JU­LIO JA­RA­MI­LLO

40 AÑOS DE SU DES­APA­RI­CIÓN

Memorias Porteñas - - Portada - Por AL­BER­TO SÁN­CHEZ VA­RAS

Han pa­sa­do cua­tro dé­ca­das de su muer­te y Ju­lio Ja­ra­mi­llo se man­tie­ne co­mo el más fa­mo­so can­tan­te ecua­to­riano. Po­co más de 25 años de vi­da ar­tís­ti­ca fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra pro­yec­tar­lo in­ter­na­cio­nal­men­te. Aun­que fa­lle­ció cuan­do su voz pre­ma­tu­ra­men­te em­pe­za­ba a de­caer por la en­fer­me­dad que trun­có su vi­da, se im­po­ne el re­cuer­do de sus me­jo­res mo­men­tos que lo lle­va­ron a ser co­no­ci­do co­mo un ído­lo mu­si­cal, pues su voz ati­pla­da y sen­ti­men­tal cau­ti­vó a los pú­bli­cos de la Amé­ri­ca his­pa­na y has­ta de los Es­ta­dos Uni­dos.

Ju­lio Al­fre­do Ja­ra­mi­llo Lau­ri­do na­ció el 1 de oc­tu­bre de 1936 en Gua­ya­quil y fa­lle­ció el 9 de fe­bre­ro en su ciu­dad na­tal. Su pa­dre fue Pan­ta­león Ja­ra­mi­llo, oriun­do de Am­ba­to, quien era ar­te­sano que tra­ba­ja­ba por cuen­ta pro­pia y Apo­lo­nia Lau­ri­do, gua­ya­qui­le­ña de ori­gen ja­mai­quino. Te­nía ape­nas seis años cuan­do que­dó huér­fano, al mo­rir ac­ci­den­tal­men­te su pa­dre. Por ello vi­vió una in­fan­cia du­ra, afec­ta­do por la po­bre­za. Su her­mano ma­yor Pe­pe te­nía in­cli­na­cio­nes mu­si­ca­les y ello lo in­du­jo a in­cur­sio­nar en es­te cam­po.

Fue un triun­fa­dor en la mú­si­ca po­pu­lar y co­no­ció el éxi­to en to­dos los paí­ses que vi­si­tó. Su vi­da tu­mul­tuo­sa es­tu­vo lle­na de amo­res e idi­lios. Fue co­no­ci­do con va­rios ape­la­ti­vos: ‘J.J.’, ‘Mr. Ju­ra­men­to’, ‘El Rui­se­ñor de Amé­ri­ca’, etc. Su vi­da es­tu­vo lle­na de anéc­do­tas, al­gu­nas se con­vir­tie­ron en le­yen­das que se han agi­gan­ta­do con el pa­so del tiem­po. En es­ta no­ta ha­re­mos re­fe­ren­cia a al­gu­nos he­chos tras­cen­den­ta­les de su vi­da y a opi­nio­nes de quie­nes es­tu­vie­ron cer­ca su­yo, sin pre­ten­der ha­cer una re­se­ña bio­grá­fi­ca.

SU PRI­ME­RA GRA­BA­CIÓN

Una mar­cha po­lí­ti­ca le dio el gran es­pal­da­ra­zo en su ca­rre­ra mu­si­cal. Ju­lio Ja­ra­mi­llo era un mu­cha­cho de ba­rrio en Gua­ya­quil que al­ter­na­ba su tra­ba­jo co­mo ofi­cial ayu­dan­te de un maes­tro za­pa­te­ro y la par­ti­ci­pa­ción en se­re­na­tas y pro­gra­mas ra­dia­les co­mo can­tan­te. Ten­dría unos 17 años cuan­do gra­bó por un he­cho ca­sual, la mar­cha ‘Nues­tro lí­der’, en ho­nor al con­duc­tor de Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res, Carlos Gue­va­ra Moreno. En efec­to, ha­bía si­do con­tra­ta­do pa­ra la gra­ba­ción el trío Los So­be­ra­nos, in­te­gra­do por los ma­na­bi­tas Al­fre­do La­mar, Pe­dro Chin­ga y Abi­lio Ber­mú­dez, pe­ro una in­dis­po­si­ción de La­mar obli­gó a com­ple­tar apre­su­ra­da­men­te el trío con el po­co co­no­ci­do can­tan­te, un “mo­re­ni­to” de ape­lli­do Ja­ra­mi­llo. La mar­cha pe­gó y le dio fa­ma a sus in­tér­pre­tes.

Ya pa­ra 1954 co­men­za­ba a ser lla­ma­do a pro­gra­mas de ra­dio co­mo es­te­la­ris­ta y com­par­tió ac­tua­cio­nes con Fre­sia Saa­ve­dra. Pe­ro en esos tiem­pos se des­ta­ca­ban otros can­tan­tes ro­mán­ti­cos con ma­yor pres­ti­gio co­mo Olim­po Cárdenas, quien ha­bía gra­ba­do con éxi­to el pa­si­llo ‘Fa­ta­li­dad’ en Co­lom­bia. Acá en Gua­ya­quil le pro­pu­sie­ron gra­bar pa­ra el se­llo Ónix el mis­mo pa­si­llo y muy con­fia­do en sus cua­li­da­des di­jo: “Lo pue­do ha­cer me­jor, pe­ro a mi es­ti­lo”. Y así fue. Es­tu­vo acom­pa­ña­do por Ro­sa­lino Quin­te­ro, quien en lu­gar de uti­li­zar la gui­ta­rra usó el re­quin­to, pa­ra dar las no­tas pre­ci­sas pa­ra un pa­si­llo que te­nía ai­res de val­se, un fon­do que es­tu­vo ade­cua­do a la voz sen­ti­men­tal de Ju­lio. El pú­bli­co aco­gió con gran en­tu- sias­mo es­te dis­co. Se es­ta­ble­cie­ron com­pa­ra­cio­nes con Olim­po Cárdenas y aun­que te­nían di­fe­ren­cias de es­ti­lo, am­bas vo­ces eran privilegia­das, Con el tiem­po, Ju­lio Ja­ra­mi­llo lo su­peró en la pre­fe­ren­cia po­pu­lar. Ese año 1956 fue de­fi­ni­ti­vo pa­ra ca­ta­pul­tar­lo a la fa­ma.

