113 AÑOS DE EXIS­TEN­CIA

UNI­DAD EDU­CA­TI­VA SANTISTEVA­N:

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTO SÁN­CHEZ VA­RAS

Ubi­ca­da des­de su fun­da­ción en 1905 en la la­de­ra nor­te del ce­rro San­ta Ana, la Uni­dad Edu­ca­ti­va Jo­sé Do­min­go de Santisteva­n, es uno de los cen­tros edu­ca­ti­vos de ma­yor tra­di­ción de nues­tra ciu­dad. Se ini­ció con el nom­bre de Asi­lo Santisteva­n, con 25 alum­nos en­tre 5 y 10 años de edad. Con el pa­so de los años y los cam­bios en la le­gis­la­ción pa­só a lla­mar­se Uni­dad Edu­ca­ti­va, y de ser ex­clu­si­va­men­te de en­se­ñan­za pri­ma­ria pa­ra va­ro­nes, hoy es un plan­tel mix­to que cuen­ta con en­se­ñan­za ini­cial, bá­si­ca y ba­chi­lle­ra­to, al­ber­gan­do a 1.300 es­tu­dian­tes.

Per­te­ne­ce a la Jun­ta de Beneficenc­ia de Gua­ya­quil y fue ad­mi­nis­tra­do des­de 1905 has­ta el año 2001 por la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na. Los di­rec­ti­vos de la ins­ti­tu­ción res­pon­sa­bles del fun­cio­na­mien­to del ins­ti­tu­to son el Ing. Luis Tru­ji­llo Bus­ta­man­te, ins­pec­tor, y Dr. Ga­lo Gar­cía Fe­raud, sub­ins­pec­tor. Rec­to­ra de la Uni­dad Edu­ca­ti­va es la Dra. Nancy Gutiérrez de Gil y ad­mi­nis­tra­do­ra la Econ. Ka­ri­na Po­zo Be­ni­tes.

UN LE­GA­DO TRAS­CEN­DEN­TAL

En 1896 la Jun­ta de Beneficenc­ia re­ci­bió un le­ga­do de Jo­sé Do­min­go Santisteva­n, acau­da­la­do agri­cul­tor y hom­bre pú­bli­co, na­ci­do en Dau­le en 1825 y afin­ca­do en Gua­ya­quil. Aun­que no hi­zo vi­da po­lí­ti­ca, ocu­pó al­gu­nos car­gos co­mo je­fe po­lí­ti­co y se­na­dor de la Re­pú­bli­ca. De­jó al mo­rir la su­ma de 161.864,61 su­cres, muy im­por­tan­te pa­ra la épo­ca, que fue el ca­pi­tal se­mi­lla pa­ra la ex­pan­sión ins­ti­tu­cio­nal. En efec­to, es­ta­ba en ese tiem­po en venta la ha­cien­da Ta­ra­za­na (hoy lla­ma­da Ata­ra­za­na), que ocu­pa­ba las la­de­ras nor­tes de los ce­rros San­ta Ana y del Car­men, ha­cia el nor­te y el oes­te. Santisteva­n ha­bía pe­di­do que se uti­li­ce pa­ra cons­truir asi­los y es­cue­las pa­ra ni­ños. Com­pra­dos los te­rre­nos, la Jun­ta pro­yec­tó la cons­truc­ción de un asi­lo-es­cue­la, cu­ya cons­truc­ción se con­tra­tó en 1903. Se de­ter­mi­nó que el plan ini­cia­ría sus ac­ti­vi­da­des el 1 de enero de 1905 y que lle­va­ría el nom­bre del be­ne­fac­tor.

LA PRO­PUES­TA A LOS SALESIANOS

En enero de 1898, coin­ci­dien­do con la crea­ción de la Jun­ta de Beneficenc­ia, lle­ga­mi­sión ron los pri­me­ros miem­bros de la Con­gre­ga­ción Sa­le­sia­na al Ecua­dor. Fue­ron en­via­dos por ese gran edu­ca­dor ita­liano San Juan Bos­co y aun­que des­em­bar­ca­ron en Gua­ya­quil, puer­to de en­tra­da pa­ra los barcos que traían a los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros al país, ellos si­guie­ron di­rec­ta­men­te a Qui­to, don­de ini­cia­ron su la­bor en el Ecua­dor.

Tras su­pe­rar al­gu­nos pro­ble­mas con el Go­bierno Na­cio­nal, a raíz de la re­vo­lu­ción Li­be­ral de 1895, en 1901 los salesianos tam­bién ex­ten­die­ron su a nues­tra ciu­dad. Su pri­me­ra re­la­ción fue con la So­cie­dad Filantrópi­ca del Guayas, ins­ti­tu­ción que te­nía a car­go la educación de ni­ños, es­pe­cial­men­te pa­ra pre­pa­rar ar­te­sa­nos. El pre­si­den­te de la Filantrópi­ca era Fran­cis­co Gar­cía Avi­lés, quien en­car­gó la di­rec­ción de su plan­tel a un jo­ven sa­cer­do­te ita­liano, Do­min­go Co­mín, quien va­rios años más tar­de se­ría obis­po, con ju­ris­dic­ción en Mén­dez y Gua­la­qui­za, en la re­gión orien­tal ecua­to­ria­na. Pe­ro por ra­zo­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas (al­gu­nos di­cen que po­lí­ti­cas), se se­pa­ra­ron los salesianos, pe­se a que la es­cue­la te­nía gran éxi­to, pues a sus ta­lle­res con­cu­rrían dia­ria­men­te cen­te­na­res de alum­nos.

