LA DE­RE­CHA RE­CU­PE­RA EL PO­DER (I)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

UN NE­CE­SA­RIO RE­SU­MEN. No se pue­de ne­gar que la ges­tión del Go­bierno pre­si­di­do por Os­val­do Hur­ta­do se vio li­mi­ta­da por una se­rie de cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas, en la eco­no­mía y en la po­lí­ti­ca, tal co­mo he­mos re­se­ña­do. El mis­mo je­fe de Es­ta­do, cuan­do rin­dió su in­for­me an­te la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el 10 de agos­to de 1983, re­co­no­ció los mo­ti­vos por los que no es­tu­vo en con­di­cio­nes de res­pon­der a las glo­ba­les as­pi­ra­cio­nes de la co­lec­ti­vi­dad na­cio­nal, sin por ello de­jar de eje­cu­tar ac­cio­nes que pro­te­gie­ran, has­ta don­de se po­día, la ca­pa­ci­dad de com­pra de los sec­to­res po­pu­la­res. Fue ob­je­ti­vo en ma­ni­fes­tar que su ejer­ci­cio es­tu­vo mar­ca­do por una se­ve­ra cri­sis y por la escasez de re­cur­sos en ma­nos del Es­ta­do, sin em­bar­go de lo cual man­tu­vo una po­lí­ti­ca so­cial de cor­te pro­gre­sis­ta, una po­lí­ti­ca de sa­la­rios orien­ta­da a que la in­fla­ción no in­ci­da, de ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te, en la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va. Ca­be re­cor­dar, en esa lí­nea, que se dio un au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo vi­tal y de las com­pen­sa­cio­nes, a fi­nes de 1982, co­rres­pon­dien­te a un 30 % de aque­llas y lue­go, en ju­lio de 1983, un 22 % más, a lo que se aña­día el in­cre­men­to en las com­pen­sa­cio­nes. En el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca so­cial se de­be ano­tar la eje­cu­ción de un im­por­tan­te plan de vi­vien­da con­sis­ten­te en la cons­truc­ción de 15.000 so­lu­cio­nes habitacion­ales en 23 lo­ca­li­da­des, a lo que se su­ma­ba el apo­yo a tra­vés de la con­ce­sión de pe­que­ños cré­di­tos pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de las vi­vien­das afec­ta­das por las inun­da­cio­nes en la cos­ta. En ese pe­río­do ade­más se dic­tó una nue­va Ley de Edu­ca­ción y una Ley de Cul­tu­ra, que sir­vie­ron co­mo ins­tru­men­tos ex­pe­di­tos y úti­les pa­ra el desa­rro­llo de un con­jun­to de ac­cio­nes en ese cam­po. A pro­pó­si­to de los lo­gros en las ac­cio­nes de al­fa­be­ti­za­ción, Ecua­dor fue pre­mia­do por la Unes­co con el ga­lar­dón NOMA, de­bi­do al tra­ba­jo y a la me­to­do­lo­gía uti­li­za­da en esa ta­rea en las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas. La sa­lud tam­bién fue ma­te­ria de preo­cu­pa­ción de ese go­bierno. Se am­plia­ron los pro­gra­mas de va­cu­na­ción e in­mu­ni­za­ción dán­do­les una ma­yor y sig­ni­fi­ca­ti­va co­ber­tu­ra que re­dun­dó en la dis­mi­nu­ción de la mor­ta­li­dad. Asi­mis­mo, y gra­cias a la ins­ta­la­ción de bo­ti­cas po­pu­la­res, se hi­zo po­si­ble la ad­qui­si­ción de me­di­ci­nas a pre­cios ba­jos en be­ne­fi­cio de los sec­to­res más ne­ce­si­ta­dos del país. En Lo­ja, Por­to­vie­jo, Man­ta, Cho­ne y Hua­qui­llas, pe­se a las li­mi­ta­cio­nes de re­cur­sos, se cons­tru­ye­ron hos­pi­ta­les.

