130 AÑOS DE SER­VI­CIO de la Jun­ta de Beneficenc­ia

Memorias Porteñas - - Mp - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

El 29 de enero de 1888 se reali­zó la se­sión de ins­ta­la­ción de la Jun­ta de Beneficenc­ia Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil, crea­da por or­de­nan­za del Con­ce­jo Can­to­nal del 18 de di­ciem­bre de 1887, que se aco­gió al De­cre­to Le­gis­la­ti­vo del 8 de agos­to del mis­mo año, que au­to­ri­zó a los mu­ni­ci­pios for­mar en sus res­pec­ti­vas ju­ris­dic­cio­nes en­ti­da­des ex­clu­si­va­men­te de­di­ca­das a los ser­vi­cios so­cia­les.

Se cris­ta­li­zó así una as­pi­ra­ción ca­si tan an­ti­gua co­mo la exis­ten­cia re­pu­bli­ca­na de nues­tro país, pues ya en 1842, ante la emer­gen­cia de la epi­de­mia de fie­bre ama­ri­lla que aso­ló nues­tra ciu­dad, se for­mó, por ini­cia­ti­va de Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, una Jun­ta de Beneficenc­ia que tu­vo a car­go la aten­ción de los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por di­cha pla­ga.

La Jun­ta de Beneficenc­ia de Gua­ya­quil se ha cons­ti­tui­do a tra­vés del tiem­po en la más im­por­tan­te cor­po­ra­ción de ser­vi­cio so­cial en el país, man­te­nien­do una ejem­plar tra­yec­to­ria de ayu­da a la co­mu­ni­dad.

DE­FI­NI­CIÓN

La más cla­ra de­fi­ni­ción de la la­bor de la Jun­ta, fue ex­pre­sa­da por el ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Car­los Arro­yo del Río, el 15 de ma­yo de 1958, en el in­for­me de una co­mi­sión es­pe­cial que es­tu­dió la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de la en­ti­dad, que so­por­ta­ba di­fi­cul­ta­des por de­cre­tos le­gis­la­ti­vos y dis­po­si­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les de la épo­ca. Di­jo en­ton­ces: “Real­men­te no hay en el país y, po­si­ble­men­te no exis­te en otros, en­ti­dad que pres­te un ser­vi­cio de asis­ten­cia pú­bli­ca tan am­plio… To­ma al ser hu­mano des­de que vie­ne a la vi­da en su ma­ter­ni­dad Enrique C. So­to­ma­yor; lo cu­ra du­ran­te su edad in­fan­til en el hos­pi­tal de ni­ños Ale­jan­dro Mann; lo edu­ca en sus asi­los Jo­sé Do­min­go San­tis­te­van y Ma­nuel Ga­le­cio; cuan­do lle­gan a ser adul­tos com­ba­te sus en­fer­me­da­des en el hos­pi­tal Luis Ver­na­za y si es del ca­so en el es­ta­ble­ci­mien­to de alie­na­dos Lo­ren­zo Pon­ce; le brin­da al­ber­gue pa­ra su an­cia­ni­dad por me­dio de su edi­fi­cio El Bien Pú­bli­co, que creó el fi­lán­tro­po Sr. Ca­lix­to Romero o en el Hos­pi­cio del Co­ra­zón de Je­sús; y, por úl­ti­mo, le pro­por­cio­na en­tie­rro en su agen­cia fu­ne­ra­ria y re­po­so eterno en su ce­men­te­rio”.

CÓ­MO SE INI­CIÓ

Lue­go de la fu­gaz exis­ten­cia de la Jun­ta que for­mó Ro­ca­fuer­te y que se ex­tin­guió su­pe­ra­do el pro­ble­ma de la fie­bre ama­ri­lla, va­rios im­por­tan­tes ciu­da­da­nos gua­ya­qui­le­ños im­pul­sa­ron la crea­ción de una en­ti­dad de­di­ca­da al ser­vi­cio so­cial. El in­ten­to de Pe­dro Car­bo en 1862 fra­ca­só por opo­si­ción de García Mo­reno, go­ber­nan­te de la épo­ca. Des­pués se for­mó la So­cie­dad Hu­ma­ni­ta­ria en 1874 pero no pu­do con­so­li­dar­se. Se ins­ti­tu­ye­ron otras en esos tiem­pos, pero nin­gu­na con el al­can­ce de una en­ti­dad que pu­die­ra aten­der ex­ten­si­va­men­te a to­da la ciu­dad en los ser­vi­cios asis­ten­cia­les más im­por­tan­tes. Es­to mo­ti­vó al Dr. Fran­cis­co Campos Coe­llo cuan­do asu­mió el car­go de pre­si­den­te del Con­ce­jo, que vi­sua­li­zó que ante el cre­ci­mien­to de la ur­be de­bía exis­tir una jun­ta de beneficenc­ia que se en­car­gue ex­clu­si­va­men­te de la ad­mi­nis­tra­ción de los ser­vi­cios de hos­pi­ta­les, ma­ni­co­mios y ce­men­te­rios, en esa épo­ca a car­go de la ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral de los mu­ni­ci­pios. Co­mo es­to im­pli­ca­ba una re­for­ma a la Ley de Ré­gi­men Mu­ni­ci­pal, de­bía tra­tar­se en el Con­gre­so Na­cio­nal de 1887 y fue­ron dipu­tados gua­ya­qui­le­ños los que pre­sen­ta­ron el pro­yec­to que al apro­bar­se, au­to­ri­za­ba en to­do el país a la crea­ción de es­tas. Re­for­ma­da la ley, el Con­ce­jo creó la or­de­nan­za res­pec­ti­va pa­ra per­mi­tir el fun­cio­na­mien­to de la Jun­ta y nom­bró a sus pri­me­ros miem­bros.

