EL ATAÚD AMBULANTE

(PRI­ME­RA PAR­TE)

Memorias Porteñas - - Mp - Por J. GA­BRIEL PINO RO­CA

Con el pri­mer des­te­llo de los me­che­ros de gas des­apa­re­cie­ron, co­mo por en­can­to, las bru­jas, al­mas en pe­na, ha­das y duen­des que, des­de su fun­da­ción, hi­cie­ron de la muy no­ble y leal Gua­ya­quil, mo­ra­da pre­di­lec­ta. La Fan­tas­ma de la ca­lle Real, la Viu­da del Ta­ma­rin­do, la Pro­ce­sión de Áni­mas, el Ha­da del San­ta­na, etc: to­das es­tas ciu­da­da­nas del otro ba­rrio, cu­yas fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes en nues­tro puer­to cons­ta­ta­ron una y otra vez nuestros res­pe­ta­bi­lí­si­mos an­te­pa­sa­dos, se han ido pa­ra no vol­ver; lo que la­men­to, se­gu­ro co­mo es­toy de que más de un pró­ji­mo que ha pues­to en cua­ren­te­na su con­cien­cia, de­ja­ría ma­las ma­ñas y se tor­na­ría en frai­le si al vol­ver a ca­sa, en­tra­di­ta la no­che, se die­ra de so­pe­tón con al­gún bul­to blan­co, sin­tie­se una mano hue­so­sa y fría que lo su­je­ta­se del bra­zo, y oye­se una voz ca­ver­no­sa que le di­je­se: Dé­je­se de eso her­mano que por me­nos an­do yo en tor­men­to tan es­pan­to­so. ¡Uyu­yui, si no se me­jo­ra­ba el hom­bre­ci­to!

Pe­ro, di­va­ga­cio­nes a un la­do, que ni soy pre­di­ca­dor, ni es otro el pro­pó­si­to que me trai­go que el de re­fe­rir a Uds. la tra­di­ción del ataúd ambulante, úl­ti­ma vi­sión que se au­sen­tó de nues­tra ría, des­de que tu­vi­mos fo­cos eléc­tri­cos en Du­rán, y bar­co de gue­rra con re­flec­tor;

SE TRA­TA DE UNA VIE­JA TRA­DI­CIÓN SO­BRE UN ATAÚD QUE RE­APA­RE­CE

EN LAS NO­CHES IN­VER­NA­LES EN LOS RÍOS DE LA COS­TA, PORTANDO UN TÉ­TRI­CO

CAR­GA­MEN­TO.

aun­que to­da­vía se de­ja ver en no­ches te­ne­bro­sas por las ori­llas del Dau­le o del Ba­baho­yo, pa­ra es­pan­to de le­che­ros, bal­se­ros y otros de sus obli­ga­dos tra­fi­can­tes noc­tur­nos. Y allá va eso, tal y co­mo me lo con­tó una ma­mi­ta vie­ja que di­jo sa­ber­lo, re­la­to que en el fon­do es­tá de acuer­do con cier­tas apun­ta­cio­nes del Dr. Fran­cis­co Cam­pos, en su in­tere­san­te li­bri­to Via­je por la Pro­vin­cia de Gua­ya­quil, pu­bli­ca­do en 1877.

La re­si­den­cia prin­ci­pal de los an­ti­guos dau­lis es­ta­ba ubi­ca­da en los mis­mos te­rre­nos en que hoy se le­van­ta la sim­pá­ti­ca ca­be­ce­ra del can­tón Dau­le. Cuan­do, en bus­ca de ca­mino que sa­lie­se a Quito, per­di­do en­tre las sel­vas se­cu­la­res y de­te­ni­do en su mar­cha a ca­da