Es­ta fue la opor­tu­ni­dad pa­ra que la Jun­ta de Beneficenc­ia pro­pu­sie­ra a los salesianos que se hi­cie­ran car­go del re­cién crea­do asi­lo Jo­sé Do­min­go Santisteva­n. A par­tir del 1 de enero de 1905 em­pe­zó a fun­cio­nar con 25 alum­nos in­ter­nos, con eda­des com­pren­di­das en­tre los 5 y 10 años. A los dos años de fun­cio­nar con­ta­ban con cer­ca de 100 alum­nos, acep­tán­do­se tam­bién alum­nos se­min­ter­nos (pa­sa­ban el día en el plan­tel, pe­ro iban a dor­mir a sus ca­sas).

El éxi­to de los salesianos en es­te cen­tro edu­ca­ti­vo tu­vo un efec­to im­por­tan­te en la co­mu­ni­dad gua­ya­qui­le­ña y un gru­po sig­ni­fi­ca­ti­vo de ciu­da­da­nos les pro­pu­sie­ron crear un co­le­gio pa­ra pri­ma­ria y se­cun­da­ria que se ins­ta­la­ría en el sur de la ciu­dad. El pa­dre Al­bino del Cur­to, tam­bién de na­cio­na­li­dad ita­lia­na, se hi­zo car­go del Santisteva­n, cu­ya orien­ta­ción era aten­der a ni­ños de me­no­res re­cur­sos eco­nó­mi­cos, mien­tras que el pa­dre Co­mín pa­só al nue­vo plan­tel que se fun­dó en 1911 con el nom­bre de Co­le­gio Sa­le­siano Cris­tó­bal Co­lón.

EM­BLE­MÁ­TI­CO PLAN­TEL EDU­CA­TI­VO DE GUA­YA­QUIL. PER­TE­NE­CE A LA JUN­TA DE BENEFICENC­IA

DIS­CI­PLI­NA CON ALE­GRÍA

El Asi­lo Santisteva­n fue cre­cien­do en im­por­tan­cia al pa­so del tiem­po. Man­te­nía un ré­gi­men de gran dis­ci­pli­na, pe­ro al mis­mo tiem­po los edu­ca­do­res salesianos tras­mi­tían ale­gría y se desa­rro­lla­ban ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas, uni­das al cul­ti­vo de cua­li­da­des ar­tís­ti­cas y de­por­ti­vas. En los tra­di­cio­na­les des­fi­les oc­tu­bri­nos del Gua­ya­quil del si­glo XX, su ban­da de mú­si­ca pron­to ad­qui­rió gran re­nom­bre y fue con­si­de­ra­da du­ran­te mu­cho tiem­po la me­jor de la ciu­dad en­tre los cen­tros edu­ca­ti­vos de en­se­ñan­za pri­ma­ria. Tan­to era su pres­ti­gio que era in­vi­ta­da a des­fi­les en otras ciu­da­des y ani­ma­ban en el me­dio al­gu­nos fes­ti­va­les. Y en el de­por­te se en­fren­ta­ban con éxi­to a equi­pos, in­clu­yen­do a al­gu­nos de mu­cha­chos de ma­yor edad; en los jue­gos que rea­li­za­ban en su can­cha eran prác­ti­ca­men­te im­ba­ti­bles.

Otra fa­ma que te­nía el Santisteva­n era la de que co­rre­gía en su in­ter­na­do a mu­cha­chos dís­co­los. Mu­chos pa­dres de fa­mi­lia vie­ron con sa­tis­fac­ción có­mo sus hi­jos, tras pa­sar uno o dos años por es­te in­ter­na­do, cam­bia­ban pa­ra bien.

El vie­jo lo­cal don­de fun­cio­na­ba des­de su fun­da­ción fue re­em­pla­za­do en 1938 por una cons­truc­ción de ce­men­to en la mis­ma ubi­ca­ción. Hoy con el cre­ci­mien­to de Gua­ya­quil, ya no se pue­de lla­mar a ese sec­tor co­mo nor­te de Gua­ya­quil pues es­tá en el cen­tro geo­grá­fi­co de la ur­be.

La Uni­dad Edu­ca­ti­va Santisteva­n con sus 1.300 alum­nos, con una tra­yec­to­ria que su­pera el si­glo, es sin du­da un plan­tel de tra­di­ción en nues­tro me­dio.

La re­vis­ta “Pa­tria” pu­bli­có en 1908 es­ta foto de los alum­nos del Asi­lo Santisteva­n con sus pro­fe­so­res en un pa­seo por la sie­rra ecua­to­ria­na.

Los mi­sio­ne­ros salesianos pa­dre Al­bino del Cur­to, mon­se­ñor Do­min­go Co­mín y pa­dre Car­los Cres­pi. Los dos pri­me­ros fue­ron rec­to­res en los co­mien­zos del Asi­lo Santisteva­n.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.