Ve­la­ción de una PIER­NA AMPU­TADA

Memorias Porteñas - - News - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Al fres­cor de la ma­ña­na se oyen can­tar los ga­llos, cor­tan­do la dul­ce ca­ña, con mi ma­che­te tra­ba­jo. Corta arri­ba, corta aba­jo; tum­ban­do el ca­ña­ve­ral, que­da­rá al­mi­ba­ra­do.

An­tes de to­mar un ja­rro e’ ca­fé, les di­ré lo que su­ce­dió allá en la pa­rro­quia San Car­los, cuan­do se per­te­ne­cía a la ju­ris­dic­ción de Ya­gua­chi. Ahí se dio el in­só­li­to ca­so don­de ve­la­ban una des­mem­bra­da pier­na, ac­to fú­ne­bre que se rea­li­za­ba en ca­sa de la fa­mi­lia Sán­chez Ro­jas. El miem­bro cer­ce­na­do al zafrero Miguel Sán­chez Ro­jas lue­go de los in­ci­den­tes trá­gi­cos ocu­rri­dos la ma­dru­ga­da del mar­tes 9 de di­ciem­bre de 1969, cuan­do Miguel par­ti­ci­pa­ba en la to­ma de las ins­ta­la­cio­nes del in­ge­nio San Car­los, de­bi­do a la huel­ga de­cla­ra­da por los tra­ba­ja­do­res. La za­fra es­ta­ba pro­gra­ma­da a rea­li­zar­se has­ta fe­bre­ro de 1970, lo­grán­do­se has­ta ese mo­men­to pro­du­cir 1’500.000 quin­ta­les de azú­car. Mi­les de obre­ros li­de­ra­dos por el di­ri­gen­te sin­di­cal Eduar­do Anan­go­nó, en­via­ron al­gu­nas car­tas di­ri­gi­das al se­ñor pre­si­den­te, Dr. Jo­sé Ma­ría Velasco Iba­rra, pa­ra que aten­die­ra un pro­ble­ma. En ellas le ma­ni­fes­ta­ban que en el quin­to con­tra­to de tra­ba­jo pre­sen­ta­do por ellos pa­ra la fir­ma del pa­trono, se in­cluían me­jo­ras pe­que­ñas com­pa­ra­do con el an­te­rior, pe­ro en el nue­vo plie­go de pe­ti­cio­nes, los em­pre­sa­rios, ha­bían ex­clui­do a los lla­ma­dos “za­fre­ros”. Ade­más, vio­lan­do ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, la com­pa­ñía en re­pre­sa­lia des­pi­dió a va­rios com­pa­ñe­ros. Las ci­ta­cio­nes pa­ra di­lu­ci­dar el pro­ble­ma se die­ron, pe­ro la par­te pa­tro­nal elu­dió va­rias ve­ces aquel com­pro­mi­so im­pues­to por la au­to­ri­dad del tra­ba­jo, de­sig­nán­do­se un Tri­bu­nal de Con­ci­lia­ción, el cual no pu­do re­unir­se de­bi­do a la ausencia de su ti­tu­lar. Así las co­sas, los re­cla­man­tes se aco­gie­ron al ar­tícu­lo 435 del Có­di­go de Tra­ba­jo, que los fa­cul­ta a de­cla­rar la huel­ga de­bi­do a que di­cho tri­bu­nal no se­sio­nó du­ran­te los tres días de pla­zo se­ña­la­do por la ley. Con esos ar­gu­men­tos no­ti­fi­ca­ron al ins­pec­tor de Tra­ba­jo, in­di­cán­do­le que por la ne­ga­ti­va del pa­trono a aten­der sus re­cla­mos, los tra­ba­ja­do­res de­ja­ban de la­bo­rar, pa­ra­li­zan- do to­tal­men­te to­da ac­ti­vi­dad en el in­ge­nio. Des­pués de reuni­da la asam­blea de los tra­ba­ja­do­res en su se­de sin­di­cal, acor­da­ron to­mar­se por la fuer­za las ins­ta­la­cio­nes de la in­dus­tria azucarera en la ma­dru­ga­da del mar­tes, es­pe­cial­men­te la sec­ción de mo­lien­da de la ca­ña, lu­gar que se en­con­tra­ba res­guar­da­do por ele­men­tos de la Po­li­cía Na­cio­nal y miem­bros del Ejér­ci­to. Sa­bien­do de lo pe­li­gro­so de la in­cur­sión, los obre­ros acu­die­ron ar­ma­dos de pie­dras, fie­rros y ga­rro­tes. Am­pa­ra­dos en la os­cu­ri­dad se dio la pri­me­ra arre­me­ti­da, tra­bán­do­se una