ti­co a la Ba­se Na­val de San Lo­ren­zo. En el pri­mer día de na­ve­ga­ción no ocu­rrie­ron ma­yo­res no­ve­da­des, pe­ro al re­ci­bir la guardia a las 00:00 del se­gun­do día, el ofi­cial sa­lien­te in­for­mó al al­fé­rez Yépez, y así lo com­pro­bó, que por la amu­ra de es­tri­bor se avis­ta­ban una gran can­ti­dad de lu­ces que pa­re­cía ser de una ciu­dad, el bu­que se en­con­tra­ba a la al­tu­ra de la po­bla­ción de Pe­der­na­les, que en ese en­ton­ces no te­nía luz eléc­tri­ca per­ma­nen­te, por lo que las lu­ces avis­ta­das no

co­rres­pon­dían a las de di­cho puer­to, sino al pa­re­cer a un gran nú­me­ro de em­bar­ca­cio­nes de re­gu­lar ta­ma­ño, lo cual se fue con­fir­man­do con­for­me el bu­que se iba acer­can­do. Es­ta no­ve­dad se le in­for­mó al co­man­dan­te, quien or­de­nó po­ner proa a di­chas lu­ces, ya cer­ca de las cua­les se pu­do com­pro­bar la pre­sen­cia de una gran can­ti­dad de pes­que­ros, en­tre me­dia­nos y grandes que es­ta­ban fon­dea­dos fren­te a Pe­der­na­les.

El BAE “Jam­be­lí” reali­zó va­rias ma­nio­bras al­re­de­dor de los bu­ques, ob­ser­ván­do­se en el es­pe­jo de po­pa de los pes­que­ros que to­dos te­nían nom­bres en in­glés y que su ma­trí­cu­la era de San Die­go. Al no dis­po­ner el bu­que de un ca­nal de co­mu­ni­ca­cio­nes por­tua­rio, se in­ten­tó la co­mu­ni­ca­ción me­dian­te el des­te­lla­dor de se­ña­les vi­sua­les, sin re­sul­ta­do, ade­más no se ob­ser­va­ba mo­vi­mien­to al­guno, y sien­do las 01:h00, al pa­re­cer la tri­pu­la­ción de los pes­que­ros dor­mía.

El al­mi­ran­te Ger­mán Yépez re­la­ta que se con­for­ma­ron dos par­ti­das de abor­da­je, ins­pec­ción y cap­tu­ra, se arrió un bo­te de go­ma y se pro­ce­dió a abor­dar a dos pes­que­ros, en ca­da uno de los cua­les se en­con­tró a un tri­pu­lan­te que ha­cía su turno de guardia, te­nían sus pa­pe­les en re­gla, el cer­ti­fi­ca­do de zar­pe de San Die­go a área de pes­ca, pe­ro nin­guno te­nía ma­trí­cu­la ni per­mi­so pa­ra pes­car en aguas te­rri­to­ria­les del Ecua­dor, y peor pa­ra fon­dear a me­nos de 12 mi­llas de la cos­ta.

Los ofi­cia­les a car­go de las par­ti­das de abor­da­je, ins­pec­ción y cap­tu­ra les in­for­ma­ron que es­ta­ban de­te­ni­dos y de­bían pro­ce­der a la ra­da de Sa­li­nas, pa­ra ser juz­ga­dos por las au­to­ri­da­des ma­rí­ti- mas. An­te es­ta in­si­nua­ción, un pes­que­ro tra­tó de dar­se a la fu­ga pe­ro el co­man­dan­te or­de­nó dis­pa­rar a 50 yar­das de la proa del pes­que­ro con la ame­tra­lla­do­ra de 40 mi­lí­me­tros, co­mo un asun­to di­sua­si­vo. Es­ta si­tua­ción fue in­for­ma­da por el co­man­dan­te a la superiorid­ad na­val, y so­li­ci­tó la pre­sen­cia de una uni­dad de gue­rra con ma­yor ca­pa­ci­dad, es así co­mo se or­de­nó al des­truc­tor “Pre­si­den­te Velasco” pro­ce­da a di­cho sec­tor, ha­bién­do­se re­por­ta­do la pre­sen­cia de do­ce pes­que­ros de ban­de­ra de los Es­ta­dos Uni­dos. Los pes­que­ros en for­ma agre­si­va in­ten­ta­ron co­li­sio­nar al BAE “Jam­be­lí” o de dar­se a la fu­ga, pe­ro sin des­can­sar la tri­pu­la­ción del BAE Jam­be­lí” ro­dea­ba y dis­pa­ra­ba una y otra vez, pa­ra ame­dren­tar a los ale­vo­sos pes­que­ros. Es­ta si­tua­ción se pro­lon­gó por tres días, has­ta el arri­bo del BAE “Pre­si­den­te Velasco”, que al man­do del ca­pi­tán de fra­ga­ta Ho­me­ro Mu­ñoz Es­tre­lla, se hi­zo car­go de los pes­que­ros, que fue­ron obli­ga­dos a di­ri­gir­se al puer­to de Sa­li­nas, don­de se reali­zó el su­ma­rio co­rres­pon­dien­te y se san­cio­nó, a ca­da pes­que­ro, con una mul­ta, que de acuer­do a su to­ne­la­je, os­ci­la­ba de en­tre trein­ta mil y cua­ren­ta mil dó­la­res. Des­pués de es­te epi­so­dio, al pa­re­cer el Go­bierno fir­mó con Es­ta­dos Uni­dos un “mo­dus vi­ven­di” me­dian­te el cual se per­mi­tía las ac­ti­vi­da­des pes­que­ras de ese país fue­ra de las 12 mi­llas náu­ti­cas. En 1966, cuan­do asu­me el po­der el se­ñor Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ro, di­cho acuer­do fue re­cha­za- do, por­que de­ja­ba de la­do la De­cla­ra­ción de San­tia­go. Por tal mo­ti­vo en 1968, se re­for­mó el Có­di­go Ci­vil pa­ra in­cor­po­rar, por pri­me­ra vez en la le­gis­la­ción ecua­to­ria­na, la te­sis de las 200 mi­llas ma­rí­ti­mas.