La si­tua­ción de la po­bla­ción cam­pe­si­na fue, igual­men­te, prio­ri­za­da por el Go­bierno na­cio­nal, y si bien se ha­bía pre­vis­to, al ini­cio del go­bierno en 1979, la eje­cu­ción de 17 pro­yec­tos de desa­rro­llo in­te­gral, pe­se a los ajus­tes se lle­va­ron a ca­bo 15 de ellos, fa­vo­re­cien­do a una po­bla­ción de apro­xi­ma­da­men­te 800 mil cam­pe­si­nos, en 11 pro­vin­cias del país.

Tal co­mo ha­bía­mos se­ña­la­do en en­tre­gas an­te­rio­res, la or­ga­ni­za­ción y pro­mo­ción po­pu­lar fue uno de los pun­tos re­le­van­tes en la po­lí­ti­ca so­cial pen­sa­da por el go­bierno que se ins­tau­ró lue­go del des­pla­za­mien­to del ré­gi­men mi­li­tar. En esa área se for­ma­ron más de 700 nue­vas or­ga­ni­za­cio­nes po­pu­la­res, en­tre coope­ra­ti­vas, pre­coo­pe­ra­ti­vas, sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes, fe­de­ra­cio­nes e in­clu­so or­ga­ni­za­cio­nes de se­gun­do gra­do, que lle­ga­ron a agru­par de­ce­nas de las de pri­mer gra­do. En esa ac­ti­vi­dad fue el Mi­nis­te­rios de Bie­nes­tar So­cial la en­ti­dad que ju­gó un fun­da­men­tal pa­pel, im­pul­san­do los pro­gra­mas a su car­go, co­mo los de pro­tec­ción de me­no­res, reha­bi­li­ta­ción de mi­nus­vá­li­dos, pro­mo­ción de la mu­jer, for­ta­le­ci­mien­to de las or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas, y bus­can­do nue­vos pro­yec­tos ba­jo la par­ti­ci­pa­ción de la ju­ven­tud en los pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción or­ga­ni­za­ti­va y de al­ter­nan­cia en la di­rec­ción de los dis­tin­tos nú­cleos co­mu­ni­ta­rios. En el li­bro Ecua­dor, cri­sis, ajus­te y po­lí­ti­ca so­cial en los años 80, con el aus­pi­cio de Gru­po Es­quel, apo­yo de Uni­cef y coor­di­na­do por Cor­ne­lio Mer­chán, se in­di­ca: “…es ne­ce­sa­rio se­ña­lar que si bien el pro­yec­to po­lí­ti­co 19801984 fue cohe­ren­te en sus plan­tea­mien­tos de es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca y so­cial, en sus con­te­ni­dos de­mo­cra­ti­za­do­res su ac­cio­nar es­tu­vo li­mi­ta­do por las con­tin­gen­cias in­ter­nas y ex­ter­nas de la reali­dad, y su po­lí­ti­ca so­cial se desa­rro­lló en los ám­bi­tos tra­di­cio­na­les de la ac­ción sec­to­rial, sin lo­grar ar­ti­cu­lar un en­fo­que in­te­gral. En gran par­te, la pro­pia es­truc­tu­ra sec­to­ria­li­za­da del apa­ra­to es­ta­tal y su abe­rran­te “feu­da­li­za­ción” ha­cían prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble otro ti­po de ac­ción so­cial. De to­das for­mas se evi­den­ció que la eje­cu­ción de una po­lí­ti­ca so­cial in­te­gral, orien­ta­da a en­fren­tar las raí­ces de la po­bre­za, pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por una re­es­truc­tu­ra­ción pro­duc­ti­va y por la re­for­ma del Es­ta­do. En au­sen­cia de es­te re­qui­si­to, la ac­ción so­cial no pue­de su­pe­rar los lí­mi­tes del ac­cio­nar bu­ro­crá­ti­co tra­di­cio­nal…”.

