En­tre fo­tos vie­jas y LI­BROS AN­TI­GUOS

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MELVIN HO­YOS

Cuán­tas ve­ces oí­mos de pe­que­ños aque­llas his­to­rias que en su tiem­po de­ja­ron hue­lla in­de­le­ble en nues­tros pa­dres o abue­los; re­cuer­dos de su in­fan­cia o de su per­di­da ju­ven­tud trans­fe­ri­dos a no­so­tros con el ví­vi­do sa­bor de aque­llos días del cho­co­la­te ca­lien­te, hier­ba­lui­sa o can­de sui­zo.

Cuán­tos ca­jo­nes se abrían en esos tiem­pos, arro­jan­do vie­jas fo­tos, año­sos li­bros o pa­pe­les ama­ri­llen­tos, en in­ce­san­te pro­ce­sión de un tiem­po con­ge­la­do en vie­jos mo­men­tos de glo­ria o sen­ci­lla­men­te en ins­tan­tes de ín­ti­ma sa­tis­fac­ción per­so­nal. El baúl de la abue­la, ra­ra suer­te de tú­nel del tiem­po fa­mi­liar, era la puer­ta de en­tra­da (o de sa­li­da, se­gún sea el ca­so) a un mun­do ex­tra­ño pa­ra no­so­tros, pe­ro ex­tra­or­di­na­rio por las cua­si­le­gen­da­rias con­no­ta­cio­nes que te­nía; de él se sa­ca­ban los re­cuer­dos del In­cen­dio gran­de con la mis­ma vi­da y en­tu­sias­mo con que apa­re­cían los vie­jos cro­mos de ci­ga­rri­llos El Pro­gre­so; en él se en­con­tra­ban tan­to aba­ni­cos co­mo bas­to­nes y“tos­ta­das”del abue­lo.

¡Qué tiem­pos aque­llos! De la ter- tu­lia fres­ca de la tar­de, del son ca­den­cio­so de la ha­ma­ca, la cual era de uso obli­ga­do por la abue­la pa­ra el mo­men­to de con­tar sus cuen­tos vie­jos. En ese am­bien­te yo cre­cí, aman­do to­do lo que ha­bla­ra de mi tie­rra, sin­tien­do su his­to­ria muy por den­tro.

¿Que cuán­tos li­bros y fo­tos le con­té? La ver­dad es que ya no lo re­cuer­do, pe­ro hu­bo nom­bres que nun­ca ol­vi­da­ré, nom­bres co­mo es­tos: Gua­ya­quil ar­tís­ti­co, por ejem­plo. Era una re­vis­ta muy her­mo­sa fun­da­da an­tes de en­trar el si­glo nue­vo; por ella pa­sa­ron mil va­lo­res de la cien­cia, así co­mo in­te­lec­tua­les de ta­len­to, co­mo Manuel y Fran­cis­co Cam­pos, am­bos hi­jos del ilus­tre Cam­pos Coe­llo, quie­nes en­ri­que­cían con es­cri­tos la pu­bli­ca­ción men­cio­na­da. Otras plu­mas no menos pres­ti­gio­sas, en­tre las cua­les se con­ta­ban los más gran­des es­cri­to­res de ese en­ton­ces, con­tri­bu­ye­ron a dar­le un ma­yor lus­tre. Con el tiem­po pa­só a cons­ti­tuir­se en un ór­gano im­por­tan­te pa­ra la di­fu­sión del ar­te y de la cien­cia, cul­ti­va­dos por los hi­jos de es­ta tie­rra, y al mo­rir, en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo, de­jó un es­pa­cio im­po­si­ble de lle­nar en ese tiem­po.

