NUES­TRO SE­GUN­DO OBIS­PO (PE­DA­GO­GO Y MÚ­SI­CO PE­RO NO MA­TE­MÁ­TI­CO)

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉREZ PI­MEN­TEL

El jo­ven clé­ri­go José Tomás de Aguirre An­zoá­te­gui en 1831 se or­de­nó en la igle­sia de Lu­rín, cer­ca de Li­ma; al año si­guien­te ob­tu­vo el car­go de sa­cris­tán ma­yor de la igle­sia de Gua­ya­quil, has­ta que al crear­se la dió­ce­sis fue de­sig­na­do el 39 ca­nó­ni­go pre­ben­da­do ma­yor de la re­cien­te catedral.

En 1840 el an­ti­guo se­mi­na­rio, trans­for­ma­do en co­le­gio durante la Re­pú­bli­ca, pa­só a ma­nos de la cu­ria y el obis­po Francisco X. Ga­ray­coa lo en­tre­gó el 41 a Aguirre, quien lo re­or­ga­ni­zó dan­do pre­fe­ren­cia a los es­tu­dios re­li­gio­sos. Co­mo ya era un su­je­to co­no­ci­do en la ciu­dad, al sa­ber­se su de­sig­na­ción el Dr. José Joa­quín de Ol­me­do es­cri­bió con­tra­ria­dí­si­mo al pre­si­den­te Flo­res: “El rec­tor se­rá el clé­ri­go Aguirre, que es el fa­na­tis­mo per­so­ni­fi­ca­do y que lla­ma a las ma­te­má­ti­cas cien­cia pro­fa­na, inú­til y he­ré­ti­ca”.

Pa­re­ce que Aguirre no com­pren­día la mo­der­ni­dad y se man­te­nía en la lí­nea po­lí­ti­ca de la Igle­sia, que tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa ha­bía per­ma­ne­ci­do a la za­ga del pro­gre­so de los pue­blos, lu­chan­do con­tra to­do aque­llo que sig­ni­fi­ca­ra cam­bios. Sin em­bar­go, po­seía a su fa­vor un ama­ble ca­rác­ter y da­da su ti­mi­dez se de­di­có por en­te­ro al alum­na­do, vi­vien­do en­ce­rra­do en el edi­fi­cio del se­mi­na­rio ca­si sin sa­lir a la ca­lle. El 43 edi­tó Prin­ci­pios ele­men­ta­les de mú­si­ca, tex­to pa­ra es­tu­dian­tes, del que se co­no­ce una se­gun­da edi­ción. El 45, por muer­te de su pa­dre, he­re­dó una bo­ni­ta for­tu­na que uti­li­zó en becar a es­tu­dian­tes po­bres y au­xi­liar a viu­das en des­am­pa­ro. Uno de sus be­ne­fi­cia­rios fue el des­pués cé­le­bre dia­ris­ta gua­ya­qui­le­ño Six­to Juan Ber­nal y Ru­di­llas, huérfano de pa­dre.

En el se­mi­na­rio man­tu­vo Aguirre un ho­ra­rio es­tric­to. Co­men­za­ba el día con la mi­sa de las cin­co de la ma­ña­na. A las seis el desa­yuno en el re­fec­to­rio. A las sie­te cla­ses. A las nue­ve re­creo con lec­tu­ras. A las diez cla­ses. A las on­ce al­muer­zo. A las do­ce lec­tu­ras y juegos. A la una cla­ses. A las tres re­zos. A las cua­tro sa­li­da de los ex­ter­nos. Los in­ter­nos de­bían rea­li­zar sus ta­reas, otros ser­vi­cios re­li­gio­sos; la ce­na a las cin­co y fi­nal­men­te se re­ti­ra­ban a sus dor­mi­to­rios a las sie­te de la noche. Te­nían li­bres los do­min­gos pa­ra vi­si­tar a sus fa­mi­lias. De él se co­men­ta­ba que ha­bía na­ci­do en Gua­ya­quil en 1803 en ho­gar ri­co y dis­tin­gui­do. Su pa­dre, uno de los fir­man­tes del Ac­ta de la In­de­pen­den­cia, era ex­por­ta­dor de ca­cao y su ma­dre, her­mo­sa y de­li­ca­da, so­lía can­tar con be­llí­si­ma voz y era hi­ja y nie­ta tam­bién de ex­por­ta­do­res. Ella le im­par­tió las pri­me­ras le­tras al ni­ño que con­cu­rrió a la es­cue­la de los pa­dres mer­ce­da­rios en el ba­rrio del Ba­jo, don­de ter­mi­nó la pri­me­ra eta­pa de su edu­ca­ción. Des­de en­ton­ces so­bre­sa­lía por su her­mo­sa apos­tu­ra fí­si­ca, por la sua­vi­dad de su ca­rác­ter y fa­ci­li­dad pa­ra el apren­di­za­je pues to­ca­ba ca­si to­dos los ins­tru­men­tos en­ton­ces co­no­ci­dos y can­ta­ba con her­mo­sa voz de ba­rí­tono.