pa­so por cau­da­lo­sos ríos, des­ta­có el im­pá­vi­do Al­va­ra­do pe­que­ñas co­lum­nas de ex­plo­ra­ción, fue la gen­te del ca­pi­tán Be­na­vi­des la que­ba­jan­do en bal­sas el río, dio con el po­bla­do en re­fe­ren­cia, don­de ha­lló abun­dan­tes pro­vi­sio­nes de bo­ca y no es­ca­sa can­ti­dad de oro y pla­ta. Los ha­bi­tan­tes hu­ye­ron a los mon­tes con el pri­mer dis­pa­ro de ar­ca­buz, y no tor­na­ron a sus vi­vien­das has­ta no es­tar bien cier­tos de que los in­tru­sos ha­bían se­gui­do de lar­go, y que se ha­lla­ban a mu­chas jor­na­das de dis­tan­cia.

La proeza del go­ber­na­dor de Gua­te­ma­la tu­vo lu­gar en 1534, y has­ta 1537, año en que el ro­bus­to bra­zo de mi se­ñor don Fran­cis­co de Ore­lla­na en­ca­de­nó a la ve­lei­do­sa Gua­ya­quil, que pa­re­cía no que­rer ca­len­tar asien­to, al pie del cerrillo ver­de, na­die vol­vió a ho­llar los do­mi­nios de los ague­rri­dos dau­lis. Mas, con la de­fi­ni­ti­va fun­da­ción de la ciu­dad, a ori­llas de río tan cau­da­lo­so co­mo el Gua­yas, se des­per­tó bien pron­to en­tre los co­lo­nos el de­seo de re­mon­tar sus aguas y re­co­no­cer las re­gio­nes cir­cun­ve­ci­nas. En una de las mu­chas ex­cur­sio­nes que se or­ga­ni­za­ron con tal ob­je­to, lle­ga­ron los ex­plo­ra­do­res has­ta la me­tró­po­li dau­le­ña, des­em­bar­ca­ron en ella, y des­pués de sos­te­ner un ru­do com­ba­te con sus mo­ra­do­res, re­du­je­ron a ce­ni­zas mu­chas ca­ba­ñas. Las fa­mi­lias in­dí­ge­nas se pa­sa­ron en­ton­ces a la otra ban­da del río, y se re­fu­gia­ron ais­la­da­men­te, en­tre los bos­ques que en­cie­rran el Ma­gro y el Co­li­mes, evi­tan­do la ve­cin­dad de los blan­cos. Con to­do, ha­bía so­na­do la ho­ra fa­tal en que de­bía cum­plir­se la pro­fe­cía del gran Vi­ra­co­cha: ¡los hi­jos de la tie­rra es­ta­ban sen­ten­cia­dos a la es­cla­vi­tud! En bre­ve, re­apa­re­cie­ron los due­ños del re­lám­pa­go y el trueno, y cons­tru­ye­ron ca­sas so­bre los es­com­bros del aban­do­na­do ho­gar dau­le­ño.

Las pin­to­res­cas ri­be­ras del cris­ta­lino río atra­je­ron, en efec­to, la aten­ción de los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res de Gua­ya­quil. Los más so­li­ci­ta­ron y ob­tu­vie­ron que en el re­par­to de tie­rras se les ad­ju­di­ca­sen allí al­gu­nas ca­ba­lle­rías. Fue en las fin­cas que se for­ma­ron en los te­rre­nos que rie­ga el Dau­le, don­de se plan­ta­ron y rin­die­ron ge­ne­ro­so fru­to los pri­me­ros na­ran­jos y li­mo­ne­ros, in­tro­du­ci­dos de Es­pa­ña a es­ta pro­vin­cia, los que, pres­tos, dispu­taron el cam­po al cor­pu­len­to man­go, al pró­vi­do co­co­te­ro y al exu­be­ran­te agua­ca­te, re­yes de es­ta zo­na. En Dau­le co­no­cie­ron los eu­ro­peos, de­te­ni­da­men­te, el ta­ba­co, que ha lle­ga­do a ser el más po­pu­lar de los pre­sen­tes que ofre­ció la vir­gen Amé­ri­ca al Vie­jo Mun­do, y en sus sa­ba­nas y lo­mas, abun­dan­te­men­te re­ga­la­das con el ju­go­so ga­ma­lo­te, vi­vie­ron, y se mul­ti­pli­ca­ron las pri­me­ras va­cas, los pri­me­ros to­ros, ca­ba­llos y as­nos de cría, traí­dos a nues­tra pa­tria des­de la Pe­nín­su­la. El Dau­le brin­dó ri­ca fuen­te de ex­plo­ta­ción a los co­lo­ni­za­do­res de Gua­ya­quil.

