LA COR­TA VI­DA DE SO­CIE­DAD BANCARIA DEL CHIMBORAZO. 1922-1926

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUI­LLER­MO AROSEMENA AROSEMENA

En el mun­do de los ne­go­cios, una de­ci­sión mal to­ma­da pue­de cau­sar has­ta la des­apa­ri­ción de la em­pre­sa o ter­mi­nar ve­ge­tan­do. Si hu­bie­ra un ce­men­te­rio de em­pre­sas es­ta­ría lleno de mi­les de tum­bas. Ocu­rre en to­do el mun­do, in­clu­so en los paí­ses prós­pe­ros. En EE. UU. East­man Ko­dak Co., en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX es­ta­ba en­tre las 50 más gran­des del país, hoy so­bre­vi­ve mi­la­gro­sa­men­te; es una pe­que­ña com­pa­ñía pa­ra el es­tán­dar es­ta­dou­ni­den­se. Si­tua­ción si­mi­lar ocu­rrió con Sears, el gi­gan­te de ven­tas al de­tal. En el sec­tor tec­no­ló­gi­co la si­tua­ción se re­pi­te: Nets­ca­pe, pri­mer na­ve­ga­dor de In­ter­net lle­gó a te­ner 100 % del mer­ca­do, ya no exis­te; Xe­rox, que li­de­ra­ba su sec­tor, hoy ve­ge­ta. En to­dos los sec­to­res hay ejem­plos de ma­las de­ci­sio­nes. Ecua­dor es un re­tra­to de lo que su­ce­de en otros paí­ses. Des­de 1820, no me­nos de 300 gran­des em­pre­sas gua- ya­qui­le­ñas fra­ca­sa­ron por ma­las de­ci­sio­nes, hay más que to­da­vía no he lo­gra­do iden­ti­fi­car. Tam­bién pa­sa en em­pre­sas me­dia­nas y pe­que­ñas, la can­ti­dad de­be ser 300 % ma­yor. En el sec­tor fi­nan­cie­ro son más de 50, en­tre ca­sas ban­ca­rias y bancos (si­glo XIX) y bancos, fi­nan­cie­ras, fac­to­ring, etc. (si­glo XX). En esa lis­ta se en­cuen­tra el Ban­co del Ecua­dor, que du­ran­te dé­ca­das lle­gó a te­ner 70 % de los de­pó­si­tos del país, y por­cen­ta­je si­mi­lar en los prés­ta­mos. Cuan­do no exis­tía el Ban­co Cen­tral, en ca­da cri­sis se con­vir­tió en pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia. Así evi­tó quie­bras y cri­sis eco­nó­mi­cas en el país. En el si­glo XX, gran­des y me­dia­nos pro­duc­to­res de ca­cao des­apa­re­cie­ron, in­clu­yen­do ex­por­ta­do­res que no eran pro­duc­to­res, más de 70. Em­pre­sas co­mer­cia­les su­man más de 150. En el sec­tor de ela­bo­ra­dos de ca­cao han ce­rra­do 14. Unas abrie­ron y volvieron a ce­rrar; una o dos des­pués de reabier­tas si­guen ope­ran­do. Es cues­tión de ver los cen­sos de ca­pi­ta­les del si­glo XIX, ade­más de re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das y en­sa­yos so­bre te­mas em­pre­sa­ria­les y eco­nó­mi­cos. En el si­glo XX hay más in­for­ma­ción.

Las fa­mi­lias aco­mo­da­das de Gua­ya­quil ha­bían se­lec­cio­na­do a Rio­bam­ba co­mo lu­gar pa­ra va­ca­cio­nar. A los gua­ya­qui­le­ños, esa ciu­dad les tra­jo enor­mes ex­pec­ta­ti­vas. Car­los Or­tiz Are­llano, his­to­ria­dor de Rio­bam­ba lo con­fir­ma: “A par­tir de la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX, la ciu­dad de Rio­bam­ba ini­cia una eta­pa de desa­rro­llo real­men­te ex­tra­or­di­na­rio. Co­mo uno de los fac­to­res pa­ra es­te des­per­tar de un nú­cleo ur­bano que ha­bía te­ni­do po­ca pre­sen­cia has­ta en­ton­ces en la vi­da del país, se se­ña­la el pa­so del fe­rro­ca­rril del sur, que con­vier­te a la pe­que­ña ciu­dad an­di­na en el cen­tro obli­ga­do de co­ne­xión en­tre Qui­to y Gua­ya­quil a tra­vés de la úni­ca vía de co­mu­ni­ca­ción […]. Rio­bam­ba se trans­for­mó en po­cos años en el cen­tro de atrac­ción, es­pe­cial­men­te de las fa­mi­lias pu­dien­tes de la costa, que te­nían de­seos de in­ver­tir el di­ne­ro de la en­ton­ces flo­re­cien­te ex­por­ta­ción del ca­cao. Los te­rra­te­nien­tes que ha­bi­ta­ban en la pro­vin­cia se con­ta­gia­ron del es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y se lan­za-