UNA FI­GU­RA QUE SE FOR­TA­LE­CE A TRA­VÉS DE LA CRÍ­TI­CA

La fa­se si­guien­te, con la pre­sen­cia de la de­re­cha en el po­der, real­za­rá co­mo fac­tor do­mi-

“…es ne­ce­sa­rio se­ña­lar que si bien el pro­yec­to po­lí­ti­co 19801984 fue cohe­ren­te en sus plan­tea­mien­tos de es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca y so­cial, en sus con­te­ni­dos de­mo­cra­ti­za­dor es su ac­cio­nar es­tu­vo li­mi­ta­do por las con­tin­gen­cias in­ter­nas y ex­ter­nas de la reali­dad...”

nan­te de la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca, la per­so­na­li­dad de un lí­der que se for­ja­ra asu­mien­do el rol pro­ta­gó­ni­co en la opo­si­ción al go­bierno de Rol­dós, pri­me­ro, y lue­go al de su su­ce­sor. Se­rá el es­ti­lo de aquel el que lle­va­rá a que las di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes de la vi­da na­cio­nal, en lo eco­nó­mi­co y lo po­lí­ti­co, se vuel­quen a su fa­vor o se ma­ni­fies­ten en con­tra.

EL ES­CE­NA­RIO ELEC­TO­RAL SE DINAMIZA

En la cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, que se ini­ció a fi­nes de 1983, par­ti­ci­pa­ron nue­ve binomios: por el Par­ti­do De­mó­cra­ta, Fran­cis­co Huer­ta Montalvo y Ro­dri­go Espinoza Bermeo; por Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res -CFP-, Án­gel Duar­te Valverde y Luis Ro­sa­nía Dávila; por la De­mo­cra­cia Po­pu­la­rU­nión De­mó­cra­ta Cris­tia­na, Ju­lio Cé­sar Tru­ji­llo Vásquez y Mi­guel Án­gel Vi­lla­crés Me­di­na; por el Fren­te de Re­cons­truc­ción Na­cio­nal León Fe­bres-Cor­de­ro Ri­ba­de­ney­ra y Blas­co Pe­ñahe­rre­ra Pa­di­lla; por el Fren­te Am­plio de Iz­quier­da -FADI- Re­né Mau­gé Mos­que­ra y Hum­ber­to Vi­nue­za Ro­drí­guez; por Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca y Pue­blo Cam­bio y De­mo­cra­cia, Ro­dri­go Borja Ce­va­llos y Aqui­les Ri­gail San­tis­te­van; por el Fren­te Ra­di­cal Al­fa­ris­ta -FRA-, Jai­me As­pia­zu Se­mi­na­rio y Mi­guel Fal­co­ní Puig; por el Mo­vi­mien­to Po­pu­lar De­mo­crá­ti­co -MPD-, Jai­me Hur­ta­do Gon­zá­lez y Alfonso Yá­nez Mon­te­ro; y por el Par­ti­do So­cia­lis­ta Ecua­to­riano, Ma­nuel Salgado Ta­ma­yo y Elías Sán­chez Sán­chez.