Chau­ma era el más acre­di­ta­do ca­ci­que de los dau­lis. To­do con­tri­buía a ha­cer de su per­so­na un ver­da­de­ro ído­lo pa­ra los su­yos: cla­ra es­tir­pe, pues se repu­taba des­cen­dien­te di­rec­to del fun­da­dor del ca­ci­caz­go; or­gu­llo na­cio­nal, ya que ja­más se avino a aca­tar go­bierno ex­tra­ño; va­lor per­so­nal, que siem­pre fue el pri­me­ro en los com­ba­tes. No ha­bía, en mu­chas le­guas a la re­don­da quien le aven­ta­ja­se en el di­fí­cil ma­ne­jo de la hon­da;, na­die quien le su­pe­ra­se en el jue­go de la pe­sa­da ma­ca­na; nin­guno que im­pri­mie­se me­jor di­rec­ción a las pe­li­gro­sas sae­tas. Hon­ro­sas ci­ca­tri­ces ador­na­ban su ro­ji­zo cuer­po: tres hue­llas de fle­cha en el mus­cu­la­do pe­cho, re­cuer­do de por­fia­dos asal­tos que in­ten­ta­ron los con­fe­de­ra­dos huan­ca­vil­cas a la is­la Pu­ná; dos pro­fun­das se­ña­les de hi­rien­te ca­chi­po­rra en el mus­lo, al­can­za­das en re­ñi­do en­cuen­tro con los chim­bus; y, un lar­go cor­te de sa­ble en el bra­zo de­re­cho, prue­ba elo­cuen­te de due­lo cuer­po a cuer­po con los ad­ve­ne­di­zos, que cons­ti­tuían tí­tu­lo su­fi­cien­te pa­ra que Chau­ma fue­se lo que era: el hom­bre más ve­ne­ra­do de su na­ción.

Aún dis­per­sos co­mo se ha­lla­ban sus va­sa­llos, ca­si ro­tos los la­zos de la vi­da so­cial, una so­la pa­la­bra su­ya ha­bría bas­ta­do pa­ra re­unir a los gue­rre­ros y lan­zar­los a una nue­va lu­cha. Y, sin em­bar­go, no lo ha­cía. Era que el Dau­li, con­ven­ci­do de que to­do sa­cri­fi­cio re­sul­ta­ría es­té­ril, ha­bía re­suel­to ter­mi­nar tran­qui­la­men­te sus días allá en el fon­do de la sel­va, apar­ta­do de to­dos, de­di­ca­do úni­ca­men­te al ca­ri­ño de su hi­ja Mina, la gen­til don­ce­lla cu­ya her­mo­su­ra ce­le­bra­ba el pue­blo en tier­nas me­lo­días, lla­mán­do­la Es­tre­lla de la ma­ña­na. So­lo ella po­día ador­me­cer en su pe­cho el sen­ti­mien­to de la per­di­da li­ber­tad; de otra suer­te, el pa­trio­ta ha­bría ido a bus­car la muer­te en el real del odia­do enemi­go. ¿Pa­ra qué ha­bía de que­rer la vi­da, des­po­seí­do de su ran­go, vien­do la pa­tria opri­mi­da?