LA QUIEBRA DE SBCH SIGNIFICÓ “…LA PÉR­DI­DA DE MÁS O ME­NOS CIN­CO MI­LLO­NES DE SUCRES PA­RA SUS ACREEDORES”. HARRY L. TOMPKINS

ron tam­bién por los campos del co­mer­cio, la in­dus­tria, la ban­ca”.

Es­ta his­to­ria se re­fie­re a la So­cie­dad Bancaria del Chimborazo (SBCH) y el fin que tu­vo. Uno de sus erro­res fue ha­ber en­tra­do en ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios pen­san­do que Rio­bam­ba se con­ver­ti­ría en ex­tra­or­di­na­rio polo de desa­rro­llo; cre­ció de­ma­sia­do rá­pi­do. El fe­rro­ca­rril Gua­ya­quil-Qui­to ha­bía si­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra el sur­gi­mien­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de esa ciu­dad y otras de la sie­rra por don­de tam­bién pa­sa­ba la lí­nea fé­rrea. Vien­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer ne­go­cios, los her­ma­nos Fe­li­pe, Ju­lio, Jo­sé e Isi­do­ro Levy, ju­díos es­ta­dou­ni­den­ses con prós­pe­ros ne­go­cios en Gua­ya­quil, com­pra­ron tie­rras con el fin de desa­rro­llar una ur­ba­ni­za­ción pa­ra los gua­ya­qui­le­ños; la nom­bra­ron Be­lla­vis­ta. Ellos te­nían amis­tad con fun­cio­na­rios del Ban­co del Ecua­dor que eran ac­cio­nis­tas de SBCH fun­da­da en 1922. Los Levy ne­ce­si­ta­ban prés­ta­mos de SBCH, sin apo­yo ban­ca­rio sus pro­yec­tos no po­dían ma­te­ria­li­zar­se; lle­ga­ron a Rio­bam­ba pa­ra in­ver­tir en bie­nes raí­ces, vie­ron que ha­bía enor­me opor­tu­ni­dad de ex­pan­sión. Tu­vie­ron en men­te cons­truir com­ple­jos de­por­ti­vos pa­ra fút­bol, polo, te­nis e in­clu­so hí­pi­ca; tam­bién ur­ba­ni­za­cio­nes re­si­den­cia­les, co­men­zan­do con do­ce man­za­nas. Es­tas ur­ba­ni­za­cio­nes se­rían igua­les a las eu­ro­peas con re­si­den­cias ti­po “cha­let” y ejem­plo pa­ra las que se ha­rían en Gua­ya­quil, Qui­to y otras ciu­da­des. Las ca­lles am­plias, luz eléc­tri­ca, ca­na­li­za­ción, pa­vi­men­ta­ción agua, te­lé­fono, etc. Pa­ra los Levy las tie­rras ad­qui­ri­das y los pro­yec­tos que te­nían se con­ver­ti­rían en polo de desa­rro­llo.