El ca­pi­tal con el que en­tra­ba ca­da bi­no­mio a la con­tien­da elec­to­ral era dis­tin­to y pro­ce­día de di­ver­sas ver­tien­tes y acon­te­ci­mien­tos. Los can­di­da­tos por el Par­ti­do De­mó­cra­ta, Fran­cis­co Huer­ta y Ro­dri­go Espinoza, ha­bían desem­pe­ña­do un ar­duo tra­ba­jo de or­ga­ni­za­ción con­sis­ten­te en ac­ti­vi­da­des de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la ma­yo­ría de nú­cleos a lo lar­go y an­cho del país. Un in­tere­san­te pro­gra­ma de pro­se­li­tis­mo a tra­vés de su Es­cue­la de Cua­dros Eu­ge­nio Es­pe­jo, con apo­yo in­terno y ex­terno, con­so­li­dó una es­truc­tu­ra que aso­ma­ba co­mo al­ter­na­ti­va cier­ta den­tro de la co­rrien­te de cen­tro-iz­quier­da. Bas­ta re­fe­rir­nos a la reunión que se lle­vó a ca­bo en Quito, to­da­vía ba­jo el go­bierno de Rol­dós, pa­ra ar­mar las co­mi­sio­nes del Plan de Go­bierno del Par­ti­do De­mó­cra­ta. En aque­lla oca­sión to­dos los sa­lo­nes del ho­tel Co­lón es­tu­vie­ron aba­rro­ta­dos por la pre­sen­cia de cien­tos de per­so­nas, en­tre las cua­les se po­día dis­tin­guir per­so­na­li­da­des que, lue­go de po­co tiem­po, aso­ma­rían a la ca­be­za de otras agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas o en su ni­vel de man­do su­pe­rior. La op­ción “de­mó­cra­ta” se pre­sen­ta­ba co­mo la de ma­yor po­si­bi­li­dad de su­ce­der al go­bierno de Rol­dós que, a esas al­tu­ras, se ha­bía de­bi­li­ta­do y te­nía que ha­cer fren­te a una ac­ti­va opo­si­ción de de­re­cha e iz­quier­da. Con la muer­te de Rol­dós y el ac­ce­so al po­der de su vi­ce­pre­si­den­te Os­val­do Hur­ta­do, ocu­rre la co­la­bo­ra­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta: Fran­cis­co Huer­ta pa­sa a ocu­par el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, y otro de sus in­te­gran­tes, Jai­me Mo­ri­llo Batlle, el de Fi­nan­zas. Es­ta de­ci­sión fue apre­cia­da de di­ver­sa ma­ne­ra por los se­gui­do­res y sim­pa­ti­zan­tes; una par­te de ellos la in­ter­pre­tó co­mo ac­ti­tud res­pon­sa­ble a fin de apun­ta­lar un ré­gi­men que de­bía afron­tar si­tua­cio­nes en ex­tre­mo di­fí­ci­les, y otra la juz­gó equi­vo­ca­da, ya que con ello se ha­bría re­nun­cia­do al li­de­raz­go de las fuer­zas de cen­tro. A

9 BINOMIOS PAR­TI­CI­PA­RON

EN LAS ELEC­CIO­NES DE 1983, EN LAS CUA­LES TRIUN­FÓ EL ING. LEÓN FEBRESCORD­ERO, TRAS MÁS DE DOS DÉ­CA­DAS DE QUE LA DE­RE­CHA OCUPARA CARONDELET CON PON­CE EN­RÍ­QUEZ.

par­tir de en­ton­ces se su­ce­die­ron, al in­te­rior de esa tien­da po­lí­ti­ca, una se­rie de acon­te­ci­mien­tos que se tra­du­ci­ría en los ba­jos re­sul­ta­dos al­can­za­dos en la dispu­ta pre­si­den­cial de 1984.

El can­di­da­to de CFP, Án­gel Duar­te Valverde, pe­se a lle­var ade­lan­te una so­na­da cam­pa­ña, no al­can­zó a so­bre­pa­sar el re­cha­zo que la ac­ti­tud de su lí­der As­sad Bu­ca­ram ha­bía de­ja­do en gran par­te de la co­lec­ti­vi­dad ecua­to­ria­na. Es­ta fue vis­ta co­mo un in­sis­ten­te y ne­ga­ti­vo afán de im­pe­dir la go­ber­na­bi­li­dad y ma­ni­fes­tar­se en con­tra del go­bierno de Rol­dós y Hur­ta­do, acu­dien­do a una su­ce­sión de ca­lum­nias y ad­je­ti­va­cio­nes, in­clu­so per­so­na­les, con­tra los dos man­da­ta­rios.