Así, a su re­gre­so de la vi­lla de los blan­cos, en la que pa­só lar­gos días, y don­de él le per­mi­tió ir, ac­ce­dien­do a sus re­pe­ti­das ins­tan­cias, en jun­ta de otras jó­ve­nes que acom­pa­ña­ban a sus pa­dres, fie­les va­sa­llos, tra­tan­tes en oro, ob­ser­vó Chau­ma, con in­quie­tud, que la ale­gría se ha­bía bo­rra­do del ros­tro de su hi­ja, y que so­lo res­pon­día con obs­ti­na­do si­len­cio a las sú­pli­cas que le ha­cía pa­ra que le des­cu­brie­se la cau­sa de su aflic­ción.

Y pa­sa­ban los días, y Mina con­ti­nua­ba me­lan­có­li­ca... y cre­cían los re­ce­los del Dau­li.

La tra­di­ción del ataúd

ambulante, úl­ti­ma vi­sión que se au­sen­tó de nues­tra ría, des­de

que tu­vi­mos fo­cos eléc­tri­cos en Du­rán, y bar­co de gue­rra con

re­flec­tor; aun­que to­da­vía se de­ja ver en no­ches te­ne­bro­sas por las ori­llas del Dau­le o del Ba­baho­yo”

Una no­che, ru­gió con fu­ria la tor­men­ta; el vien­to ge­mía en­tre el ra­ma­je, las aguas del cie­lo caían a to­rren­tes, el trueno re­tum­ba­ba en las pro­fun­di­da­des, el re­lám­pa­go ilu­mi­na­ba el rin­cón más os­cu­ro del bos­que, y el ra­yo par­tía con es­tré­pi­to los cor­pu­len­tos ár­bo­les.

En la ca­ba­ña de Chau­ma, sen­ta­dos en torno del fue­go, es­cu­cha­ban en res­pe­tuo­so si­len­cio las vo­ces de la ma­dre Na­tu­ra­le­za: el ca­ci­que, su hi­ja, y cin­co in­dios, a quie­nes sor­pren­dió la tem­pes­tad le­jos de sus cho­zas, y que bus­ca­ron pro­tec­ción ba­jo el te­cho de su se­ñor. De pron­to, al ful­gor de un re­lám­pa­go, se abrió con vio­len­cia la puer­ta, y un hom­bre, mo­ja­do de pies a ca­be­za, y ti­ri­tan­do de frío, se lan­zó al in­te­rior, des­plo­mán­do­se jun­to al fue­go. Los hués­pe­des, re­co­no­cien­do en él a uno de los hom­bres blan­cos, echa­ron ins­tin­ti­va­men­te mano a sus ar­mas, in­te­rro­gan­do al je­fe con la mi­ra­da; pe­ro, el no­ble gue­rre­ro ex­ten­dió la dies­tra, y di­jo con gra­ve­dad:

-Es­te hom­bre es sa­gra­do, mien­tras per­ma­nez­ca aquí.

Los otros vol­vie­ron a adop­tar una ac­ti­tud tran­qui­la. Mina, en­tre­tan­to, con la es­pal­da vuel­ta ha­cia su pa­dre, y aga­cha­da so­bre el des­fa­lle­ci­do, apli­ca­ba a sus na­ri­ces cier­tas yer­bas que fue a sa­car del fon­do de un co­so que col­ga­ba de la pa­red. Po­cos ins­tan­tes des­pués se in­cor­po­ró el ex­tran­je­ro, mi­ró a to­das par­tes, co­mo que­rien­do dar­se cuen­ta del si­tio en que se ha­lla­ba, y al fi­jar los ojos en la jo­ven, sus fac­cio­nes de­no­ta­ron jú­bi­lo in­ten­so, y de su pe­cho se es­ca­pó un gri­to de sor­pre­sa:

-¡Mina!... ¡Mina!

Con­ti­nua­rá… (F)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.