Otros li­bros pro­vo­ca­ban en mi tem­pra­na ni­ñez gra­tos mo­men­tos, por ejem­plo, El Ecua­dor en Chica­go, que con­ta­ba con fo­tos fan­tás­ti­cas, pues eran an­te­rio­res al fa­tí­di­co in­cen­dio, aquel que hoy des­pués de cien años se re­cuer­da co­mo el más gran­de de to­dos los si­nies­tros. Y si de fo­tos se tra­ta­ba, na­da me­jor que la obra de Ce­rio­la, tan vie­ja co­mo ac­tual al mo­men­to de bus­car al Gua­ya­quil en el que gas­ta­ron su ju­ven­tud im­pe­tuo­sa mis abue­los. Gua­ya­quil a la vis­ta, ¡eso era li­bro! ¡Qué fo­tos, qué im­pre­sión! Pu­bli­ca­do en 1910 en Bar­ce­lo­na, traía en sus pá­gi­nas imá­ge­nes de las edi­fi­ca­cio­nes más be­llas que Gua­ya­quil te­nía en ese en­ton­ces, así co­mo tam­bién to­mas de sus igle­sias, par­ques y ca­lles prin­ci­pa­les; se des­ta­ca­ba una si­lue­ta ur­ba­na ma­ra­vi­llo­sa­men­te ro­mán­ti­ca pro­pia de la“be­lle épo­que”del Gua­ya­quil de an­ta­ño.

El obli­ga­do apén­di­ce de anun­cios co­mer­cia­les, aus­pi­cian­tes de la obra, la re­ma­ta­ba, pre­ce­di­do de un grue­so ca­pí­tu­lo de imá­ge­nes en las que po­dían apre­ciar­se las fo­tos de los más des­ta­ca­dos pro­fe­sio­na­les y co­mer­cian­tes de la urbe, con­jun­ta­men­te con las au­to­ri­da­des ci­vi­les y ecle­siás­ti­cas que so­bre ella ac­tua­ban. Otros li­bros de me­nor im­por­tan­cia me ha­cían via­jar a ese ma­ra­vi­llo­so tiem­po de la ju­ven­tud de mis ma­yo­res.

Gua­ya­quil en 1920, pri­me­ro de los tres to­mos que com­po­nen la se­rie Amé­ri­ca li­bre, pu­bli­ca­da por Pren­sa ecua­to­ria­na, de Carlos Manuel No­boa, era un com­pen­dio ex­tra­or­di­na­rio de in­for­ma­ción so­bre la his­to­ria de la ciu­dad, des­de su fun­da­ción has­ta el año de la pu­bli­ca­ción, es­pe­cial­men­te en lo que a co­mer­cio y ban­ca se re­fie­re. Es­ta obra se con­vir­tió con el trans­cur­so del tiem­po en una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­for­ma­ción so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de Gua­ya­quil de prin­ci­pios de si­glo.

Otro co­mo El Ecua­dor en el cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil, pu­bli­ca­do tam­bién en 1920 ba­jo la di­rec­ción de J. J. Ju­ra­do Avi­lés, com­ple­ta­ba, jun­to con los Al­ma­na­ques gua­ya­qui­le­ños y la gran Guía co­mer­cial y agrí­co­la de 1909, el gru­po de li­bros an­ti­guos en los que apre­cié el gra­do de pros­pe­ri­dad y desa­rro­llo al que lle­gó mi ciu­dad a fi­nes del si­glo pa­sa­do e ini­cios de es­te.

Pe­ro si ma­ra­vi­llo­so era ver­la en esas vie­jas fo­tos, más bello era es­cu­char lo que de ella se con­ta­ba en las reunio­nes de fa­mi­lia. Sor­pre­sa gra­ta y ma­yús­cu­la fue la que me lle­vé al des­cu­brir que ca­si to­do lo es­cu­cha­do du­ran­te mis años de in­fan­cia es­ta­ba es­cri­to en tres li­bros guar­da­dos en un vie­jo anaquel de la ca­sa: Cró­ni­cas de Gua­ya­quil an­ti­guo, Le­yen­das, tra­di­cio­nes y pá­gi­nas de la his­to­ria de Gua­ya­quil; y Gua­ya­quil, Re-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.