El com­ba­ti­vo clé­ri­go que se hi­zo ma­són

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Es­te gran ecua­to­riano, na­tu­ral de Rio­bam­ba (7 de ju­nio de 1821) in­gre­só muy jo­ven al Se­mi­na­rio de Qui­to, lle­va­do más que por una vo­ca­ción, por su fer­vien­te amor al es­tu­dio. En 1840 era pres­bí­te­ro y su ca­rác­ter asaz di­li­gen­te y aven­tu­re­ro le hi­zo via­jar a la costa en busca de ma­yo­res ho­ri­zon­tes. Es­ta­ble­ci­do en Gua­ya­quil se hi­zo co­no­cer por su fi­na sen­si­bi­li­dad, gran inteligenc­ia y tras los es­tu­dios de ri­gor fue or­de­na­do sa­cer­do­te el 21 de no­viem­bre del 47 por el obispo Fran­cis­co X. Ga­ray­coa.

En­tre el 48 y el 53 fue pá­rro­co de Chan­duy y can­di­da­ti­za­do al cu­ra­to de Ya­gua­chi; no sa­lió elec­to. El vi­ca­rio Jo­sé Ma­ría Ye­ro­vi lo es­ti­ma­ba en al­to gra­do.

El 56 vi­vía en Lima y con­cu­rría a las ter­tu­lias del di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal del Pe­rú, Fco. de Pau­la Vi­gil, de quien asi­mi­ló las ideas re­la­ti­vas a la se­pa­ra­ción de la Igle­sia y el Es­ta­do en las nue­vas re­pú­bli­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

En­tre el 58 y el 63 fue vi­ca­rio pa­rro­quial del Mo­rro y en la tran­qui­li­dad de esa co­mar­ca leía y me­di­ta­ba. Fue­ron años de for­ma­ción y apren­di­za­je po­lí­ti­co. El 64 el des­po­tis­mo del pre­si­den­te Ga­briel García Mo­reno se hi­zo os­ten­si­ble en el país, exas­pe­ran­do a los ciu­da­da­nos que an­he­la­ban un am­bien­te de li­ber­tad y de­mo­cra­cia. El 65 se vio com­pro­me­ti­do en la Re­vo­lu­ción ur­bi­nis­ta que fra­ca­só en aguas del es­tre­cho de Jam­be­lí y tu­vo que sa­lir al des­tie­rro, sal­ván­do­se de un se­gu­ro fu­si­la­mien­to.

En Lima aco­gio­se a la ge­ne­ro­si­dad de la pren­sa pe­rua­na, co­la­bo­ró asi­dua­men­te en el dia­rio El Co­mer­cio y has­ta par­ti­ci­pó en la fe­roz po­lé­mi­ca desata­da en­tre Bal­ta­za­ra Cal­de­rón, viu­da de Ro­ca­fuer­te, y el clé­ri­go Tomás Her­me­ne­gil­do No­boa, ori­gi­na­da en un ar­tícu­lo de Juan Jo­sé Flo­res apa­re­ci­do en un dia­rio de Lima, quien lle­gó a afir­mar que “ha­bía ele­va­do de la tum­ba a Ro­ca­fuer­te pa­ra co­lo­car­lo ba­jo el so­lio de la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra”. En de­fen­sa de la me­mo­ria his­tó­ri­ca del ex­pre­si­den­te re­sul­tó ser un po­le­mis­ta for­mi­da­ble.

Su per­ma­nen­cia en la ca­pi­tal pe­rua­na se des­li­zó ba­jo las mo­des­tas con­di­cio­nes de vi­da que se ha­bía im­pues­to. Im­par­tía cla­ses par­ti­cu­la­res o lo ha­cía ba­jo con­tra­ta­ción en co­le­gios de esa ca­pi­tal. Siem­pre fue un dó­mi­ne ex­ce­len­te, ama­ba la cul­tu­ra y sen­tía un gran­de afec­to por la ju­ven­tud. A los dos años en Lima, el año 66, par­tió a Chi­le y en­con­tró la pro­tec­ción del po­lí­ti­co y fi­lán­tro­po Jo­sé Tomás de Ur­me­ne­ta y de una so­cie­dad ilus­tra­da.

Ter­mi­na­da la pri­me­ra pre­si­den­cia de García Mo­reno, el 65 em­pe­za­ron a vol­ver sus víc­ti­mas al Ecua­dor. En enero del 68 fue pá­rro­co en Pue­blo­vie­jo y allí per­ma­ne­ció has­ta ju­lio del 69, que volvió a sa­lir de su pa­tria a cau­sa del gol­pe dic­ta­to­rial de García Mo­reno. Te­nía cua­ren­ta y ocho años de edad y un fu­tu­ro que la­brar­se en tie­rras ex­tra­ñas.

En agos­to fue bien re­ci­bi­do en Val­pa­raí­so y pu­bli­có El Ecua­dor y García Mo­reno, una pá­gi­na pa­ra la his­to­ria de esa Re­pú­bli­ca, en 69 págs., ex­ci­tan­do a la ju­ven­tud pa­ra que rom­pa la ver­gon­zo­sa co­yun­da y des­tru­ya al ti­rano, y co­mo la si­tua­ción de la Igle­sia fren­te a la uni­fi­ca­ción de Ita­lia cons­ti­tuía el pro­ble­ma in­ter­na­cio­nal del mo­men­to, dio a la pren­sa me­ses más tar­de otro fo­lle­to: Ojea­da fi­lo­só­fi­ca so­bre la ci­vi­li­za­ción, que le va­lió el elo­gio de los pri­me­ros ta­len­tos de Chi­le y Ar­gen­ti­na, y con­ti­nuó co­la­bo­ran­do en la pren­sa de am­bos paí­ses.