Y ha­bien­do si­do uno de los más rum­bo­sos y po­pu­la­res jó­ve­nes de la ciu­dad, de 19 años -en 1822- man­tu­vo cas­tos amo­res con una pri­ma que fa­lle­ció al po­co tiem­po de ti­foi­dea.

La tra­ge­dia le pro­vo­có una cri­sis y de­ci­dió ha­cer­se sa­cer­do­te, pa­ra lo cual con­ti­nuó los es­tu­dios de Teo­lo­gía y por man­da­to de sus pro­fe­so­res dic­tó la cá­te­dra de Fi­lo­so­fía has­ta 1830, que ob­tu­vo el doc­to­ra­do en Qui­to y el or­den sa­cer­do­tal en la igle­sia de Lu­rín, cer­ca­na a Li­ma, de ma­nos del obis­po Go­ye­ne­che, que al con­cu­rrir al Con­gre­so co­mo dipu­tado en 1851 ha­bía si­do uno de los que con más de­nue­do ha­bía pro­pug­na­do la ma­nu­mi­sión de los es­cla­vos.

En ju­lio del 61 re­ci­bió del papa Pío IX las Bu­las de obis­po de la Dió­ce­sis de Gua­ya­quil y con mo­ti­vo de su sa­li­da del se­mi­na­rio le die­ron una tier­na des­pe­di­da sus nu­me­ro­sos alum­nos, que de­rra­ma­ron lá­gri­mas de emo­ción. A él tam­bién se le sa­lie­ron, pues di­cho plan­tel ha­bía si­do su ho­gar durante vein­te años.

El 62 tu­vo la sim­ple­za de au­to­ri­zar con su fir­ma el opúscu­lo ti­tu­la­do El se­ñor Pe­dro Carbo des­men­ti­do por sí mis­mo, en 80 págs., es­cri­to por su se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar el ca­nó­ni­go Car­los Al­ber­to Ma­rriott Saa­ve­dra, pe­ro los lec­to­res se die­ron cuen­ta de que las es­ca­sas luces del pre­la­do no le hu­bie­ran per­mi­ti­do ser el au­tor.

Ese año reali­zó vi­si­ta a Ro­ma y de re­gre­so so­li­ci­tó a la viu­da del al­mi­ran­te Juan Illing­worth que hi­cie­re re­ti­rar el ca­dá­ver de la igle­sia de Daule, don­de per­ma­ne­cía en­te­rra­do des­de su fa­lle­ci­mien­to ocu­rri­do diez años an­tes, de­bi­do a que nun­ca ha­bía que­ri­do ha­cer­se ca­tó­li­co. Los res­tos fue­ron tras­la­da­dos a la ha­cien­da Cho­na­na, en San­ta Lu­cía. El 64 vol­vió a Ro­ma y fue de­sig­na­do pre­la­do asis­ten­te del So­lio Pon­ti­fi­cio. De re­gre­so tra­jo una her­mo­sí­si­ma li­to­gra­fía con su re­tra­to, te­nien­do al fon­do la vie­ja igle­sia ma­triz con­ver­ti­da en catedral de Gua­ya­quil.

