BOBBY AS­TOR EN ECUA­DOR

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉREZ PIMENTEL

En 1938 arri­bó a Qui­to Heinz Al­fred Stern, ju­dío ale­mán que usa­ba el nom­bre ar­tís­ti­co de Bobby As­tor. Te­nía trein­ta años de edad y su vi­da ha­bía si­do una cons­tan­te aven­tu­ra a cau­sa de sus ideas co­mu­nis­tas pro­so­vié­ti­cas.

Al co­mien­zo in­ten­tó ga­nar­se la vi­da co­mo fo­tó­gra­fo y aun­que no le fue del to­do mal, da­do que su ver­da­de­ra pro­fe­sión era la mú­si­ca, ter­mi­nó por ins­ta­lar un mo­des­to res­tau­ran­te en las ave­ni­das Co­lón y Ama­zo­nas.

El grin­go, co­mo se lo co­no­cía, em­pe­zó a ser muy po­pu­lar pues acos­tum­bra­ba di­ver­tir a la con­cu­rren­cia con chis­tes apro­pia­dos y de sa­lón, con­ta­dos con un mar­ca­do acen­to ger­má­ni­co que los ha­cía aún más gra­cio­sos y cuan­do es­tos se les aca­ba­ban da­ba ini­cio a un va­ria­do re­per­to­rio de can­cio­nes que ani­ma­ba con su acor­deón.

En ho­ras li­bres lo­gró in­gre­sar a la co­mu­ni­dad ger­má­ni­ca an­ti­fas­cis­ta y a la ju­día, tra­ba­jan­do pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes po­lí­ti­cas en­tre el mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta ecua­to­riano y su con­tra­par­te ale­ma­na.

A par­tir de no­viem­bre de 1942, en ple­na gue­rra mun­dial, fue uno de los res­pon­sa­bles de la for­ma­ción del Mo­vi­mien­to Ale­mán Pro De­mo­cra­cia y Li­ber­tad Ecua­dor (Deuts­che De­mo­kra­tis­che Ve­rei­ni­gung), de­di­ca­do a com­ba­tir la pre­sen­cia de cé­lu­las na­zis en el país y de brin­dar su apo­yo so­li­da­rio a las re­des in­ter­na­cio­na­les mi­li­tan­tes alemanes en lu­cha con­tra el go­bierno de Hitler, pe­ro al po­co tiem­po sur­gió la di­vi­sión in­ter­na en­tre co­mu­nis­tas y so­cia­lis­tas. Los pri­me­ros pa­sa­ron a en­gro­sar el Mo­vi­mien­to An­ti­fas­cis­ta cu­yo Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral era el fran­cés Ray­mond Me­ri­guet, en el que As­tor pre­si­dió el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo y es­ta­ban di­ri­gi­dos des­de el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ecua­to­riano, que con­tri­bu­yó a la for­ma­ción de otro Co­mi­té lla­ma­do “Freies Deuts­chland” o Mun­do li­bre, di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do con el Co­mi­té La­ti­noa­me­ri­cano de los Alemanes Li­bres, tam­bién de sig- no mar­xis­ta y ra­di­ca­do en Ciu­dad de Mé­xi­co, por lo que ser­vía de puen­te en­tre los par­ti­dos co­mu­nis­tas ecua­to­ria­nos y me­xi­cano.

El nue­vo gru­po tu­vo una ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en Qui­to y Guayaquil y un én­fa­sis ma­ni­fies­to en “la uni­fi­ca­ción de to­dos los alemanes an­ti­na­zis­tas y de­mo­crá­ti­cos re­si­den­tes en Ecua­dor” y en “la lu­cha con­tra el fas­cis­mo na­zi, el an­ti­se­mi­tis­mo y el ra­cis­mo”.

A par­tir de sep­tiem­bre del 43 Bobby As­tor tam­bién edi­tó la re­vis­ta De­mo­kra­tis­ches Deuts­chland y con el triun­fo de la re­vo­lu­ción el 28 de Ma­yo de 1944 se for­ta­le­cie­ron las iz­quier­das ecua­to­ria­nas.