En 1871 se en­con­tra­ba ejer­cien­do sus fun­cio­nes ecle­siás­ti­cas en la pa­rro­quia de San Mateo, en la po­bla­ción nor­te­ña de Osorno, y ha­bía ter­mi­na­do de es­cri­bir un li­bro que es­ta­ba lla­ma­do a ser pie­dra de es­cán­da­lo en Su­da­mé­ri­ca: La luz del pue­blo, o sea el cri­te­rio pa­ra juz­gar cues­tio­nes po­lí­ti­co-re­li­gio­sas. En no­viem­bre via­jó a Co­bi­ja y a Co­pia­pó, don­de es­ta obra fue aco­gi­da con tan­to en­tu­sias­mo que al­gu­nas per­so­nas que la le­ye­ron en bo­rra­do­res reunie­ron un nú­me­ro de sus­crip­to­res que no ba­ja­ba de tres­cien­tos y co­men­zó a edi­tar­se por en­tre­gas.

De re­gre­so a Val­pa­raí­so fue arres­ta­do por el in­ten­den­te a cau­sa de una de­nun­cia pre­sen­ta­da por el obispo de Osorno, por ha­ber aban­do­na­do su pa­rro­quia sin el per­mi­so de su su­pe­rior ecle­siás­ti­co, aun­que el ver­da­de­ro mo­ti­vo era la pu­bli­ca­ción de su li­bro. Y com­pren­dien­do que ya na­da te­nía que ha­cer en la Igle­sia se se­pa­ró del sa­cer­do­cio, in­com­pa­ti­ble con sus ideas, y co­mo sim­bó­li­ca pro­tes­ta contra el in­con­di­cio­nal apo­yo de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca a la dic­ta­du­ra gar­cia­na de su pa­tria el Ecua­dor. De allí en ade­lan­te su vi­da con­ti­nuó muy mo­des­ta­men­te, del pro­duc­to de las cla­ses par­ti­cu­la­res que anun­cia­ba me­dian­te avi­sos por la pren­sa de Val­pa­raí­so.

Por esos días y con oca­sión de pu­bli­car un ar­tícu­lo ti­tu­la­do El gran mo­de­la­dor ecua­to­riano, de­nos­tan­do la po­lí­ti­ca te­rro­ris­ta y teo­crá­ti­ca de García Mo­reno, el re­dac­tor de El Dia­rio, al co­men­tar­lo ma­ni­fes­tó un cá­li­do elo­gio a su per­so­na: “Una gran opor­tu­ni­dad se ofre­ce a los jó­ve­nes que deseen es­tu­diar fi­lo­so­fía, li­te­ra­tu­ra y otras ra­mas, de ha­cer­lo con don Joa­quín Chiriboga, dis­tin­gui­do es­cri­tor ecua­to­riano, di­rec­tor que ha si­do de al­gu­nos im­por­tan­tes co­le­gios en el Pe­rú”.

Fi­nal­men­te, La luz del pue­blo sa­lió en la Im­pren­ta del Mer­cu­rio, de Tor­ne­ro y Le­te­lier, Val­pa­raí­so, 1873, de­di­ca­do al doc­tor Ur­me­ne­ta, “ilus­tre ami­go y se­ñor”. Su éxi­to fue in­me­dia­to. En mar­zo la Gran Lo­gia de Chi­le re­co­men­dó su ad­qui­si­ción me­dian­te cir­cu­lar y lo ad­mi­tió co­mo her­mano ma­són, por ser un con­jun­to de ar­gu­men­tos ra­zo­na­dos pa­ra es­ta­ble­cer la ne­ce­si­dad de se­pa­rar a la Igle­sia y al Es­ta­do, y cau­só enor­me re­vue­lo en la conciencia de los paí­ses más avan­za­dos del con­ti­nen­te, al punto que el em­pe­ra­dor Pe­dro II del Bra­sil hi­zo un bri­llan­te elo­gio. Tam­bién, co­mo es ló­gi­co su­po­ner, con­ci­tó en su contra el odio del cle­ro y el fu­ror de las teo­cra­cias. Por es­ta obra de avan­za­da ideo­lo­gía lai­cis­ta es­tá con­si­de­ra­do su au­tor en­tre los gran­des tra­ta­dis­tas ecua­to­ria­nos de to­dos los tiem­pos.

En 1899 Fe­li­cí­si­mo Ló­pez lan­zó una se­gun­da edi­ción en Gua­ya­quil. (F)

DE RE­GRE­SO DE CHI­LE, ES­TE COM­BA­TI­VO SA­CER­DO­TE QUE FUE ARRES­TA­DO POR LA PU­BLI­CA­CIÓN DE UN LI­BRO

CON­SI­DE­RA­DO SUBVERSIVO, ABAN­DO­NÓ LA CURIA E IN­GRE­SÓ A LA MASONERÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.