Co­mer­cio de Gua­ya­quil en la épo­ca de Bo­lí­var

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE Twit­ter: @JGo­me­zI­tu­rral­de

Al ini­ciar­se el si­glo XIX, los edi­fi­cios más im­por­tan­tes de la ciu­dad, así co­mo la ma­yo­ría de la po­bla­ción blan­ca se en­con­tra­ba en el ba­rrio del Cen­tro. “Tam­bién en el ba­rrio del Cen­tro se en­con­tra­ba el puer­to y re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que, pe­se a la in­ten­si­dad del trá­fi­co ma­rí­ti­mo rea­li­za­do por la ciu­dad, es­ta ca­re­cie­ra du­ran­te mu­cho tiem­po de las ade­cua­das ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias. So­lo tras la cons­truc­ción de la Adua­na -ter­mi­na­da en agos­to de 1761- dis­pu­so Gua­ya­quil de un mue­lle pa­ra la car­ga y des­car­ga de las mer­can­cías”. Mi­chael T. Ha­merly, His­to­ria so­cial y eco­nó­mi­ca de la an­ti­gua Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, Pp. 50-63, AHG, 1987). Los lí­mi­tes del ba­rrio del Cen­tro es­ta­ban com­pren­di­dos “des­de el pri­mer puen­te de Ciu­dad Vie­ja has­ta el es­te­ro de Ca­rrión o ca­lle del Fan­go por la ori­lla del río, y des­de es­ta has­ta la ca­lle Real que atra­vie­sa la ciu­dad a lo lar­go” (re­vis­ta del Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Gua­yas, núm. 2, Gua­ya­quil, 1972, p. 105).

Por 1812 la ciu­dad con­ta­ba con on­ce lar­gas ca­lles, en­tre las cua­les, las más im­por­tan­tes eran la de la Ori­lla o Ma­le­cón, y las del Co­mer­cio (Pi­chin­cha), Real (Pa­na­má), San Ale­jo (Eloy Al­fa­ro). Las trans­ver­sa­les na­cían to­das en la ori­lla, y las más im­por­tan­tes eran la ca­lle del Ti­gre, del León, del Ba­jo, de San Fran­cis­co (Nue­ve de Oc­tu­bre), del As­ti­lle­ro (Sg­to. Var­gas), del Fan­go (Co­lón), de la Cár­cel (10 de Agos­to), del Co­le­gio (Cle­men­te Ba­llén), del Ca­rri­zal (Vé­lez), del Can­gre­ji­to.

“En­tre es­tos lí­mi­tes ha­bía en 1812 un to­tal de 33 man­za­nas, de ellas 31 edi­fi­ca­das y 2 que­ma­das, con 293 ca­sas y ade­más el hos­pi­tal San Juan de Dios, los con­ven­tos de San Fran­cis­co, San Agus­tín y la Mer­ced, la igle­sia pa­rro­quial, la Adua­na, la cár­cel, el cuar­tel de mi­li­cias, el Go­bierno, las ca­sas del Ca­bil­do, la fá­bri­ca de aguar­dien­tes, la sa­la de Ar­mas, el mer­ca­do, etc. Y en el mis­mo re­cin­to ha­bía 72 tien­das de ro­pa, 46 de mer­ca­de­rías, 77 pul­pe­rías, 34 chin­ga­nas, 10 pla­te­rías, 17 sas­tre­rías, 10 bar­be­rías, 22 car­pin­te­rías de lo blan­co y 28 za­pa­te­rías. La re­la­ción es su­fi­cien­te­men­te ex­pre­si­va de la im­por­tan­cia ur­ba­na y eco­nó­mi­ca del ba­rrio del Cen­tro en el con­jun­to de la ciu­dad” (Ma­ría Lui­sa La­via­na Cue­tos, Gua­ya­quil en el si­glo XVIII, Es­cue­la de Es­tu­dios His­pa­noa­me­ri­ca­nos, P. 34-35, Se­vi­lla 1987).