lu­cha cam­pal, y for­mán­do­se un to­ma y daca en­tre las fuer­zas del or­den y los huelguista­s. Jo­sé Chi­cai­za ases­tó tre­men­do fie­rra­zo al sub­te­nien­te Guillermo Mal­do­na­do, del Cuer­po de Pa­ra­cai­dis­tas, de­ján­do­lo in­cons­cien­te. El po­li­cía Jo­sé Tos­cano fue im­pac­ta­do por tre­men­da pe­dra­da en el ojo iz­quier­do. De­bi­do a es­tas ac­cio­nes se hi­cie­ron di­si­pa­ros de fu­si­le­ría, de­jan­do en el cam­po un sin­nú­me­ro de he­ri­dos, ca­yen­do muer­to Ro­sen­do He­ri­ber­to Gon­zá­lez, na­tu­ral de Azo­gues, en­ro­la­do en el in­ge­nio San Car- los des­de el mes de abril co­mo zafrero. Al­gu­nos sin­di­ca­lis­tas fue­ron lle­va­dos a pri­sión. El te­nien­te po­lí­ti­co de la pa­rro­quia, Lc­do. Ale­jan­dro Gar­cía In­tria­go, ini­ció el su­ma­rio co­rres­pon­dien­te por los he­chos su­ce­di­dos. En­tre los le­sio­na­dos se en­con­tra­ba Miguel Sán­chez, te­nien­do el pie y par­te de la pier­na des­tro­za­da por ba­las de fu­sil, de­bien­do los mé­di­cos de la clí­ni­ca de San Car­los am­pu­tár­se­la. La her­ma­na del agra­via­do la­bo­ra­ba co­mo enfermera en esa ca­sa de sa­lud y en un des­cui­do sus­tra­jo el miem­bro sin vi­da, pa­ra en­tre­gár­se­lo a sus pro­ge­ni­to­res. Es­tos con­fec­cio­na­ron un rus­ti­co ca­jón e ini­cia­ron el ve­lo­rio, in­vi­tan­do a los ve­ci­nos al re­zo. Co­no­cién­do­se la no­ti­cia de la ve­la­ción, lle­gó al si­tio el Lc­do. Vir­gi­lio Sa­ma­nie­go, vi­si­ta­dor ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca e in­di­có a los ape­na­dos pa­dres que tal pro­ce­der es­tá prohi­bi­do por el Có­di­go Sa­ni­ta­rio, obli­gán­do­los a la bre­ve­dad a se­pul­tar la ex­tre­mi­dad mu­ti­la­da. El en­tie­rro so­li­ci­ta­do se lle­vó a efec­to te­nien­do un nu­tri­do acom­pa­ña­mien­to de pa­rro­quia­nos, quie­nes lan­za­ban im­pro­pe­rios con­tra los cau­san­tes de es­ta tra­ge­dia. A las on­ce de la ma­ña­na del 14 de di­ciem­bre lo­gra­ron sen­tar­se en el Sa­lón de los Li­ber­ta­do­res de la Go­ber­na­ción de la Pro­vin­cia, pa­ra fir­mar el ac­ta transac­cio­nal que da­ba tér­mino a es­te li­ti­gio en­tre los se­ño­res Juan X. Mar­cos (en­car­ga­do de la ge­ren­cia) de la So­cie­dad Agrí­co­la e In­dus­trial San Car­los S. A., y Eduar­do Anan­go­nó, jun­to a Guillermo No­vi­llo Madrid (se­cre­ta­rio ge­ne­ral y se­cre­ta­rio de Ac­tas y Co­mu­ni­ca­cio­nes), del Co­mi­té de los tra­ba­ja­do­res y el mi­nis­tro de Pre­vi­sión So­cial, Lc­do. Luis Eduar­do Ro­bles Pla­za, ac­tuan­do co­mo tes­ti­gos los se­ño­res Héc­tor Es­pi­nel Chi­ri­bo­ga (go­ber­na­dor del Gua­yas) y Ju­lio Chang, pre­si­den­te de la Fetlig. Es­tu­vo pre­sen­te tam­bién el Abg. Luis Ca­za­res Ar­gu­do, pa­tro­ci­na­dor de los obre­ros, acep­tan­do la em­pre­sa au­men­tar en un su­cre el sa­la­rio de los za­fre­ros, con lo que con­clu­yó el pro­ble­ma. Mien­tras, yo tu­ve que en­dul­zar el ca­fé con pa­ne­la por­que el azú­car es­ta­ba es­ca­sa.

AL IN­TEN­TAR TO­MAR­SE LOS HUELGUISTA­S EL IN­GE­NIO SAN CAR­LOS, EN EL CRU­CE DE BA­LAS CON LA PO­LI­CÍA UN ZAFRERO FUE HE­RI­DO Y LE AMPU­TARON UNA PIER­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.