JUAN CAS­TRO Y VE­LÁS­QUEZ HO­ME­NA­JE PÓS­TU­MO

Memorias Porteñas - - Portada - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

El jue­ves 15 de fe­bre­ro a las do­ce de la no­che se des­per­tó so­bre­sal­ta­do y con as­fi­xia. Le ha­bía co­men­za­do el pa­ro res­pi­ra­to­rio que pu­so fin a una vi­da de en­tre­ga a la cul­tu­ra y a sus se­me­jan­tes. Las mon­ji­tas del Hos­pi­cio Co­ra­zón de Jesús, aler­ta­das por la en­fer­me­ra ve­ne­zo­la­na que lo cui­da­ba, lo fue­ron a au­xi­liar y es­cu­cha­ron sus úl­ti­mas pa­la­bras: “Es­toy ca­mi­nan­do por un jar­dín be­llí­si­mo”. Te­nía 69 años de edad.

No se cur­sa­ron in­vi­ta­cio­nes al ve­lo­rio pe­ro la no­ti­cia de su de­ce­so se re­gó co­mo pól­vo­ra y nu­me­ro­sos ami­gos y pa­rien­tes con­cu­rri­mos du­ran­te el día vier­nes a la sa­la de ve­la­ción del IESS. El sá­ba­do, muy por la ma­ña­na, fue cre­ma­do y sus ce­ni­zas co­lo­ca­das al la­do de su ma­dre, co­mo ha­bían si­do sus de­seos.

Sus úl­ti­mos tiem­pos ha­bían si­do pe­no­sos. Pe­ro en nin­gún ca­so sig­ni­fi­có aque­llo la dis­mi­nu­ción de sus la­bo­res de cu­ra­dor en el Club de la Unión y co­mo or­ga­ni­za­dor de even­tos cul­tu­ra­les, es­pe­cial­men­te con­cier­tos pa­ra be­ne­fi­cio de la Aso­cia­ción de Jó­ve­nes Ta­len­tos, que tan­ta ayu­da vie­ne pres­tan­do a sus be­ca­rios en Eu­ro­pa.

Juan era un su­je­to su­pe­rior pues en ca­da oca­sión, en ca­da ac­to, cui­da­ba has­ta de los úl­ti­mos de­ta­lles. Co­men­zan­do por las vi­ñe­tas a co­lo­res pa­ra los afi­ches y pro­gra­mas, pa­san­do por la con­tra­ta­ción de los ar­tis­tas, la afi­na­ción de los ins­tru­men­tos, la pu­bli­ci­dad en los me­dios de di­fu­sión, la emi­sión de los “tic­kets” de en­tra­da. En fin, en oca­sio­nes has­ta lo­gra­ba la do­na­ción de los li­co­res y los bo­ca­di­tos. Y to­do ello en si­len­cio, sin as­pa­vien­to ni pu­bli­ci­da­des per­so­na­les. Por eso lo que­rían y era lla­ma­do con­ti­nua­men­te a rea­li­zar­los, pro­di­gán­do­se a tra­vés del ar­te co­mo be­ne­fac­tor de la cul­tu­ra de la ciu­dad.

Gua­ya­qui­le­ño del ba­rrio del Cen­te­na­rio, sus pa­dres eran pro­pie­ta­rios de una vi­lla en El Oro 809 y Do­lo­res Su­cre. Él era miem­bro de la Ma­ri­na in­gle­sa y le en­se­ñó ese idio­ma des­de sus años mo­zos. Ella, una da­ma que po­seía un her­mo­so es­pí­ri­tu y que fa­lle­ció re­la­ti­va­men­te jo­ven, en 1982.

Cris­to­ba­lino por la cer­ca­nía del co­le­gio, al gra­duar­se de ba­chi­ller la vi­da le plan­teó la po­si­bi­li­dad de tras­la­dar­se a Ale­ma­nia pa­ra se­guir la ca­rre­ra de an­tro­pó­lo­go cul­tu­ral en la Uni­ver­si­dad de Bonn, tiem­po que Juan dis­fru­tó a ple­ni­tud, via­jan­do y co­no­cien­do los prin­ci­pa­les mu­seos y sa­las de mú­si­ca del Vie­jo Mun­do.