Se­gún Fran­klin Ce­pe­da As­tu­di­llo, doc­tor en His­to­ria, en su te­sis, Rio­bam­ba en el pri­mer cuar­to de si­glo, al re­fe­rir­se a la SBCH es­cri­be: “Los an­te­ce­den­tes de la So­cie­dad Bancaria del Chimborazo fue la so­cie­dad de Jo­sé Ma­ría Cor­do­vez y Luis Eduardo Ga­me, quie­nes hi­cie­ron so­cie­dad pa­ra crear en 1921 una fir­ma bancaria con 40.000 sucres de ca­pi­tal”. El pri­me­ro era im­por­tan­te co­mer­cian­te rio­bam­be­ño y el se­gun­do era em­pre­sa­rio gua­ya­qui­le­ño. Ofre­ció ser­vi­cios a los sec­to­res agrí­co­las co­mer­cia­les e in­dus­tria­les. Con­si­guió la agen­cia del Ban­co del Ecua­dor pa­ra Rio­bam­ba. Ce­pe­da agre­ga que la ca­sa bancaria Cor­do­vez-Ga­me ofre­ció cré­di­tos a sus clien­tes y ob­tu­vo lí­neas de cré­di­to de va­rios bancos gua­ya­qui­le­ños. Por el éxi­to ob­te­ni­do de­ci­die­ron con­for­mar la So­cie­dad Bancaria de Chimborazo, in­vi­tan­do a ca­pi­ta­lis­tas de Rio­bam­ba, Qui­to y Gua­ya­quil a la sus­crip­ción de ac­cio­nes; la pro­pues­ta tu­vo éxi­to. SBCH co­men­zó ope­ra­cio­nes el 15 de mar­zo de 1922, se ini­ció con enor­mes pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios. En 1923 arran­có la cons­truc­ción de su pro­pio edi­fi­cio de 4 pi­sos que ten­dría to­dos los de­par­ta­men­tos de un ban­co. Un año des­pués abrió una su­cur­sal en Gua­ya­quil. En 1925 abrió una su­cur­sal en Nue­va York. Pa­re­cía que la ge­ren­cia no te­nía lí­mi­tes a lo que que­ría ha­cer. Cons­tru­yó el es­ta­dio de la ciu­dad. Los Levy re­cu­rrie­ron al de­par­ta­men­to de Cons­truc­cio­nes de SBCH, que se en­car­ga­ba de la con­tra­ta­ción del per­so­nal pa­ra las obras, ade­más de pro­por­cio­nar el ca­pi­tal que se ne­ce­si­ta­ba. Or­tiz Are­llano co­men­ta: “Los tra­ba­jos con­ti­nua­ron. Se in­for­ma que fue­ron de 800 a 1.000 los obre­ros que se de­di­ca­ron a es­ta obra […]. Los ri­cos ca­pi­ta­lis­tas de Gua­ya­quil desea­ban ase­gu­rar­se un si­tio en la ciu­da­de­la pri­vi­le­gia­da. A co­mien­zos de 1926 los ne­go­cios iban en au­men­to. Los Levy ins­ta­la­ron en Rio­bam­ba una su­cur­sal de su ca­sa co­mer­cial de Gua­ya­quil, que dis­tri­buía en el país di­ver­sos pro­duc­tos de im­por­ta­ción. Se lle­gó in­clu­so a ha­cer pro­pa­gan­da de la ciu­da­de­la re­si­den­cial en los Es­ta­dos Uni­dos. Re­vis­tas de Fi­la­del­fia, El ex­por­ta­dor ame­ri­cano” y Com­mer­cial Mus­seum, traen es­te anun­cio: La ciu­da­de­la Be­lla­vis­ta lle­ga­rá a ser con el tiem­po el lu­gar de ci­ta de la gen­te más pu­dien­te y aris­to­crá­ti­ca del país y el cen­tro de reunión del tu­ris­mo uni­ver­sal…”. Los Levy no se li­mi­ta­ron a los pla­nes que te­nían en mar­cha; jun­ta­men­te con el ge­ren­te de SBCH, Char­les Ash­ton, Ni­co­lás Vé­lez y otros, fun­da­ron la Com­pa­ñía Te­rri­to­rial, con 250.000 sucres de ca­pi­tal, con el ob­je­to de ac­tuar co­mo ban­co.

