Au­daz asal­to y ro­bo de di­ne­ros de la An­glo

Memorias Porteñas - - Portada - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

El po­pu­la­cho aba­rro­ta­ba el mue­lle del ma­le­cón de la ría en las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na del miér­co­les 20 de fe­bre­ro de 1935. To­dos mo­vi­dos por la cu­rio­si­dad de co­no­cer y ver muy de cer­ca la lle­ga­da a es­te puer­to del más au­daz, es­cu­rri­di­zo y peligroso la­drón y ase­sino de los úl­ti­mos años: se tra­ta­ba del men­tao Nel­son Pi­nar­go­te (a) El Va­que­ro, traí­do des­de Ma­na­bí a bor­do de la mo­to­na­ve Co­lón, pa­ra ser tras­la­da­do in­me­dia­ta­men­te a los ca­la­bo­zos del cuar­tel de Po­li­cía. El te­me­ra­rio Pi­nar­go­te era bus­ca­do des­de el 27 de agos­to de 1932 por ro­bo de di­ne­ro y muerte de una per­so­na, cer­ca del po­bla­do de La Li­ber­tad. Ves­tía ele­gan­te­men­te, to­do de blan­co, atuen­do que con­tras­ta­ba con el co­lor tri­gue­ño de su piel; ade­más por­tan­do fino ji­pi­ja­pa, mos­tra­ba ser ama­ble. Ha­bía si­do de­te­ni­do en Co­ji­míes el 13 de fe­bre­ro, por el as­pi­ran­te a po­li­cía ru­ral Hu­go So­lór­zano, pe­ro am­pa­ra­do en la os­cu­ri­dad hu­yó in­ter­nán­do­se ve­loz­men­te en el mon­te. En­ton­ces el te­nien­te po­lí­ti­co, Sr. Pas­tor León Hur­ta­do, jun­to a un pi­que­te de po­li­cías fue en su bús­que­da, has­ta que el día 16 del mis- mo mes, a la una de la ma­dru­ga­da fue lo­ca­li­za­do en la ca­sa de su aman­te, Blan­qui­ta Pin­cay, don­de dor­mía plá­ci­da­men­te. Apre­sa­do nue­va­men­te, fue con­du­ci­do has­ta Bahía; lue­go lo tras­la­da­ron a Jama pa­ra ser em­bar­ca­do en la mo­to­na­ve con des­tino a Gua­ya­quil, bien cus­to­dia­do por los gen­dar­mes Pal­ma y Val­dés. Ha­cien­do un re­cuen­to de los he­chos, el sá­ba­do 27 de agos­to de 1932 el país ama­ne­cía con la no­ti­cia de que sol­da­dos del re­gi­mien­to de Ar­ti­lle­ría Bo­lí­var, al gri­to de “Vi­va la Cons­ti­tu­ción” se in­su­bor­di­na­ron con­tra sus ofi­cia­les, de­bi­do a que el Con­gre­so en se­sión del 22 de agos­to ha­bía des­ca­li­fi­ca­do el le­gí­ti­mo triunfo elec­to­ral ob­te­ni­do por el Sr. Nep­ta­lí Bo­ni­faz As­cá­zu­bi, pa­ra el car­go de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca; hu­bo en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos, ca­yen­do los pri­me­ros muer­tos y he­ri­dos de lo que se­ría La gue­rra de los cua­tro días. Ese mis­mo sá­ba­do, mien­tras se su­ce­dían es­tos he­chos en la ca­pi­tal, a las ocho de la ma­ña­na de­bía de sa­lir de San­ta Ele­na ha­cia las mi­nas pe­tro­lí­fe­ras de Ancón, el au­to­mó­vil en­car­ga­do de tras­por­tar la va­li­ja con­te­nien­do di­ne­ro, des­ti­na­da a la compañía An­glo-Ecua­to­ria­na, va­lo­res pa­ra el pa­go se­ma­nal de los tra­ba­ja­do­res. Los en­car­ga­dos de cum­plir esa co­mi­sión eran: Mr. A. Mar­getts (con­duc­tor del vehícu­lo), acom­pa­ña­do del po­li­cía Jo­sé Ál­va­rez, de­bien­do pa­sar re­co­gien­do al Sr. Cle­men­te Du­rán Ba­llén, je­fe de la tien­da de la An­glo, quien de­bía efec­tuar un