En al­gu­na oca­sión se sa­lió de su mo­des­tia ha­bi­tual con­fe­san­do que du­ran­te una ex­cur­sión cul­tu­ral a los mu­seos de Vie­na le pre­sen­ta­ron a un vie­je­ci­to muy par­ti­cu­lar que lle­ga­ría a pre­si­dir el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Se tra­ta­ba de Ot­to de Habs­bur­go, hi­jo del úl­ti­mo em­pe­ra­dor de Aus­triaHun­gría, quien al ver­lo y es­cu­char su flui­do uso del idio­ma ale­mán se en­tu­sias­mó mu­cho: ¡Ud. lo ha­bla ca­si a la per­fec­ción! -Soy es­tu­dian­te del Ecua­dor, le acla­ró Juan. -¡Qué agra­do! Es Ud. el pri­mer ecua­to­riano que co­noz­co y es­toy real­men­te sor­pren­di­do, de ma­ne­ra que en re­ci­pro­ci­dad pue­de de­cir­me tío Ot­to de aquí en ade­lan­te.

Des­de mu­cha­cho ha­bía vi­vi­do siem­pre per­si­guien­do el ar­te a tra­vés de la lec­tu­ra de li­bros es­pe­cia­li­za­dos y por eso a na­die sor­pren­dió que des­de 1978, año de su re­torno al país y con una maes­tría en Ar­te, su ma­yor fe­li­ci­dad con­sis­tía en pro­mo­ver­lo e in­cen­ti­var­lo, pa­ra lo cual de­bió do­mi­nar va­rias fa­ce­tas co­mo la crí­ti­ca, el ava­lúo y se­lec­ción, y la crea­ti­vi­dad ima­gi­na­ti­va.

El Ban­co Cen­tral lo aco­gió en su seno co­mo par­te de la Pi­na­co­te­ca, por esos días en for­ma­ción, y en po­co tiem­po lo­gró acre­cen­tar el nú­me­ro de obras, es­co­gi­das con ex­qui­si­to gus­to, de­sin­te­rés y ho­nes­ti­dad.

Mas sus an­sias de re­no­var el am­bien­te de­caí­do de nues­tra ur­be lo mo­ti­va­ron a crear con al­gu­nos pin­to­res jó­ve­nes pro­ve­nien­tes del Co­le­gio de Be­llas Ar­tes un ta­ller pri­va­do que de­no­mi­na­ron Ar­te­fac­to­ría, y la re­vis­ta Me­nú. Es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes fue­ron las pri­me­ras en el Ecua­dor pa­ra ob­te­ner un ar­te ex­tra­pic­tó­ri­co, que sir­vió de pie­dra de es­cán­da­lo por mu­cho tiem­po al ser pre­sen­ta­do en la Ter­tu­lia de Hil­da, en Gua­ya­quil, y en la ga­le­ría Ar­tes de Quito, con pie­zas que lla­ma­ron pro­fun­da­men­te la aten­ción por sus tres di­men­sio­nes y por el uso no con­ven­cio­nal de ob­je­tos an­tes no con­ce­bi­dos co­mo ar­tís­ti­cos.

De re­nom­bre en los me­dios cul­tu­ra­les reali­zó una es­pe­cial mues­tra de las obras del maes­tro Cé­sar An­dra­de Fai­ni, el Con­cur­so Na­cio­nal de­di­ca­do a los ar­tis­tas con mo­ti­vo del ses­qui­cen­te­na­rio de Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, que lla­mó Sa­lón Na­cio­nal V. R., pa­ra jó­ve­nes crea­do­res de las ar­tes vi­sua­les, las ex­po­si­cio­nes de los ar­tis­tas co­lom­bia­nos San­do­val y Mar­mo­le­jo, que huían de la vio­len­cia de su país y mos­tra­ron to­da la ru­de­za de la gue­rra de gue­rri­llas en un ex­tra­or­di­na­rio “per­for­man­ce”. Lue­go ven­drían otras ex­po­si­cio­nes, co­mo la del ve­ne­zo­lano Lo­yo­la, desa­cra­li­zan­do la ban­de­ra y exal­tan­do el oro ne­gro; la del co­lom­biano Mon­tea­le­gre y su ar­te mi­ni­ma­lis­ta, to­do en el más ab­so­lu­to ar­te de van­guar­dia, que si bien la crí­ti­ca re­ci­bió po­si­ti­va­men­te re­sal­tan­do su de­sen­fa­do, le oca­sio­nó nu­me­ro­sas mo­les­tias bu­ro­crá­ti­cas con los mo­mi­fi­ca­dos di­rec­ti­vos del Ban­co en Quito, en­se­ña­dos a ad­mi­rar el ar­te for­mal.