El ma­le­cón era un ver­da­de­ro en­jam­bre, una colmena de hom­bres de tra­ba­jo ca­rac­te­ri­za­da por la mez­cla ét­ni­ca que pri­ma en nues­tra so­cie­dad mes­ti­za: zam­bos, mu­la­tos, cho­los, blan­cos, ne­gros. Con el pan­ta­lón re­man­ga­do a me­dia pier­na, la ca­mi­sa abier­ta y anu­da­da a la al­tu­ra del om­bli­go, con el som­bre­ro ca­la­do has­ta las ore­jas, iban y ve­nían de los bu­ques a tierra y de es­ta a los bu­ques co­mo una ca­de­na sin fin. Vo­ces de man­do, im­pre­ca­cio­nes y pre­go­nes, se mez­cla­ban con el cru­jir de chu­ma­ce­ras, chi­rriar de ca­bres­tan­tes y cam­pa­na­das ma­ri­ne­ras. To­do ello, al uní­sono, le­van­ta­do en un so­no­ro cán­ti­co al es­fuer­zo, vi­gor y su­dor por­tua­rio. Los ve­le­ros atra­ca­dos al mue­lle y a las es­ca­li­na­tas for­ma­ban una sel­va de más­ti­les y ver­gas que se le­van­ta­ban des­de el agua; un enmarañado de jar­cias, ga­llar­de­tes y en­se­ñas in­ter­na­cio­na­les de na­ve­ga­ción, al que se su­ma­ban los que per­ma­ne­cían fon­dea­dos en la ría es­pe­ran­do su turno pa­ra aco­de­rar e ini­ciar la car­ga y/o des­car­ga.

Ca­noas, cha­la­nas, bal­sas, car­ga­das de fru­tos del cam­po, arri­ma­das al ba­rran­co, se las veía ro­dea­das de gen­te que, con el agua a la ca­ni­lla, pug­na­ba por ha­cer­se de una ca­be­za de plá­ta­nos, un al­mud de cho­clos (150 ma­zor­cas), un ata­do de ver­du­ras (tres do­ce­nas). Un po­co más arri­ba, en el pa­seo for­ma­do por la unión de las es­ca­li­na­tas con la cal­za­da, nu­me­ro­sas pi­las de man­gos, na­ran­jas ama­ri­llas, co­cos, li­mo­nes, con­tras­ta­ban con la po­lle­ra azul de la re­ga­to­na que dor­mi­ta­ba a la som­bra de un na­ran­jo. Ya en la ca­lle, un par de ji­ne­tes a ca­ba­llo, otros en mu­la­res, se des­pla­za­ban en di­rec­cio­nes con­tra­rias. Gru­pos de hom­bres “hu­man­do” mi­ra­ban la cua­dri­lla de es­ti­ba­do­res que aca­rrea­ba la car­ga has­ta el ca­rro ti­ra­do por mu­las, que la trans­por­ta­ba so­bre rie­les has­ta la Adua­na.

El re­loj ins­ta­la­do en la to­rre que ha­bía si­do cons­trui­do en 1783 mar­ca­ba la hora y el cam­pa­ne­ro, sa­cu­dien­do enér­gi­ca­men­te la cuer­da de la cam­pa­na, la anun­cia­ba con tan­ta so­no­ri­dad co­mo im­pre­ci­sión. Era el Gua­yas vi­vien­te de en­ton­ces, que pleno de ac­ti­vi­dad arri­ma­ba a la ciu­dad, co­mo un ga­to ron­ro­nean­te, el lo­mo de su ma­jes­tuo­sa co­rrien­te. Era el eje de su gran red flu­vial y la vía que mar­có el pul­so co­mer­cial gua­ya­qui­le­ño em­pren­de­dor y agre­si­vo, has­ta que los tiem­pos mo­der­nos y Puer­to Nue­vo le vol­tea­ron la es­pal­da. Vis­ta y lu­gar de es­par­ci­mien­to que hoy se ha re­cu­pe­ra­do a me­dias con la nue­va obra del ma­le­cón.