Los or­ga­ni­za­do­res de Mun­do li­bre se con­si­de­ra­ban “de­fen­so­res ac­ti­vos de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos” y co­mo ta­les apo­ya­ron en to­do al idea­rio de la re­vo­lu­ción del 28 de ma­yo y al pre­si­den­te Ve­las­co Ibarra, aun­que al po­co tiem­po se vie­ron per­se­gui­dos por el mi­nis­tro de Go­bierno Car­los Gue­va­ra Mo­reno, que no du­dó en ca­ta­lo­gar a Mun­do li­bre co­mo una sim­ple en­ti­dad de­di­ca­da al es­pio­na­je so­vié­ti­co. Y vien­do que su si­tua­ción per­so­nal pe­li­gra­ba en nues­tro país por­que era cons­tan­te­men­te vi­gi­la­do por la po­li­cía, lue­go de una es­tan­cia de on­ce años en Ecua­dor, Bobby As­tor re­gre­só en 1949 a Eu­ro­pa, es­ta­ble­cién­do­se en la zo­na de Ber­lín ocu­pa­da por los so­vié­ti­cos, que a par­tir de ese año fun­da­ron la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na o Ale­ma­nia Orien­tal, co­mo tam­bién fue co­no­ci­da. Apro­ve­chan­do su ex­pe­rien­cia co­mo ar­tis­ta se desem­pe­ñó en va­rias ofi­ci­nas de ca­rác­ter gu­ber­na­men­tal co­mo el De­par­ta­men­to de Ar­te Po­pu­lar, aun­que pron­to co­men­za­ría a te­ner di­fe­ren­cias con Wal­ter Ull­bricht, prin­ci­pal lí­der co­mu­nis­ta en la re­cons­truc­ción ale­ma­na y con Heinz Will­mann, su hom­bre en ma­te­ria de pro­duc­ción y di­fu­sión cul­tu­ral. Fue­ra del go­bierno dic­tó cla­ses de tea­tro y de mú­si­ca has­ta que has­tia­do de la tor­pe dic­ta­du­ra y de la mi­se­ria rei­nan­te em­pe­zó a ha­cer opo­si­ción y en 1953 pro­ta­go­ni­zó una fu­ga de Ale­ma­nia Orien­tal, es­ta­ble­cién­do­se por un tiem­po en Ale­ma­nia Fe­de­ral y me­ses más tar­de en Sui­za, don­de le con­tra­ta­con­tra­ta­ron pa­ra la eje­cu­ción y di­fu­sión de un no­ví­si­mo ins­tru­men­to eléc­tri­co, de­no­mi­na­do el ór­gano Ham­mond, de in­fluen­cia cre­cien­te en el jazz en las dé­ca­das deld se­sen­ta y cu­yo re­pre­sen­tan­tep en Gua­ya­quil­qu fue el maes­tro Clo­do­veo­do Gon­zá­lez, au­tor de un mé­to­do sim­pli­fi­ca­do­ca pa­ra es­tu­diar mú­sica­ca por co­lo­res en vez de no­tas,no con al­ma­cén en 9 de Oc­tu­bre y Es­co­be­do es­qui­na.esq Du­ran­te sus úl­ti­mos tiem­pos­tiem y me­dian­te con­tra­to­trat con la em­pre­sa pro­duc­to­ra­duc Ham­mond, Bobby gra­bó­grab tres dis­cos de lar­ga du­ra­ción­du­ra con rit­mos va­ria­dos,dos, dan­do én­fa­sis a lo tro­pi­cal.l Fa­lle­cióll en Ber­na, re­ti­ra­do de to­da ac­tua­ción ar­tís­ti­ca y po­lí­ti­ca, en 1988, de 80 años de edad.

ES­TE JU­DÍO ALE­MÁN LLE­GÓ AL ECUA­DOR EN 1938 Y LLE­VÓ A CA­BO UNA IN­TEN­SA AC­TI­VI­DAD AN­TI­FAS­CIS­TA CUAN­DO TE­NÍA LU­GAR LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL, QUE EN­FREN­TÓ AL EJE CON LOS ALIA­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.