El mer­ca­do mun­dial

Y SU IN­FLUEN­CIA EN LA FOR­MA­CIÓN SO­CIAL ECUA­TO­RIA­NA (II)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

LA CON­FOR­MA­CIÓN DEL EJE PRO­DUC­TI­VO BA­NA­NE­RO.

La di­ná­mi­ca pro­duc­ti­va que ca­rac­te­ri­za a la eco­no­mía ecua­to­ria­na de ex­por­ta­ción a me­dia­dos del si­glo XX, de­ter­mi­na que se des­pla­cen am­plias ma­sas cam­pe­si­nas ha­cia las zo­nas ba­na­ne­ras, con­ver­ti­das en po­los de atrac­ción de con­tin­gen­tes pro­ce­den­tes de di­ver­sas áreas del país. Se mo­vi­li­zan ha­cia ellas ex­ce­den­tes de la po­bla­ción de los mi­ni­fun­dios ma­na­bi­tas afec­ta­dos por los efec­tos de­pre­da­do­res de una per­sis­ten­te y du­ra­de­ra se­quía, y por ge­ne­ra­li­za­dos pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la te­nen­cia de la tie­rra; ade­más de tra­ba­ja­do­res de los cul­ti­vos que se de­bi­li­ta­ban y ex­pul­sa­ban mano de obra, y gran­des ma­sas de per­so­nas pro­ce­den­tes de Es­me­ral­das y en pre­ca­rias con­di­cio­nes de tra­ba­jo y subocu­pa­ción. Es­te pro­ce­so, con­for­me he­mos se­ña­la­do, ge­ne­ró efec­tos que se re­fle­ja­ron en la apa­ri­ción de for­mas pe­cu­lia­res en la es­truc­tu­ra de te­nen­cia de la tie­rra, en su se­cue­la con­sis­ten­te en la apa­ri­ción de nue­vos gru­pos so­cia­les, y en el es­ta­ble­ci­mien­to y cre­ci­mien­to de va­rios cen­tros po­bla­dos co­mo San­to Do­min­go de los Co­lo­ra­dos, Que­ve­do y Ma­cha­la, en­tre otros. Es­tos nú­cleos po­bla­cio­na­les pa­sa­ron a con­ver­tir­se en fac­to­res ne­ce­sa­rios y com­ple­men­ta­rios, fun­cio­na­les en el apun­ta­la­mien­to de la di­ná­mi­ca pro­duc­ti­va pa­ra la ex­por­ta­ción pe­ro a la vez, cen­tros de cre­ci­mien­to que ex­pe­ri­men­ta­ron tan­to los efec­tos de un mo­de­lo con ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos cla­ros de acu­mu­la­ción, co­mo las se­cue­las de un cú­mu­lo de ne­ce­si­da­des y de la im­po­si­bi­li­dad de en­con­trar un es­pa­cio real en las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y co­mer­cia­les. Es­te fe­nó­meno pue­de de­fi­nir­se co­mo el mar­gen que no se ajus­tó al ob­je­ti­vo de ra­cio­na­li­za­ción del mo­de­lo, cons­ti­tu­yen­do con­se­cuen­te­men­te una li­mi­ta­ción es­truc­tu­ral de un pro­ce­so eco­nó­mi­co que, de­fi­ni­ti­va­men­te, se ale­ja­ba de la acon­se­ja­da fi­na­li­dad de una ex­pec­ta­ti­va de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de una equi­li­bra­da y jus­ta dis­tri­bu­ción del in­gre­so.

EL IM­PAC­TO PO­BLA­CIO­NAL CO­MO CON­SE­CUEN­CIA DE LA DI­NÁ­MI­CA PRO­DUC­TI­VA

El cen­tro del li­to­ral, co­mo efec- to de es­ta di­ná­mi­ca, se con­vir­tió en la zo­na de ma­yor sig­ni­fi­ca­ción en la con­so­li­da­ción del mo­de­lo de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción del ba­nano, y ex­pe­ri­men­tó un no­to­rio im­pac­to en la con­for­ma­ción de su po­bla­ción, pro­duc­to del cons­tan­te flu­jo mi­gra­to­rio. Así, y co­mo lo se­ña­la el es­tu­dio de Leo­nar­do Me­jía, En­fo­que his­tó­ri­co del desa­rro­llo re­gio­nal del Ecua­dor, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Eco­no­mía, nú­me­ro 62 del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas y Fi­nan­cie­ras de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Cen­tral del Ecua­dor, 1974: “…En­tre 1950 y 1962, la re­gión cos­ta­ne­ra del Ecua­dor cre­ció a un rit­mo de al­re­de­dor del 7 %, mien­tras que la re­gión de la sie­rra cen­tral en el mis­mo pe­río­do ex­pe­ri­men­tó una dis­mi­nu­ción del 7.2 %. Las ta­sas de mi­gra­ción ne­tas son ne­ga­ti­vas pa­ra 9 pro­vin­cias del país, to­das de la sie­rra, ex­cep­to Pi­chin­cha…”.