Có­mo no se­ría de es­pe­ra­da es­ta obra y ben­de­ci­da su pre­sen­cia por los gua­ya­qui­le­ños que, don Fran­cis­co Tre­jo, ve­cino muy im­por­tan­te y res­pe­ta­do en la ciu­dad, en 1800 di­ce de la cons­truc­ción del Ma­le­cón: “es inex­pli­ca­ble los be­ne­fi­cios que de ella re­sul­ta al pros­pec­to de la ciu­dad, por­que la her­mo­sea. Con di­cha obra se asegura el da­ño que se ex­pe­ri­men­ta­ba en la ori­lla del río, con el flu­jo y re­flu­jo de las ma­reas, que te­nía im­per­fec­ta la ri­be­ra con un fan­go pan­ta­no­so, de mo­do que sien­do pre­ci­so ocu­rrir a aque­lla ori­lla, a las di­li­gen­cias dia­rias pre­ci­sas, y ne­ce­sa­rias, no po­cas ve­ces pe­li­gra­ban las gen­tes, con mo­ti­vo del trá­fi­co

LA CONS­TRUC­CIÓN DEL MA­LE­CÓN FUE LA OBRA MÁS IM­POR­TAN­TE A CO­MIEN­ZOS DEL SI­GLO XIX Y EN SUS RI­BE­RAS LA­BO­RA­BA UNA VER­DA­DE­RA COLMENA DE MES­TI­ZOS, NE­GROS, IN­DIOS Y MONTUVIOS.

continuo de ca­noas, cha­tas y bal­sas que en la no­che y día gi­ran y se fon­dean en es­te puer­to: con el Ma­le­cón se go­za (sic) hoy de la her­mo­su­ra de la ri­be­ra, con tan­ta ex­ten­sión (sic), que brin­da un her­mo­so pa­seo, en cual­quier tiem­po, y hora; es desaho­go de las fa­mi­lias, por­que sa­len allí a re­crear­se. Pue­de el Ma­le­cón tam­bién ser­vir de guar­ni­ción a la ciu­dad, en ca­so pre­ci­so, por­que con desaho­go en él se pue­de ba­tir la Ar­ti­lle­ría” /Ha­merly, Op. Cit. P. 61).

Es du­ran­te el si­glo XVIII, que aca­ba­ba de fi­na­li­zar en es­ta des­crip­ción, que Gua­ya­quil in­gre­sa a la ca­te­go­ría de ciu­dad en pleno de­sa­rro­llo. Al fi­nal de pe­rio­do, su as­pec­to era to­tal­men­te dis­tin­to al que ofre­cía en los si­glos an­te­rio­res, que más que na­da fue­ron de lu­cha por afian­zar­se y cre­cer en el lu­gar ele­gi­do. El gran puen­te cons­trui­do en 1709 era ya co­sa ol­vi­da­da, pe­ro ha­bía cum­pli­do su co­me­ti­do a ca­ba­li­dad. El ba­rrio del Puen­te ya no exis­tía y Ciu­dad Vie­ja y Ciu­dad Nue­va, pe­se a sus no­ta­bles di­fe­ren­cias ur­ba­nís­ti­cas e im­por­tan­cia so­cio­eco­nó­mi­ca, se ha­bían fi­nal­men­te uni­do en una so­la.