La ins­ta­la­ción de la Jun­ta se hi­zo el 29 de enero de 1888 en el an­ti­guo edi­fi­cio del Ca­bil­do, pre­si­dien­do la se­sión el Dr. Campos, quien des­pués de po­se­sio­nar a los miem­bros de­sig­na­dos, de­jó en ellos la po­tes­tad de or­ga­ni­zar­se en la for­ma en que cre­ye­ran con­ve­nien­te. Ellos eli­gie­ron co­mo su pri­mer di­rec­tor al Sr. Eduardo Arosemena Me­rino, quien ha­bien­do na­ci­do en Pa­na­má, es­ta­ba afin­ca­do en Gua­ya­quil, don­de desa­rro­lló la ma­yor par­te de su vi­da. El pri­mer lo­cal pro­pio de la Jun­ta fue un edi­fi­cio de ma­de­ra fren­te a la pla­za Ro­ca­fuer­te, le­ga­do del fi­lán­tro­po Ma­nuel Ga­le­cio, el cual se que­mó en el In­cen­dio Gran­de de 1896. En el mis­mo te­rreno se cons­tru­yó en 1948 la ac­tual se­de prin­ci­pal.

La Jun­ta de Beneficenc­ia, si bien se ma­ne­jó sin in­ter­fe­ren­cias des­de su crea­ción, man­te­nía re­la­ción de de­pen­den­cia con el Con­ce­jo Can­to­nal, que te­nía la po­tes­tad de de­sig­nar sus miem­bros. En 1923 lo­gró su au­to­no­mía con un de­cre­to le­gis­la­ti­vo que au­to­ri­zó que en ade­lan­te, se­ría la pro­pia cor­po­ra­ción la que de­sig­ne a sus nue­vos in­te­gran­tes.

UNA TRA­DI­CIO­NAL EN­TI­DAD

GUAYAQUILE­ÑA CON TRA­YEC­TO­RIA EJEM­PLAR. SE CREÓ POR INI­CIA­TI­VA DEL DR. FRAN­CIS­CO CAMPOS COE­LLO, QUIEN ERA PRE­SI­DEN­TE DEL

CON­CE­JO MU­NI­CI­PAL

LA JUN­TA HOY

En sus 130 años de exis­ten­cia, la Jun­ta de Beneficenc­ia ha ex­ten­di­do su cam­po de ac­ción al ám­bi­to na­cio­nal, pues atien­de a per­so­nas pro­ve­nien­tes de to­do el país. Cuen­ta con los me­jo­res hos­pi­ta­les, man­tie­ne asi­los y hos­pi­cios, cen­tros de reha­bi­li­ta­ción, unidades edu­ca­ti­vas, cuen­ta con ce­men­te­rios y sa­las de ve­la­ción. Aun­que tie­ne un me­re­ci­do prestigio, la Jun­ta ha de­bi­do sor­tear va­rias ame­na­zas contra su exis­ten­cia por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, pero ha con­ta­do siem­pre con el res­pal­do ciu­da­dano. Des­de 1894 tie­ne a car­go el jue­go de la Lotería, que se ca­rac­te­ri­za por la se­rie­dad y co­rrec­ción de ope­ra­ción, sien­do una de las fuen­tes de in­gre­sos per­ma­nen­tes más im­por­tan­tes de la en­ti­dad, que ade­más ha re­ci­bi­do do­na­cio­nes y le­ga­dos co­mo una ma­ni­fes­ta­ción de la fi­lan­tro­pía y ge­ne­ro­si­dad de los gua­ya­qui­le­ños. Sus car­gos di­rec­ti­vos son ho­no­ra­rios.

El ac­tual di­rec­tor es el Ing. Er­nes­to No­boa Be­ja­rano, quien fue ele­gi­do por pri­me­ra oca­sión en el año 2014, su­ce­dien­do al Sr. Wer­ner Moe­ller Frei­le. (F)

El pri­mer lo­cal de la Jun­ta, le­ga­do de Ma­nuel Ga­le­cio, se que­mó en 1896.

Dr. Fran­cis­co Campos, el ges­tor.

Eduardo Arosemena Me­rino

Ing. Er­nes­to No­boa, ac­tual di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.