Durante la in­va­sión del ge­ne­ral José Ma­ría Ur­bi­na, el 64,re­ci­bió una no­ta del pre­si­den­te García Mo­reno pi­dién­do­le que de­cla­re a su obis­po au­xi­liar Luis de Tola, ce­san­te en sus fun­cio­nes pues era sos­pe­cho­so a los ojos del Go­bierno de­bi­do a su amis­tad con los an­ti­guos guar­dia­ma­ri­nas, pe­ro co­mo Aguirre no hi­zo ca­so, el pre­si­den­te vol­vió a las an­da­das y ame­na­zó con fu­si­lar a Tola, quien pa­ra evi­tar ma­yo­res ul­tra­jes se asi­ló en una se­de con­su­lar y pi­dió pa­sa­por­te pa­ra el exi­lio en Li­ma, don­de ya es­ta­ban dos de sus so­bri­nos, tam­bién acu­sa­dos de re­vo­lu­cio­na­rios.

Mien­tras tan­to se ha­bía sen­ten­cia­do a muer­te al no­ta­ble abo­ga­do ar­gen­tino San­tia­go Navarro Vio­la, quien per­ma­ne­cía en Ca­pi­lla por el de­li­to de ha­ber es­cri­to car­tas a Ur­bi­na. La ciu­dad en­te­ra se mo­vi­li­zó pi­dien­do la sus­pen­sión de la pe­na. Co­mo obis­po y ami­go per­so­nal del con­de­na­do, Aguirre vi­si­tó a García Mo­reno en la Go­ber­na­ción y tan­to su­pli­có que fi­nal­men­te el ti­rano, di­ri­gién­do­se al si­tio don­de per­ma­ne­cía im­pa­si­ble un je­sui­ta es­pa­ñol ape­lli­da­do Fran­co, le con­sul­tó el ca­so, re­ci­bien­do co­mo res­pues­ta “sa­lus po­pu­li”, dan­do a en­ten­der que to­do era pre­fe­ri­ble in­clu­so el cri­men, pa­ra man­te­ner la sa­lud del pue­blo y por en­de, que no ca­bía con­ce­der el per­dón a un opo­si­tor po­lí­ti­co. Tal in­dig­ni­dad, sa­li­da de la bo­ca de un sa­cer­do­te ex­tran­je­ro, lle­nó de do­lor y pe­na al pre­la­do, que tras mi­rar con ho­rror al pér­fi­do, se re­ti­ró en si­len­cio de la ha­bi­ta­ción. Po­co des­pués Navarro Vio­la era pa­sa­do por la ar­mas, Aguirre re­ti­ró su amis­tad al ti­rano y ado­lo­ri­do por su abu­sos se re­clu­yó en su ca­sa.

El 66 vol­vió a Ro­ma y el Papa se en­te­ró de su di­fí­cil si­tua­ción a tra­vés de Fernando Lorenzana, di­plo­má­ti­co sud­ame­ri­cano al ser­vi­cio de es­tos nue­vos paí­ses. Se hos­pe­dó en el an­ti­guo ho­tel de la Minerva, con fa­ma de ser el obis­po más dis­tin­gui­do que se ha­bía visto en Ro­ma en mu­chos años y has­ta allí lo fue a vi­si­tar Pío IX, quien le di­jo: “Es­ta es la pri­me­ra vez que yo ven­go aquí, por­que es la pri­me­ra vez que Ud. vie­ne a Ro­ma” y le­van­tan­do a Aguirre que es­ta­ba de ro­di­llas lo abra­zó emo­cio­na­da­men­te. Nues­tro obis­po agra­de­ció el ges­to, que cons­ti­tuía un des­agra­vio a las gro­se­rías y abu­sos de au­to­ri­dad re­ci­bi­dos de García Mo­reno.

El 11 de ma­yo del 68, sin­tién­do­se en su ca­sa sú­bi­ta­men­te en­fer­mo a cau­sa de una fie­bre al­ta que de­ge­ne­ró en pul­mo­nía, de­le­gó a Tola las fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias, au­to­ri­zan­do que le su­bro­gue en el car­go. Se acos­tó con al­tas fie­bres pa­ra mo­rir tres días des­pués a las 7 y 45 de la noche del 14 de ma­yo, con 65 años de edad. (F)

ES­TE CLÉ­RI­GO LLE­GA­DO DE LI­MA NO ASI­MI­LÓ LOS AVAN­CES

IDEO­LÓ­GI­COS HE­RE­DA­DOS EN EL SI­GLO XIX DE LA

RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA Y SE MOS­TRÓ SIEM­PRE AJENO A TO­DO

CAM­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.