Se­rá a par­tir de 1780 cuan­do Gua­ya­quil co­mien­ce a re­cu­pe­rar­se de los es­tra­gos cau­sa­dos por el “fue­go gran­de”, cons­tru­yén­do­se en­tre ese año y di­ciem­bre de 1787 un to­tal de 105 ca­sas y 26 tien­das o “ca­sas tien­das”, ade­más del fuer­te y ba­te­ría de San Car­los, el puen­te de

Ca­rrión, el puen­te del As­ti­lle­ro o de San Car­los, el “ca­ñón” (al­ma­cén) de do­ña Bal­ta­sa­ra Larrea, los claus­tros y cel­das del con­ven­to de San Agus­tín, la to­rre del re­loj, el cuar­tel de mi­li­cias y el pa­la­cio del Go­bierno (cons­trui­do en un ala del an­ti­guo co­le­gio de los je­sui­tas). En enero de 1788 es­ta­ban cons­tru­yén­do­se 36 ca­sas, la ca­pi­lla ma­yor de la pa­rro­quia de San Pe­dro, las en­fer­me­rías del hos­pi­tal de San Juan de Dios, la pa­rro­quia de la Con­cep­ción, los claus­tros y cel­das del con­ven­to de San­to Do­min­go, el con­ven­to de San Fran­cis­co y los al­ma­ce­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción de Adua­na. (La­via­na Cue­tos, Ma­ría Lui­sa: Po­nen­cia IV Con­gre­so).

Es evi­den­te que es­te de­sa­rro­llo ur­bano de la dé­ca­da de 1780 se de­be a un pa­ra­le­lo cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y eco­nó­mi­co. Fi­nal­men­te, gra­cias a la enér­gi­ca ac­tua­ción del go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, Ra­món Gar­cía de León y Pi­za­rro, se con­si­guió que los gua­ya­qui­le­ños se acos­tum­bra­sen a res­pe­tar las nor­mas so­bre la cons­truc­ción, en par­ti­cu­lar a uti­li­zar la quin­cha co­mo re­ves­ti­mien­to de las ca­sas.

Re­cor­de­mos que Ciu­dad Vie­ja fue muy afec­ta­da por la mu­dan­za ha­cia el sur, al puer­to de Ca­zo­nes, que la dis­tan­ció de lo más im­por­tan­te del ve­cin­da­rio y la ad­mi­nis­tra­ción de la ciu­dad. Mien­tras Ciu­dad Nue­va se desa­rro­lla­ba rá­pi­da­men­te, y se es­ta­ble­cían los prin­ci­pa­les y más pro­duc­ti­vos ne­go­cios, la vie­ja se con­ver­tía en lu­gar de se­gun­da, po­bla­da por sir­vien­tes y es­cla­vos. Las pre­sio­nes y has­ta chan­ta­jes pa­ra obli­gar a sus mo­ra­do­res a tras­la­dar­se, in­cluían la prohi­bi­ción de en­tre­gar ví­ve­res, im­pe­dir las for­mas de co­mer­cio, y mul­tas a quie­nes re­pa­ra­sen o cons­tru­ye­sen ca­sas, que aca­ba­ron de­pre­cian­do las pro­pie­da­des.

Fue el puen­te cons­trui­do en 1710 por el go­ber­na­dor Bo­za y So­lís, tan pon­de­ra­do por via­je­ros, el que fi­nal­men­te per­mi­tió su in­te­gra­ción y el cre­ci­mien­to de los ba­rrios del Puen­te y del Gua­ná­bano, zo­na in­ter­me­dia que fue en reali­dad una ex­ten­sión de Ciu­dad Vie­ja que, a la pos­tre, la vin­cu­ló al pro­gre­so ge­ne­ra­do des­de Ciu­dad Nue­va, la cual por la re­gu­la­ri­dad del te­rreno en que se asen­tó, pu­do ser tra­za­da de acuer­do a las or­de­nan­zas co­lo­nia­les que es­ta­ble­cían la clá­si­ca plan­ta de damero. Am­plia, or­de­na­da, ca­lles rec­tas, man­za­nas rec­tan­gu­la­res.