in­ven­ta­rio en esa de­pen­den­cia. Sien­do las diez ho­ras, el au­to­mó­vil tran­si­ta­ba por El Tam­bo, ca­se­río in­ter­me­dio en­tre Ancón y Puer­to Ri­co, don­de se to­pa­ron con un cam­pe­sino mon­ta­do a ca­ba­llo, atra­ve­sa­do en me­dio ca­mino, que fin­gien­do es­tar bo­rra­cho les im­pe­día el pa­so. El po­li­cía Ál­va­rez en­tre­gó su ca­ra­bi­na al Sr. Du­rán Ba­llén, des­mon­tán­do­se del ca­rro, con la in­ten­ción de ha­cer re­ti­rar al impertinen­te va­que­ro, pe­ro el ji­ne­te sa­có dos re­vól­ve­res. Sin dar­le tiem­po dis­pa­ró al guar­dia, ca­yen­do mal he­ri­do; aun así lo­gró huir del lu­gar. In­con­tro­la­ble­men­te, el fa­ci­ne­ro­so se­guía dan­do ba­la a diestra y si­nies­tra con­tra los ocu­pan­tes del au­to, al mo­men­to que sa­lían de am­bos la­dos del ca­mino otros ban­di­dos, los cua­les arre­ba­ta­ron la co­di­cia­da va­li­ja, con­te­nien­do 30.000 su­cres. Rá­pi­da­men­te mon­ta­ron ca­ba­llos que te­nían es­con­di­dos, per­dién­do­se en los mon­tes. Mr. Mar­getts, pre­sen­ta­ba dos ba­la­zos en la es­pal­da, uno de los im­pac­tos ca­yó so­bre la zo­na lum­bar, pro­du­cién­do­le pa­rá­li­sis en las pier­nas. El po­li­cía Ál­va­rez te­nía una per­fo­ra­ción ab­do­mi­nal com­pro­me­tién­do­le el hí­ga­do, mien­tras que don Cle­men­te es­ta- ba he­ri­do en la in­gle. Co­no­ci­dos los he­chos, los le­sio­na­dos fue­ron lle­va­dos has­ta Ancón, don­de fue­ron aten­di­dos por el doc­tor Cam­pu­zano. En vis­ta de la gra­ve­dad de las he­ri­das, la ge­ren­cia de la compañía de­man­dó los ser­vi­cios del Dr. Her­man Par­ker, de­bien­do tras­la­dar­se des­de Gua­ya­quil a bor­do de un avión pi­lo­tea­do por Mr. To­bin has­ta Sa­li­nas, lle­van­do im­ple­men­tos mé­di­cos pa­ra efec­tuar las cu­ra­cio­nes. In­me­dia­ta­men­te la compañía ofre­ció 5.000 su­cres de re­com­pen­sa a quie­nes die­ran in­for­ma­ción so­bre el pa­ra­de­ro de los la­dro­nes. El se­ñor Cle­men­te Du­rán Ba­llén y el gen­dar­me Ál­va­rez sa­na­ron de sus he­ri­das, la­men­ta­ble­men­te Mr. Mar­getts fa­lle­ció tres me­ses des­pués en Lon­dres, de­bi­do a una de­li­ca­da ope­ra­ción que se le prac­ti­có, por los ba­la­zos que re­ci­bie­ra. El de­te­ni­do Pi­nar­go­te de­cla­ra­ba: “Co­mo to­dos los días sa­lí a ca­ba­llo a re­co­ger un ga­na­do de mi pro­pie­dad, pa­ra lue­go ir a un bai­le en San­ta Ele­na; es allí don­de me en­te­ro por bo­ca del co­mi­sa­rio del asal­to. Al si­guien­te día sa­lí de via­je a Ma­na­bí con la in­ten­ción de com­prar unas re­ces, de­bi­do a la re­com­pen­sa ofre­ci­da por la An­glo, unos enemi­gos míos me sin­di­ca­ron del cri­men, al­can­zán­do­me un pos­ta en­via­do por mi fa­mi­lia, avi­sán­do­me del pe­li­gro que co­rría y por mie­do me es­con­dí to­dos es­tos años. Se­ño­res, les di­go: soy inocen­te y li­bre de to­da cul­pa”. (F)

POR SUS AN­TE­CE­DEN­TES, EL VA­QUE­RO FUE ACU­SA­DO DE UN AU­DAZ ASAL­TO EN LA CA­RRE­TE­RA QUE CON­DU­CE A ANCÓN, EN EL QUE RE­SUL­TA­RON HE­RI­DOS TO­DOS LOS CUS­TO­DIOS DEL DI­NE­RO DE LA AN­GLO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.