Los re­du­ci­dos re­sul­ta­dos a fa­vor de los can­di­da­tos de la De­mo­cra­cia Po­pu­lar de­mos­tra­ron, igual­men­te, que en gran par­te de la ciu­da­da­nía que­da­ba la sen­sa­ción de las pro­me­sas in­cum­pli­das que ofre­ció el bi­no­mio Rol­dó­sHur­ta­do, cuan­do lle­ga­ra al po­der en 1979.

El FADI, con Re­né Mau­gé y Hum­ber­to Vi­nue­za; el MPD con Jai­me Hur­ta­do, y el Par­ti­do So­cia­lis­ta con Ma­nuel Salgado, al­can­za­ron re­sul­ta­dos po­co ha­la­ga­do­res, ra­ti­fi­cán­do­se que en la iz­quier­da pre­do­mi­na­ba más su ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción en cir­cuns­tan­cias de cri­sis que la de su ha­bi­li­dad de con­vo­ca­to­ria a las ur­nas. En el ca­so del MPD, ade­más, ha­bía to­ma­do fuer­za en par­te de la co­lec­ti­vi­dad na­cio­nal la con­vic­ción de que la ac­ti­tud de su di­ri­gen­te má­xi­mo, Jai­me Hur­ta­do Gon­zá­lez, jun­to a los de­no­mi­na­dos Pa­triar­cas de la Com­po­nen­da, cons­ti­tuía una con­tra­dic­ción ideo­ló­gi­ca pues­to que, pro­cla­mán­do­se de iz­quier­da, ha­bía ce­rra­do fi­las en una prác­ti­ca por de­más de­lez­na­ble en con­tra de un go­bierno que tra­zó dis­tan­cias con la de­re­cha tra­di­cio­nal a la que per­te­ne­cía el nú­cleo de aque­llos po­lí­ti­cos.

La can­di­da­tu­ra del FRA tam­po­co al­can­zó a mo­ti­var al elec­to­ra­do y por ello los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos es­tu­vie­ron le­jos de las pre­dic­cio­nes a par­tir de las que es­te par­ti­do con­si­guió lue­go del ase­si­na­to de su lí­der Ab­dón Cal­de­rón Mu­ñoz.

LAS CAN­DI­DA­TU­RAS QUE TRIUN­FAN EN LA PRI­ME­RA VUEL­TA

El bi­no­mio de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca y de Pue­blo, Cam­bio y De­mo­cra­cia lo­gró nu­clear a una gran can­ti­dad de ciu­da­da­nos que apre­cia­ron en el tra­ba­jo del pri­me­ro una muy des­ta­ca­da ac­ti­vi­dad de pre­pa­ra­ción po­lí­ti­ca y de or­ga­ni­za­ción par­ti­da­ria. La Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca par­tía ade­más de su ges­tión cum­pli­da al in­te­rior del Con­gre­so Na­cio­nal, ca­rac­te­ri­za­da por una ad­he­sión ra­cio­nal a las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les y por una ac­ti­tud de crí­ti­ca equi­li­bra­da y cui­da­do­sa. El can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te, Aqui­les Ri­gail, re­pre­sen­ta­ba ade­más la pre­sen­cia de una fuer­za que se ha­bía asen­ta­do co­mo apo­yo irre­nun­cia­ble de la fi­gu­ra del ex­tin­to pre­si­den­te Rol­dós. En la con­tien­da, en con­se­cuen­cia, se tor­na­ban pro­ta­gó­ni­cos los binomios del Fren­te de Re­cons­truc­ción Na­cio­nal y de la Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca. (F)

FRAN­CIS­CO HUER­TA MONTALVO

ÁN­GEL DUAR­TE VALVERDE

JU­LIO CÉ­SAR TRU­JI­LLO

RE­NÉ MAUGE MOS­QUE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.