EN­CUEN­TROS Y DES­EN­CUEN­TROS EN­TRE BO­LÍ­VAR Y GUAYAQUIL (II)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Si Guayaquil hu­bie­se es­ta­do com­pren­di­da en sus pla­nes, la ha­bría man­da­do li­be­rar por ser un pun­to vi­tal y es­tra­té­gi­co. Es­to nos ha­ce sos­pe­char que su vi­sión geo­po­lí­ti­ca de ofen­si­va mi­li­tar pre­sen­ta­ba al­gu­na de­bi­li­dad. Su pro­yec­to era bá­si­ca­men­te in­ter­an­dino y su in­ten­ción siem­pre fue la de to­mar el con­trol de los Andes, mas no de las es­tra­té­gi­cas y ri­cas zo­nas li­to­ra­len­ses. Pu­die­ra ser así en ra­zón de que el grue­so del ejér­ci­to es­pa­ñol y su po­der es­ta­ba en el in­te­rior, por ser lo más po­bla­do en com­pa­ra­ción con el li­to­ral.

Bo­lí­var, a su turno, y con aque­lla ex­pre­sión tan su­ya: “que el enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go, o al me­nos mi alia­do tran­si­to­rio”, tam­bién va tras esas fuen­tes. Reali­dad por la cual mu­chos lle­ga­ron a de­cir que fue un agen­te in­glés. Y es pro­ba­ble que lo ha­ya si­do, por­que sin el apo­yo de ese país, su di­ne­ro, na­ves, ar­ma­men­to y tro­pas, no ha­bría lle­ga­do tan le­jos. So­lo con in­gen­tes su­mas y me­na­jes, que no exis­tían en ma­nos de los re­vo­lu­cio­na­rios, pu­die­ron al­can­zar el éxi­to.

San Mar­tín, en cam­bio, ape­la a su vi­sión y ma­ni­fies­ta su ha­bi­li­dad pa­ra com­pren­der bien los in­tere­ses e in­ten­cio­nes de ani­qui­lar el im­pe­rio por par­te de la Gran Bre­ta­ña. Pre­ci­sa­men­te, por ello bus­ca el apo­yo de los ban­que­ros y au­to­ri­da­des in­gle­sas. Él en­tien­de bien la si­tua­ción mun­dial de nue­vos in­tere­ses. Tal pa­re­ce que hu­bie­se te­ni­do pen­sa­mien­tos co­mo: aquí lo que hay es un nue­vo sec­tor eco­nó­mi­co que quie­re la pri­ma­cía mun­dial y son los in­gle­ses. Ellos po­nen el di­ne­ro y son enemi­gos de los es­pa­ño­les, a ellos acu­do.

Mi­ran­da, el pre­cur­sor, tam­bién in­ter­pre­tó muy bien las cir­cuns­tan­cias y afa­nes que mo­vían a las gran­des po­ten­cias. Fue en pro­cu­ra del apo­yo del di­ne­ro in­glés y fran­cés, que eran los po­de­ro­sos que emer­gían en el es­ce­na­rio mun­dial y orien­ta­ban su po­lí­ti­ca a la des­truc­ción de Es­pa­ña y Por­tu­gal. La in­ten­ción de San Mar­tín, que na­ce en el Atlán­ti­co, tie­ne una pers­pec­ti­va dis­tin­ta: “…des­de Bue­nos Ai­res ha­bía ya ob­ser­va­do, que las tro­pas in­sur­gen­tes eran de­rro­ta­das ca­da vez que se in­ter­na­ban en el Al­to Pe­rú, mien­tras que ha­bían des­tro­za­do a sus enemi­gos siem­pre que es­tos en­tra­ban en el te­rri­to­rio de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas” (Ba­rros Ara­na, His­to­ria ge­ne­ral de la in­de­pen­den­cia de Chi­le, Vol. III, Pp. 86 y 87). Al me­dir las dis­tan­cias, cal­cu­lar los obs­tácu­los, fi­jar los ob­je­ti­vos fi­na­les y pro­bar el tem­ple de los hom­bres y las ar­mas, San Mar­tín com­pren­dió que no era ese el ca­mino es­tra­té­gi­co de la re­vo­lu­ción sud­ame­ri­ca­na. Que la lu­cha se pro­lon­ga­ría es­té­ril e in­de­fi­ni­da­men­te “si es que no ter­mi­na­ba por un desas­tre irre­me­dia­ble, mien­tras sus con­di­cio­nes y ba­ses no se va­ria­sen. Su idea era lle­var la gue­rra por el oes­te, tras­mon­tan­do los Andes pa­ra ocu­par Chi­le; do­mi­nar el mar Pa­cí­fi­co y ata-

LAS RE­LA­CIO­NES TAN CAM­BIAN­TES DEL LI­BER­TA­DOR BO­LÍ­VAR CON GUAYAQUIL SE PRO­DU­JE­RON DES PUÉS DE LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE LA CIU­DAD POR­TUA­RIA, OCU­RRI­DA EL 9 DE OC­TU­BRE DE 1820

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.