LA HIS­TO­RIA DO­CU­MEN­TA­DA de la pro­vin­cia del Gua­yas

Memorias Porteñas - - News - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Su au­tor, el emi­nen­te es­cri­tor, pe­rio­dis­ta, his­to­ria­dor y fol­clo­ris­ta, Jo­sé An­to­nio Campos Main­gón no pu­do ver­la im­pre­sa de­bi­do a la con­fu­sión que ge­ne­ró en los ca­bil­dan­tes el vo­lu­men de la obra.

Es­ta se­ma­na, que­ri­do lec­tor, te he traí­do una his­to­ria que por po­co co­no­ci­da se ha­ce in­tere­san­te. Me re­fie­ro al es­cri­to más mo­nu­men­tal ja­más an­tes rea­li­za­do so­bre la his­to­ria gua­ya­qui­le­ña, que por las di­men­sio­nes que lle­gó a te­ner, se man­tu­vo guar­da­do en el ar­chi­vo de la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal por dé­ca­das, sin que fue­se da­do a la im­pren­ta pues los ca­bil­dan­tes pen­sa­ron que el cos­to de su pu­bli­ca­ción se­ría tan ele­va­do que no se jus­ti­fi­ca­ba ha­cer la in­ver­sión pa­ra di­fun­dir­lo.

Pe­ro em­pe­ce­mos es­ta his­to­ria des­de el prin­ci­pio.

A ini­cios de la dé­ca­da del ’30 vie­ron la luz una gran can­ti­dad de pu­bli­ca­cio­nes so­bre Gua­ya­quil y su his­to­ria; es­to, uni­do al na­ci­mien­to del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes His­tó­ri­cas de la ciu­dad, lu­gar que reunía lo más se­lec­to de los his­to­ria­do­res y cro­nis­tas gua­ya­qui­le­ños, fa­vo­re­ció el ini­cio de una nue­va épo­ca en la bús­que­da de nues­tro ver­da­de­ro pa­sa­do, el cual se ha­bía man­te­ni­do en pe­num­bras por la falta de in­ves­ti­ga­cio­nes que per­mi­tie­ran com­ple­men­tar los po­quí­si­mos es­fuer­zos que has­ta ese en­ton­ces se ha­bían he­cho en es­te te­ma.

Por esos días, don Ga­briel Pino Ro­ca ha­bía fi­na­li­za­do en más de trein­ta grue­sos vo­lú­me­nes la tras­crip­ción de las ac­tas del Ca­bi­do Co­lo­nial de Gua­ya­quil, en­tre­gan­do a in­ves­ti­ga­do­res e his­to­ria­do­res una in­apre­cia­ble he­rra­mien­ta pa­ra es­cri­bir una his­to­ria co­lo­nial per­fec­ta­men­te ajus­ta­da a la fuen­te do­cu­men­tal más com­ple­ta que exis­tía.

Se unían en­ton­ces mu­chos es­fuer­zos in­te­lec­tua­les que con­ver­gían de ma­ne­ra per­fec­ta en un ob­je­ti­vo úni­co, cual era el de dar ori­gen a una his­to­ria de Gua­ya­quil que con­ta­se con lu­jo de de­ta­lles có­mo ha­bía si­do el pa­sa­do de es­te pue­blo.

Así pues, fue un mo­men­to acer­ta­do cuan­do el M. I. Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil en se­sión del 8 de enero de 1931 en­car­gó al co­no­ci­do y muy po­pu­lar es­cri­tor Jo­sé An­to­nio Campos, más co­no­ci­do por su seu­dó­ni­mo Jack The Rip­per, pa­ra que reunie­ra to­dos los da­tos his­tó­ri­cos apa­re­ci­dos en la obras edi­ta­das pa­ra ese en­ton­ces por los his­to­ria­do­res Pino Ro­ca, Chá­vez Fran­co, Car­los Ro­lan­do y Abel Romeo Cas­ti­llo, y con ello rea­li­zar una His­to­ria do­cu­men­ta­da o Mo­no­gra­fía, co­mo Campos la lla­mó.