La ciu­dad se ex­ten­dió a lo lar­go de la ri­be­ra por ra­zo­nes muy com­pren­si­bles: no so­lo por lo en­tre­te­ni­do del mo­vi­mien­to flu­vial, ca­noas, cha­tas, ba­lan­dras, etc., sino por la per­ma­nen­te bri­sa pro­ve­nien­te del río, y la fa­ci­li­dad de ac­ce­so que es­te ofre­cía a to­do el co­mer­cio que com­pra­ba y ven­día a lo lar­go de la ave­ni­da. En 1711 la ca­lle de la Ori­lla ter­mi­na­ba en el es­te­ro de Vi­lla­mar, al igual que la es­ta­ca­du­ra que con­for­ma­ba el ma­le­cón. Y des­de es­te pun­to has­ta la ca­sa del Ca­bil­do, to­da la ri­be­ra es­ta­ba con­ges­tio­na­da por cien­tos de cho­zas pa­ji­zas, ra­ma­das, pe­que­ños ta­lle­res pa­ra ar­mar ca­noas de pie­zas y en ge­ne­ral pa­ra en­fal­car­las.

La es­ta­ca­du­ra y el ma­le­cón, en las con­di­cio­nes que he­mos des­cri­to, es­ta­ban par­cial­men­te con­clui­dos des­de la Adua­na a la ad­mi­nis­tra­ción del aguar­dien­te (de Aguirre a Ju­nín ac­tua­les). Por es­ta ra­zón el re­gi­dor in­ter­ven­tor Pe­dro San­tan­der, pre­sen­tó al Ca­bil­do el aná­li­sis de la cuen­ta “del gas­to im­pen­di­do en la obra del Ma­le­cón”, el cual or­de­nó su re­vi­sión a los re­gi­do­res Jo­sé Mo­rán y Fran­cis­co Ca­toi­ra (Ac­ta del Ca­bil­do Mu­ni­ci­pal, 04/21/1801). Cua­tro me­ses des­pués, co­no­ci­do su in­for­me so­bre “los úl­ti­mos gas­tos del Ma­le­cón” fue­ron apro­ba­dos en su to­ta­li­dad y va­lor (ACCG, 08/07/1801). Cum­pli­da es­ta ges­tión in­ter­na mu­ni­ci­pal, se re­sol­vió que “la cuen­ta de gas­tos de los tres mil pe­sos de Pro­pios in­ver­ti­dos en la obra pú­bli­ca del Ma­le­cón” sea en­via­da a la Au­dien­cia pa­ra su co­no­ci­mien­to (ACCG, 09/22/1801).

Pe­ro la as­pi­ra­ción mu­ni­ci­pal era cons­truir­lo de un ex­tre­mo a otro de la ciu­dad, pa­ra pro­te­ger la ori­lla de su pro­gre­si­va ero­sión. Por otra par­te, pa­ra que se pro­vea de los tan bus­ca­dos fon­dos pro­ve­nien­tes del Con­su­la­do de Co­mer­cio de Car­ta­ge­na, el Ca­bil­do re­ci­bía la pre­sión ejer­ci­da por los ve­ci­nos más im­por­tan­tes, que te­nían sus ca­sas y ne­go­cios en una ca­lle que veían des­apa­re­cer pau­la­ti­na­men­te. A es­te res­pec­to en el Ayun­ta­mien­to “se re­ci­bió una pro­vi­den­cia de la Real Au­dien­cia pa­ra con­ti­nuar y man­te­ner la obra pú­bli­ca del Ma­le­cón. Y se acor­dó vis­ta al se­ñor pro­cu­ra­dor ge­ne­ral” (ACCG, 05/05/1801). En la si­guien­te se­sión del Ca­bil­do (ma­yo de 1801) se co­no­ció el in­for­me del pro­cu­ra­dor, quien de­cre­tó que se ha­ga con­for­me al cri­te­rio del pro­cu­ra­dor ge­ne­ral y se in­for­me al dipu­tado de co­mer­cio, quien co­mo buen bu­ró­cra­ta tar­dó un mes en res­pon­der. (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.