En San Die­go, Ca­li­for­nia, es­ta­ba asen­ta­da la flo­ta atu­ne­ra más gran­de de nor­te­ame­ri­ca­na, la mis­ma que ini­ció una cam­pa­ña pa­ra que el Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos aprue­be una nor­ma a su fa­vor, por su­pues­to en de­tri­men­to de los in­tere­ses de ter­ce­ros es­ta­dos. Los pes­ca­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos lo­gra­ron la apro­ba­ción de una ley que obli­ga­ba al Go­bierno de su país a cu­brir las mul­tas que se les po­drían im­po­ner ter­ce­ros Es­ta­dos y a can­ce­lar una in­dem­ni­za­ción por la in­cau­ta­ción de la pes­ca. La Ca­sa Blan­ca des­con­ta­ría esos fon­dos de la ayu­da mi­li­tar que en­tre­ga­ba a los paí­ses de la re­gión co­mo par­te del Pro­gra­ma de Asis­ten­cia Mu­tua (MAP). Los pes­ca­do­res pre­sio­na­ron, in­clu­so, pa­ra que no se ven­dan bu­ques a la Ar­ma­da ecua­to­ria­na.

Por su par­te los pes­ca­do­res na­cio­na­les re­cla­ma­ban por­que a ellos no les que­da­ba na­da pa­ra la pes­ca, por lo que la Ar­ma­da del Ecua­dor, con sus es­ca­sos re­cur­sos, pa­tru­lla­ba per­ma­nen­te­men­te el mar te­rri­to­rial y en al­gu­nas oca­sio­nes cap­tu­ró in­fra­gan­ti a bar­cos pes­que­ros nor­te­ame­ri­ca­nos, cu­ya pes­ca fue in­cau­ta­da y las na­ves fue­ron juz­ga­das y san­cio­na­das con mul­ta. Por tan­to y con­for­me a la nor­ma apro­ba­da por el Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos, Ecua­dor pa­só a for­mar par­te de la lis­ta de paí­ses cas­ti­ga­dos.

En lo que res­pec­ta a la fi­na­li­za­ción de es­te re­la­to so­bre la Gue­rra del Atún, lo ha­re­mos en una se­gun­da en­tre­ga en es­tas Me­mo­rias Por­te­ñas, en la que de­ta­lla­re­mos, ade­más, la ho­ja de vi­da del al­mi­ran­te Ger­mán Yépez, la que con­clu­ye con su ab­ne­ga­da par­ti­ci­pa­ción co­mo miem­bro y be­ne­fac­tor del Club Ro­ta­rio.

Por la amu­ra de es­tri­bor se avis­ta­ron gran can­ti­dad de lu­ces, que pa­re­cían ser las de una ciu­dad. Ya cer­ca, se pu­do com­pro­bar que eran de pes­que­ros, que es­ta­ban fon­dea­dos fren­te a Pe­der­na­les. En la po­pa te­nían nom­bres en in­glés y se ano­ta­ba San Die­go co­mo lu­gar de pro­ce­den­cia. Ini­cia­ba la Gue­rra del Atún.

AL­MI­RAN­TE GER­MÁN YÉPEZ ESPINOZA

Al­mi­ran­te Ger­mán Yépez Espinoza, Au­tor de las me­mo­rias de es­te epi­so­dio. Al­fé­rez de fra­ga­ta German Yépez, quien fue uno de los pro­ta­go­nis­tas de la par­te na­val en la Gue­rra del Atún. 1. BAE Jam­be­lí, cu­ya do­ta­ción afron­tó des­de el ini­cio di­cho...

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.