A la in­for­ma­ción que los his­to­ria­do­res men­cio­na­dos ha­bían ver­ti­do en sus co­rres­pon­dien­tes es­cri­tos se su­ma­ría la de las obras es­cri­tas por el ilus­tre po­lí­ti­co y hom­bre de le­tras, Dr. Fran­cis­co Campos Coe­llo; la de las obras de Fe­de­ri­co Gon­zá­lez Suárez; Pe­dro Fermín Ze­ba­llos, ade­más de los apor­tes que pu­die­ran dar los li­bros de las Ac­tas del Ca­bil­do Co­lo­nial trans­cri­tas por Pino Ro­ca y los da­tos que con­te­nían los do­cu­men­tos del ar­chi­vo de la Se­cre­ta­ría Mu­ni­ci­pal y los de la an­ti­gua Go­ber­na­ción de Gua­ya­quil, res­ca­ta­dos por Ca­mi­lo Des­tru­ge, que se ha­lla­ban dis­po­ni­bles en la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal.

Pa­re­ce que Campos Main­gón em­pren­dió su tra­ba­jo in­me­dia­ta­men­te des­pués de con­tac­ta­do por el Mu­ni­ci­pio ya que pa­ra el 20 de no­viem­bre de 1931 ya te­nía listos los dos pri­me­ros to­mos de la obra, se­gún lo di­ría en el pró­lo­go que es­cri­bió una vez que la tu­vo ter­mi­na­da.

El es­que­ma que se tra­zó pa­ra es­cri­bir la mo­nu­men­tal obra, se­ría el si­guien­te:

PRI­ME­RA PAR­TE

In­ves­ti­ga­ción en los campos de la Prehis­to­ria de Gua­ya­quil.

1.- Fun­da­ción de Gua­ya­quil

2.- La Cé­du­la Real de la Fun­da­ción y el Es­cu­do de Ar­mas.

3.- El nom­bre de Gua­ya­quil – Eti­mo­lo­gía prehis­tó­ri­ca

4.- Epi­so­dios de la Conquista

4.1.- Las fun­da­cio­nes de Gua­ya­quil

* Se­bas­tián de Be­nal­cá­zar

* Fran­cis­co de Ore­lla­na

* Diego de Ur­bi­na

SE­GUN­DA PAR­TE

1.- Vi­da co­lo­nial.- Su or­ga­ni­za­ción

2.- Los vi­rrei­na­tos

3.- La Real Au­dien­cia de Quito

4.- El co­rre­gi­mien­to de Gua­ya­quil

5.- Los in­va­so­res del Mar del Sur

6.- Los co­rre­gi­do­res del si­glo XVI y su ad­mi­nis­tra­ción.

7.- Los co­rre­gi­do­res de si­glo XVII

8.- Los co­rre­gi­do­res del si­glo XVIII.

TER­CE­RA PAR­TE

1.- Go­bierno mi­li­tar de Gua­ya­quil

2.- Go­ber­na­do­res del si­glo XVIII.- Te­nien­tes de go­ber­na­dor y sus ad­mi­nis­tra­cio­nes.

3.- Go­ber­na­do­res y su ad­mi­nis­tra­ción. 4.- Go­ber­na­do­res del si­glo XIX.

CUAR­TA PAR­TE

1.- De­pen­den­cia de la an­ti­gua Pro­vin­cia de Gua­ya­quil.

2.- Re­la­ción his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca de los pue­blos que for­ma­ban la an­ti­gua Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, al­gu­nas se­pa­ra­das ya de es­ta ju­ris­dic­ción y con­ver­ti­das a su vez en pro­vin­cias.

3.- Mo­di­fi­ca­cio­nes de la di­vi­sión te­rri­to­rial has­ta los tiem­pos pre­sen­tes.