Rio­bam­ba cau­só eu­fo­ria en los gua­ya­qui­le­ños. Or­tiz Are­llano men­cio­na que pe­rió­di­cos del puer­to co­mo El Te­lé­gra­fo ce­le­bra­ban la trans­for­ma­ción de esa ciu­dad. Agre­ga que la re­vis­ta Ecua­dor Ilus­tra­do, edi­ción 13 de mar­zo de 1926, enal­te­ció la la­bor de los em­pren­de­do­res: “…Cons­ti­tu­ye un le­gí­ti­mo tim­bre de or­gu­llo pa­ra el pro­gre­so ur­bano na­cio­nal y se de­be en su to­ta­li­dad al es­fuer­zo em­pren­de­dor y en­tu­sias­ta de los se­ño­res Levy Her­ma­nos, a quie­nes nos es gra­to en­viar nues­tras fe­li­ci­ta­cio­nes, por la obra de ci­vi­li­za­ción y de pro­gre­so que han rea­li­za­do. Uno de los her­mo­sos “cha­lets” que apa­re­ce en el gra­ba­do per­te­ne­ce al se­ñor Char­les Ash­ton, hom­bre en­tu­sias­ta por to­da obra de em­pre­sa”. Ash­ton era em­pre­sa­rio gua­ya­qui­le­ño, hi­jo de Geor­ge Ash­ton, pri­mer ge­ren­te de An­glo Ecua­do­rian Oil­fields Li­mi­ted en An­cón y ca­be­za de la fa­mi­lia Ash­ton de Gua­ya­quil. Na­die se da­ba cuen­ta de que se es­ta­ba for­man­do una bur­bu­ja fi­nan­cie­ra que ter­mi­na­ría re­ven­tán­do­se. El pre­si­den­te Gon­za­lo Cór­do­va la vi­si­tó en ju­nio de 1925, un mes an­tes del gol­pe de Es­ta­do. Men­cio­nó que los her­ma­nos Levy de- bían re­ci­bir una con­de­co­ra­ción. En mar­zo de 1926 se rea­li­za­ron las pri­me­ras olim­pia­das en el re­cién inau­gu­ra­do es­ta­dio. Los rio­bam­be­ños se sin­tie­ron or­gu­llo­sos de ha­ber ga­na­do en fút­bol. La bur­bu­ja re­ven­tó en el mis­mo 1926 e in­me­dia­ta­men­te se sin­tie­ron los efec­tos ne­ga­ti­vos. La So­cie­dad Bancaria del Chimborazo que­bró por di­fe­ren­tes cau­sas, sien­do qui­zá la más im­por­tan­te los prés­ta­mos he­chos a los Levy y el mal ma­ne­jo de la su­cur­sal en Gua­ya­quil, don­de se hi­cie­ron prés­ta­mos por en­ci­ma de la ca­pa­ci­dad; la ma­yo­ría ter­mi­na­ron sien­do in­co­bra­bles. Las tie­rras fue­ron em­bar­ga­das a los Levy, las que te­nía SBCH tam­bién se em­bar­ga­ron. La in­ver­sión en Be­lla­vis­ta terminó fra­ca­san­do. En el In­for­me de 1928 que el su­per­in­ten­den­te de Bancos pre­sen­tó al mi­nis­tro de Ha­cien­da, tu­vo du­ras pa­la­bras pa­ra SBCH: “… el punto sor­pren­den­te no es el de que hu­bie­ra te­ni­do que ce­rrar el ban­co, sino aún más, el que se hu­bie­ra per­mi­ti­do que ini­cia­ra ope­ra­cio­nes. Apa­ren­te­men­te, esa so­cie­dad fue in­sol­ven­te des­de que asu­mió los ne­go­cios de Cor­do­vez-Ga­me”. Co­men­ta que su ac­ti­vo se in­vir­tió en ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios. “Es evi­den­te que te­rre­nos y edi­fi­cios son la peor cla­se de ac­ti­vos de que un ban­co pue­de dis­po­ner pa­ra el pa­go de sus obli­ga­cio­nes”. Los Levy tra­ta­ron de re­vi­vir el pro­yec­to pro­po­nien­do di­fe­ren­tes pla­nes, to­dos fra­ca­sa­ron. En 1935, Ju­lio Levy fue ex­pul­sa­do del país por ser ex­tran­je­ro no­ci­vo pa­ra Ecua­dor. El fra­ca­so de las in­ver­sio­nes en Rio­bam­ba po­dría ex­pli­car por qué los Levy que es­ta­ble­cie­ron múl­ti­ples ne­go­cios en Gua­ya­quil y lle­ga­ron a acu­mu­lar un gran ca­pi­tal, des­apa­re­cie­ron a fi­nes de los trein­ta sin de­jar ras­tro de lo que su­ce­dió con sus em­pre­sas gua­ya­qui­le­ñas. El Ban­co del Ecua­dor fue du­ra­men­te gol­pea­do y en 1931 ter­mi­na­ría ce­rran­do sus puer­tas. Se­rá otra his­to­ria pa­ra es­cri­bir. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Rio­bam­ba se pa­ra­li­zó, la ciu­dad per­dió el em­pu­je que ha­bía crea­do, las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les dis­mi­nu­ye­ron con­si­de­ra­ble­men­te. (F)

2

1. Edi­fi­cio de la So­cie­dad Bancaria del Chimborazo. 2. Pri­mer Es­ta­dio Olím­pi­co.1916. 3. In­for­me del Su­per­in­ten­den­te de Bancos al Mi­nis­tro de Ha­cien­da.1928. 4. Jo­sé Levy. 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.