Y en me­dio de ello se su­ce­dían ho­ras de cá­te­dra so­bre Ar­te en la Uni­ver­si­dad Lai­ca y so­bre An­tro­po­lo­gía Cul­tu­ral en la Po­li­téc­ni­ca, has­ta que en 1987 -ya li­bre de las ata­du­ras del Cen­tral­rea­li­zó en to­dos sus de­ta­lles la Pri­me­ra Bie­nal Na­cio­nal de Pin­tu­ra con se­de en Cuen­ca, con su res­pec­ti­vo con­cur­so de se­lec­ción o Pre­bie­nal. Pa­ra ello de­bió via­jar por di­ver­sos paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca, com­ple­men­tan­do su co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do en su es­ta­día en Mé­xi­co, que le sir­vió de mu­cho pa­ra con­tac­tar a di­ver­sos mar­chan­tes de ar­te.

La em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca le pi­dió su ayu­da pa­ra lle­var a efec­to la lla­ma­da Se­ma­na Bri­tá­ni­ca, con una gran ex­po­si­ción his­tó­ri­ca na­cio­nal y va­rias con­fe­ren­cias alu­si­vas a di­cha na­ción. De­bió re­unir ob­je­tos his­tó­ri­cos y ar­tís­ti­cos de los pró­ce­res ve­ni­dos en tiem­pos de la In­de­pen­den­cia y que po­seen sus des­cen­dien­tes. De Illing­worth, Wright, Stagg en Gua­ya­quil, de Sta­cey en Quito, de Tal­bot y Ha­rris en Cuen­ca.

Pa­ra Nahum Isaías pres­tó ser­vi­cios co­mo cu­ra­dor en la for­ma­ción del gran­dio­so mu­seo re­li­gio­so que se es­ta­ba cons­ti­tu­yen­do a tra­vés de fray Agus­tín Mo­reno, quien ad­qui­ría las obras en Quito. En el Club de la Unión lle­vó a efec­to una gran ex­po­si­ción por los 120 años de fun­da­ción con las obras de dos gran­des pin­to­res abs­trac­tos: Ma­nuel Ren­dón y Ara­ce­li Gil­bert. Un hom­bre y una mu­jer.

En los úl­ti­mos años a pe­sar de es­tar muy afec­ta­do con el cán­cer, pres­tó ser­vi­cios en la re­vis­ta Me­mo­rias Por­te­ñas de Dia­rio EX­PRE­SO, or­ga­ni­zó y pu­so en mar­cha la ex­po­si­ción so­bre Pe­dro Fran­co Dávila y el Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les en Ma­drid, que tu­vo el aus­pi­cio de la Ca­sa de las Amé­ri­cas y el MAAC. La Mu­ni­ci­pa­li­dad le con­ce­dió un di­plo­ma de Re­co­no­ci­mien­to y de Ho­nor cuan­do ya se en­con­tra­ba so­me­ti­do a una si­lla de rue­das pe­ro aún así, sin aban­do­nar su ideal de tra­ba­jo, pla­ni­fi­ca­ba nue­vas obras, has­ta que se in­ter­pu­so la úl­ti­ma eta­pa de su en­fer­me­dad.

Al ami­go di­lec­to, al com­pa­ñe­ro de co­lum­na en Me­mo­rias Por­te­ñas y al crí­ti­co sa­gaz, ad­mi­ra­dor de la pin­tu­ra, de la mú­si­ca, que sa­bía apre­ciar y com­pren­der la ma­gia del sim­bo­lis­mo del uni­cor­nio, los fru­tos ro­jos evo­can­do el mar­ti­rio de Cris­to, los li­rios de la vir­gi­ni­dad de Ma­ría y su en­tro­ni­za­ción con el Ni­ño den­tro de una ro­sa­le­da, re­pre­sen­ta­do en La Ma­do­na en el ro­sal, que tan­to le agra­dó en su via­je de es­tu­dios por Eu­ro­pa, la cul­tu­ra gua­ya­qui­le­ña de los úl­ti­mos cua­ren­ta años, que fue­ron de tra­ba­jos in­ce­san­tes pa­ra Juan, le de­be el re­cuer­do de sus bue­nas y úti­les obras. (F)

REALI­ZÓ SUS ES­TU­DIOS AR­TÍS­TI­COS Y SE GRA­DUÓ EN EU­RO­PA. VOL­VIÓ A SU CIU­DAD NA­TAL Y OR­GA­NI­ZÓ CER­TÁ­ME­NES CUL­TU­RA­LES. TAM­BIÉN PAR­TI­CI­PÓ AC­TI­VA­MEN­TE EN DI­VER­SAS INS­TI­TU­CIO­NES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.