QUIN­TA PAR­TE

1.- Gua­ya­quil in­de­pen­dien­te.

2.- Re­la­ción de la cam­pa­ña li­ber­ta­do­ra que co­men­zó el 9 de Oc­tu­bre de 1820 en Gua­ya­quil y cul­mi­nó en la ba­ta­lla del Pi­chin­cha el 24 de Ma­yo de 1822.

SEX­TA PAR­TE

1.- El Ecua­dor en Co­lom­bia y la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor 2.- Su­ce­sos que pre­ce­die­ron a la in­cor­po­ra­ción de Gua­ya­quil a Co­lom­bia.

3.- Pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor en 1830.- Acon­te­ci­mien­tos no­ta­bles de la his­to­ria gua­ya­qui­le­ña has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX.

4.- Cronología de la épo­ca con­tem­po­rá­nea.

SÉP­TI­MA PAR­TE

1.- Ojea­da ge­ne­ral so­bre la épo­ca co­lo­nial y la épo­ca re­pu­bli­ca­na.

En to­da la obra se trans­cri­ben do­cu­men­tos im­por­tan­tes so­bre la his­to­ria de Gua­ya­quil, la ma­yor par­te to­ma­dos de los li­bros que con­tie­nen las ac­tas del Ca­bil­do que se ha­llan en el ar­chi­vo de la ciu­dad ubi­ca­do en la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal.

Jo­sé An­to­nio Campos com­ple­ta­ría su tra­ba­jo en 1934, en­tre­gan­do al Ca­bil­do cin­co vo­lu­mi­no­sos li­bros que con­te­nían to­do lo con­tem­pla­do por su pro­gra­ma. La obra era real­men­te ti­tá­ni­ca, ha­bien­do cu­bier­to to­das las ex­pec­ta­ti­vas que se te­nían pa­ra con ella y mu­cho más.

No se co­no­ce a cien­cia cier­ta có­mo una obra tan im­por­tan­te co­mo esa se man­tu­vo sin im­pri­mir por dé­ca­das. Qui­zás el gran vo­lu­men que pre­sen­ta­ban los cin­co to­mos hi­zo pen­sar a los edi­les que se­ría muy one­ro­sa su im­pre­sión, por lo que con el tiem­po se fue per­dien­do el in­te­rés por pu­bli­car­la, o qui­zás so­lo se re­que­ría la re­co­pi­la­ción aglu­ti­na­da en un so­lo do­cu­men­to… ¡No lo sé! Lo cier­to es que me to­có a mí el ho­nor de re­vi­sar­la, edi­tar­la y pu­bli­car­la en 1999, lle­nan­do con ello un gi­gan­tes­co va­cío den­tro de la bi­blio­gra­fía his­tó­ri­ca gua­ya­qui­le­ña.

Hoy, lue­go de ca­si vein­te años de ha­ber cris­ta­li­za­do el mo­nu­men­tal es­fuer­zo he­cho por Campos, no pue­do me­nos que sen­tir­me or­gu­llo­so de ha­ber lo­gra­do que una de las pie­dras an­gu­la­res de nues­tra his­to­ria se ha­lle en to­das las bi­blio­te­cas pú­bli­cas de nues­tra ciu­dad, pa­ra ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad y en ho­me­na­je a su au­tor, Jo­sé An­to­nio Campos Main­gón, his­to­ria­dor, pe­rio­dis­ta y fol­clo­ró­lo­go al que Gua­ya­quil y su na­ción le de­ben un mo­nu­men­to por el in­men­so le­ga­do li­te­ra­rio que de­jó. (F)

ES­TA OBRA ES, CON MU­CHO, EL MÁS GRAN­DE ES­FUER­ZO REA­LI­ZA­DO EN EL PA­SA­DO POR ES­CRI­BIR UNA HIS­TO­RIA GUA­YA­QUI­LE­ÑA COM­PLE­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.