GUA­YA­QUIL CO­MO CEN­TRO DI­NA­MI­ZA­DOR DEL “MO­DE­LO”

El cre­ci­mien­to de Gua­ya­quil, co­mo con­se­cuen­cia de la di­na­mi- za­ción ope­ra­da en la eco­no­mía ba­na­ne­ra, au­men­tó de­bi­do tam­bién al sur­gi­mien­to de nue­vas ac­ti­vi­da­des que com­ple­men­ta­ban su fun­cio­na­mien­to, im­pri­mien­do ce­le­ri­dad en de­ter­mi­na­dos sec­to­res de pro­duc­ción in­dus­trial ori­gi­na­dos an­te­rior­men­te. Los efec­tos so­cia­les más im­por­tan­tes se­rían, en­tre otros, la re­duc­ción de la mano de obra en las pro­vin­cias se­rra­nas, de don­de par­ti­ría el grue­so de los con­tin­gen­tes mi­gra­to­rios, y el cre­ci­mien­to de las áreas sub­ur­ba­nas, es­pe­cial­men­te de Gua­ya­quil. Des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co po­lí­ti­co, por su par­te, se da­rían la in­cen­ti­va­ción de obras de in­fra­es­truc­tu­ra que ya en tiem­pos de Ve­las­co Iba­rra, y por no obe­de­cer a una co­rrec­ta y ar­mo­nio­sa pla­ni­fi­ca­ción, apa­re­cie­ron más bien co­mo cum­pli­men­ta­cio­nes elec­to­re­ras y co­mo ac­cio­nes de agra­de­ci­mien­to a la clien­te­la mo­vi­li­za­da del cau­di­llo.

Re­su­mien­do, la eco­no­mía ba­na­ne­ra sig­ni­fi­có la am­plia­ción de los cul­ti­vos en ca­si to­do el li­to­ral, ex­cep­to las zo­nas se­mi­de­sér­ti­cas de Ma­na­bí y de la Pe­nín­su­la de San­ta Ele­na. Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, el ba­nano ade­más de ge­ne­rar di­vi­sas ofre­ció ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de uti­li­za­ción de mano de obra, de­bi­do a la na­tu­ra­le­za mis­ma del cul­ti­vo y con­trol pro­duc­ti­vo, y a las la­bo­res de ma­ni­pu­leo en el trans­por­te y la co­mer­cia­li­za­ción. Ob­ser­va­mos así, cla­ra­men­te, que la con­ve­nien­cia del cen­tro he­ge­mó­ni­co del ca­pi­ta­lis­mo mun­dial afec­tó la tec­no­lo­gía y la or­ga­ni­za­ción pro­duc­ti­va de los sec­to­res re­gio­na­les ubi­ca­dos en las zo­nas pe­ri­fé­ri­cas (sa­te­li­za­das), prin­ci­pal­men­te en lo re­la­cio­na­do con vías de co­mu­ni­ca­ción y trans­por­te pa­ra co­nec­tar las uni­da­des pro­duc­ti­vas con los puer­tos a tra­vés de los cua­les se co­mer­cia­li­za­ba el pro­duc­to.

SE­ÑA­LES DE UN RE­LA­TI­VO DES­PE­GUE IN­DUS­TRIAL

Lue­go de la cri­sis mun­dial del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, co­mo con­se­cuen­cia de los efec­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a par­tir de 1950 se dio cier­to desa­rro­llo in­dus­trial, es­pe­cial­men­te en los sec­to­res tra­di­cio­na­les de la in­dus­tria

LUE­GO DE LA CRI­SIS DEL SIS­TE­MA CA­PI­TA­LIS­TA TRAS LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL, A PAR­TIR DE 1950, SE DIO CIER­TO DESA­RRO­LLO EN LA IN­DUS­TRIA NA­CIO­NAL Y EN LOS MA­TE­RIA­LES DE CONS­TRUC­CIÓN.

Área de la Cuen­ca del Gua­yas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.