Los gru­pos tea­tra­les del si­glo pa­sa­do

Memorias Porteñas - - Portada - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Gua­ya­quil fue du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX has­ta las pri­me­ras dé­ca­das del XX una co­mu­ni­dad que go­za­ba de la vi­si­ta de com­pa­ñías de tea­tro, dan­za y ópe­ra que se pre­sen­ta­ban en el an­ti­guo tea­tro Ol­me­do, que de ha­ber­se con­ser­va­do se­ría una jo­ya de la ciu­dad

Te­ne­mos co­mo ejem­plo al po­li­fa­cé­ti­co Víc­tor Manuel Ren­dón (1859-1940), cu­yas obras tea­tra­les no se cir­cuns­cri­bie­ron a las ta­blas sino que es­ta­ban pen­sa­das co­mo tea­tro de cá­ma­ra pa­ra mon­tar­se en casa. Don Víc­tor Manuel in­clu­so lle­vó sus obras a provincias, lo que con­vier­te a es­te emé­ri­to per­so­na­je en un ade­lan­ta­do en el tea­tro na­cio­nal.

Las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas in­for­man so­bre la pre­sen­ta­ción de la in­mor­tal Sa­ra Bern­hardt (1844-1923) y la com­pa­ñía de doña Ma­ría Gue­rre­ro en Gua­ya­quil.

Cuan­do to­da­vía era un preado­les­cen­te tra­ta­ba de no per­der­me las ac­tua­cio­nes del gru­po Ágo­ra, con Ra­món Arias y Ge­rard Raad Di­bo, de quien re­cuer­do la adap­ta­ción en es­pa­ñol de The ro­pe, en 1929, obra de Pa­trick Ha­mil­ton (1904-1962), pues­ta en es­ce­na por Ágo­ra en 1965, a la que asis­tí con mi ami­go Carlos A. Ica­za Paul­son, hoy un per­so­na­je cla­ve del tea­tro gua­ya­qui­le­ño y fun­da­dor del es­tu­dio Paul­sen

Es po­si­ble que mu­chos gru­pos de tea­tro -in­clu­yen­do los de co­le­gio- pre­sen­ta­ran obras no­ta­bles co­mo Ca­lí­gu­la, es­cri­ta en 1947, de Al­bert Ca­mus (1913-1960), ma­gis- tral­men­te ac­tua­da por el re­cor­da­do Antonio San­tos Me­nor (1942-2016).

Fe­li­pe Na­va­rro fue tam­bién un im­pul­sa­dor que creó el gru­po Huan­ca­vil­ca y, na­tu­ral­men­te, el em­ble­má­ti­co Jo­sé Mar­tí­nez Quei­ro­lo (1931-2008), au­tor en­tre nu­me­ro­sas pie­zas tea­tra­les de la en­tre­te­ni­da y di­ver­ti­da Casa del qué di­rán (1960.)

Lo que fue sin du­da una re­ve­la­ción pa­ra Gua­ya­quil fue la pre­sen­ta­ción del tea­tro de la Casa de la Cul­tu­ra de Quito, con la obra El pa­ga­dor de pro­me­sas, de An­sel­mo Duar­te (1920-2009), di­ri­gi­da por Fa­bio Pac­chio­ni, cu­ya ver­sión fíl­mi­ca ga­nó la Pal­ma de Oro en 1962.

In­ten­sa y so­bre­co­ge­do­ra fue la es­ce­ni­fi­ca­ción de Pac­chio­ni del lau­rea­do poe­ta cu­yo cen­te­na­rio de na­ci­mien­to se con­me­mo­ra es­te año, Ce­sar Dá­vi­la Andrade (1918-1967), de su ex­ten­so poe­ma Bo­le­tín y ele­gía de las mi­tas.

En años an­te­rio­res a par­tir ha­cia Ale­ma­nia per­te­ne­cí al club de tea­tro que mon­tó la Casa del qué di­rán en el Pri­mer fes­ti­val de las ar­tes con­vo­ca­do por el Mu­ni­ci­pio de Gua­ya­quil y que ga­nó un se­gun­do pre­mio. Es­te gru­po se ini­ció en el ba­rrio del Cen­te­na­rio, en torno a los ami­gos Ro­ber­to Se­rrano Ro­lan­do, quien fue al­cal­de de Gua­ya­quil; su cón­yu­ge Ja­que­li­ne Cas­tells, Mó­ni­ca Orran­tia, Eduar­do Or­te­ga Gó­mez, Robby Se­rrano, Mart­ha Ro­bles, y los pro­fe­sio­na­les Antonio Aba­te y Li­dia de Abad.

Es­te es el tea­tro que des­de Eu­ro­pa me re­cor­da­ba mi le­jano y que­ri­do Gua­ya­quil. (F)

GUA­YA­QUIL, EN­TRE LOS SI­GLOS XIX Y XX, TU­VO EL PRI­VI­LE­GIO DE RE­CI­BIR A COM­PA­ÑÍAS ES­CÉ­NI­CAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES Y ELLO ESTIMULÓ A LA FOR­MA­CIÓN DE GRU­POS TEA­TRA­LES

Dra­ma­tur­go Jo­sé (Pi­po) Mar­tí­nez Quei­ro­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.