AMIS­TAD CON DANIEL SAN­TOS

En ese tiem­po hi­zo amis­tad con Daniel San­tos, el can­tan­te puer­to­rri­que­ño, quien era una ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal y que, tras un ac­ci­den­ta­do de­but en Gua­ya­quil en el que ter­mi­nó cua­tro días pre­so, se que­dó va­rios me­ses en nues­tra ciu­dad, ac­tuan­do en al­gu­nos pro­gra­mas con ar­tis­tas ecua­to­ria­nos. Se en­ta­bló una re­la­ción fra­ter­nal en­tre es­tos dos gran­des ar­tis­tas. Ac­tua­ron jun­tos en más de diez paí­ses, in­clu­yen­do los Es­ta­dos Uni­dos. Daniel San­tos re­cor­da­ba a Ju­lio Ja­ra­mi­llo por las múl­ti­ples gra­ba­cio­nes que hi­cie­ron jun­tos y pa­ra él, la me­jor fue la del long play ‘El can­ti­ne­ro’ he­cha en Lima y pa­ra la cual no ne­ce­si­ta­ron ha­cer nin­gún en­sa­yo.

SUS TRIUN­FOS EN EL EX­TE­RIOR

Des­de 1957 en que hi­zo su pri­me­ra gi­ra al ex­te­rior pa­ra ac­si­ble tuar en Lima, has­ta 1976 en que re­tor­nó pa­ra ra­di­car­se en el Ecua­dor, J.J. triun­fó en los es­ce­na­rios de to­dos los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y en los Es­ta­dos Uni­dos. Nin­gún ar­tis­ta ecua­to­riano ha te­ni­do tan­ta po­pu­la­ri­dad. Gra­bó cen­te­na­res de can­cio­nes que in­clu­si­ve per­dió la cuen­ta de su nú­me­ro. La más fa­mo­sa fue el bo­le­ro ‘Nues­tro ju­ra­men­to’, de Benito de Jesús, com­po­si­tor de Puer­to Ri­co, cu­ya fa­ma fue tan grande que a su in­tér­pre­te se lo co­no­ció en ade­lan­te co­mo ‘Mr. Ju­ra­men­to’. Ga­nó mu­cho di­ne­ro y per­dió tam­bién bas­tan­te, pues ade­más de gus­tar­le la vi­da fa­ran­du­le­ra, era ge­ne­ro­so con ami­gos y aún des­co­no­ci­dos, pues era una per­so­na muy sen- a las ne­ce­si­da­des de los de­más. Pe­ro las ac­tua­cio­nes ar­tís­ti­cas en las no­ches y las ma­dru­ga­das de bohe­mia fue­ron co­bran­do fac­tu­ra y cuan­do te­nía 40 años em­pe­zó su de­cli­na­ción.

EL 9 DE FE­BRE­RO DE 1978 FA­LLE­CIÓ NUES­TRO MÁS PO­PU­LAR CAN­TAN­TE. SU PO­PU­LA­RI­DAD SE PRO­YEC­TÓ AL PÚ­BLI­CO LA­TI­NOA­ME­RI­CANO

EL RE­TORNO

En el 22 de ju­lio de 1976, pro­ce­den­te de Me­de­llín, re­gre­só a ra­di­car­se nue­va­men­te en Gua­ya­quil, in­vi­ta­do por sus ami­gos el ra­dio­di­fu­sor Ar­man­do Ro­me­ro Ro­das y el em­pre­sa­rio dis­que­ro Fran­cis­co Fe­raud Aro­ca. Mi­les de per­so­nas fue­ron al ae­ro­puer­to y lo acom­pa­ña­ron en ca­ra­va­na has­ta Ra­dio Cris­tal, en cu­yos bal­co­nes se aso­mó pa­ra re­ci­bir las mues­tras de ca­ri­ño.

El pue­blo gua­ya­qui­le­ño no lo ol­vi­da­ba. Pe­ro na­die ima­gi­na­ba que su sa­lud es­ta­ba tan de­te­rio­ra­da, que se acer­ca­ba su fi­nal. Tu­vo es­po­rá­di­cas in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas en Ca­nal 4 y en Ra­dio Cris­tal, pe­ro ya no te­nía el di­na­mis­mo de otros tiem­pos. Su fi­nal es­ta­ba cer­ca y el 9 de fe­bre­ro de 1978 fa­lle­ció. El se­pe­lio efec­tua­do el sá­ba­do 11 fue im­pre­sio­nan­te. Ja­más un cor­te­jo con­gre­gó a tan­ta gen­te, se cal­cu­la que 200.000 per­so­nas asis­tie­ron. (F)

2. J.J. y su ma­dre Apo­lo­nia Lau­ri­do de Ja­ra­mi­llo.3. Con Ar­man­do Ro­me­ro Ro­das y una guar­dia po­li­cial bus­ca sa­lir del tu­mul­to a su lle­ga­dael 22 de ju­lio de 1976.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.